Tag Archive: Evolución del Alma


Mother Teressa

Pluto is in the 7th House, Gemini.  S.Node in the 11th House Scorpio, ruled by same Pluto. S.Node is Full phase inconjunct Pluto. N.Node 5th House Taurus. Ruler Venus is in the 8th House Leo. Mother Teressa’s Soul is at the beginning of the 1st stage Spiritual evolutionary condition.

Mother Teressa

Pluto in the 7th House reflects that a new evolutionary cycle is initiating, in which the Soul has desired to evolve into new ways of giving to others, listening to others, and relating to others in general. The intention of this new cycle is to reach a state of balance between self and other people. The new evolutionary cycle has become necessary because the pre-existing ways of giving/listening/relating to others are outmoded or have reached a point of stagnation, which has implied a limitation for the evolving desires in general, and desires associates with relationships. The pre-existing ways of giving to others have been out of balance in some ways.

With Pluto being in Gemini, some of these prior ways of giving to other people have been actualized through the vehicle of knowledge forms, thought, and education. With the South Node in the 11th House, some of these ways of giving occurred in the context of religious communities advocated to education of children at schools or as missionaries oriented to indoctrinating the ‘pagans’ for salvation of their Souls from a Christian point of view as an example. Gemini correlates with manmade laws and beliefs, versus Sagittarius correlation with natural laws. Gemini correlates with opinions, and Sagittarius correlates with truth. Thus, Teressa’s Soul has been delivering intellectual constructions to other people, which are based on systems of manmade, artificial ideas about overall reality, which, then, have in some ways conditioned and limited the desires and needs of giving to others. In other words, giving to others based in her Soul’s pre-existing ideas of what the others need, these ideas being, at some past lifetimes of Teressa coming into the current life, a reflection of religious precepts, or intellectual systems of other types.

With the South Node being in Scorpio, in the 11th House, ruled by Pluto 7th House Gemini, Teressa has desired to liberate from pre-existing intellectual constructions that have limited the necessary objectivity the Soul desires to learn. With the South Node in Scorpio, a series of many lifetimes which have been intensely conflictive and cataclysmic for the Soul reveals that the Soul has attempted in its evolutionary past, to control and resist the necessary liberation. The resistance has been the reason for the intensity of the conflicts, confrontations, crises, and traumas (SN Scorpio in the Aquarius House).

The resistance has operated through the same types of manmade beliefs as the basis for rationalizations, in which all the emotional insecurity (Pluto 7th House, SN Scorpio 11th House), has been detached from or suppressed and controlled, by means of a high development of the intellectual and mental corpuses which have at same time have conditioned her Soul’s ways of relating to herself and others, and the way in which her Soul has understood the nature of its own desires and motivations. Thus, the Soul has desired to be needed by others because of her intellectual and teaching capacities, and to identify with these roles as a ways to maintain her own fundamental alienation and subconscious insecurity.

Pluto S.N. is in the 1st House Capricorn, and Saturn, its ruler, is in the 4th House Taurus, Rx. Thus, the Soul has an inherent fundamental need and orientation to develop emotional security and self-reliance, which, relative to patriarchal conditioning, has not been met at least along many lifetimes within patriarchy, which have triggered the instinctual response to control and hold power, ie. intellectual power, in order to feel secure, and to project her/himself to types of roles of authority, or social leadership, or intellectual authority or power, which has created along many lifetimes an expansion and hypertrophy of the Soul’s thought function in order to gain a relative sense of security …. Of course this reaction to insecurity has implied a limitation in the ways her Soul has been knowing herself, and same time, an inner security that has the Soul lacks (Saturn Rx 4th House Taurus). With the SN being Scorpio, the intellectual constructions have been connected to vast arrangements dealing with overall reality, and with society, and thus oriented to preserve patriarchal order or existing distribution of forces at social or political level.

Same symbols reflect thought productions that have an impact on many people, and also, intense and massive conflicts and confrontations based on ideas, or religions, ie. wars in which many people have died. … Pluto 7th House Gemini, South Node in the 11th House Scorpio … South Node of Pluto in the 1st House, ruler Saturn in the 4th House Taurus …. Uranus 1st House Capricorn conjunct south node of Pluto, Mars 9th House Virgo, Pluto conjunct the north node of Mars in the 7th House Gemini, Pluto being ruled by Mercury 9th House Virgo, which squares the 7th House Pluto within the First Quarter phase. The 1st House Uranus is Full Phase opposition to Neptune 7th House Cancer, and Neptune/Uranus forms a T-square with Jupiter at the focal point, in 9th House Libra, conjunct the south node of Mars in Libra 10th House.

The Soul has created this type of cataclysmic experiences, in order to liberate from the impact of intellectual, philosophical and religious conditioning, and from any ecumenism that is not based on essential equality of peoples. (With Pluto being Gemini, these symbols can relate to artificial wars created by established powers in order to control commercial trade routes, such as the crusades). Thus, the Soul has needed to experience the impact of such conditioning between peoples, and between civilizations, in order to give up expectations linked with indoctrination, teaching, or any civilizatory or religious project.

Given that the Soul is now at the 1st stage spiritual state, the liberation from consensus belief systems would have occurred in past lifetimes during the individuation process. Why, then, did her Soul need to gravitate and immerse herself in the Catholic church in the current lifetime? With the South Node being in Scorpio, this would have occurred because of unresolved karma dictating the need to relive and recreate past life experiences in which the dynamics of giving conditioned by beliefs existed. The limitation implied in the existing ways of giving manifested in current life time as the crisis in faith, ie. not knowing what to believe, experiencing lack of meaning, this leading her to sustain a set of beliefs in which the Soul feels that doesn’t believe … this being rationalized from the point of view of masochistic doctrines dictating the need to experience pain and suffering in order to evolve or to know God. It has also manifested in current lifetime in a conscious orientation to give ultimate value and meaning to the work done for others not because of those others themselves-their Souls-but because of an intellectual construction in which those Souls were being brought closer to God (ie. the Soul seems not to know at a conscious level or perceive that those Soul have value in themselves, and further, that those Souls “are” God. Thus, the Soul created hype-rationalizations which filter the nature and purpose of the relationships, and allows to perpetuate a detachment from the inner emotional states originating in the experiences of massive loss of relationships.

”Where is my faith? Even deep down … there is nothing but emptiness and darkness … If there be God—please forgive me. When I try to raise my thoughts to Heaven, there is such convicting emptiness that those very thoughts return like sharp knives and hurt my very soul … How painful is this unknown pain—I have no Faith. Repulsed, empty, no faith, no love, no zeal, … What do I labor for? If there be no God, there can be no soul. If there be no soul then, Jesus, You also are not true.”

Thus, Pluto 7th House being in Gemini reflects a duplicity in which the Soul continues to teach or to sustain in face of others, that which inwardly does not believe in, in which the not believing is rationalized as a necessary suffering.

Along the individuation stages of her Soul’s evolution, a rebellion has occurred against the consensus beliefs or ways of thought (South Node 11th House ruled by Pluto Gemini). However, the main orientation to give to others based on intellectual constructions has been kept in place. Thus, the intellectual constructions have evolved, but the limitation implied in listening to others and giving to others through the intellectual filter has remained. Along the individuation process, the Soul has given to others intellectual knowledge promoting rebellion and liberation from established powers, and has induced collective attempts to change the status quo and confrontations with the existing ways of thinking within the consensus of those societies. These attempts have been the source of massive social conflict.

This orientation and compulsion to define Self through a social, external role, and the consequences of the ways in which this compulsion has been acted out in the past, is a source of deep inner guilt (Libra on the 10th House cusp, ruler Venus in the 8th House, square Saturn 4th House). This inner guilt has not been elaborated or resolved, and has created an additional reason for the difficulty to penetrate or plug into the emotional body (… she said something like ‘I have done my work, and have not cried even one tear’ …).

The Pluto polarity point is in the 1st House Sagittarius, reflecting the need to embrace a new cycle of evolution based on independent and self-experiential discovery, in order to create a new spiritual understanding of overall reality and life. The new cycle would demand experiences of withdrawal from mundane or social conditions in order to seek absorption in nature, for new insights, intuitions and seeds to penetrate her consciousness, providing new perspectives based on an inner experience of meaning, ie. non-dependent on any intellectual constructions, or in external roles defined by or through other people, or in ‘being needed’ by others. With the North Node in the 5th House Taurus, and its planetary ruler, Venus, being in the 8th House Leo, the Soul desires to create from within a totally new way of relating to self, in which the Soul finds the courage to penetrate the nature of its own emotional dynamics and compulsions, and discover and actualize a sense of purpose and motivation deriving from the ongoing self-discovery and experiential relationship with ‘truth’, instead of being dependent on pre-existing intellectual constructions, and the associated orientation to define self through others. It implies creating the necessary new experiences, promoting new perspectives, understanding, and direct knowledge, leading to new ways of relating to self, in which the Soul could discover from within the experience of love, and reformulate the relationship with self through the experience of love, which will then allow an evolution in the ways the Soul experiences relationships with other people, and how the Soul listens to other people and is able to identify what they objectively need according to their own reality, instead of projecting constructed beliefs and her own rationalized desires for atonement (the story of not giving painkillers to people who needed … “She felt that suffering would bring people closer to Jesus” … ‘the most beautiful gift for a person that he can participate in the sufferings of Christ’).

Anuncios

La Luna y el Ego

Me propongo comenzar este tópico en el que estaré hablando sobre el arquetipo de la Luna desde una perspectiva de AE, y específicamente sobre lo que se llama ego o personalidad. Qué es el ego? El primer punto a entender es que el ego es simplemente una parte del Alma, un vórtice concentrado de la energía del Alma, que posee una función de integración de la experiencia.

Tenemos que recordar que Plutón, el Alma, es de naturaleza fundamentalmente subconsciente. La mayoría de las personas no son conscientes de su Alma, o de los contenidos de su Alma, sino en un grado muy reducido.  Sólo a través del vehículo de la experiencia en cada vida, y vida tras vida durante muchas vidas, es que el Alma deviene progresivamente consciente de su propia realidad interior. En otras palabras, lo subconsciente deviene consciente en la medida en que los contenidos del Alma se van haciendo conscientes y así van siendo integrados en la auto-consciencia consciente que el Alma mantiene a nivel del ego. El ego es el vehículo a través del cual ocurre esta función de integración potencial de la experiencia momento a momento, y en forma progresiva. Así, el ego, la Luna, permite al Alma tener una auto-imagen, un auto-concepto, y un nombre propio. Así, cada uno puede decir: ‘yo soy Gonzalo’ o ‘yo soy José’, etc., y ‘yo soy así, a mí me gustan tales cosas, a mí me desagradan tales cosas, etc.’ De nuevo, este auto-concepto representa en cada caso un cierto grado de integración de la realidad interior de cada Alma, y según cada caso va a representar en mayor o menor medida aspectos de la realidad de la naturaleza de deseos de cada persona o Alma. Por ejemplo, supongamos una persona que por las razones que sean tiene un auto-concepto, una auto-imagen, de ser una ‘mala persona’.  Por ejemplo, una persona que en vidas anteriores ha sufrido intensas experiencias de persecución por las razones que sean; o alguien que en la vida actual ha nacido a través de una familia en la cual el niño ha sido enjuiciado o castigado de maneras que han afectado su autoimagen, debido al impacto emocional negativo de ese tipo de feedback en el entorno temprano. Esa persona puede tener un tipo de ego, una auto-imagen, un auto-concepto, que ha sido condicionado debido a ese tipo de experiencias, y que va a reflejar una porción de esa Alma de la persona: no la realidad total de lo que esa Alma es, sino una parte del Alma que está definida por esos sentimientos o esas dinámicas, y las cuales definen a su vez el tipo de ego o de personalidad de esa persona, debido al tipo de enfoque que existe en el Alma a través del foco concentrado de conciencia que representa al ego: la Luna. En cierto punto, esa persona podrá darse cuenta de que tales estados interiores, a través de los cuales se siente como una ‘mala persona’ sólo son una parte de su realidad interior, y descubrir por ejemplo, que interiormente abriga buenos sentimientos hacia otra gente y que, en realidad no es una ‘mala persona’. Al darse cuenta de ello, el individuo podrá integrar nuevas dimensiones de sí mismo, su Alma, en el auto-concepto. O supongamos el caso de una persona que por diversas razones, tiene un auto-concepto según el cual se define a sí misma como una persona ‘generosa, amable, bondadosa’ etc. Supongamos que interiormente también existen en el Alma de esa persona otro tipo de afectos o deseos, incluyendo por ejemplo intensos impulsos agresivos de los cuales no es consciente. Al igual que en el caso anterior, en cierto punto esta persona también podrá ‘darse cuenta’ conscientemente de estados interiores que no coinciden, o que contradicen incluso, el auto-concepto o auto-imagen que la persona tiene en pie. Así, por la vía de integración, la persona podrá redefinirse a sí misma, y llegar a decir, por ejemplo ‘sí, a veces tengo sentimientos amables hacia la gente, pero también soy capaz de enojarme mucho en ciertos casos porque hay cosas que no tolero, etc.’ De esa forma, se produce una evolución de la estructura del ego, y de la autoimagen, etc.

Este punto es muy importante de entender, porque aquellas dinámicas y estados internos que el Alma puede identificar conscientemente, e integrar en el foco consciente de consciencia del Alma sobre una base regular, tienen la posibilidad de evolucionar de forma más rápida a través de la dinámica de las decisiones conscientes que el Alma tome momento a momento. Esto es distinto de las dinámicas subconscientes que se mantienen como tales, y que como tales, siguen creando la realidad que cada persona crea para sí en su vida, de manera subconsciente.  Al hacerse conscientes, nuevos aspectos el Alma total pueden – potencialmente – evolucionar de manera acelerada.

Como hemos dicho, y de acuerdo a los principios de la AE basados en las Leyes Naturales, no sólo el Alma como tal se encuentra en un estado de devenir, o de evolución.  También el ego o personalidad evolucionan como tal, en función de las intenciones evolutivas de fondo que tiene cada Alma.

El punto es que podemos entender a través de la carta natal no sólo cómo es el tipo de ego/personalidad que cada Alma ha creado en su vida presente, sino también podemos entender exactamente las razones y los tipos de deseos debido a los cuales esa Alma ha creado ese tipo de ego. Esto significa que no es posible entender el tipo de ego de nadie, de forma personalizada, sin entender primero la naturaleza del Alma de esa persona. Plutón, el Alma, es el determinante de todos los factores de la carta natal. Por ello, en la AE siempre tenemos presente que para analizar el arquetipo de la Luna en la carta natal, tenemos que entender primero a Plutón.
A la vez podemos entender exactamente de qué forma está evolucionando el ego, en función de los deseos y necesidades del Alma en evolución – Plutón – a través de contemplar la naturaleza de los Nodos Lunares. El Nodo Sur de la Luna, en su posición por Casa y Signo, y la posición de su regente planetario, además de la misma Luna natal, simboliza los tipos de ego que el Alma ha tenido en vidas anteriores, como vehículo en esas vidas para integrar conscientemente su naturaleza subconsciente de deseos en evolución en esas vidas anteriores. Y el Nodo Norte de la Luna, y su regente planetario, también junto a la Luna natal, simboliza los tipos de ego que el Alma planea crear de cara al futuro, como vehículo de los deseos subconscientes que están siendo integrados en la consciencia en esta vida. El punto de polaridad de la Luna también es un vehículo arquetípico para la evolución de la función egocéntrica de la conciencia.

Todo esto es por supuesto, mucho más personalizado, rico y complejo, y mucho más útil que lo que pueden decir la mayoría de los estúpidos libros de astrología que sólo describen como se supone que son las posiciones lunares en los Signos. La AE permite a los astrólogos comprender exactamente la realidad de los clientes, y de cualquier persona.

En este tópico hablaremos de estos arquetipos en profundidad, y usaremos diversos ejemplos que demuestran estas ideas. Iremos paso a paso.

Susannah

Si echamos una mirada rápida a la carta natal de la madre de Charles Darwin (sin hora de nacimiento), podemos ver que:

* Plutón está Rx en Capricornio en conjunción Balsámica con Venus en el 0° de Capricornio

* Venus está en cuadratura exacta o partil con Marte en el 0° de Aries dentro de la fase del Último Cuarto

* Plutón y Marte forman una cuadratura dentro de la fase Creciente

* El NS de la Luna está en Virgo, regido por Mercurio Rx en Acuario

* Mercurio forma una inconjunción con el NS y una cuadratura con Saturno en Tauro dentro de los últimos minutos de la fase Diseminante

* El NN de la Luna está en Piscis, regido por Neptuno en el 0° de Virgo, exactamente inconjunto al NS

* El NN forma una t-cuadrada con Plutón que involucra también los Nodos Sur y los Nodos Norte de Plutón, Saturno y Júpiter y el NS de Venus y Mercurio

* El Nodo Sur de Marte está en Sagitario conjunto al NS de Urano, y ambos cuadran exactamente el eje de los Nodos Lunares en Virgo/Piscis.

* Los asteroides Lilith, Eros y Amor están en Piscis, conjuntos al NN.

Esta es la carta natal de Susannah Darwin:

Susannah Darwin - birthchart.jpg

Hay escasa información biográfica sobre Susannah, por lo cual es difícil determinar la condición evolutiva de su Alma. Intuitivamente, estos símbolos se correlacionan con un Alma que ha deseado liberarse del anterior condicionamiento proveniente del consenso de la sociedad, incluyendo liberarse de asignaciones de roles de género-Plutón en Capricornio, Urano en Aries-y patrones de relación-Marte/Venus en la cuadratura del Último Cuarto.

Sin embargo, el Alma está aún preparándose para abrazar plenamente los deseos de liberación y no se siente preparada para rebelarse contra las expectativas sociales del consenso, como se refleja en la cuadratura de Plutón y Marte que tiene lugar dentro de la fase Diseminante, el NS en Virgo regido por Mercurio Rx en Acuario en cuadratura con Saturno también dentro de la fase Diseminante.

El Alma ha sido intensamente reprimida y condicionada en vidas anteriores a través de enjuiciamiento y persecución de su naturaleza inherente o natural, basados en morales patriarcales y doctrinas religiosas.

Una razón de fondo para que eso ocurriera de ese modo se encuentra en la estructura natural del Alma, y los tipos de estructura egocéntrica que el Alma ha creado. Con Plutón/Venus en Capricornio y Saturno- regente del NS de Plutón en Capricornio – en Tauro y formando un trígono con Plutón, el NS de Plutón y el NS de la Luna en Virgo, estamos hablando de una estructura de Alma que inherentemente desea contribuir a la supervivencia del todo mayor de la sociedad. El Alma ha estado definida por deseos de actualizarse a sí misma en el contexto de las estructuras sociales existentes, a través de tipos de roles socialmente definidos y en las formas permitidas por el consenso, y de posponer o sacrificar sus propias necesidades inherentes o sus deseos personales.

El Alma se siente interiormente alienada de la realidad social – Plutón Rx en Capricornio, y el regente del NS, Mercurio, Rx en Acuario. La persona o máscara social creada por el Alma está en contradicción con la naturaleza de los intensos impulsos que existen en el Alma reflejados en la cuadratura Plutón/Marte. Existe una crisis relativa a la integración de una intensa energía sexual que es natural o intrínseca al Alma, la cual ha sido reprimida a fin de crear una persona de apariencia ‘pura’ y desapegada. Han existido intensos traumas en vidas anteriores con las resultantes memorias que son una base fundamental de estos temas.

Debido a que la energía instintiva, sexual, y de agresión, es intensa, el Alma ha creado experiencias para inducir o forzar que ellas sean reconocidas e integradas conscientemente:

* Urano en Aries forma un biseptil con Plutón dentro de la fase del Primer Cuarto

* el NS de Urano está conjunto al NS de Marte, ambos en cuadratura al eje de los Nodos Lunares

* Marte está en cuadratura a Plutón y a Venus,

* el regente del NS es Mercurio Rx en Acuario.

El Alma es extremadamente sensitiva y además tiene altos niveles de stress internalizado. Tiene que haber sido muy difícil para Susannah vérselas con su propia intensidad instintiva y emocional, en el tipo de contexto social y familiar elegido por el Alma en esa vida, y una serie de vidas previas.

Las razones por las cuales el Alma ha elegido crear esos tipo de experiencias incluyen:

(i) de nuevo, los deseos inherentes a esta Alma de contribuir al todo social a través de roles socialmente validados, y de posponer las necesidades personales. En términos prácticos, esto resulta equivalente a deseos de conformarse o adaptarse al orden social existente, a pesar de la no-conformidad inherente de la naturaleza emocional, instintiva y sexual del Alma con el orden social patriarcal;

(ii) la internalización o introyección de creencias meramente humanas sobre la sexualidad, con sentimientos de impureza resultantes y culpa inducida o artificial. Estas se han traducido en deseos de no ser sexual a fin de ser ‘pura’. Es decir, represión y supresión de la sexualidad natural del Alma. Dentro de esto, existen memorias de haber sido severamente castigada por quebrantar leyes o reglas meramente humanas sobre la sexualidad. Esto puede verse en la carta natal en:

* Mercurio Rx en Acuario en inconjunción con el NS en Virgo y en cuadratura a Saturno,

* Plutón/Venus en cuadratura con Marte

* Marte en oposición a Pallas Rx en Virgo en cuadratura a Plutón/Venus.

Con Plutón en Capricornio, Urano en Aries y Plutón en cuadratura con Marte, el Alma ha llegado a un punto en el cual no puede seguir reprimiendo todos los impulsos/representaciones y la energía que ahora está irrumpiendo en la conciencia consciente. Sin embargo, la personalidad no está relacionándose directamente con esa energía y esos contenidos, por las razones dichas, a través de dinámicas de evitación, negación, intelectualización, etc., como reflejan el NS de la Luna en Virgo regido por Mercurio RX en Acuario, y el NN de la Luna en Piscis regido por Neptuno RX en Virgo, con la Luna opuesta a Neptuno. Aquí se encuentra la causa de la condición médica que afectó el estómago y sistema digestivo que habría sido la causa de la muerte de Susannah.

* Venus está conjunto a Plutón en Capricornio, con el NS de Venus también en Capricornio

* todos estos están regidos por Saturno en Tauro en trígono con Plutón

* El NN de Venus está en Piscis conjunto al NN de la Luna que también está conjunto a los asteroides Lilith, Eros y Amor en Piscis, regidos por Neptuno Rx en Virgo que forma un trígono perfecto con Plutón/Venus y una inconjunción con Marte en Aries.

Estos símbolos se correlacionan con diferentes tipos de roles abrazados por el Alma en vidas más antiguas en tiempos naturales, matriarcales. Debido a que el regente del NS, Mercurio Rx en Acuario, está regido por Urano en Aries y forma un sextil con Urano, con Mercurio también formando una inconjunción con Júpiter RX en Cáncer, algunos de estos roles involucraban la enseñanza de leyes naturales y ritos de pasaje en la comunidad o tribu. Con Vesta en Acuario y el NN de Vesta en el 0° de Cáncer exactamente en cuadratura con Marte en el 0° de Aries, y en oposición a Plutón/Venus, los tipos de roles incluyeron también roles naturales de Vesta en la iniciación sexual de los muchachos al llegar a la pubertad.

El rol natural del arquetipo de Vesta fue horriblemente distorsionado por los hombres durante el patriarcado (véase: Plutón II, La Evolución del Alma a través de las Relaciones de Jeffrey Wolf Green). Podemos ver en esta carta natal el impacto de algunas de esas distorsiones, y las creencias y doctrinas creadas para justificar esas distorsiones, en vidas anteriores del Alma de Susannah, que produjeron altos niveles de trauma. Por ejemplo, es sabido que en culturas como Grecia y Roma muchas mujeres Vesta – Vestales – eran forzadas a desempeñar el rol inventado por el hombre de ‘prostitutas sagradas’ en templos. Allí debían mantener actividad sexual con hombres seleccionados por los sacerdotes. Las vidas de estas mujeres se desarrollaban en los confines del templo, y estaba prohibida la salida. También estaba prohibido para ellas tener sexo con nadie que no hubiera sido designado por los sacerdotes. Las Vestales que traspasaban ese límite eran enterradas vivas. Podemos ver el potencial de ese tipo de castigo en los siguientes símbolos:

* Plutón/Venus en Capricornio en cuadratura con Marte en Aries

* el NS de Venus conjunto a los Nodos Sur de Vesta y de Plutón, todos en Capricornio, y todos estos en cuadratura con Urano en Aries

* el regente del NS de la Luna, Mercurio Rx en Acuario, en cuadratura con Saturno.

También debemos fijarnos en:

* Mercurio RX en Acuario sextil a Urano en Aries y en semicuadratura con Marte en Aries,

* los Nodos Sur de Urano y Marte en Sagitario en cuadratura al eje de los Nodos Lunares, regidos por Júpiter RX en Cáncer opuesto a Plutón/Venus

Estos símbolos se correlacionan con castigos como lapidación debido a supuesta ‘infidelidad’.

En la sinastría entre Susannah y Charles, podemos observar los siguientes símbolos:

Charles - Susannah - Sinastry

* el Mercurio RX de Susannah en Acuario, regente de su NS, está conjunto al Quirón de Charles en Acuario en su Casa II, en cuadratura a sus Nodos Lunares (pasos evolutivos saltados)

* la conjunción de Plutón/Venus en Capricornio cae en la Casa I de Charles, formando un trígono con el NS de la Luna de Charles en su Casa V en Tauro

* Plutón/Venus de Susannah están regidos por su Saturno en Tauro, que está en trígono con su Plutón

* este Saturno está conjunto al NS de Charles, regido por el Venus de Charles en Aries, el cual está en cuadratura al Plutón/Venus de Susannah dentro de la fase del Primer Cuarto, y en conjunción con el Marte en Aries de Susannah dentro de la fase Nueva.

* el Sol de Susannah en Acuario está en cuadratura con los Nodos Lunares de Charles

* el NN de Marte del Charles en Aries está conjunto al Urano de Susannah.

Estos símbolos se correlacionan con conexiones de vidas anteriores entre el Alma de Susannah y el Alma de Charles, y relaciones de iniciación sexual, las cuales crearon profundos lazos entre sus Almas. Este tipo de lazo ha sido un factor causal para volver a encontrarse muchas veces más en vidas posteriores.

Si echamos aunque sea un vistazo a la carta compuesta entre Charles y Susannah, es sorprendente encontrar un masivo stellium de planetas en Acuario, con el eje nodal de la Luna en los Signos de Cáncer y Capricornio:

Charles - Susannah - CompositeEncontrar este stellium es sorprendente porque, precisamente, Cáncer y Capricornio se correlacionan con la transición del Matriarcado al patriarcado. Simbólicamente, Cáncer se correlaciona con la madre, y Capricornio con el padre. La incepción del patriarcado tuvo lugar alrededor del 6.500 a.C., durante la sub-Era de Capricornio de la Era de Cáncer. A la vez, una correlación de Acuario es exactamente la anterior Era de Acuario, que fue un tiempo en este planeta en que la cultura Matriarcal alcanzó una época de máximo desarrollo y esplendor. También Acuario, Urano, la Casa XI, se correlacionan con los que se llaman ‘traumas’ individuales o colectivos. El stellium de Acuario en la carta compuesta de Susannah y Charles incluye a Plutón, la Luna, en Sol, Venus, Quirón, Saturno y Mercurio. Claramente vemos aquí una correlación con conexiones de vidas anteriores en tiempos naturales, y con conexiones posteriores en el tiempo de la transición del Matriarcado al patriarcado.

Como un ejemplo, esta carta compuesta es sincrónicamente muy similar a la conjunción de Plutón/Neptuno/Urano del año 5036 a.C. Esta triple conjunción de Plutón, Urano y Neptuno formó varias conjunciones exactas en varios puntos alrededor de los años 5042 a 5036. Una de las conjunciones exactas puede verse en la carta a continuación, levantada para el 10 de Marzo del año 5036 aC. Esta carta también muestra un stellium masivo en Acuario, con los Nodos Lunares en el eje Cáncer/Capricornio:

10 March 5036 bC - Event chart

 

Estas cartas hablan claramente a nivel colectivo de los tipos de traumas que la especie humana creó para sí durante la implementación de las estructuras familiares patriarcales que se impusieron sobre la estructura familiar natural. Leyes meramente humanas fueron impuestas violentamente a fin de reemplazar la memoria biológica de la especie – Acuario – y las estructuras familiares patriarcales que estaban alineadas con esa memoria biológica. También podemos ver en estas cartas el impacto específico de las cosmologías, doctrinas y creencias creadas por los hombres, en la sexualidad y los patrones de relación. En la carta compuesta, Marte en Capricornio está conjunto al NN de la Luna, y Neptuno en Libra está en cuadratura al eje nodal de la Luna. En la carta del 10 de Marzo de 5036 aC, Marte está en Escorpio conjunto a su propio NS y al NS de Urano en Escorpio, y forma una cuadratura con Plutón y Urano en Acuario, el NS de Plutón está Rx en Libra en cuadratura al eje nodal de la Luna y opuesto por Saturno y Vesta en Aries, también en cuadratura a los nodos.

El stellium compuesto de planetas en Acuario indica que el encuentro de las Almas de Susannah y Charles en esa vida como madre e hijo necesariamente gatillaría memorias subconscientes en cada uno de ellos. Estas serían memorias de una profunda conexión mutua y de una mutua conexión con la Naturaleza, y memorias de trauma, separación y pérdida.

MERCURIO EN LA CASA V, O LEO

Mercurio en la Casa V, o en Leo (o Mercurio conjunto al Sol), refleja a un individuo que ha deseado auto-actualizarse creativamente a través de las dinámicas intelectuales, y que ha deseado crear un foco concentrado de la función mental en el sentido de propósito del Alma y su sentimiento de poseer un destino especial que alcanzar. Debido a este foco auto-centrado, existirá el deseo de desarrollar intensamente las funciones del pensamiento, el lenguaje, y la comunicación. Mercurio en la Casa V, o Leo, refleja deseos de integrar la experiencia mediante la creación de un orden lineal, intelectual, y de que este orden lineal altamente personal refleje el sentido de propósito y de destino especial del individuo. Por esta razón, las personas con Mercurio en la Casa V, o Leo, pueden ser extremadamente creativas y prolíficas en cuando a producir un tremendo volumen de pensamientos, lenguaje, y formas de comunicación. El individuo le dará importancia a sus propios pensamientos, y estos pensamientos respaldarán su sentido individual de propósito, por lo que resultará energizado o vitalizado por el acto del pensamiento, y podrá sentir la motivación de proyectarse a sí mismo a través de la creación de formas de pensamiento y de lenguaje. La persona con esta posición de Mercurio, naturalmente tendrá la expectativa de que esta importancia atribuida a sus propias creaciones intelectuales, sea también percibida, reconocida, y aclamada por los demás. En algunos casos, se trata de un narcisismo necesario, debido a que en vidas pasadas recientes el Alma no ha tenido, por razones que pueden ser distintas en cada caso, la capacidad de expresar sus pensamientos, o incluso de crear un orden lineal de su propia realidad en función de su propio punto de vista personal. En estos casos, este énfasis en la función intelectual a través de la creación de formas personales de pensamiento y de lenguaje, y su expresión creativa, debe ser alentada por el astrólogo evolutivo en la situación de consulta.

Debido a la relación existente entre el orden lineal que el individuo con Mercurio en la Casa V, o Leo, está creando, y su propio sentido de propósito y de tener un destino especial que alcanzar, esta posición de Mercurio refleja en algunos casos la posibilidad de que individuo piense ‘lo que quiere pensar’ desde un punto de vista subjetivo o egocéntrico. Es decir, la posibilidad de que la selección de los aspectos de la realidad fenomenal que el individuo utiliza en su proceso de pensamiento, y aquellos que descarta, sea dictada por su foco egocéntrico o narcisista de propósito personal, y que el individuo sólo haga las conexiones que quiere hacer desde el punto de vista de subjetividad de su ego. En otras palabras, existe la posibilidad de que el individuo simplemente descarte aquellos aspectos de la realidad, o aquellos tipos de información, que no respalden sus propias construcciones intelectuales pre-existentes.

En la comunicación con las demás personas, Mercurio en la Casa V, o Leo, se traducirá muchas veces en la expectativa de ser escuchado, de decir a los demás lo que el individuo quiere decir desde su propio punto de vista personal, con la expectativa de que sus pensamientos sean escuchados, reconocidos y considerados importantes y especiales, y sin que exista como contrapartida, el deseo de considerar los puntos de vista de las demás personas. En algunos casos, esto puede llegar al extremo en el cual el individuo con Mercurio en la Casa V o Leo tiene la expectativa subconsciente de que los demás simplemente escuchen su monólogo. También es posible en este caso que el individuo con esta posición de Mercurio se sienta desafiado por las construcciones intelectuales o de otras personas, y que manifieste intensos y concentrados ataques intelectuales respecto a los tipos de ideas, y de personas, que no respalden o aclamen, o que contradigan sus propias ideas o puntos de vista. Por el contrario, estos individuos pueden ser intelectualmente muy generosos y cálidos, y prodigar validación, apoyo, y elogios, a quienes respalden y no desafíen sus propias elaboraciones intelectuales. En estos casos, la inseguridad emocional subyacente, traducida en el deseo de obtener confirmación y validación externa de los propios arreglos intelectuales, alimentará el deseo de elaborar construcciones intelectuales que pueden ser altamente creativas, y que a la vez serán altamente subjetivas. El arquetipo de Leo y la Casa V, reflejan el nivel máximo de subjetividad de la conciencia ego-centrada.

El arquetipo de Mercurio en la Casa V, o Leo, se correlacionan con el deseo y la necesidad de crear un orden intelectual, lineal, que permita la actualización creativa en función del sentido de propósito personal. El individuo desea y necesita ser capaz de enfocarse intelectualmente en aquellos aspectos que subjetivamente define como importantes y conducentes a desarrollar sus capacidades, objetivos y propósitos personales. Al mismo tiempo, en algunos casos en que esta posición de Mercurio refleja deseos de recibir reconocimiento o aclamación por la creación de estas formas intelectuales, y debido a la naturaleza esencialmente mutable y adaptable de Mercurio, puede generarse una situación en la cual el tipo de pensamientos que el individuo crea y comunica a los demás se vea condicionada o dirigida por los tipos de feedback que recibe de los demás. Esto se traduce en un individuo que piensa y se comunica en los términos que le acarreen el máximo de aclamación, o un auditorio más amplio, etc.

Mercurio en la Casa V, o Leo, refleja el deseo y la necesidad de crear una comprensión lineal del propio sentido de propósito y del destino especial del individuo. Esto implica asimismo el deseo y la necesidad de discriminar, entre toda la variedad de posibilidades que el individuo puede crear intelectualmente, cuáles son las vías actualmente conducentes a desarrollar y alcanzar ese propósito y destino personales. En algunos casos, Mercurio en la Casa V, o Leo, puede manifestar esta necesidad de discriminación en forma de dudas sobre el propósito personal, o la capacidad personal, a través de pensamientos de naturaleza crítica o de falta de preparación para llevar a cabo ese propósito personal, o pensamientos que dificulten o interrumpan la manifestación egocéntrica del sentido de propósito personal, o incluso llegar a crear un bloqueo o estancamiento de los necesarios impulsos y propósitos creativos del individuo inducido por la multiplicación de perspectivas potencialmente en conflicto, o por un análisis excesivo en que siempre es posible percibir aquellos aspectos que no son suficientemente ‘perfectos’ en cualquier idea o proyecto, o en sí mismo.

A fin de promover su evolución, Mercurio en la Casa V, o Leo, necesita abrazar su polaridad: Acuario y la Casa Once. Esto significa crear un foco intelectual que permita abstraerse del sentido de propósito egocéntrico e importancia personal, a fin de crear una comprensión lineal desapegada de naturaleza esencialmente objetiva. Significa abrazar la multiplicidad inherente de los puntos de vista, y orientarse a tomar en cuenta los puntos de vista de otras personas, en vez de tener que promover únicamente su propio punto de vista y sentirse amenazado por los puntos de vista, las ideas, o las capacidades intelectuales de otras personas. Al mismo tiempo, requiere que el individuo oriente la actualización de sus capacidades intelectuales a metas sociales relevantes, sin depender de la aclamación o reconocimiento. De esta forma, la persona con Venus en Leo o la Casa V podrá participar en relaciones de colaboración con otras personas, en las cuales sus propias formas de pensar manifestarán su auténtica riqueza al poner las capacidades intelectuales a operar en beneficio de los demás, en dinámicas en las cuales el individuo podrá enriquecer y objetivar sus propias construcciones a través del feedback que reciba de muchas otras personas.

Mercurio en la Casa V o Leo en las distintas etapas evolutivas naturales

Las manifestaciones de cualquier arquetipo de Mercurio, o de cualquier arquetipo en general, son distintas en las diferentes etapas evolutivas naturales. Si alguien necesita saber más sobre estas etapas evolutivas, puede leer sobre esto aquí:  https://eachile.wordpress.com/2012/09/07/la-astrologia-evolutiva-breve-esquema-del-paradigma/

En la condición evolutiva de Consenso, Mercurio en la Casa V o Leo refleja a un individuo que ha deseado crear un intenso foco de desarrollo y actualización de sus capacidades intelectuales, en función de sus deseos de avanzar socialmente, o mejorar su posición dentro de la sociedad de consenso. Muchas veces existirá un intento sentido de propósito personal ligado a la función intelectual, que puede manifestarse como competitividad. El individuo puede ser muy auto-centrado respecto a sus formas de pensamiento, y tener expectativas de ser reconocido o admirado por sus capacidades intelectuales y por su creatividad. El narcisismo de Mercurio en la Casa V o Leo se traduce en la expectativa de poder ordenar su realidad personal, y la realidad en general, desde un punto de vista propio, en el cual el individuo se posiciona al centro de sus construcciones y tiene la expectativa de que la realidad, y las demás personas, se subordinen a sus propios esquemas mentales. El individuo puede ser muy prolífico en la creación de sus propias construcciones intelectuales, y al mismo tiempo existirá una rigidez en cuanto a integrar puntos de vista distintos, o información que contradiga o amenace sus construcciones intelectuales en vigor. Existirá una tendencia a querer forzar la información contradictoria o de distinta naturaleza, dentro de las propias elaboraciones preexistentes, de formas en que la lógica cede a la fuerza de la voluntad del individuo. Esto se basa en que existe una intensa identificación con los pensamientos que el individuo crea, y un fuerte sentido de propósito personal que está ligado a la capacidad de ordenar la realidad de una forma personal en general, y a desarrollar y expandir al máximo las formas de pensamiento que el individuo considera como propias. La intensidad de este foco intelectual de naturaleza egocéntrica dará lugar a distintos tipos de crisis dentro de la etapa evolutiva de Consenso. El primer tipo de crisis consiste en la dificultad de integrar la creatividad del individuo en dinámicas de colaboración con otros individuos, debida a la necesidad de aclamación y subordinación de los demás, y a la inseguridad que la creatividad de otros individuos produce en Mercurio en la Casa V o Leo, lo cual se traduce en una dificultad potencial para integrar las capacidades intelectuales en dinámicas grupales y sociales. Este tipo de crisis puede ser menos aparente a partir de los estadios avanzados de la segunda sub-etapa de la condición de consenso, y en la tercera sub-etapa, cuando se trata de individuos que han conseguido moldear un tipo de realidad personal, en los término del consenso, que está relativamente controlada y en la cual tienen un cierto poder social, en el cual el punto de vista personal, y la forma de pensar del individuo, son aceptadas o aclamadas por otros individuos que se encuentran más ’abajo’ dentro de los esquemas jerárquicos del consenso social. Este tipo de crisis podrá manifestarse de todos modos cuando el individuo intente expandir su órbita de influencia, o la órbita de reconocimiento de su forma de pensar, más allá de estos límites. Un segundo tipo de crisis se origina directamente en la confrontación con la realidad, que excede los parámetros de las formas de pensamiento y de conocimiento que el individuo ha logrado desarrollar en su evolución dentro del consenso. Esta crisis se traduce generalmente en que el individuo lucha por mantener la realidad ajustada a sus parámetros de comprensión, hasta que su voluntad y sus deseos egocéntricos se ven inevitablemente superados por la fuerza de los hechos, que reflejan aspectos de la realidad que el individuo no ha querido tomar en cuenta. Un tercer tipo de crisis potenciales inherentes a este arquetipo en esta etapa evolutiva se basa en la creatividad natural de Mercurio en la Casa V o Leo, y la dificultad que este foco intelectual experimenta para aceptar las limitaciones impuestas por las formas de pensamiento que dominan en la sociedad de nacimiento. El individuo, incluso en esta etapa evolutiva, puede ser muy creativo, y sin embargo necesita vincular sus capacidades intelectuales a posibilidades de desarrollo ligadas a las estructuras existentes, lo cual implica la necesidad de aceptar los parámetros que definen a su sociedad. Si el individuo se rehúsa a aceptar estas limitaciones dentro de esta etapa evolutiva, se genera una crisis de no-reconocimiento que limita sus posibilidades de desarrollo intelectual, y la posibilidad de aplicar sus capacidades a la realidad social. Además, si el individuo, en función de sus deseos de avanzar socialmente, omite la consideración de las reglas y parámetros de su sociedad de nacimiento, estas reglas y parámetros pueden ser impuestas o aplicadas forzadamente al individuo. Esta limitación está condicionada por la rigidez y la inercia de las construcciones intelectuales en vigor en la sociedad de consenso, y los intereses de los grupos en el poder que se benefician del orden existente. Por ejemplo, un individuo puede producir una forma altamente creativa y original dentro del ámbito de cualquier área del mercado. Sin embargo, esta forma no podrá ser integrada dentro de la realidad de ese ámbito del mercado, aunque en sí misma sea una muy buena idea, si no se ajusta a las formas, estructuras e intereses existentes dentro de dicho mercado. Arquetípicamente, estos tipos de crisis reflejan la intención evolutiva de que el individuo pueda aceptar la existencia de esquemas imperantes más allá de sus propias construcciones, y que pueda integrar su sentido de propósito personal más allá de su esfera subjetiva inmediata. En esta etapa evolutiva, esta intención se traduce en la necesidad de ligar el sentido de propósito personal, y las capacidades del individuo, a la esfera social. Estos individuos necesitan encontrar información que les permita actualizarse creativamente de formas a través de las cuales puedan ligar su sentido individual de propósito, y de ser especiales, a posibilidades de desarrollo existentes dentro de la esfera social. En la tercera sub-etapa de la condición evolutiva de Consenso, Mercurio en la Casa V refleja muchas veces formas de pensamiento de orientación autoritaria, que respaldan intelectualmente las estructuras de poder existentes. Jaime Guzmán, jurista de Pinochet, tenía Mercurio en Leo, conjunto a Plutón en Leo, con el Nodo Sur en Sagitario regido por Júpiter en Libra, y el Nodo Norte en Géminis conjunto a Urano en Géminis regido por el Mercurio de Leo. Crítico de la democracia liberal desde su época de estudiante, y activista contra el movimiento de reforma universitaria en los años 1960’, luego del golpe de estado proveyó de sustento ideológico y jurídico a la dictadura de extrema derecha, justificando las atrocidades cometidas por ese gobierno, y fue autor de la constitución con la que se intentó dotar de legitimidad a un gobierno antidemocrático. La “creatividad” del arquetipo de Mercurio en Leo puede verse en este caso en que Guzmán hizo una mezcla o bricolage de ideas de distinta naturaleza, incluyendo el catolicismo fundamentalista, el neoliberalismo de la escuela de Chicago, y las teorías políticas de Carl Schmitt, jurista de Hitler. Carl Schmitt por su parte tenía a Mercurio en la Casa V, en Cáncer, con Plutón y Neptuno en la Casa III en Géminis, opuestos a Júpiter en Escorpio en la Casa IX, el Nodo Sur en la Casa XII en Acuario, regido por Urano en la Casa VIII en Libra, y el Nodo Norte en la Casa VI en Leo, regido por el Sol en la Casa V, en Cáncer, conjunto a Mercurio. A pesar de que antes del ascenso de Hitler sostuvo la importancia del aparato administrativo del Estado como sustento del orden social, luego desarrolló conceptos jurídicos para respaldar la autoridad ilimitada del Führer, manifestándose contrario a las complicaciones de los procesos democráticos y burocráticos para abordar las necesidades sociales. Fundó la idea de soberanía en el concepto de ‘estado de excepción’, es decir, en la facultad de suspender la vigencia de las garantías constitucionales. Más tarde desarrolló una ‘teología política’ en la que quiso demostrar que los conceptos políticos se originaban en la teología, dándole un carácter religioso a la autoridad dictatorial de Hitler.

En la condición evolutiva Individuada, Mercurio en la Casa V o Leo refleja a un individuo que ha deseado actualizar sus capacidades intelectuales de formas altamente creativas y que no admiten ningún tipo de restricción en cuanto a las formas de pensamiento que desea crear y desarrollar. Existe un alto sentido de propósito personal que está ligado a la creación de formas intelectuales, lo cual se va a traducir en una gran profusión de formas de pensamiento y lenguaje de naturaleza altamente individualizada. La riqueza de la producción intelectual podrá tomar elementos de formas pre-existentes de naturaleza transcultural, pero el individuo moldeará estos elementos recibidos en nuevas creaciones que tendrán una naturaleza personal reflejo del punto de vista del individuo. El individuo deseará ser totalmente independiente en sus formulaciones, y se rebelará abiertamente contra cualquier restricción impuesta por las formas de pensamiento dominantes en su sociedad o cultura. El individuo no sólo deseará crear sus propias formas intelectuales de formas totalmente independientes, y expandirlas y desarrollarlas al máximo desde un punto de vista totalmente personal sino que además deseará desafiar directa o indirectamente las formas de pensamiento, y a las autoridades, tradiciones, creencias y valores establecidos, que intenten restringir su foco intelectual creativo. El individuo se sentirá lleno de sí mismo y plenamente identificado con sus construcciones personales para desafiar estas limitaciones, y sentirá que sus formas de pensamiento son superiores a aquellas de las demás personas. De esta forma, la libertad y la rebelión de Mercurio en la Casa V o Leo, contra cualquier restricción externa, estarán muy enfatizadas. Algunos de estos individuos, especialmente en la tercera sub-etapa de la condición Individuada, tendrán la capacidad de recoger una gran cantidad de información o conocimiento existente, dentro de un área o áreas de conocimiento, y transformar creativamente este conocimiento y ordenarlo y presentarlo de una forma nueva, altamente personal. Por ejemplo, Ken Wilber, investigador y teórico de la psicología transpersonal, con Mercurio retrógrado en la Casa V en Acuario, ha recogido los enfoques de una multiplicidad de campos del conocimiento y de distintas tradiciones espirituales, creando un enfoque y distintas teorías altamente personales sobre la totalidad de la realidad en general, y sobre la evolución de la conciencia específicamente, en las cuales asigna un ámbito de validez a las distintas tradiciones y enfoques que recoge.

En determinado punto, se producirá la necesidad de una crisis, debida a que el individuo ha estado definiendo su sentido de propósito personal en base a una construcción intelectual que es altamente subjetiva. Una intención de Mercurio en la Casa V o Leo es generar un foco de análisis que permita identificar linealmente el propósito personal del individuo, y esta intención requiere discriminar y diferenciar este propósito, que inherentemente está determinado y es dependiente de las dinámicas evolutivas de fondo existentes en el Alma, de los deseos e intenciones egocéntricas o narcisistas. En muchos casos, esta crisis también ocurrirá debido a que el foco auto-centrado o narcisista, esencialmente subjetivo, se ha traducido en formas de pensamiento que carecen de suficiente objetividad. En muchos casos también, esta crisis será una crisis basada en el relativo fracaso de la intención evolutiva representada por la polaridad de la Casa XI, o Acuario, de integrar las propias formas de pensamiento, o el propósito individual ligado a estas formas intelectuales, en un contexto social o de integración con otros individuos, y otras formas de pensamiento, lo cual se ha debido, de nuevo, a que el individuo es dependiente de ser considerado especial o superior, y de recibir reconocimiento o aclamación por sus capacidades desarrolladas, y la inseguridad de integrarse como un igual con otros individuos que también son ‘especiales’ o intelectualmente evolucionados. En algunos casos, un cuarto elemento de esta crisis necesaria se basa en que el individuo ha identificado su sentido de propósito personal con un énfasis excesivo en las dinámicas intelectuales, o en el desarrollo de formas de pensamiento que sean correctas, en vez de sólo utilizar estas formas de pensamiento como una ‘guía’ que apunta en direcciones experienciales. Este énfasis en las dinámicas del pensamiento, unida a la subjetividad arquetípica de Mercurio en la Casa V o Leo, se ha traducido algunas veces en la ilusión egocéntrica, incluso en esta etapa evolutiva, de el propio punto de vista es superior al de los demás, en vez de aceptar la validez de múltiples sistemas de pensamiento cada uno de los cuales tiene la capacidad, para distintos individuos, de servir como una guía que permite ordenar la realidad y apuntar la conciencia en las direcciones experienciales que distintas personas necesitan comprender o realizar. Una vez que esta crisis se resuelve, el individuo se orientará a generar un sentido de propósito personal que permita integrar sus capacidades intelectuales desarrolladas en beneficio de la sociedad. Llegado cierto punto, se producirá la comprensión de que las formas de pensamiento del individuo, aún cuando estén muy bien desarrolladas y sean realmente muy buenas ideas, poseen un poder limitado para beneficiar a la sociedad o ayudar a la sociedad a evolucionar, y que su aporte personal sin embargo producirá un efecto en el largo plazo, unido a los aportes de una multiplicidad de otras personas.

En la condición evolutiva Espiritual, Mercurio en la Casa V refleja el deseo y la necesidad de comprender linealmente la naturaleza del propósito o rol del individuo, y el individuo estará buscando información, técnicas y formas de conocimiento que le permitan actualizarse creativamente, en términos de una realidad que se está volviendo progresivamente espiritual. El individuo puede sentir que el sentido del descubrimiento y la expansión de conciencia que está experimentando están ligados a sistemas de conocimiento de naturaleza espiritual, o incluso al desarrollo de su capacidad intelectual. El propósito evolutivo fundamental subyacente en la condición Espiritual será en todos los casos la espiritualización de la conciencia. El deseo fundamental de espiritualizar la conciencia creará progresivamente experiencias en las cuales la conciencia individual se expanda mucho más allá de los límites de lo que resultaba conocido para el individuo, en dirección hacia lo infinito, lo absoluto, lo eterno. La condición evolutiva Espiritual está definida por el arquetipo de Neptuno. De hecho han sido este tipo de experiencias las que han permitido al individuo evolucionar desde la condición Individuada, y entrar en la condición Espiritual, y ellas seguirán produciéndose dentro de la condición Espiritual. Más adelante dentro de la primera sub-etapa de esta condición evolutiva, el individuo comenzará a tener experiencias de conciencia no-dual. En la etapa evolutiva previa, en la tercera sub-etapa de la condición evolutiva Individuada, todos los individuos se encuentran en una relativa condición de fruición intelectual, debido que el proceso de individuación ha requerido un tremendo desarrollo de las capacidades intelectuales a fin de elaborar una gran cantidad de conocimiento e información de naturaleza trans-cultural, lo cual ha situado al individuo en una posición de ‘superioridad’ intelectual respecto a la mayoría de las personas. Al entrar en la condición evolutiva Espiritual, la primera sub-etapa de esta condición está definida arquetípicamente por Virgo, debido a que las experiencias que han comenzado a ocurrir de aspectos mucho mayores de la existencia y del sentido último de la vida (Neptuno), inducen naturalmente, y progresivamente en la conciencia, el sentimiento de pequeñez, el sentimiento arquetípico de ser ‘como un granito de arena en una playa inmensa’. Esta experiencia induce al mismo tiempo humildad (Virgo) en la conciencia. Esta pequeñez experimentada por el Alma individual puede traducirse en pensamientos de no ser suficientemente bueno, o no estar preparado para abrazar el sentido de propósito personal. En sí mismo, el deseo de espiritualizar la conciencia estimulará el funcionamiento de la glándula pineal, la cual secreta una hormona llamada melatonina, la cual induce todo tipo de estados alterados de conciencia, como sueños, visiones, etc. y que producen generalmente confusión, debido a que se han diluido los límites anteriores de lo que se consideraba ‘real’. Estas experiencias de la conciencia están llevando al Alma a conocer progresivamente lo Desconocido, y de servir a lo Desconocido, para lo cual el individuo muchas veces gravitará hacia sistemas de conocimiento de naturaleza Espiritual. En este proceso, el individuo explorará una variedad de sistemas, y los combinará de formas personales. El individuo se ha convertido en un buscador espiritual. Es posible que el individuo en esta etapa no sea capaz de diferenciar entre conocimiento y sistemas de conocimiento auténticamente Espirituales, ie. dados por Dios o sus agentes, y otros sistemas de conocimiento existentes, los cuales, de distintas formas, reflejen puntos de vista y comprensiones de origen meramente humano combinados con elementos y comprensiones culturales o transculturales, incluyendo ‘sistemas’ y ‘síntesis’ personales, y en algunos casos distintos tipos de elementos religiosos, culturales o étnicos. Una razón por la cual esto ocurre se encuentra en que las religiones, propias del consenso, se basan muchas veces en la irradiación de enseñanzas espirituales originales, que posteriormente han servido para que consenso de las sociedades creara sus religiones. Así, estas religiones del consenso social contienen dentro de su acerbo cultural símbolos, rituales, textos que en sí mismos son de naturaleza espiritual, hacia los que pueden verse atraídos individuos en un estado evolutivo Espiritual. Debido a la potencial confusión que define arquetípicamente este estado evolutivo, es posible que el individuo no discrimine suficientemente los elementos originales que constituyen auténticas enseñanzas espirituales, de otros elementos existentes en el contexto general de la religión o del grupo religioso hacia las que puede haber gravitado, por distintas razones, que estarán relacionadas con el contexto cultural e histórico y específico de su vida o de vidas pasadas.

En algunos casos, el individuo puede experimentar sentimientos de humildad respecto a tener un propósito personal, ya que ha surgido el deseo de purgar cualquier forma de manifestación egocéntrica y un sentimiento de imperfección que genera el deseo de querer mejorar. El individuo tendrá en algún punto la realización de que existe una naturaleza de la realidad que existe en sí misma, y que es independiente de sus arreglos intelectuales. El individuo estará tomando conciencia de que los arreglos intelectuales son esencialmente subjetivos, y surgirá el deseo de evitar la arbitrariedad. Deseará que estos arreglos intelectuales reflejen la naturaleza de una realidad independiente y transcendente, en vez de querer crear estos arreglos como manifestación de sus capacidades subjetivas. Este deseo generará dudas necesarias sobre las propias formas de pensar sobre las cosas. En otros casos, el individuo puede intentar compensar o denegar los sentimientos de imperfección mediante el énfasis de una orientación intelectual, el intento de recuperar el pasado.

Progresivamente, se producirá una evolución natural en la cual esta orientación hacia una variedad de sistemas evolucionará hacia la referencia a un solo sistema de conocimiento como medio para entender espiritualmente el sentido de la propia experiencia en general, y del propósito individual en un contexto espiritual específicamente. En algunos casos, a la elección de ‘un’ sistema único sigue una necesidad posterior de diversificación, si es que la gravitación hacia tal sistema no refleja las necesidades naturales del individuo, y sus requerimientos evolutivos. En este proceso, en tiempos como los actuales en que existe una proliferación interminable de información de todo tipo sobre formas de pensamiento espiritual, y otras relacionadas, esta puede ser un factor adicional de confusión que complique la intención evolutiva implícita a nivel de la función de Mercurio de encontrar el tipo de información y de conocimiento, o de crear el tipo de construcción intelectual, que promueva las intenciones evolutivas de fondo.

Según cuál sea la signatura general de la carta natal, y el eje evolutivo principal, Mercurio en la Casa V o Leo puede manifestar distintas combinaciones de los temas generales antes mencionados. La intensidad del foco de pensamiento, se experimentará también como una resistencia a perder el control egocéntrico, en la forma de la creación de muchos tipos de pensamiento lineal que dificultan al individuo entrar en los estados profundos de meditación que su Alma desea y necesita experimentar: los deseos del Alma de entregarse al llamado de Neptuno- expandir su conciencia más allá de los límites de lo conocido, y más allá de cualquier referente exterior. El individuo necesita abrazar interiormente la intención evolutiva de identificar linealmente y formas objetivas su sentido de propósito personal. Esto se traduce en la necesidad de discriminar entre las vías de auto-actualización intelectual y las formas y sistemas de pensamiento de que son consistentes con la espiritualización de su conciencia- en las formas determinadas por la signatura de su carta natal, y el eje evolutivo principal- y aquellas que no lo son. Al mismo tiempo, en los distintos tipos de pensamiento que surgen momento a momento en su conciencia, el individuo necesitará establecer cuál es el origen de estos pensamientos, esto es, quién es el autor: pensamientos de origen meramente humano, pensamientos originados en el ego, y pensamientos emanados del Alma, o de la Fuente del Alma y sus agentes, etc.

Dentro de la segunda sub-etapa de la condición Espiritual, y a partir de estadios avanzados dentro de la primera sub-etapa, Mercurio en la Casa V o Leo puede manifestar también ilusiones egocéntricas en las cuales el individuo confunde su nivel de realización interior, con formas de conocimiento o de información que no se encuentran realizadas.

Famosos con Mercurio en la Casa V o Leo

Juan Calvino

Jaime Guzmán

Carl Schmitt

Mozart

Steve Jobs

Rudolf Steiner

La Astrología Evolutiva es un paradigma completo de interpretación de la carta natal. Interpretar una carta natal desde la perspectiva evolutiva requiere familiarizarse con este enfoque específico, con una forma específica de comprender los arquetipos astrológicos, y requiere aplicar una metodología de análisis propia. Esta metodología puede ser desglosada con fines didácticos en partes, aún cuando en el momento de la lectura de la carta natal sean aplicadas en forma integrada y sintética. Mencionaremos muy brevemente estas partes o capítulos del paradigma de la Astrología Evolutiva, siguiente un orden lineal ideal de acuerdo a como se presentan en la situación de consulta. Aquí me referiré sólo al análisis individual de la carta natal, y no a la metodología de la astrología  evolutiva de relaciones, ni al timing de los procesos evolutivos (tránsitos, progresiones, etc.). Debido a que este es un esquema general, tampoco me referiré aquí a las aplicaciones médicas de la Astrología Evolutiva, que incluyen las correlaciones con el sistema de órganos y la fisiología, y el sistema de los chakras.

1) Determinación de la Condición Evolutiva Natural

En la situación de consulta, el astrólogo evolutivo necesita determinar en primer lugar cuál la Condición Evolutiva Natural del cliente. Esta condición evolutiva natural no aparece en la carta natal, y ella debe ser determinada mediante observación, y a través de la naturaleza de las preguntas que plantea el cliente, las cuales son una manifestación de los tipos de deseos que existen en el Alma. Recordemos que dos individuos distintos pueden tener una carta natal idéntica. Esto sin embargo no significa que los individuos sean idénticos, y en consecuencia, esto implica que los símbolos de la carta natal contienen distintas posibles manifestaciones, que están contenidas dentro de los mismos arquetipos, ie. Mercurio en la Casa II en Virgo. Esto es válido para todos los símbolos de la carta natal. Es necesario comprender, desde una perspectiva evolutiva, que estas distintas manifestaciones contenidas dentro de un  mismo arquetipo natal son dependientes de la condición o estado evolutivo natural del Alma individual cuya carta natal queremos comprender. Las condiciones o estados evolutivos, y sus sub-etapas, están descritos en el segundo volumen de Plutón, de Jeffrey Wolf Green. Además están tratados en Pluto and Your Karmic Mission, de Deva Green. Los tipos de deseos fundamentales que promueven la evolución del Alma, específicos de cada individuo, están condicionados o dependen arquetípicamente las etapas naturales de la evolución. Existen cuatro condiciones evolutivas naturales: la Condición del Consenso, la Condición Individuada, la Condición Espiritual, y la Condición Difusamente Evolucionada.

La Condición Evolutiva Natural de Consenso: En la condición evolutiva del Consenso, que comprende aproximadamente un 75% de cualquier sociedad, los individuos están definidos por deseos fundamentales de pertenencia al consenso o la mayoría de su sociedad, y de lograr mejorar su posición dentro de las estructuras del consenso de su sociedad. Esta condición evolutiva está condicionada por el arquetipo de Saturno. En la primera sub-etapa del Consenso, domina el deseo de formar parte de la sociedad, y estos individuos, que componen la base de todas las economías, aceptan sin cuestionar las condiciones que se les imponen. Son como las abejas obreras de la colmena. En la segunda sub-etapa, se manifiestan junto a los deseos de pertenencia, los deseos de ganar un relativo y progresivo control sobre su realidad, a través del desarrollo de capacidades para operar al interior de la sociedad o el ‘sistema’, mediante la educación. Estos individuos se orientan así a conseguir mejorar sus condiciones de vida, en los términos y dentro de los parámetros de su sociedad. A través de la dinámica de la educación y el progresivo conocimiento sobre las formas de operar de la sociedad, estos individuos van expandiendo su conciencia: así evolucionan. En la segunda sub-etapa se encuentran la mayoría de los profesionales, empresarios, profesores universitarios, etc. En la tercera sub-etapa de la condición de Consenso, los individuos han logrado aprender cómo funciona la sociedad, y pueden utilizar a la sociedad en su propio beneficio. Estos individuos están definidos por deseos de tener el mayor grado posible de control sobre la realidad a nivel social, y de ocupar posiciones de poder, prestigio, status, riqueza, autoridad o liderazgo, en términos del consenso social. Estos individuos ocupan los altos cargos políticos, o dirigen las grandes corporaciones. Estos individuos están intensamente definidos por su auto-interés exclusivo y excluyente, y tienen la pretensión de que todo el resto del sistema social debe servir a sus necesidades. Por ello, están dispuestos a manipular el sistema a su favor, y a operar ‘con las reglas del sistema’: “si los demás lo hacen, entonces está bien”, o “si yo no lo hago, otro lo hará”. Todos los individuos que están al interior del Consenso, están definidos por un sentido estrecho de pensamiento único, creen que existe sólo una forma correcta de pensar, y que los demás están equivocados. Este grado de identificación con sus creencias sobre la realidad, sus formas de ser, y sus valores, y el auto-interés de los individuos en el tercer sub-estadio, so las causas del nacionalismo, las luchas religiosas, y las guerras. Esto se basa en considerar que “nosotros tenemos la razón, los demás están equivocados”.

Los individuos que están evolucionando dentro de la Condición Evolutiva Natural Individuada componen en total un 20% aproximadamente de cualquier sociedad. Esta condición evolutiva está condicionada por el arquetipo de Urano, y estos individuos están definidos por deseos fundamentales de encontrar y actualizar su individualidad original y única, a través de una liberación de los factores de condicionamiento del Consenso social. Esta liberación ocurrirá a través de un devenir minoritario, que conduce progresivamente a ser un ‘grupo de uno’. En la primera sub-etapa de la condición evolutiva Individuada, los límites del condicionamiento social y cultural que ha definido las formas de ser y de pensar del individuo en el pasado han comenzado a resquebrajarse, de manera que han comenzado a manifestarse en la conciencia orientaciones que cuestionan el orden existente o que son divergentes respecto a la sociedad de nacimiento. Sin embargo, el sentido de seguridad del individuo aún está definido por el pasado: la pertenencia al consenso-lo conocido y familiar. Por ello, estos individuos pueden manifestar una dualidad o duplicidad entre las orientaciones interiores que tienen y la forma en que se presentan exteriormente: una apariencia de normalidad, en la cual, sin embargo, se sienten fundamentalmente alienados. En la segunda sub-etapa de la condición Individuada el individuo está avanzando en la intención arquetípica de descondicionarse y liberarse respecto a las asociaciones de identidad provenientes del consenso. A nivel intelectual, esto se traduce en una intensa rebelión contra las formas de ser propias del consenso. Estos individuos se sienten muy alienados respecto a la sociedad ‘normal’ y experimentan rabia porque sienten que no pueden integrarse en las dinámicas sociales porque ello implicaría perder su individualidad. Muchos de estos individuos manifiestan intensos deseos de cambiar o revolucionar la sociedad, o de destruir el sistema. Al alcanzar la tercera sub-etapa de la condición evolutiva Individuada, ha tenido lugar una tremenda expansión de la conciencia a través de la cual, en términos intelectuales, el individuo ha conseguido desarrollar sus propias formas de pensamiento sobre sí mismo, y sobre la realidad en general, yendo más allá de su propia sociedad para abarcar otras sociedades, y otras culturas. En esta expansión el individuo generalmente ha estado expuesto y ha explorado a lo largo de muchas vidas una gran variedad de formas de pensamiento de naturaleza transcultural, y desde esta diversidad de perspectivas ha conseguido actualizar su propia individualidad única: han devenido un ‘grupo de uno’. Estos individuos también han llegado a comprender que los cambios sociales ocurren lentamente, y surgen en ellos deseos naturales de ayudar a la sociedad a evolucionar, haciendo su aporte a mejorar la sociedad a través de sus capacidades altamente evolucionadas. Estos individuos no necesitan demostrar que son distintos: internamente se sienten superiores a los demás, y por ello no les importa que haya muchas personas que no los comprender. En esta sub-etapa evolutiva se manifiestan los ‘genios’.

Los individuos que están evolucionado dentro de la Condición Evolutiva Espiritual, componen en total un 3% o 4% aproximadamente de cualquier sociedad. Esta condición evolutiva está definida por el arquetipo de Neptuno. Los individuos en esta condición están definidos por deseos fundamentales de conocer la totalidad de su Alma, y la Fuente del Alma. Estos deseos fundamentales de espiritualizar la conciencia, se traduce en deseos de abrazar formas de vida, prácticas y sistemas de pensamiento de naturaleza espiritual. Es necesario recordar que esto es distinto de las religiones, que pertenecen al Consenso de la sociedad. Las religiones del consenso social forman parte de sistemas de creencias que sirven al Consenso como un medio para obtener una sensación de seguridad ante lo desconocido, que permanece desconocido. Debido a que las religiones forman parte de las definiciones que sostienen el sentimiento de pertenencia, se constituyen en la base de juicios dogmáticos excluyentes, ya que cada religión se postula como la única verdadera religión, con exclusión de las demás, lo cual se traduce en las persecuciones religiosas. La vida espiritual en cambio no pertenece al Consenso, sino que se manifiesta en la condición evolutiva Espiritual, después de lograda la Individuación. La espiritualidad es de naturaleza experiencial, en vez de basarse en la dinámica de la creencia, y ninguna vía auténticamente espiritual se postula como única o excluyente de las demás, sino que existe en esta etapa la comprensión natural de que existen muchos caminos y sistemas distintos para espiritualizar la conciencia. A partir de los deseos de conocer a la Fuente del Alma, surgen también deseos de alinear la propia conciencia y la propia vida con esta realidad superior, lo que se traduce en deseos de servir al Todo a través de la dinámica del karma yoga. Dentro de la condición Espiritual, la primera sub-etapa está condicionada por el arquetipo de Virgo, debido a que la conciencia ha comenzado a expandirse más allá de los parámetros que definen la realidad normal, lo cual induce en el individuo el sentimiento arquetípico de ser muy pequeño, como un grano de arena en una playa inmensa, lo cual induce a su vez el sentimiento de devoción, y junto con este, una profunda humildad en la conciencia. De esta forma se manifiestan en el Alma los deseos de servir a los demás, y al Todo. La segunda sub-etapa Espiritual está definida por el arquetipo de Leo. El Alma ha comenzado desde la sub-etapa anterior a experimentar los primeros tipos de conciencia no-dual o conciencia cósmica, y el centro de gravedad de la conciencia comienza a oscilar entre el Alma y el ego. Debido a que el ego aún no está purificado, se manifiesta el potencial arquetípico de que el individuo genere ilusiones o delirios de grandeza espiritual de naturaleza egocéntrica, identificando su ego con Dios de cierta forma. Así, el individuo puede creer desde una perspectiva egocéntrica que tiene un nivel de realización espiritual superior al que ha alcanzado en realidad. En esta sub-etapa se manifiestan los falsos gurúes o maestros, como Rajneesh, o Claire Prophet. El individuo se mantendrá en esta situación hasta que, en determinado punto, se vuelva consciente de la inflación que ha manifestado, agote los deseos de naturaleza egocéntrica y abrace nuevamente los deseos que existen su Ama de retornar a la Fuente. Esto llevará al individuo a que desee purgar todas las impurezas del ego a través de la creación de una serie de crisis, y finalmente se desplazará el centro de gravedad de la conciencia de ego al Alma de forma definitiva, lo cual determina la transición entre la segunda sub-etapa Espiritual y la tercera sub-etapa Espiritual. Al comienzo de la tercera sub-etapa de la condición Espiritual se manifiestan los verdaderos maestros espirituales y Gurúes, y al término de esta etapa se manifiestan las Almas totalmente realizadas en Dios, o Avatares, como Jesús, Budha, Lao-Tse, Yogananda, etc.

La condición Difusamente o Recientemente Evolucionada comprende a individuos que han comenzado hace muy pocas vidas, o en la vida actual, a evolucionar al interior de la forma de la conciencia humana, muchas veces provenientes de otras estructuras de conciencia, como los animales y otras. Debido a que estas Almas aún no están habituados a la forma humana, presentan algunas dificultades o limitaciones. Muchas veces son identificados a través de nombres como retraso mental, síndrome de Down, cretinismo, etc. Domina en estas Almas el deseo de ser aceptados y considerados parte de la normalidad. Estas Almas son naturalmente inocentes, bondadosas, y su conciencia se extiende a abarcar apenas su entorno circunstancial más inmediato. También están en una situación similar Almas que han de-evolucionado desde una condición más evolucionada, debido a razones kármicas que están ligadas a consecuencias graves de dinámicas sádicas. Es el caso de Hitler. A diferencia de las anteriores, estas Almas permean una intensa rabia que es producto de encontrarse limitadas, sintiendo que han tenido en el pasado un mayor poder que el que tienen ahora. Generalmente las Almas de este segundo tipo crean muchas dificultades para sus padres y cuidadores, y manifiestan actitudes violentas y destructivas.

2) El Eje Evolutivo Principal

Una vez identificada la Condición Evolutiva Natural del Alma de cliente, a través de la observación de su realidad por medio de la conversación, el astrólogo evolutivo se encuentra ahora en condiciones de interpretar correctamente la carta natal y comprender que significan específicamente los símbolos astrológicos de la carta natal para esta persona en particular. Este proceso de interpretación que debe hacer el astrólogo evolutivo, debe comenzar por comprender detalladamente el Eje Evolutivo Principal de la carta natal. Debido a que la evolución del Alma se produce a través de dinámica del deseo, debemos comprender cuáles han sido los deseos fundamentales que han existido y que existen en el Alma individual, los cuales están reflejados en el Eje Evolutivo principal, leído desde el punto de vista de la condición evolutiva natural del individuo.

En la Astrología Evolutiva de Jeffrey Wolf Green, Plutón representa al Alma en su viaje evolutivo. Los arquetipos de la posición natal de Plutón, por Casa y por Signo, demuestran cuáles han sido los tipos de deseos que el Alma ha tenido a lo largo de todas las vidas que han creado la necesidad de la presente encarnación. Así, Plutón es el símbolo del pasado del Alma: los deseos que ha tenido, las dinámicas psicológicas y emocionales que estos han producido, y las experiencias que estos deseos y estás dinámicas han creado. Debido a que estos deseos, dinámicas y experiencias han definido el pasado del Alma, en la presente encarnación el Alma se sentirá compulsivamente atraída a mantener esta orientación arquetípica de la conciencia: aquello que resulta conocido y familiar constituye para la mayoría de las personas su sentido de seguridad. En la mayoría de las personas, el Alma-Plutón- no es consciente de sí misma. En este sentido, Plutón representa el inconsciente, los deseos que determinan las dinámicas y las experiencias que el Alma crea para sí misma, independientemente de la voluntad egocéntrica y del darse cuenta consciente del individuo. Por ello, Plutón se correlaciona también con la naturaleza de los temores más profundos, compulsiones, fobias, y los estados emocionales de mayor intensidad que puede experimentar el individuo.

En cada encarnación, el Alma, Plutón, crea una identidad egocéntrica –el ego- a través del cual el individuo puede atribuirse la experiencia a sí mismo y tener una auto-imagen, una imagen de sí mismo con la cual se identifica conscientemente. En la carta natal, la Luna simboliza esta identidad egocéntrica y esta auto-imagen, que el Alma ha necesitado crear en la presente encarnación en función de sus requerimientos evolutivos. El Nodo Sur de la Luna-su posición en la carta natal por Casa y Signo- simboliza el tipo de identidad egocéntrica que el Alma ha creado en todas las vidas pasadas que conducen a la vida presente. La posición del regente planetario del Nodo Sur, por Casa y Signo, ha operado en el pasado como facilitador de las necesarias experiencias que el Alma, a través de las estructuras egocéntricas simbolizadas por el Nodo Sur, ha creado para sí. Estos tres símbolos, Plutón, el Nodo Sur de la Luna, y el regente planetario del Nodo Sur de la Luna, constituyen la “trinidad” del pasado.

Junto con los tipos de deseos que han condicionado al Alma en el pasado, y que la condicionan en el momento presente, existen en el momento presente, en cada momento, deseos que no provienen del pasado, sino que son ‘nuevos’ y tienen la capacidad de expandir el foco de conciencia del Alma hacia su futuro evolutivo. El punto de polaridad de Plutón, por Casa y Signo, simboliza los tipos de deseos que están surgiendo en el Alma que apuntan hacia el futuro. El Nodo Norte de la Luna, por Casa y Signo, demuestra los deseos que tienen la capacidad de modelar un nuevo tipo de identidad egocéntrica, al servicio de los deseos evolutivos reflejados en el punto de polaridad de Plutón. Y el regente planetario del Nodo Norte, por Casa y Signo, refleja tipos de dinámicas y experiencias que el individuo puede abrazar conscientemente para promover su evolución. Estos tres símbolos constituyen la “trinidad del futuro”.

Comprender correctamente el Eje Evolutivo Principal de la carta natal requiere analizar también los aspectos que Plutón, los Nodos Lunares, y sus regentes planetarios, forman entre sí, y los demás planetas que forman aspecto con los Nodos. Existen diversas situaciones especiales que  deben considerarse (Plutón en conjunción con el Nodo Sur, Plutón en conjunción con el Nodo Norte, o Plutón en cuadratura a los Nodos Lunares; el regente del Nodo Sur conjunto al Nodo Norte, el regente del Nodo Norte conjunto al Nodo Sur, el regente del Nodo Sur conjunto al Nodo Norte y el regente del Nodo Norte conjunto al Nodo Sur, otros planetas formando cuadratura al eje de los Nodos) las cuales están tratadas en detalle en los libros de Jeffrey Wolf Green, Plutón I y II. Hay otros casos especiales que se enseñan en la Escuela de Astrología Evolutiva.

Sólo una vez analizado el eje evolutivo de la carta natal, es posible abordar y comprender cabalmente el significado de cualquier otro símbolo de la carta natal, por ejemplo, Venus en Escorpio en la Casa IV. Es el eje evolutivo el que determina qué parte del espectro total de significados arquetípicos posibles de cualquier símbolo de la carta natal está actualmente reflejado y existe realmente en el caso individual.

3) El sistema de las Fases y los Aspectos

Desde el punto de vista de la Astrología Evolutiva, el Alma-Plutón-crea tipos de deseos que están en evolución. Estos deseos están reflejados en la carta natal en la posición de Plutón, los Nodos Lunares, y los demás planetas. Por ejemplo, supongamos que el Alma de un individuo con Plutón en la Casa X, ha estado definida por deseos fundamentales de lograr un relativo y progresivo control sobre su realidad, a través de alcanzar posiciones de prestigio, poder, o autoridad dentro de su sociedad, lo cual ha generado una orientación muy determinada a alcanzar este tipo de logros. Supongamos que este individuo tiene a Marte en  la Casa I. Esto indica que, a fin de satisfacer los deseos fundamentales simbolizados por Plutón en la Casa X, este individuo ha generado deseos de ser fundamentalmente independiente y libre para actualizar un tipo de rol que conduzca a lograr estos objetivos, por lo cual este individuo no aceptará restricciones de otras personas en sus intentos de actualizar estos deseos a través de la profesión, por ejemplo. En este ejemplo, es posible que debido a la intensidad de los deseos simbolizados por Plutón en la Casa X, manifestados a través de Marte en la Casa I, la independencia del individuo y la determinación de sus esfuerzos encaminados a satisfacer los deseos de logros sociales, generen un relativo nivel de conflicto con la voluntad de otros individuos, o con las formas de ser de la sociedad en que el individuo opera. Ahora bien, el punto a comprender aquí es que estos deseos reflejados por cualquier planeta, en relación con Plutón, y con otros planetas, han estado y están evolucionando. Y esta evolución de cualquier función planetaria, como manifestación de deseos que emanan del Alma, significa que, en relación con las intenciones evolutivas de fondo representadas por Plutón, estos deseos necesitan manifestarse de distintas formas a lo largo de muchas vidas, a fin de lograr la intención original. Así es como ocurre con cualquier intención evolutiva: la intención evolutiva, la naturaleza de los deseos, atraviesa por etapas arquetípicas de desarrollo. Muy brevemente, estas etapas siguen el siguiente curso. Inicialmente los deseos o la intención arquetípica se gatillan de forma espontánea, y el individuo no es consciente de cuál es esta intención: sólo tiene la sensación de que hay algo especial que debe descubrir, lo cual genera direcciones espontáneas y aleatorias de acción exploratoria que por la vía de las reacciones a esta acción van induciendo una conciencia de que existe un propósito. “Quiero hacer algo, no sé que es, pero instintivamente me muevo en direcciones variables”. Luego el individuo, como consecuencia de estas reacciones y consecuencias a la exploración aleatoria, requiere concentrarse e internalizar su conciencia a fin de establecer interiormente la realidad y consistencia de lo que sea que ahora comienza a volverse significativo en términos personales, descubierto en las direcciones de exploración que siguió en la etapa anterior, mediante la creación de asociaciones personales de significado de aquello que ha descubierto con la propia realidad subjetiva. “No me interesan nuevas vías de exploración, ahora deseo realmente saber si lo que ya he encontrado tiene sentido y puede crecer y desarrollarse”. Una vez que el individuo ha establecido interiormente la consistencia de las nuevas formas que fueron desarrolladas previamente, enfrenta la necesidad de contrastar estas formas personales con la realidad de sus circunstancias externas inmediatas. “Quiero saber si estas formas que interiormente se han vuelto significativas y se han desarrollado internamente, pueden manifestarse exteriormente como reflejo de mi individualidad”. Posteriormente, luego de expandir la individualidad a través de la manifestación de estas formas, la intención original comienza a orientarse a necesidades objetivas existentes externas a la subjetividad del individuo. “Estas formas deben servir para algo más allá de mí mismo”. Esto requiere que el individuo considere la naturaleza del entorno social. Esto llevará luego a que el individuo comience a socializar la intención original, a través de relaciones y asociaciones con otros individuos, y más adelante, con la totalidad del entorno social existente. Una vez que esta integración social ha tenido lugar, el individuo comienza a percibir las formas desde otros puntos de vista, que exceden su función social. “Tiene que haber algo más allá de esto”. Las formas comienzan a liberarse de las determinaciones que impuso la socialización de la intención, y a descondicionarse progresivamente en marcos de referencia progresivamente cósmicos, intemporales, o absolutos, mientras que, al mismo tiempo, comienzan a manifestarse las semillas de nuevas intenciones y deseos que darán lugar al nuevo ciclo. “Qué voy a hacer después”.

Estas distintas manifestaciones arquetípicas de cualquier deseo o intención evolutiva tienen lugar en un proceso cíclico, reflejado en los 360°. Todo ciclo de desarrollo va desde la conjunción original con Plutón o conjunción de fase Nueva, y culmina nuevamente en la conjunción con Plutón en la fase Balsámica. Dentro de este ciclo completo, existen ocho fases primarias. Desde los 0° a los 360° existe un ciclo completo de desarrollo evolutivo. Dentro de este ciclo, existen ocho fases primarias, de 45° cada una, cada una de las cuales está definida arquetípicamente por formas específicas de manifestación de las intenciones evolutivas originales. Entre los 0° y los 45° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Nueva. Entre los 45° y los 90° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Creciente. Entre los 90° y los 135° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase del Primer Cuarto. Entre los 135° a 180° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Gibosa. Entre los 180° y los 225° ° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Llena. Entre los 225° y los 270° ° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Diseminante. Entre los 270° y los 315° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase del Último Cuarto. Entre los 315° y los 360°  la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Balsámica. Para calcular la fase en que se encuentran los planetas, simplemente hay que contar los grados de separación que existen entre la posición natal de Plutón, o del planeta más lento, en la dirección de la progresión natural del Zodiaco (en el sentido del reloj), hasta la posición natal del planeta más rápido. La fase de la relación entre los dos planetas define arquetípicamente la forma de manifestación de las funciones planetarias de que se trata, y de los tipos de deseos fundamentales que están manifestando. Esto ocurre independientemente de que los dos planetas formen aspecto entre sí. A la vez, los aspectos que formen, están comprendidos dentro de la fase en la que se forman, y su significado está condicionado por el arquetipo de la fase. Naturalmente, distintos tipos de deseos, y distintas funciones planetarias, evolucionan en cada caso a distintas velocidades, y se encuentran en consecuencia en distintas etapas de desarrollo.

Las dinámicas arquetípicas creadas por los distintos tipos de deseos, reflejadas en la relación de los planetas entre sí, unida a los arquetipos de sus posiciones por Casa y Signo, interpretadas en relación con los deseos de fondo simbolizados por el Eje Evolutivo Principal de la carta natal, interpretado a su vez de forma específica según la condición evolutiva natural del individuo, permiten al astrólogo evolutivo comprender la carta natal de forma precisa. De esta forma, el astrólogo evolutivo se encuentra en condiciones de responder las preguntas que plantea el cliente de formas muy precisas, debido a que puede comprender cómo ha sido la evolución de la naturaleza de deseos del Alma del cliente, cómo ha sido el pasado evolutivo y qué tipos de experiencias el Alma ha creado en vidas pasadas, cómo se manifiesta este pasado, y estos deseos, en la vida actual, que aspectos del pasado se encuentran sin resolver, y buscan resolución en esta vida, y de qué formas su Alma tiene planeado y preparado evolucionar hacia el futuro.