Latest Entries »

Conjunción Plutón Marte.jpg

Mañana miércoles 19 de Octubre a las 7:22 am tendrá lugar la conjunción de Marte con Plutón en Capricornio. El tránsito de Júpiter y Mercurio por Virgo implicó distintos niveles de crisis en las verdades personales de cada uno, y en las epistemologías y metodologías de cada cual para establecer su propia verdad o para dar cualquier cosa por cierta.

Luego del ingreso de Júpiter y Mercurio en Libra, hemos querido ir al encuentro de otros, a compartir nuestros hallazgos y aprender mas de la vida junto a otros. Esto ha demandado socializar de maneras que tomen en cuenta las formas de ser de esos otros, y equilibrar nuestros deseos con lo que esos otros desean.

El tránsito de Júpiter por Libra puede crear extremos en un sentido o el otro en la diada relacional: o bien una excesiva inmersión en las formas de ser y las visiones o creencias de alguien más, o bien una independencia radical que no permita una real socialización.

Al cerrarse el ciclo de Júpiter/Mercurio en Virgo, supimos interiormente que no sería posible generar mayor claridad en ese ciclo, antes de que nuevas experiencias, nuevos errores, nos ilustraran: era necesario iniciar acciones, y cosechar conocimiento a través de nuevas experiencias.  Con Júpiter/Mercurio en Libra, un nuevo ciclo de experiencia fue iniciado en el área de las relaciones. Un problema potencial inherente del arquetipo de Libra es su deseo de evitar el conflicto, de querer mantener todo ‘lindo y limpio’.

La Luna Llena en el eje Libra/Aries con la Luna conjunta a Urano Rx en Aries, está trayendo a un intenso foco de conciencia todo aquello que no haya sido tomado en cuenta por las razones que fueran, lo cual estará, de formas bastante literales, ‘explotando en la cara’, en el terreno de las relaciones que hemos querido formar o continuar. Todo aquello que alguien haya querido ‘bancarse’ a propósito del nuevo ciclo relacional, habrá ya creado desequilibrios que estarán haciéndose evidentes incluso de maneras que pueden resultar violentas o hasta chocantes.

luna-llena-libra-aries

Dentro de esto, estarán saliendo a colación temas pendientes relativos a equilibrio en las relaciones, equilibrio yo-tú, equilibrio hombre-mujer.

La intención de esto es que el nuevo ciclo reflejado en la conjunción Plutón/Marte pueda iniciarse limpiamente, y permita acción consistente y responsable – Capricornio – para que el nuevo ciclo avance, y sea realmente nuevo.

Sólo tres días antes de la conjunción tuvo lugar la Luna Llena con el Sol en Libra y la Luna en Aries conjunta a Urano. Y al momento mismo de la conjunción Plutón/Marte la Luna estará en oposición exacta con Saturno.  Estos son símbolos de polarización en la conciencia. Saturno y la Luna se correlacionan directamente con los arquetipos jungueanos de Anima y Animus, la imagen de la mujer y la imagen del hombre que existe en la psique, como resultado del condicionamiento sobre identidad y roles de género. Existe entonces, reflejado en estos símbolos, el potencial de intensa polarización entre hombres y mujeres.

Muy gráficamente tiene lugar, en este contexto, la importante manifestación ‘Ni Una Menos’. Comienza siendo una manifestación de mujeres, a la que se unen también algunos hombres, contra el femicidio y las violaciones. Sin embargo, en las redes sociales la temática se expande a incorporar todas las formas de violencia de hombres contra mujeres.

ni-una-menos

Nótese que los Nodos Lunares se encuentran en el eje Piscis/Virgo, con el Nodo Norte en Virgo regido por Mercurio en Libra, conjunto a Júpiter en Libra. En Libra también está el Sol. Como saben, el arquetipo del Zodíaco que se correlaciona con lo que se llama igualdad de género, y con todo tipo de igualdad, es precisamente Libra. Entonces necesariamente aparecen algunos hombres, y también algunas mujeres, que pretenden expandir el motivo de la manifestación a toda forma de violencia, incluyendo la violencia contra los hombres. Esto suena un tanto estúpido, debido a que las violaciones y los asesinatos de género no afectan a los hombres sino a las mujeres, mayoritariamente.

Ahora bien, si uno reflexiona sobre el porqué de tales reclamos, no es tan estúpido si se considera que Chile es un país de ‘huachos’ donde los hombres son criados por mujeres.

Es posible que en este país exista violencia contra los hombres proveniente de las mujeres?

Hay que tener en cuenta de entrada que la población de este país proviene de la mezcla de los indios con los españoles, cierto? Nop, en realidad no es cierto. La población de este país proviene de la mezcla de los españoles, con las indias. Las mujeres de esta tierra fueron usadas por los españoles para reproducirse y satisfacer sus deseos sexuales, en tanto que los hombres de esta tierra fueron esclavizados o muertos por los españoles. Esto tiene un impacto fuerte en los patrones de relación arquetípicos entre hombres y mujeres. La mujer ha tenido que traicionar a su hombre, ha extendido el linaje del enemigo, del invasor; el hombre ha perdido a su mujer ante un enemigo más poderoso, o en el caso Mapuche, ha perpetuado una guerra y ha sido derrotado en cada vuelta. Se ha dividido por género la lucha contra un enemigo común, que ha dejado así de ser un enemigo común, porque también es un proveedor y un protector. Hay que pensar en el impacto de esto en la psique de esos hijos.

Como recuerda Armando Uribe, y como elabora Rafael Jiménez, está esa escena crucial en La Araucana donde Fresia, la mujer de Caupolicán, arroja al hijo común a los pies de Caupolicán, cautivo de los españoles, que está siendo empalado por el ano con una pica. Indignada, la altiva mujer repudia “al infame hijo del infame padre”. No soporta la debilidad de su hombre. En este escenario, el violador de la mujer – y también del hombre – es una agente externo a la familia original. Desde un punto de vista del inconsciente colectivo de la nación, el mito refleja una herida de la masculinidad y de los patrones de relación entre hombres y mujeres en los que el hombre está desvalorizado. Aquí se encuentra una de las causas del ‘huachismo’ de una sociedad en que los hombres abandonan a sus esposas y sus familias, tantas veces para buscar cómo hacer más dinero, o porque no toleran la impotencia de no poder hacerlo porque se sienten de poco valor (véanse los estudios sobre el ‘huachismo’ de Gabriel Salazar y de Sonia Montecinos).

Existe el asteroide Caupolicán, cuya carta de descubrimiento podemos usar como la carta natal del héroe, y de ese arquetipo de la psique colectiva chilensis:

Caupolicán asteroide descubrimiento.jpg

En esa carta natal, el Nodo Sur está en Libra y el Nodo Norte en Aries, y Marte, regente del Nodo Norte, está en Cáncer, en cuadratura a los Nodos Lunares. El Nodo Sur de Caupolicán está en Aries, conjunto a Quirón Rx en Aries, inconjunto al Nodo Norte del miso asteroide en Virgo: si uno entiende astrología no puede no ver aquí una herida y una crisis de la masculinidad, no sólo sexual, sino también de la paternidad. Vemos aquí explicito el tema relacional, la rabia de la mujer ante la debilidad del hombre, la vulnerabilidad del cacique penetrado con una estaca hasta morir, la impotencia, el abandono. El regente del Nodo Sur, Venus, está en Leo – el hijo – en trígono con Quirón Rx en Aries. Quirón Rx en Aries forma un triseptil con Ceres y una inconjunción con Juno, con Juno y Ceres estando conjuntos en Libra. El mito queda perfectamente simbolizado, y puede verse una profunda herida en patrones de relación hombre/mujer y en las formas de hacer familia.

Varias cosas necesitarían decirse, desde un punto de vista de la salud psíquica colectiva,  sobre dinámicas de violencia de mujeres contra hombres. En general pueden ser bastante más sutiles que una violación. Hay que decir en todo caso que hay agresiones que no requieren superioridad física, y que pueden ser tanto o más devastadoras que una violación. Cuando existen tales tipos de dinámicas, los hijos serán los hijos de esas madres, y de esos padres desvalorizados, despreciados por sus mujeres. A quienes responder fácilmente a eso que las Almas de esos hombres tienen ese karma, hay que recordarles que el karma no obliga a nadie a ser un agente de retribución, y que quien oficia ese papel lo hace por sus propias razones y a través de sus propias dinámicas, y actuando y creando su propio karma.

En base a mis observaciones, y las observaciones de colegas en el área terapéutica y en el área legal, sí existe en este país un fenómeno de odiosidad bastante permeante de las mujeres hacia los hombres.

En lo personal, valoro el motivo original de la Manifestación. Es algo muy importante, fundamental. A la vez, no estoy de acuerdo con la promoción hipócrita del odio de género, ni de la exo-actuación de dinámicas histéricas (no me gusta que los hombres hablen de la histeria femenina, y sólo lo acepto como válido cuando esos hombres han asumido su propia histeria, y esos hombres son una minoría).

En la carta natal de Chile, es evidente la polarización en esta sociedad de los principios femenino/masculino, hombre/mujer, anima/animus:

Chile - natal con Caupolicán.jpg

Plutón está en la Casa IV, Casa de la Luna, el regente del Nodo Sur está en la Casa X, Casa de Saturno. Estos símbolos son fundacionales de la psique colectiva. Saturno y la Luna están en oposición directa. El asteroide Caupolicán está Rx en Acuario, conjunto al Nodo Sur de Neptuno, conjunto a Quirón y a Eros. Además está exactamente conjunto a Caupolicán en su carta de descubrimiento. Neptuno y su Nodo Sur se correlacionan directamente con el inconsciente colectivo, y por ello estos son símbolos que no pueden ignorarse.

Yo diría que a lo menos hay que tener suficiente claridad para ver la ilusión pretender que sean los hombres en sí mismos el origen del odio, y que si los hombres fueran removidos, reinaría la paz y el amor. En lo personal, creo que también sería tiempo de entender también otras cosas, como los niveles de odiosidad de mujeres hacia mujeres: de madres hacia hijas, de hijas hacia madres, de una amiga con otra amiga, de mujeres con las parejas de sus amigos, de mujeres con las amigas de sus parejas.

La lucha que hay que dar, la lucha que inevitablemente habrá que dar dentro de pocos años por venir contra un sistema depredador e inhumano, sólo podrá ganarse con la unión de todos.

La conjunción Plutón/Marte en Capricornio refleja un nuevo ciclo de deseos a nivel de todo el colectivo, que necesita tomarse con seriedad.

Para entender un poco de la situación entre EEUU. y Rusia estoy usando los siguientes datos natales para la Federación Rusia:

“En la noche del 25 de Diciembre de 1991, a las 7:32 pm hora local, después de que el anterior Presidente Gorbachev dejara el Kremlin y las autoridades rusas tomaran control del complejo de autoridades de la ahora – ex Union Soviética, se bajó la bandera soviética por última vez en el Kremlin, y la bandera tricolor rusa fue izada en su lugar. Este evento histórico  marcó el fin de la Unión Soviética a los ojos del mundo”.

Ésta sería la ‘carta natal’ de la Rusia actual:

rusia-carta-natal

Creo que esta carta es bastante informativa. La caída de la Unión Soviética ocurrió por distintas razones. Una de las razones de fondo se relaciona con problemas estructurales de su propio sistema: esto podemos verlo reflejado claramente en el Nodo Sur en la Casa XI en Cáncer regido por la Luna en Virgo, inconjunta a Saturno en Acuario en la Casa VI, que es el regente del Nodo Norte con Neptuno y Urano en Capricornio.  Estos son símbolos evidentes que también reflejan el colapso de los ‘ideales’ de una sociedad utópica, en la cual esos ideales, y sus bases filosóficas o ideológicas sin embargo, han estado en contradicción con la realidad de esa sociedad: Neptuno/Urano conjuntos al Nodo Norte, y la Luna, regente de la Casa XII, en Virgo, y Júpiter en Virgo en la Casa I.

Con Plutón estando en la Casa IV en Escorpio, en cuadratura al Ascendente, el Nodo Sur en la Casa XI regido por la Luna en la Casa I y Júpiter en la Casa I – de Marte – en el Signo de Virgo, en trígono con Marte en la Casa V en Sagitario, la anterior estructura se mantuvo en funcionamiento como una ‘máquina de guerra imperial’, es decir, a través de la confrontación permanente de otros poderes mayores basada ideológicamente en términos de ‘blanco-negro’, sin matices de gris, y la diseminación ideológica mediante la invasión de otros países.

El hecho de que el colapso de la ex Unión Soviética condujo aun a nuevos traumas sociales a través de los tipos de políticas económicas que se impusieron al país – esto es, una ‘terapia de shock’, está indicado en los mismos símbolos citados. “Esas políticas se basaron en el consenso neoliberal de Washington a través del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Departamento del Tesoro de Washington (Wikipedia)”. Esto ocurrió durante el gobierno de H.W. Bush en 1991. Estas políticas fueron implementadas por economistas rusos, especialmente Yegor Gaidar, sin embargo, se recibió asesoría directa de agencias de EEUU. a comienzos de los 90’.

Gráficamente, el Nodo Sur en Cáncer regido por la Luna en Virgo, está conjunto al Júpiter, Venus y el Sol de EEUU. en Cáncer en la Casa II de EEUU., en tanto que el Nodo Sur de EEUU. en Acuario en la Casa IX de EEUU. está conjunto al Saturno natal de Rusia, y en cuadratura al MC en Tauro.

Esta es la carta de sinastría con la carta natal de Rusia al centro y la de EEUU. por fuera:

rusia-usa-sinastria

Los tipos de consecuencias de esas políticas económicas fueron esencialmente los mismos que ellas han tenido en cada país en que se ha aplicado una ‘terapia de shock’. En el caso de Rusia: ‘una crisis económica mayor, caracterizada por una caída del 50% en el GDP y la producción industrial entre 1990 y 1995. La privatización desplazó ampliamente el control de las empresas de las agencias estatales a las manos de individuos con contactos internos con el gobierno. Muchos de los ‘nuevos ricos’ llevaron billones en dinero efectivo y bienes afuera del país en lo que fue una enorme fuga de capital. La depresión de la economía condujo al colapso de los servicios sociales; la tasa de natalidad se fue a pique y la tasa de mortalidad se elevó rápidamente. Millones cayeron en la pobreza, de un 1.5% en la era soviética tardía, a un 39_49% a mediados de 1993. Los años 1990 vieron una extrema corrupción e ilegalidad, y el alza de las mafias criminales y del crimen violento”

“Los resultados parciales de la liberalización (remoción de los controles de precios) incluyeron un empeoramiento de la hiperinflación que ya era aparente (…) Esto resultó en llevar casi a la quiebra a gran parte de la industria soviética. El proceso de liberalización crearía ganadores y perdedores, dependiendo de como se posicionaran las industrias particulares, clases, grupos de edad,  grupos étnicos, regiones y otros sectores de la sociedad rusa. Algunos se beneficiarían con la apertura de la competencia; otros sufrirían. Entre los ganadores se encontraban la nueva clase de empresarios y traficantes del mercado negro que emergieron con la perestroika de Gorbachev. Pero la liberalización de los precios significó que los de más edad y otros que dependían de ingresos fijos sufrieran una severa caída en su estándar de vida, en tanto la gente vio como perdían sus ahorros de toda una vida. Con una inflación mensual en una tasa de dos dígitos alcanzada vía impresión, se intentó una estabilización macroeconómica para detener esa tendencia. La estabilización, también llamada ajuste estructural, consiste en un duro régimen de austeridad en la economía (apretadas políticas monetarias y fiscales) (…).  Bajo el programa de estabilización el gobierno permitió una mayoría de precios flotantes, tasas de interés elevadas a alturas record, recortes drásticos de los subsidios del gobierno a la industria y la construcción, y en los gastos de bienestar del estado. Estas políticas han causado amplias dificultades …(Wikipedia)”.

A fin de obtener soporte para sus planes de expansión, control regional e influencia global, Putin ha estado apelando no solo al nacionalismo ruso – de forma similar a lo que hizo Hitler en Alemania – sino que también ha promovido directamente el sentimiento de que su nación se encuentra enfrentando obstáculos creados por el Oeste y especialmente por EEUU. La dinámica de buscar chivos expiatorios es también muy similar a lo que hizo Hitler.

Los símbolos de sinastría entre Rusia y EEUU. que ya mencionamos demuestran que el resentimiento está también relacionado directamente con la influencia ideológica que EEUU. ejerció sobre Rusia. Esto por sí mismo involucre una manipulación y duplicidad de parte de Putin, puesto que sus propias políticas no son sino esencialmente neoliberales.

Esta es la carta compuesta entre Rusia y EEUU.:

rusia-usa-carta-compuesta

En esta carta compuesta, no es muy auspicioso en el contexto actual considerar que el Plutón compuesto en la Casa VI es el foco de una T-cuadrada con Urano en Piscis y Marte en Virgo, con Marte siendo el regente del Nodo Sur compuesto que se encuentra en Aries. Plutón en tránsito está ahora en la Casa VII compuesta, conjunto a Pallas, reflejando que se producirán cambios de fondo en la relación entre las potencias, con un nivel máximo de intensidad potencial. En sinastría, los Martes natales están en oposición directa … Plutón en tránsito está conjunto al Urano/Neptuno de Rusia en la Casa V de Rusia, siendo los regentes de las Casas VII y VIII. Estos símbolos en conjunto pueden correlacionarse con el potencial de una escalada de violencia que conduzca a una conflagración mayor y una victimización creciente que afecte a grandes grupos de población.

Mother Teressa

Pluto is in the 7th House, Gemini.  S.Node in the 11th House Scorpio, ruled by same Pluto. S.Node is Full phase inconjunct Pluto. N.Node 5th House Taurus. Ruler Venus is in the 8th House Leo. Mother Teressa’s Soul is at the beginning of the 1st stage Spiritual evolutionary condition.

Mother Teressa

Pluto in the 7th House reflects that a new evolutionary cycle is initiating, in which the Soul has desired to evolve into new ways of giving to others, listening to others, and relating to others in general. The intention of this new cycle is to reach a state of balance between self and other people. The new evolutionary cycle has become necessary because the pre-existing ways of giving/listening/relating to others are outmoded or have reached a point of stagnation, which has implied a limitation for the evolving desires in general, and desires associates with relationships. The pre-existing ways of giving to others have been out of balance in some ways.

With Pluto being in Gemini, some of these prior ways of giving to other people have been actualized through the vehicle of knowledge forms, thought, and education. With the South Node in the 11th House, some of these ways of giving occurred in the context of religious communities advocated to education of children at schools or as missionaries oriented to indoctrinating the ‘pagans’ for salvation of their Souls from a Christian point of view as an example. Gemini correlates with manmade laws and beliefs, versus Sagittarius correlation with natural laws. Gemini correlates with opinions, and Sagittarius correlates with truth. Thus, Teressa’s Soul has been delivering intellectual constructions to other people, which are based on systems of manmade, artificial ideas about overall reality, which, then, have in some ways conditioned and limited the desires and needs of giving to others. In other words, giving to others based in her Soul’s pre-existing ideas of what the others need, these ideas being, at some past lifetimes of Teressa coming into the current life, a reflection of religious precepts, or intellectual systems of other types.

With the South Node being in Scorpio, in the 11th House, ruled by Pluto 7th House Gemini, Teressa has desired to liberate from pre-existing intellectual constructions that have limited the necessary objectivity the Soul desires to learn. With the South Node in Scorpio, a series of many lifetimes which have been intensely conflictive and cataclysmic for the Soul reveals that the Soul has attempted in its evolutionary past, to control and resist the necessary liberation. The resistance has been the reason for the intensity of the conflicts, confrontations, crises, and traumas (SN Scorpio in the Aquarius House).

The resistance has operated through the same types of manmade beliefs as the basis for rationalizations, in which all the emotional insecurity (Pluto 7th House, SN Scorpio 11th House), has been detached from or suppressed and controlled, by means of a high development of the intellectual and mental corpuses which have at same time have conditioned her Soul’s ways of relating to herself and others, and the way in which her Soul has understood the nature of its own desires and motivations. Thus, the Soul has desired to be needed by others because of her intellectual and teaching capacities, and to identify with these roles as a ways to maintain her own fundamental alienation and subconscious insecurity.

Pluto S.N. is in the 1st House Capricorn, and Saturn, its ruler, is in the 4th House Taurus, Rx. Thus, the Soul has an inherent fundamental need and orientation to develop emotional security and self-reliance, which, relative to patriarchal conditioning, has not been met at least along many lifetimes within patriarchy, which have triggered the instinctual response to control and hold power, ie. intellectual power, in order to feel secure, and to project her/himself to types of roles of authority, or social leadership, or intellectual authority or power, which has created along many lifetimes an expansion and hypertrophy of the Soul’s thought function in order to gain a relative sense of security …. Of course this reaction to insecurity has implied a limitation in the ways her Soul has been knowing herself, and same time, an inner security that has the Soul lacks (Saturn Rx 4th House Taurus). With the SN being Scorpio, the intellectual constructions have been connected to vast arrangements dealing with overall reality, and with society, and thus oriented to preserve patriarchal order or existing distribution of forces at social or political level.

Same symbols reflect thought productions that have an impact on many people, and also, intense and massive conflicts and confrontations based on ideas, or religions, ie. wars in which many people have died. … Pluto 7th House Gemini, South Node in the 11th House Scorpio … South Node of Pluto in the 1st House, ruler Saturn in the 4th House Taurus …. Uranus 1st House Capricorn conjunct south node of Pluto, Mars 9th House Virgo, Pluto conjunct the north node of Mars in the 7th House Gemini, Pluto being ruled by Mercury 9th House Virgo, which squares the 7th House Pluto within the First Quarter phase. The 1st House Uranus is Full Phase opposition to Neptune 7th House Cancer, and Neptune/Uranus forms a T-square with Jupiter at the focal point, in 9th House Libra, conjunct the south node of Mars in Libra 10th House.

The Soul has created this type of cataclysmic experiences, in order to liberate from the impact of intellectual, philosophical and religious conditioning, and from any ecumenism that is not based on essential equality of peoples. (With Pluto being Gemini, these symbols can relate to artificial wars created by established powers in order to control commercial trade routes, such as the crusades). Thus, the Soul has needed to experience the impact of such conditioning between peoples, and between civilizations, in order to give up expectations linked with indoctrination, teaching, or any civilizatory or religious project.

Given that the Soul is now at the 1st stage spiritual state, the liberation from consensus belief systems would have occurred in past lifetimes during the individuation process. Why, then, did her Soul need to gravitate and immerse herself in the Catholic church in the current lifetime? With the South Node being in Scorpio, this would have occurred because of unresolved karma dictating the need to relive and recreate past life experiences in which the dynamics of giving conditioned by beliefs existed. The limitation implied in the existing ways of giving manifested in current life time as the crisis in faith, ie. not knowing what to believe, experiencing lack of meaning, this leading her to sustain a set of beliefs in which the Soul feels that doesn’t believe … this being rationalized from the point of view of masochistic doctrines dictating the need to experience pain and suffering in order to evolve or to know God. It has also manifested in current lifetime in a conscious orientation to give ultimate value and meaning to the work done for others not because of those others themselves-their Souls-but because of an intellectual construction in which those Souls were being brought closer to God (ie. the Soul seems not to know at a conscious level or perceive that those Soul have value in themselves, and further, that those Souls “are” God. Thus, the Soul created hype-rationalizations which filter the nature and purpose of the relationships, and allows to perpetuate a detachment from the inner emotional states originating in the experiences of massive loss of relationships.

”Where is my faith? Even deep down … there is nothing but emptiness and darkness … If there be God—please forgive me. When I try to raise my thoughts to Heaven, there is such convicting emptiness that those very thoughts return like sharp knives and hurt my very soul … How painful is this unknown pain—I have no Faith. Repulsed, empty, no faith, no love, no zeal, … What do I labor for? If there be no God, there can be no soul. If there be no soul then, Jesus, You also are not true.”

Thus, Pluto 7th House being in Gemini reflects a duplicity in which the Soul continues to teach or to sustain in face of others, that which inwardly does not believe in, in which the not believing is rationalized as a necessary suffering.

Along the individuation stages of her Soul’s evolution, a rebellion has occurred against the consensus beliefs or ways of thought (South Node 11th House ruled by Pluto Gemini). However, the main orientation to give to others based on intellectual constructions has been kept in place. Thus, the intellectual constructions have evolved, but the limitation implied in listening to others and giving to others through the intellectual filter has remained. Along the individuation process, the Soul has given to others intellectual knowledge promoting rebellion and liberation from established powers, and has induced collective attempts to change the status quo and confrontations with the existing ways of thinking within the consensus of those societies. These attempts have been the source of massive social conflict.

This orientation and compulsion to define Self through a social, external role, and the consequences of the ways in which this compulsion has been acted out in the past, is a source of deep inner guilt (Libra on the 10th House cusp, ruler Venus in the 8th House, square Saturn 4th House). This inner guilt has not been elaborated or resolved, and has created an additional reason for the difficulty to penetrate or plug into the emotional body (… she said something like ‘I have done my work, and have not cried even one tear’ …).

The Pluto polarity point is in the 1st House Sagittarius, reflecting the need to embrace a new cycle of evolution based on independent and self-experiential discovery, in order to create a new spiritual understanding of overall reality and life. The new cycle would demand experiences of withdrawal from mundane or social conditions in order to seek absorption in nature, for new insights, intuitions and seeds to penetrate her consciousness, providing new perspectives based on an inner experience of meaning, ie. non-dependent on any intellectual constructions, or in external roles defined by or through other people, or in ‘being needed’ by others. With the North Node in the 5th House Taurus, and its planetary ruler, Venus, being in the 8th House Leo, the Soul desires to create from within a totally new way of relating to self, in which the Soul finds the courage to penetrate the nature of its own emotional dynamics and compulsions, and discover and actualize a sense of purpose and motivation deriving from the ongoing self-discovery and experiential relationship with ‘truth’, instead of being dependent on pre-existing intellectual constructions, and the associated orientation to define self through others. It implies creating the necessary new experiences, promoting new perspectives, understanding, and direct knowledge, leading to new ways of relating to self, in which the Soul could discover from within the experience of love, and reformulate the relationship with self through the experience of love, which will then allow an evolution in the ways the Soul experiences relationships with other people, and how the Soul listens to other people and is able to identify what they objectively need according to their own reality, instead of projecting constructed beliefs and her own rationalized desires for atonement (the story of not giving painkillers to people who needed … “She felt that suffering would bring people closer to Jesus” … ‘the most beautiful gift for a person that he can participate in the sufferings of Christ’).

Este primer ejemplo del fenómeno de las inflaciones espirituales del ego es un caso bastante extremo. Es el caso triste y horrible del falso gurú que se hizo llamar “Antares de la Luz”. Antares de la Luz lideró una secta de pocos integrantes en Chile en la cual sacrificó y quemó vivo a un bebé de dos días a quién llamó ‘Jesús’ – su propio hijo – y que más tarde huyó a Perú y se suicidó ahorcándose.

En la carta natal, Plutón está en Libra conjunto al Nodo Norte en Libra en la Casa VII. Una correlación de Libra, la Casa VII, son los “extremos” de cualquier dinámica psicológica. El Nodo Sur de la Luna está en Aries en la Casa I, y está regido por Marte Rx en Leo, que forma un trígono con el Nodo Sur, y ambos forman un Gran Trígono de Fuego con Neptuno en Sagitario. Marte Rx está conjunto al Nodo Norte de Neptuno. Estos símbolos grafican directamente la inflación egocéntrica. Los delirios de grandeza espiritual estaban en este caso totalmente desatados y fuera de control. El tipo decía ser nada menos que ‘Dios’, el único creador.

Antares de la Luz

Antares exigía obediencia absoluta a los miembros de la secta. La orientación autoritaria es propia del arquetipo de Leo, que se ve a sí mismo como el centro de su realidad, y espera que los demás actúen como extensiones vicarias de su voluntad personal. Les decía a sus seguidores que su salvación dependía de renunciar a sus egos y seguir su voluntad. Esto está simbolizado a la vez en la oposición de la Luna/Quirón en Tauro, Casas I y II, con Urano/Vesta en Escorpio en la Casa VIII regido por Plutón en la Casa VII. Estaban obligados a trabajar y el dinero que obtenían era para los bolsillos del líder.

Antares de la Luz - foto 2

También en estos símbolos está todo un tema con la glorificación de su propio falo -Marte Rx en la Casa V, Leo, en trígono con Neptuno en Sagitario. Las mujeres de la secta debían ser ‘esposas’ del líder, y tener sexo con él y con nadie más. Esto es un complejo de Adonis, y un complejo de ‘macho alfa’. De hecho el asteroide Adonis está conjunto a Urano/Vesta en Escorpio en la Casa VIII. La relación del pene o falo con la boca está aquí significada en la conexión de Marte con los Nodos Lunares, y a la vez en la ya referida oposición Luna/Quirón en Tauro con Urano/Vesta en Escorpio. Marte en Leo es el foco de una t-cuadrada con la Luna de la Casa II y Urano en Escorpio. La boca se correlaciona con la Luna, el pene se correlaciona con Marte y con Escorpio, mientras que el ‘falo’ como símbolo se correlaciona con Leo, la Casa V, el Sol. Con el trígono de Marte en Leo con los planetas de Sagitario, el tipo normalmente tenía un pene de tamaño más bien grande. Las mujeres debían beber su esperma para obtener sanación y la salvación de sus Almas. El asteroide Dionisio está conjunto al Sol. El asteroide Lust (lujuria) está en Aries, Casa I, conjunto al Nodo Sur.

Si alguien se resistía a sus exigencias u órdenes, Antares le decía que debían pagar sus karmas, desprendiéndose de sus egos, y que se quemarían en el infierno si desobedecían. Ejercía intensas manipulaciones psicológicas y emocionales, incluyendo dinámicas de aislamiento forzado de algún miembro si eso era necesario. Las dinámicas de abuso de poder y maltrato psicológico están reflejas también en que Nessus está Rx en cuadratura a los Nodos Lunares, y opuesto al asteroide Narciso en Capricornio, también cuadrando a los Nodos.

Las prácticas rituales de la secta estaban intensificadas con el uso de alucinógenos – Neptuno, Sagitario.

Este es un caso de inflación espiritual del ego que se manifestó en combinación con una intensa influencia de la energía del mal. La influencia del mal se correlaciona astrológicamente con Escorpio, la Casa VIII, y con Lucifer. Aquí Lucifer en Sagitario está conjunto al Nodo Sur de Marte, y ambos forman un trígono con Marte Rx en Leo. Lucifer está opuesto al asteroide Samadhi Rx en Géminis. Lucifer está de hecho exactamente conjunto a la estrella fija Antares, de la constelación de Escorpio!

Al momento de nacer su hijo, que Antares sacrificó al segundo día de nacer, Lucifer en tránsito estaba exactamente conjunto al Sol natal de Antares. Había identificado a su propio hijo como el anticristo. El Sol natal está conjunto a Mercurio Rx en Capricornio, el cual forma un Gran Trígono de Tierra con Saturno Rx en Virgo y con la Luna/Quirón en Tauro, y está opuesto a Júpiter Rx en Cáncer, Casa III, que es el regente de los planetas de Sagutario. Tener un hijo significaba tener que asumir responsabilidades, y perder su sentido de libertad irrestricta- el Nodo Sur de la Luna en Aries, regido por Marte Rx en Leo en la Casa V, etc. Habría implicado ‘traer a tierra’ su delirio, e insertarse en la sociedad de alguna manera relevante y real, en función de la ley natural de los hijos y las dinámicas familiares. Habría implicado tener que poner a la mujer en primer lugar, antes que a sí mismo, y habría demandado volverse responsable de sus propias acciones-una lección no aprendida en el pasado, con Saturno Rx en Virgo y Mercurio Rx en Capricornio. En suma, asumir la paternidad habría demandado alinearse de vuelta con leyes naturales, en vez de seguir creyendo su propia cosmología delirante. Llamó Jesús a su hijo, y lo mató, en virtud de su identificación egocéntrica con el Dios, único creador’ – Marte en Leo, Casa V, etc. Al hacerlo, reprimió todo resto de ternura o de amor que aún podían existir en su conciencia en ese punto. Evadió su responsabilidad como padre, como esposo, y luego evitó la acción de la justicia y del juicio público al quitarse la vida, dejando tras de sí una profunda huella de sufrimiento y trauma para el pequeño grupo de sus seguidores. Con la oposición de la Luna en la Casa II en Tauro a Urano en Escorpio en la Casa VIII, y Plutón conjunto al Nodo Norte de la Luna, la muerte por ahorcamiento parece ser una repetición de experiencias de vidas anteriores.

Recientemente Mercurio en tránsito salió de Leo y entró en Virgo. Virgo es un Signo regido por Mercurio (junto con Géminis). Mercurio en Virgo es muy inteligente y perspicaz. Extremadamente analítico, no se le escapa ningún detalle dentro de aquello que está observando.

Desde un punto de vista evolutivo, cuando Mercurio está en Virgo, ya sea en la carta natal, o en su tránsito por el cielo, significa que existen razones por las cuales se ha hecho necesario un enfoque analítico. La intención arquetípica de Virgo es ayudar a mejorar las cosas, y el análisis es un medio indicado para saber qué es lo que tiene que mejorarse, y de qué maneras. A veces han existido errores, equivocaciones o indiscreciones – Virgo – que es necesario reparar o sanar. A veces han existido generalizaciones, distorsiones de la verdad o mentiras de distinto tipo, o grados relativos de ilusión sobre cualquier cosa. Mercurio en Virgo tiene la capacidad potencial y la intención de ejercer la necesaria discriminación para encontrar qué es real, y qué no, y separar lo puro de lo impuro.

Debido a que, por las razones que sean, se ha hecho necesario un enfoque analítico que se orienta a determinar lo que no está tan bien, lo que necesita ser mejor o tiene que repararse, un problema arquetípico que puede manifestar Mercurio en Virgo es un exceso de análisis, o un enfoque en los detalles que impiden ver el cuadro completo. Cuando se pierde de vista el cuadro completo, Mercurio en Virgo repite y agrava los errores. De esa forma desarrolla el sentimiento de que todo está mal, y sólo se enfoca en lo que está mal, en sí mismo, otras personas, o cualquier cosa en que se enfoque. Puede llegar al extremo de percibir tal nivel de ‘imperfección’ que ya no quiere intentarlo otra vez.

También, debido al desarrollo de sus capacidades analíticas y críticas, Mercurio en Virgo es capaz siempre de encontrar el ‘pequeño detalle’ que desarma o hace caer cualquier argumento o idea. Esta capacidad se convierte así en una debilidad, ya que los detalles no impiden que el argumento o la idea en cuestión sean verdaderos, conducentes o valiosos en su naturaleza.

La forma correcta para Mercurio en Virgo es aceptar la imperfección, y dar pasos, uno a uno, para mejorar las cosas, entendiendo que la perfección no existe: es sólo un concepto creado por los humanos terrícolas. Ni siquiera Dios es perfecto!! (* si lo fuera no existiría un lugar como este donde existe tanto sufrimiento para millones de Almas: lo imperfecto no puede salir de lo perfecto).

Al momento de entrar Mercurio en Virgo esta vez, su propio Nodo Sur está en Virgo, regido por el mismo Mercurio, y su Nodo Norte está en Cáncer conjunto al Nodo Norte de Plutón, opuestos a Plutón Rx en Capricornio regidos por la Luna en Géminis formando una inconjunción exacta con Marte en Escorpio. Mercurio en Virgo estará rigiendo el Nodo Norte de la Luna, que está en Virgo conjunto a Júpiter en Virgo ….

Dentro de un par de días, el Marte saldrá de Escorpio – AL FIN!!- y entrará en Sagitario! Entonces Mercurio estará formando cuadratura con Marte dentro de la fase del Último Cuarto.
En conjunto, estos símbolos indican que existe estos días el potencial de generar un foco de discriminación interior que permita obtener insights que cada cual necesita tener ahora, que permitan resolver o a lo menos ‘ver’ dinámicas de fondo, psicológicas y emocionales, por las cuales cada uno ha desarrollado una orientación hipercrítica sobre cualquier cosa que sea: uno mismo, otras personas, etc. A veces, por supuesto, esto es una respuesta a una orientación ‘hipocrítica’ que ha existido en el pasado, o ambas orientaciones pueden coexistir en algunos casos. Están juego ‘creencias’ y ‘supuestos’ de cada cual, y ‘juicios’ resultantes basados en esas ‘creencias’ y ‘supuestos’, y un necesario y potencial proceso de purificación de la mente. Esto demanda discriminación y ‘honestidad’. Y por supuesto, ojo con la posibilidad de agravar las cosas a través de no ver la figura completa y perderse en racionalizaciones interminables, que pierdan de vista el contexto, y que son capaces de distorsionarlo todo. Es necesario a la vez abrazar un sentido de ‘relatividad’, entendiendo que cada uno sólo posee un pedacito de la Verdad – su propia verdad – y que está bien que así sea: no somos sino pedacitos de una conciencia infinita que todo lo abarca, en busca de juntarse de las formas correctas a fin de un día lograr la ‘unidad a partir de la diversidad’. Por eso tenemos que respetar las diferencias sanas que pueden existir: cada punto de vista es valioso y parte de un maravilloso tapiz, que un día será visible para todos. Sólo gradualmente los errores e ilusiones se disipan en la luz.

Para que Mercurio en Virgo pueda hacer bien su trabajo, necesita tratar de no perder de vista el cuadro más amplio posible, abrazar el entendimiento de no ser sino una parte del todo, y de esa forma poder enfocarse también en todo lo que está bien, en todo lo que es hermoso y maravilloso en esta existencia, y en la bondad que existe, tantas veces escondida en los corazones. Eso permite que Mercurio acepte la imperfección y realmente pueda ponerse en una actitud de ‘manos a la obra’ que sirva para algo.

Con el Nodo Norte de Mercurio estando en Cáncer opuesto a Plutón, etc., y Júpiter en Virgo conjunto al Nodo Norte de la Luna, etc., es un tiempo en que podemos tener insights significativos sobre las razones interiores de cada uno, emocionales y psicológicas, por las que cada uno ha elegido tener las opiniones, supuestos o creencias que tiene, o sobre por qué cada uno se ha orientado como lo ha hecho respecto a estas dinámicas.

Para cada persona, la Casa natal donde transita Mercurio en Virgo, los aspectos que forme durante este tránsito, se correlaciona con tipos de dinámicas y áreas de la experiencia individual en que puede ser necesario revisar o reevaluar opiniones o creencias, o reparar o sanar el impacto que ellas han tenido. Por ejemplo, si Mercurio transita por la Casa XI natal, puede ser necesario examinar el impacto de proyecciones, para uno u otro lado, o como tales dinámicas han impactado en las relaciones con amigos o grupos. Si Mercurio transita por la Casa IV natal, el contexto serían las dinámicas familiares, o el impacto en la auto-imagen de opiniones tomadas de cualquier fuente, etc.

Con el Nodo Norte de Mercurio estando en Cáncer conjunto al Nodo Norte de Plutón, opuestos a Plutón Rx en Capricornio, esto refleja que en muchos casos serán necesarios distintos niveles de confrontación, interna o externa – a fin de establecer la verdad de cosas que queremos o necesitamos saber. A través de esas confrontaciones, podremos eventualmente saber, tener las pruebas, de qué es y qué no es. Aquí Cáncer y Plutón representan inseguridad emocional, conectada con ideas que cada cual puede querer preservar, por sus propias razones. Cuando en un par de días Marte entre en Sagitario, estará conjunto a Nodo Sur de Ceres Rx, y a la vez estará inconjunto a Ceres Rx en Tauro, que está conectada con Quirón Rx en Piscis, etc. Conocer la verdad de algo siempre puede amenazar la seguridad emocional que se basa en auto-consistencia. El temor puede ser del tipo ‘oh, pero que implicaría aceptar esto de mí’. O bien del tipo ‘si acepto este pequeño hecho, puede derrumbarse toda la teoría’. Estos temores pueden gatillar racionalizaciones o dinámicas de evitación, o necesitar convencer a otros que respalden o sostengan una verdad en crisis. Con Mercurio en Virgo, hay que tener humildad para aspirar, paso a paso, a saber y entender más. Hay que recordar también que la verdad no es lineal, ni siquiera es coherente. La coherencia es una propiedad del pensamiento lógico y de las formulas verbales que usamos para hablar sobre las cosas. Las cosas en si mismas son bastante impermeables a tales ideas. Hay que aceptar los fenómenos como tales, a través de la intuición, antes de poder hablar sobre ellos.

 

Quisiera hablar sobre las inflaciones espirituales del ego, o ilusiones egocéntricas de grandeza espiritual, describiendo sus dinámicas principales y dando algunos ejemplos que sirvan para demostrar cómo podemos identificar esas dinámicas en una carta natal. Se trata de un tipo de experiencia que muchas Almas pueden crear al alcanzar un cierto nivel de avance evolutivo, específicamente la segunda subetapa de la condición evolutiva Espiritual. Si alguien necesita estudiar o leer previamente cuáles son en general las etapas y subetapas evolutivas naturales, le sugiero que lea este artículo de Jeff Green ‘La Esencia de la Astrología Evolutiva’, en este link:

http://schoolofevolutionaryastrology.com/school/espanol/la-esencia-de-la-astrologia-evolutiva.

Lo que sucede es lo siguiente: desde el comienzo de la primera subetapa Espiritual, o incluso desde la última parte o los últimos dos tercios de la condición Individuada las Almas comienzan a buscar sistemas de creencias de naturaleza espiritual que integran o se conectan con tipos de prácticas de meditación. Esto se basa en deseos que existen en esas Almas de conocer la Fuente de todas las cosas, que es la fuente interior de la conciencia individual de cada persona. Al comienzo de la primera subetapa espiritual generalmente las Almas buscan y prueban con varios sistemas, y en algún punto comienzan a alinearse con un sistema y a practicar regularmente. Eso ocurre a lo largo de muchas vidas. En cierto punto, los sostenidos esfuerzos y miles de horas acumuladas de meditación comienzan a dar sus frutos más sabrosos: el individuo comienza a tener las primeras experiencias de conciencia no-duales o de conciencia cósmica, también llamadas ‘samadhi’. En esas experiencias la conciencia individual se desplaza desde el ego hacia el Alma y la Fuente del Alma – o fuente o raíz de la conciencia. Cuando esas experiencias comienzan a producirse de forma más frecuente ocurre la transición a la segunda subetapa espiritual, en la que el Alma experimenta otras formas de samadhi en la expansión de conciencia que está actualizándose en esa subetapa evolutiva.

Existe el potencial arquetípico durante la segunda subetapa Espiritual – e incluso desde la última parte de la primera subetapa en algunos casos – de que el individuo crea que está más evolucionado de lo que está realmente, y que cree ilusiones de grandeza espiritual o intoxicaciones espirituales del ego.
Estas precisiones sobre las etapas y subetapas son necesarias desde el punto de vista de la AE, porque existen dinámicas que sólo ocurren y son arquetípicas de etapas o estadios naturales que todas las Almas atraviesan en su viaje. Cualquiera puede observar que no todas las personas están igualmente evolucionadas. Por ejemplo, Trump y Bernie Sanders. Trump es parte del consenso social de su sociedad y Sanders representa ideales y valores Individuados. Ese tipo de diferencia está en pie porque un Alma ha avanzado o recorrido más que la otra, por las razones que sean, incluyendo el simple hecho de que no todas las conciencias individuales son creadas al mismo tiempo, y en consecuencia algunas Almas han vivido muchas más vidas que otras. En algún punto, a su debido tiempo, tras millares de encarnaciones, cada Alma completará su propio viaje de regreso a casa.

El punto aquí es que cada conciencia individual o Alma atraviesa en su viaje por diversas etapas sucesivas de desarrollo o evolución que están definidas por dinámicas arquetípicas propias. Es necesario determinar, a través de observación, en qué etapa evolutiva se encuentra el cliente, a fin de poder interpretar correctamente los símbolos de la carta natal, de una manera que refleje la realidad de esa persona, en vez de una realidad proyectada. Cuando un cliente se encuentra en una condición evolutiva individuada, la evolución de su Alma está centrada en descubrir su propia individualidad única a través de liberarse de formas de ser del consenso y de todo tipo de ‘creencias’ que lo han condicionado en el pasado. Estas Almas no están buscando conocer directamente al Espíritu – eso ocurrirá más adelante, sólo después de que el individuo descubra y libere su propia individualidad lograda – Urano – lo cual coincide con el descubrimiento del universo interior, los primeros vistazos. En ese punto el individuo ha comenzado a necesitar, para situar la propia experiencia, referentes que están más allá de la cultura y las culturas en el planeta: referentes cósmicos, intemporales o eternos. Así se produce la transición a la condición evolutiva espiritual donde se manifiestan inicialmente los buscadores espirituales, y más adelante comienzan a ocurrir las experiencias de conciencia cósmica, y con ello, la transición a la segunda subetapa.

Aquí es donde ocurren arquetípicamente, frecuentemente aunque no necesariamente en todos los casos, las intoxicaciones espirituales del ego, que pueden tener manifestaciones de distinto tipo y grado. Estas ocurren debido a que en los samadhi se desplaza el centro de gravedad de la conciencia desde el ego al Alma. Sin embargo, luego el centro de gravedad la conciencia del individuo necesita naturalmente retornar al ego. Según enseña la AE, el problema aquí es que en esa etapa no se ha producido aún una real purificación del ego. El centro de gravedad de la conciencia rebota desde la conciencia cósmica a la conciencia del ego, y el ego por sus propias razones confunde una y otra, y valoriza delusoriamente los deseos que existen a nivel de su ego. Típicamente creen en ese punto tener más realización espiritual que la que tienen, o ser la encarnación de algún ser muy evolucionado y especial. Algunos creen estar en alguna de sus últimas encarnaciones, y otras cosas por el estilo. En algún punto, en alguna vida, el globo de inflación del ego debe ser pinchado, y estos individuos típicamente experimentan ‘caídas’ desde posiciones de autoridad espiritual, y diversas crisis muy intensas, las cuales tienen la intención de humillar al ego. Sólo una vez que el ego es humillado y se vuelve totalmente honesto, esas Almas se alinean de vuelta con su Fuente, y se produce la transición a la tercera subetapa Espiritual. Según estas enseñanzas de la Astrología Evolutiva – la cual proviene de Yukteswar el Guru de Yogananda – sólo ahora se produce el último tipo de samadhi, y el centro de gravedad de la conciencia se desplaza definitivamente del ego al Alma. Es en ese nivel de desarrollo evolutivo que se manifiestan los verdaderos Maestros espirituales y los Gurúes, no antes. Aquí las Almas están trabajado aceleradamente, y sin vuelta atrás, en la eliminación de las impurezas que siguen existiendo en sus Almas o en los egos. Esas Almas aparecen como verdaderos gurúes, y evolucionan hasta convertirse en Avatares.

Comprender las etapas y subetapas evolutivas nos permite entender qué son las inflaciones espirituales del ego como fenómeno específico. Personas en otros estados evolutivos pueden manifestar dinámicas de inflación del ego – si es necesario podremos también dar ejemplos de esos casos – pero la naturaleza del fenómeno es distinta y hay dinámicas específicas que tomar en cuenta. Reitero, los delirios de grandeza espiritual se producen en la segunda subetapa de la condición Espiritual, y pueden manifestarse desde la última parte de la primera subetapa. La condición evolutiva Espiritual en total es de la naturaleza de Neptuno. La segunda subetapa de ella, también es de la naturaleza de Leo.

Se trata de individuos que están en una situación en la cual confunden aspectos de su propio ego, o deseos existentes a nivel del ego, con lo divinidad interior, o con la voluntad de Dios. Debido a que se trata de Almas avanzadas espiritualmente, algunos de estos individuos pueden tener algunas capacidades especiales desarrolladas o siddhis, y utilizarlos de formas delusorias o egocentradas. Algunos elegirán delusoriamente desarrollar esos poderes, en vez de enfocarse en conocerse a sí mismos y conocer al Espíritu del que proviene todo poder. También es frecuente que crean tener ciertos poderes o capacidades especiales en un nivel que en realidad no tienen. De aquí se derivan una serie de dinámicas posibles. Por ejemplo, algunos de estos individuos se presentan a sí mismos como Maestros, y en algunos casos atraen seguidores o discípulos, a quienes entregan enseñanzas no realizadas o verificadas experiencialmente, o directamente falsas o que mezclan verdades con mentiras. Dependiendo de las dinámicas no resueltas a nivel del ego, cada falso maestro creará sus propias distorsiones. Por sus propias razones, seguidores o discípulos se verán atraídos hacia tales personajes – en parte importante debido a que estarán buscando verdaderas enseñanzas espirituales – y en algún punto, necesariamente experimentarán distintos tipos de crisis y decepción o desilusión.

Hay que señalar que la probabilidad de ese tipo de experiencias es dependiente de las condiciones de integración y auto-conocimiento emocional del individuo. Son carencias y experiencias de daño emocional profundo, con el impacto que estas han tenido en la auto-imagen o ego del individuo – Luna – las que muchas veces van a condicionar una respuesta egocéntrica que de alguna manera acomode o compense el dolor, la inseguridad emocional no resuelta o las fallas o imperfecciones percibidas del individuo. En tiempos patriarcales como estos, y las prácticas de crianza masivamente en uso desde hace 8500 años, es evidente que muchas Almas pueden estar predispuestas a crear ese tipo de experiencia al llegar a esa etapa de su viaje individual. En términos arquetípicos esto se basa en que la inseguridad emocional y el dolor emocional en el entorno temprano son experiencias que de hecho intensifican la experiencia de ser separado – Marte – en comparación con la experiencia de acogimiento, protección y nutrición intrínseca en la experiencia biológica natural del bebé y el niño con la madre – Luna – que es una situación de conexión, de unión e integración a todo nivel. Por esto es que los modelos de crianza patriarcales, represivos, autoritarios, castigadores, moralistas, basados en la exigencia, etc.  – Saturno – han tenido un impacto directo en crear tipos de egos inseguros, dañados, etc., lo cual puede alimentar los deseos de separación que se manifiestan a través del ego, y así crear un tipo de ego que a través de ciertas dinámicas se siente más especial, distinto, o separado que lo que es realmente.

Hay que decir también que no todos los individuos que crean una inflación espiritual del ego son iguales. Hay casos y casos, y manifestaciones más groseras a veces y manifestaciones más sutiles en otros casos, o más o menos peligrosas, etc.  Ejemplos típicos de individuos en esa situación son Osho Rajneesh, Elizabeth Claire Prophet, Ramtha, ZZ knight, Rasputín. En Chile un caso reciente fue muy notorio por lo espantoso, el de ‘Antares de la Luz’.

A fin de identificar estas dinámicas, y sus tipos de manifestaciones en cada caso, a través de la carta natal, nos enfocaremos en los siguientes símbolos:

* Neptuno, la Casa XII, Piscis, incluyendo los Nodos de Neptuno, es decir,

* El Nodo Sur de Neptuno que está colectivamente en Acuario, y la posición de Urano, su planeta regente. Esto se correlaciona directamente con las raíces originales y memorias de la espiritualidad natural en los tiempos antiguos; a la vez, se correlaciona con las dinámicas de liberación respecto a los contenidos del inconsciente colectivo, doctrinas y creencias de naturaleza ilusoria.

* El Nodo Norte de Neptuno en Leo, con la posición de su regente, el Sol. El Nodo Norte de Neptuno en Leo se correlaciona en este contexto con la auto-actualización de tipo espiritual que necesita tener lugar, por un lado, y por el otro lado con la intensidad concentrada del sentimiento ilusorio de ser especial, importante o superior.

* También por supuesto es necesario observar por lo ya dicho la estructura del ego: la Luna, Cáncer y la Casa IV, los Nodos Lunares con sus regentes y planetas que forman aspecto al eje de estos Nodos, las Casas y Signos de estos y sus aspectos con otros planetas, etc., y Saturno, Capricornio, la Casa X.

* Plutón por supuesto, porque Plutón – el Alma – es la base de la carta natal, al reflejar los tipos de deseos de fondo que existen en cada Alma individual, y que están en la base de todas las experiencias que cada Alma crea.

También dentro de este tópico hablaremos sobre el papel de Mercurio en relación con las dinámicas de inflación del ego, desde dos perspectivas. Por un lado, una dinámica típica cuando existe una inflación del ego es que el individuo confunda entre el conocimiento realizado o experiencial que posee, con mera información recogida de distintas fuentes que puede ser relativamente verdadera o correcta o totalmente artificiosa, errónea o falsa. Algunos de estos individuos confunden sus propios pensamientos emanados del ego, de pensamientos emanados del Alma o mensajes provenientes de otras fuentes. Por otro lado, es relevante poder determinar los tipos de información, y las forma de encontrarla, que pueden ayudar al Alma a resolver la inflación espiritual del ego y realinear al individuo con sus intenciones evolutivas de fondo. Esto se basa en que Mercurio es el regente natural de Virgo y de Géminis, que está en oposición y cuadratura natural con Piscis, y con Sagitario, y tiene así la función de discriminar entre lo real y lo ilusorio, lo falso y verdadero, lo actualmente realizado y lo meramente intelectual. Mercurio es también el regente planetario del Nodo Norte de Urano que se encuentra colectivamente en Géminis en cada carta natal, siendo Urano por su parte el regente del Nodo Sur de Neptuno en Acuario. Esto implica que la función de Mercurio ha de servir a la liberación del individuo respecto a todo tipo de ilusiones y falsas creencias que son parte del inconsciente colectivo, a fin de permitir la realización de lo que es real.

Hay que señalar que no basta que exista tal o cual signatura de planetas o símbolos en la carta natal para determinar que existe una inflación espiritual del ego, sino que también es necesario, como en cualquier astrología seria, correlacionar esos símbolos con la realidad observada del individuo, reflejo de las decisiones que su Alma ha tomado en la vida presente, relativas a las dinámicas y orientaciones pre-existentes.

(… continuará …)

www.gonzaloromero.org

En el ejemplo anterior estábamos mirando la posición natal de Plutón y la Luna. También debemos considerar los Nodos Lunares. Los Nodos Lunares se correlacionan directamente con la evolución de la personalidad, ego, autoimagen – la Luna natal. El Nodo Sur es un símbolo directo del pasado, y los arquetipos de la Casa y Signo en que se encuentra el Nodo Sur en la carta natal, representan los tipos de ego que el Alma creó en sus vidas anteriores, en función de los deseos de fondo existentes en el Alma – Plutón. De nuevo, Plutón – el Alma – es la base de la que emanan todos los demás planetas o funciones psicológicas. El Plutón natal crea la Luna natal, o sea, el Alma crea un ego. Plutón crea los Nodos, Plutón es el impulso evolutivo del Alma que pone en movimiento y determina todas sus experiencias desde un punto de vista subjetivo.

El Nodo Sur refleja los tipos de experiencias a través de los cuales el Alma, en sus vidas anteriores, constituía subjetividad y definía su sentido personal de ser una individualidad separada. Por ejemplo, si el Nodo Sur está en la Casa I, podemos estar viendo a un individuo que ha necesitado ser fundamentalmente independiente y libre para iniciar una serie de experiencias de todo tipo, y que no ha aceptado ser limitado o controlado por factores externos o por otras personas. Estos individuos tienen un intenso sentimiento instintivo de tener algo especial que descubrir o actualizar, algo fuera de lo común. Estas dinámicas ocurren debido a que el individuo que nace con el Nodo Sur en la Casa I está iniciando un ciclo evolutivo nuevo, ya sea en esta vida o hace algunas pocas vidas anteriores recientes. Debido a que se trata de un ciclo nuevo de desarrollo evolutivo, el individuo no puede conocer de antemano la dirección o el sentido del ciclo: el sentido de aprendizaje que está en curso, la dirección que hay que seguir, serán descubiertas progresivamente a través de la experiencia, e inicialmente es necesario simplemente seguir los impulsos instintivos de exploración y aprender a través de prueba y error. Es por eso que el individuo ha necesitado ser libre para experimentar en distintas direcciones que dicten sus instintos momento a momento.

La experiencia del Nodo Sur en la Casa I será distinta por supuesto dependiendo del Signo en que se encuentre: por ejemplo, no será igual si ese Nodo Sur está en Aries, en Libra, en Cáncer o en Capricornio.  En cada caso, el arquetipo de la Casa I estará condicionado por el arquetipo del Signo, Aries, Libra, Cáncer, etc. También veremos que la experiencia del Nodo Sur, ie. los tipos de deseos/dinámicas que están reflejados en el Nodo Sur en la Casa I, serán distintas según dónde se encuentra el planeta regente de ese Nodo Sur. Otra vez, el regente del Nodo Sur en su posición en la carta natal por Casa, Signo, y aspectos con otros planetas, y las Casas y Signos donde están esos otros planetas, han sido usados para promover el avance en las intenciones evolutivas de ese Nodo Sur, y de Plutón.

El punto que quería ilustrar es este: el Nodo Sur depende en primer lugar de Plutón. Para ejemplificar y demostrar esto, comparemos brevemente la experiencia del Nodo Sur en la Casa I según si Plutón natal está en la Casa XI, o en la Casa X. Con Plutón en la Casa XI, estamos viendo a un individuo que durante una serie de vidas ha deseado liberarse de los factores de condicionamiento provenientes de la sociedad o la cultura, a fin de descubrir quién es en sí mismo, su naturaleza original y única. Por supuesto que la forma en que esto ocurrirá será dependiente del nivel evolutivo del individuo, la etapa y subetapa evolutiva natural en la que se encuentra, lo cual debe determinarse a través de observación desapegada de la realidad de la persona. Si alguien necesita estudiar previamente cuáles son las etapas y subetapas evolutivas naturales, le sugiero que lea este artículo de Jeff Green ‘La Esencia de la Astrología Evolutiva’, en este link: http://schoolofevolutionaryastrology.com/school/espanol/la-esencia-de-la-astrologia-evolutiva)
Para efectos de simplicidad, sin embargo, aquí estaré hablando de formas más generales, aplicables a muchos casos.

Plutón en la Casa XI refleja a un individuo que ha estado deviniendo minoritario respecto a la sociedad de nacimiento. Es a través de un devenir minoritario que el individuo se individua, y crea un sentido de identidad que es independiente de las asociaciones mayoritarias de identidad y pertenencia a la sociedad. Hay tres respuestas arquetípicas que son posibles con Plutón en la Casa XI. Algunos individuos han estado deviniendo una minoría a través de formar asociaciones de identidad con otros individuos y grupos minoritarios, separándose así de la corriente principal de la sociedad. A través de dinámicas de amistad y de pertenencia a grupos, estos individuos se atraen entre sí por una intensa vibración de ser ‘diferentes’ y se estimulan y apoyan mutuamente en el proceso de diferenciarse de la sociedad mayor. La misma dinámica sigue operativa cuando estos individuos, luego, se diferencian ahora del grupo que antes respaldó su liberación, y gravitan hacia otros grupos e individuos que representan un nuevo aspecto de la propia identidad en descubrimiento, y una nueva diferencia por la que seguir deviniendo minoría, hasta devenir finalmente un ‘grupo de uno’. Debido a que estos individuos han pasado una serie de vidas, y a veces muchas vidas, diferenciándose del consenso, tienen el sentimiento interior de no calzar en el sistema, de ser diferentes, y gravitan grupalmente hacia los márgenes de la sociedad, y abrazan ideales de transformación y mejoramiento de la sociedad, o filosofías revolucionarias, anarquistas o utópicas que encarnan anhelos y necesidades sociales urgentes e ideales humanitarios.

En algunos casos, la dependencia compulsiva a tener que pertenecer a un grupo, que respalde el sentido de tener individualidad distinta de la normalidad del consenso, se ha constituido ya en el pasado en una limitación para el crecimiento o evolución del individuo.

Otra respuesta posible con Plutón en la Casa XI es la de un individuo que también está deviniendo minoría respecto al todo social, pero que es tal la intensidad de su vibración de no calzar o de ser diferente, que no crea alianza ni pertenencia a ningún grupo. Encerrado y aislado, contempla el mundo y la sociedad en términos de su propia individualidad, ajeno a participar en las formas y rituales compartidos por otros, y arroja sus bombas atómicas de desprecio, sarcasmo y criticismo sobre todo lo que percibe como falso y artificial, burgués, etc. Puede frecuentar e incluso abrazar ideas similares a los individuos con Plutón en la Casa XI del primer tipo, pero en este caso ello no genera dinámicas de pertenencia a grupos, sino pensadores solitarios, independientes, radicales y totalmente iconoclastas. En algunos casos, el devenir minoritario de estos individuos se ve demorado por la necesidad compulsiva de mantenerse alienado de la interacción como medio para preservar el sentido de ser individual. En otras palabras, la ausencia prácticamente total de interacción humana significativa puede crear una dificultad para la misma individuación.

En ambos tipos de respuestas, la necesidad de rebelión o de liberación respecto a la normalidad social, puede haberse constituido en una limitación para el avance evolutivo. Estos individuos necesitan, a fin de poder continuar liberándose de los factores condicionantes, aplicar su individualidad, usarla, de formas creativas para crear una vida que refleje esa individualidad única que ya han obtenido, en ese punto evolutivo. Sólo a través de la auto-actualización creativa simbolizada en la polaridad de Plutón en la Casa V, independiente de filiaciones o asociaciones de identidad grupales estos individuos podrán descubrir nuevos niveles de sí mismos, y continuar su liberación en curso. Estos individuos necesitan aplicar su individualidad y sus capacidades únicas en su propia vida en vez tener que de seguir enfocados compulsivamente en liberarse o rebelarse contra la sociedad.

Muchos de estos individuos nacen en esta vida con algún talento o talentos o alguna forma  de genialidad que son resultado del proceso de individuación, debido al inmenso desarrollo de conexiones neuronales que se han creado para respaldar a nivel de la corteza, y de conexiones corticales con zonas del cerebro límbico, procesos de identidad en asociaciones grupales y colectivas y la complejidad de sistemas de ideas y filosofías progresivamente transculturales, que han sido elaboradas y han sido muchas veces un medio para obtener, crecientemente, una mirada única sobre el mundo.

Un tercer tipo de respuesta a Plutón en la Casa XI corresponde a individuos que también son una minoría dentro de lo social, pero una minoría conservadora y más conservadora todavía, que intenta establecer o rescatar alguna filosofía o forma de vida proveniente del pasado, y vivir de acuerdo con ella. Tal como las dos formas anteriores de respuesta están orientadas al futuro, este tercer tipo está orientado al pasado.

En el ejemplo que estamos analizando con el Nodo Sur de la Luna en la Casa I, y Plutón en la Casa XI, estamos viendo a un Alma que a fin de avanzar en sus deseos evolutivos de fondo de liberación y rebelión, ha necesitado ser fundamentalmente independiente y libre para seguir sus impulsos instintivos de descubrimiento y exploración, en todo tipo de direcciones que el individuo ha sentido conducentes a actualizar esos deseos de liberación, sin aceptar restricciones de ningún tipo. Muchas veces una dinámica potencial de rabia contra el sistema, o contra cualquier factor condicionante percibido por el individuo, estará intensificada con el Nodo Sur en la Casa I. Algunos de estos individuos reflejarán claramente el segundo tipo de respuesta a las intenciones evolutivas de liberación de Plutón en la Casa XI: individuos que se están individuando o deviniendo minoría de forma solitaria, y que en cierta manera se constituyen como un ´grupo de uno’ desde el comienzo de la individuación. Por contraste, si Plutón estuviera en la Casa XI en Libra, y el Nodo Sur en la Casa VII, estaríamos probablemente ante in individuo que se ha estado individuando a través de dinámicas de pertenencia grupal. Esto estaría confirmado en otros símbolos de la carta natal. Por ejemplo, si el regente de la Casa II – la cual se correlaciona con los valores de fondo del individuo, que reflejan cómo se relaciona consigo mismo – estuviera también en la Casa XI, estaríamos confirmando que el individuo se relaciona consigo mismo y define sus propios valores, a través de dinámicas grupales. Ese individuo reflejaría las dinámicas típicas del primer tipo de respuesta al mandato individuatorio de Plutón en la Casa XI. Por otro lado, si un planeta como Urano estuviera en cuadratura al eje de los Nodos, de la Casa I a la Casa VII, o viceversa, estaríamos ante un individuo que ha operado alternadamente de las dos formas, durante una serie de vidas, de maneras que no están resueltas, y que crean en la vida presente una dificultad para avanzar. Esto es lo que se llama en la AE una situación evolutiva de ‘pasos saltados’, donde el planeta en cuadratura a los Nodos Lunares ha creado complicaciones en el curso evolutivo, por las cuales el individuo encuentra dificultades sobre como avanzar, o en definir qué es lo que constituye el futuro que interiormente desea abrazar. Si ese Urano en cuadratura a los Nodos estuviera en la Casa X, los pasos saltados habrían sido creados a través de dinámicas relativas al liderazgo y la identificación con un rol social, y por intensas crisis y traumas conectados con los deseos de revolucionar la sociedad. Si el Urano estuviera en la Casa IV, el impacto de la cuadratura nodal estaría basado en una intensa inseguridad emocional resultado de experiencias creadas a través de estos tipos de dinámicas, y la remoción en vidas anteriores de aquello que representaba seguridad emocional para la persona.

En algunos casos, el individuo del ejemplo con Plutón en la Casa XI y el Nodo Sur en la Casa I, serán individuos que en función de su individualidad lograda, o de sus dinámicas de pertenencia grupal, han asumido roles de liderazgo respecto a grupos y minorías dentro de la sociedad, y grupos que deseen cambiar el status quo. Algunas veces las dinámicas de liderazgo estarán conectadas con las dinámicas de rabia, o se conecta con grupos o individuos que no sólo quieren cambiar o evolucionar la sociedad, sino que pueden desear destruirla, o destruirse a sí mismos en el proceso. Eso estaría indicado en el caso individual en la signatura natal respectiva, por ejemplo, que pasa si también Urano está en la Casa I, o Marte está en la Casa XI o en la Casa VIII o forma un aspecto tenso con Plutón, Urano, o Saturno, o los Nodos Lunares, etc. O qué pasaría si el Plutón de la Casa XI estuviera en Virgo, con el Nodo Sur en la Casa I en Escorpio, Nodo Sur que estaría a su vez regido por el mismo Plutón de la Casa XI. Podríamos estar viendo a un individuo que interiormente se encuentra en un estado de crisis, basado en el nivel de confrontación con el sistema en una serie reciente de vidas. En muchos casos con estos símbolos pueden existir traumas de vidas anteriores y dolorosas experiencias de pérdida personal, o muertes de individuos o grupos, en la confrontación con los poderes del mundo. Normalmente, el nivel traumático de la experiencia y la existencia de PTS no resuelto de vidas anteriores, estarán respaldado por otros símbolos de la carta, especialmente en el arquetipo total de Urano, la Casa XI, Acuario. También existiría, sobre todo a partir de finales de la segunda subetapa de la individuación, trauma basado en traición emocional y shock relativo al descubrimiento o exposición de motivos de grupos, individuos o líderes, en el devenir de procesos de cambio social. Por ejemplo, a través de grupos rebeldes que han luchado por llegar al poder, o que lo han conseguido, y que luego han replicado dinámicas fascistas, autoritarias, o militaristas, propias del consenso social. En algunos casos, con el Plutón de la Casa XI estando en Virgo, con el Nodo Sur en la Casa I en Escorpio, el individuo estará iniciando un ciclo en el cual ha necesitado generar un nuevo nivel de penetración psicológica, a fin de comprender, objetivamente, las dinámicas, motivaciones o agendas de otras personas, y las suyas propias. Algunos de esos individuos manifestarán no sólo criticismo hacia la sociedad, sino también desconfianza y sarcasmo respecto a las ideas de cambio social, las posibilidades de implementarlas, o las personas que desean hacerlo. En fin, pueden haber muchas variaciones individuales posibles, que estarán sin embargo comprendidas dentro de los arquetipos de fondo de la Casa XI y la Casa I. La posición del regente del Nodo Sur, los planetas que formen aspecto a los Nodos Lunares, a sus regentes, y a Plutón, permitirán conocer cuál es el caso, dentro de las distintas posibilidades arquetípicas, y determinar detalles individuales.

En comparación veamos el caso de un individuo con el Nodo Sur en la Casa I y Plutón situado ahora en la Casa X. Cuando Plutón está en la Casa X, se trata de un Alma que ha deseado, dentro de una serie de vidas relativamente recientes, establecer un sentido de autoridad en el contexto de su sociedad de nacimiento. Pueden existir distintas razones por las que eso ha ocurrido. El punto es que estos individuos han necesitado aportar e integrarse de alguna manera en la sociedad de nacimiento, e implementar sus intenciones evolutivas a través de dinámicas o estructuras sociales. Por ello, han debido tomar en cuenta las formas de ser de la sociedad, a fin de poder implementar su propósito en términos sociales. De ciertas formas, han aceptado ser condicionados por los parámetros y formas de ser de la sociedad. Por esta razón, muchos de los individuos con Plutón en la Casa X nacen a través de familias en las que sus necesidades naturales no son correctamente identificadas y atendidas, y que, por el contrario, representan para el niño los valores y formas de ser del consenso social, que son la base de expectativas, exigencias, morales del consenso y juicios basados en esas morales, que han existido en la niñez. Muchas veces alguno de los padres, más frecuentemente el padre, ha estado ausente o ha sido emocionalmente no-disponible o no-funcional, o ha sido represivo, exigente, autoritario, disciplinario o castigador.  De distintas maneras, el entorno temprano y la niñez han sido poco acogedores o nutritivos a nivel emocional para el niño. En algunos casos menos frecuentes, uno de los padres sí pose la capacidad de comprender las necesidades emocionales y evolutivas del niño y tiene un impacto favorable en su desarrollo. En la generalidad de los casos, el niño se ha sentido fundamentalmente inseguro a nivel emocional-Plutón- y esta inseguridad ha sido reprimida o suprimida-Casa X. Muchas veces son individuos que han debido madurar prematuramente, ´viejos chicos’ que tienen una apariencia de madurez pero que sólo son niños que no pudieron ser niños en cierto grado debido a la naturaleza del entorno elegido para nacer. Estos individuos han elegido tomar en cuenta los valores sociales como requisito para establecer socialmente su propósito de Alma, y a fin de empaparse de ese tipo de realidad han nacido a través de esos tipos de familias. La inseguridad emocional que ha sido reprimida o suprimida, se traduce en la proyección de seguridad emocional en la naturaleza del rol social del individuo, y la naturaleza de su carrera, status, prestigio, liderazgo, o autoridad que representa desde un punto de vista social. De nuevo, incluso cuando se trata de personas en una condición evolutiva individuada, insertarse en la sociedad para establecer su propósito has sido necesario desde un punto del Alma. Estos individuos están aprendiendo lecciones de responsabilidad por las propias acciones. Han descubierto o están descubriendo que pueden tener un grado de ‘control’ sobre su realidad personal, en vez de estar a merced de fuerzas externas – sociales – o internas – emocionales. Han descubierto o están descubriendo que la realidad que crean es resultado de sus propias acciones. Están desarrollando una psicología de responsabilidad y determinación. Algunos individuos con Plutón en la Casa X no han aprendido esas lecciones todavía, y están en vías de aprenderlas. Debido a la intención de establecer sus intenciones evolutivas en el contexto de la sociedad, estos individuos han necesitado tomar sobre sí mucho de las formas de ser del consenso de la sociedad patriarcal, y esto ha limitado o condicionado la forma en que crean su propia realidad, sus parámetros, y el acceso a, o contacto con la realidad interior del individuo que esa orientación a la realidad y esos parámetros permiten. Estos individuos han proyectado su sentido de seguridad emocional y psicológica en la naturaleza del rol social que desean cumplir o cumplen, o en poseer liderazgo, prestigio o autoridad ratificados por la sociedad de nacimiento, y ello se ha traducido en hacer las cosas de las maneras propias del consenso social. Así, muchos han seguido el lema ‘donde fueres, haz lo que vieres’, o han creado racionalizaciones para justificar sus deseos y las formas de obtenerlos, del tipo ‘si todos lo hacen por qué yo no’, o ‘si yo no lo hago, alguien más lo hará’, o ‘usaré las formas disponibles en la sociedad para llegar a la sociedad con algo distinto’. Debido a que muchos de estos individuos han estado expuestos a dinámicas de autoritarismo, pueden también desarrollar una orientación autoritaria.

El punto de polaridad de Plutón en la Casa IV representa el próximo paso evolutivo que estos individuos quieren dar en la vida actual. Simboliza la necesidad de crear una auto-imagen que no dependa del rol social, o de la posición, prestigio o autoridad que hayan alcanzado o deseen lograr. Ello demanda una progresiva integración del cuerpo emocional, a través de comprender desde lo biográfico de qué maneras su orientación dominante hacia su carrera o rol ha sido moldeada por el impacto de factores parentales o sociales, contrarias a su propia naturaleza emocional. Debido a que estos individuos muchas veces han tenido que ‘bancársela’ y asumir las limitaciones, o el impacto de juicios basados en morales del consenso impuestas por el medio parental o social, en función de poder lograr sus metas o ambiciones, necesitan encontrar dentro de si quienes son en realidad, y comprender por qué han asumido ese tipo de condiciones, a fin de levantar la carga de represión emocional que eso ha creado y poder verse a sí mismos de formas nuevas. La Casa X se correlaciona con el fenómeno de la culpa, tanto la culpa que se origina en trasgresiones de ley natural, como la culpa inducida a través de morales artificiales. Por eso, muchos individuos con Plutón en la Casa X tienen sentimientos de culpabilidad subconscientes basados en el impacto de juicios y morales del consenso social, o que se originan en sus propias decisiones y su orientación a crear su propia realidad. Por su parte, los sentimientos de culpabilidad han sido reprimidos o suprimidos, y continúan interiormente condicionando la realidad de la persona y su autoimagen.

Estos individuos desean aprender que la seguridad emocional que han proyectado en su rol o carrera, etc., es en realidad interior al Alma, y que cualquier fuente externa de seguridad emocional proyectada puede ser removida. A través de integrar progresivamente el cuerpo emocional y generar una autoimagen que no depende de esos factores externos, la orientación a la carrera también cambiará. Progresivamente se orientarán a la carrera o rol social de maneras que sean reflejo de su propia naturaleza, en vez de ser un reflejo de las formas de ser de la sociedad. Así, lograrán grados crecientes de responsabilidad por sus decisiones, y por la realidad que esas decisiones crean.

El Signo en que se encuentra Plutón en la Casa X condicionará estas dinámicas arquetípicas. Si Plutón está en Virgo, han existido deseos de contribuir a través de un rol social y las estructuras sociales a mejorar o a sanar la sociedad de nacimiento. Han desarrollado un sentido crítico sobre la sociedad, y muchos han experimentado enjuiciamiento, criticismo de naturaleza injusta, o niveles de persecución o de exclusión social que en algunos casos han sido extremadamente intensos, hasta el punto de crear dinámicas de futilidad, es decir, el sentimiento de que no vale la pena hacer el esfuerzo. Debido a que la Casa X se correlaciona con el fenómeno de la culpa, y Virgo se correlaciona con el masoquismo, la vida interior de estos individuos puede estar plagada de sentimientos de culpabilidad, inferioridad, o culpa con deseos subconscientes de expiación. Esto se manifestará en algunos a través de un permeante sarcasmo. Algunos de esos individuos no sólo han sido enjuiciados o castigados cuando niños, sino que también han sido ridiculizados o expuestos a mofa (Urano es la octava superior de Mercurio) y como resultado tienen intensos sentimientos de inadecuación y vergüenza.

Si Plutón estuviera en Libra, podemos observar a un individuo cuyos patrones de relación con otras personas y consigo mismo han sido condicionados o moldeados por el impacto de las formas de ser dominantes en la sociedad. Estos individuos han deseado aprender a dar a los demás en un contexto social, y a recibir de vuelta de la sociedad. Han existido desequilibrios o extremos– Libra – en las dinámicas de dar y recibir, que en algunos casos pueden ir desde dinámicas de sólo dar, a dinámicas de sólo recibir o sólo tomar para sí. Algunos individuos con Plutón en la Casa X en Libra desearán sólo relacionarse con otras personas que respalden su sentido de autoridad o liderazgo, y esta situación sienta las bases para dinámicas de manipulación en uno u otro sentido. Esto se basa en que estos individuos dependen emocional y psicológicamente de que su autoridad sea ratificada y valorada por otros. Así, algunos usarán a otras personas para promover sus avances sociales, o serán usados por otros de la misma forma. Esto sin duda representa una limitación para los patrones de relación y para la carrera o función social deseada. Libra se correlaciona con la persona o máscara social. Esto se basa en que es en este arquetipo zodiacal que se inicia el proceso de socialización de la conciencia a través de integrarse o relacionarse con otros como un igual. Por ello, algunos individuos con Plutón en la Casa X en Libra se han enfocado en crear una máscara, una apariencia de autoridad. En función de sus ambiciones – las cuales, desde un punto de vista arquetípico, son legítimas en su raíz – han deseado o necesitado ser vistos como una autoridad, o han deseado figurar o ser vistos por otros – Libra. Por ejemplo, a fin de promover su carrera o sus ambiciones, alguien con estos símbolos puede querer asociarse con otros cuya autoridad se encuentre ratificada socialmente, o dirigir sus esfuerzos a emplear los medios sociales para posicionarse, en vez de dirigir sus esfuerzos a desarrollar sus capacidades. En algunos casos esto puede alcanzar grados extremos, y poner al individuo en una posición de aparente autoridad que no tiene sustento real.  A la vez, otros pueden hacer lo mismo con el individuo, y aprovechar sus capacidades, trabajo, y determinación, en función de sus propias ambiciones o agendas, de maneras manipulativas.

En términos generales, con Plutón en la Casa X, y el Nodo Sur de la Luna en la Casa I, muchas veces estaremos viendo a un individuo que ha deseado avanzar muy rápido en su carrera o en sus deseos de posicionarse socialmente o ganar prestigio o autoridad reconocibles. Estos individuos pueden ser tremendamente ambiciosos, y realizar evaluaciones apresuradas sobre las formas indicadas de avanzar. Muchos individuos no aceptarán verse limitados en sus avances por normas o convenciones naturales o sociales, o ni siquiera por los acuerdos que ellos forman con otros. Sentirán rabia e instintivamente desearán vencer o superar cualquier obstáculo que sientan que se pone en su camino, incluyendo a veces sus propios compromisos con otros. La naturaleza instintiva de estos individuos – Casa I – ha sido impactada, de formas muy intensas en algunos casos, por factores de condicionamiento familiar o social, y puede existir una intensa rabia reprimida o distorsionada. En algunos casos existirá derechamente una gravitación a conductas antisociales, sociopáticas, o mafiosas. Debido a la intensidad de los deseos de ir tras sus propias ambiciones, estos individuos pueden incurrir en dinámicas de corrupción o ilegalidad en grados relativos. En la generalidad de los casos, existirá una orientación auto-centrada, con un sentido marcado de importancia personal a nivel del ego ligada a las propias ambiciones. No estarán dispuestos a ´perder tiempo’ en escuchar a otras personas, y muchas veces ‘pisarán los pies’ o las cabezas de otros, quienes sentirán que no han sido tomados en cuenta.

Con el Nodo Sur estando en la Casa I, y Plutón en la Casa X – arquetipos cardinales – existe la intención evolutiva de orientarse a la carrera de una forma ‘nueva’, y sin embargo, debido al impacto de factores condicionantes de naturaleza social, existe el riesgo de desviarse del necesario proceso de descubrimiento que conduzca a actualizar esos deseos de la forma intentada por el Alma, y sólo reproducir los modelos sociales.  De nuevo, la Casa X se correlaciona con lo que se llama responsabilidad. También se correlaciona con lo que se llama madurez, maduración, y con el fenómeno de la temporalidad. Debido a que la Casa I, casa natural de Marte, que naturalmente desea avanzar rápido, muchos de estos individuos no se toman el tiempo necesario para crecer, madurar, y abrazar el tipo de rol que desean con la suficiente seriedad. Debido a que existe una cuadratura natural entre la Casa X y la Casa I, existe un conflicto potencial entre las propias ambiciones, y la responsabilidad que es necesaria para lograr lo que realmente quieren, lo cual acentúa el riesgo de nuevamente hacer las cosas de formas que reflejan las maneras de su sociedad natal. Algunos de estos individuos desearán posicionarse rápidamente, y orientarse en sus ambiciones hacia el segmento social con mayor poder económico, en vez de tener una orientación a servir a necesidades sociales reales. Existen muchas variaciones, y los tipos de respuesta que han existido a estos arquetipos, las dinámicas resultantes, y el tipo de realidad que estas han creado, específicas de cada persona, estarán en cada caso reflejas en detalle en la carta natal. Por ejemplo, si Plutón en la Casa X forma de hecho una cuadratura con el eje de los Nodos con el Nodo Sur en la Casa I y el Nodo Norte en la Casa VII, estaremos viendo a un individuo que en vidas anteriores ya ha creado complicaciones en su propia evolución, ‘pasos saltados’ evolutivos, a través de estas dinámicas, las cuales no se encuentran resueltas al nacer en esta vida. Los pasos saltados evolutivos han sido creados a través de las dinámicas antes descritas. Supongamos que Plutón se encuentra en Libra. Algunos de estos individuos se han orientado en el pasado a dar a la sociedad y para hacerlo han conseguido establecer un tipo de rol o un sentido de autoridad, liderazgo o prestigio. Las formas de dar han sido dependientes de estos. Los pasos saltados han sido creados a través de no saber dar a otros lo que en realidad necesitan, debido a la naturaleza del rol o de los factores sociales que condicionaban el dar. En algunos casos los individuos sólo han dado, sin recibir a cambio, o al contrario, sólo han recibido, sin realmente dar. O han existido extremos en un sentido u otro. En algunos casos, han existido caídas desde posiciones de autoridad, lo cual ha sido consecuencia de factores kármicos basados en el mal uso de la posición, liderazgo o aparente autoridad, o ha sido dictada evolutivamente debido al nivel de apego a esas dinámicas, y la necesidad de evolucionar más allá de ellas. Existirá rabia emocional reprimida o suprimida, que en último análisis, desde el punto de vista del Alma, se basa en que el individuo aún está aprendiendo a hacerse responsable de la realidad que crea. De nuevo, las variaciones de cada caso estarán reflejadas en la carta natal individual, respecto a la realidad observada en cada caso

(continuará … )

www.gonzaloromero.org

Logged

La Luna se correlaciona con las emociones, y con el cuerpo emocional. La lección última de este arquetipo es que la fuente de aquello que llamamos seguridad emocional, es interior al Self. La represión de la naturaleza emocional, creada por el orden patriarcal – Capricornio –  y las creencias creadas por los hombres para justificar esa represión, ha sido un factor determinante en la proyección de la seguridad emocional en fuentes externas: una posición o rol social, la pertenencia a un grupo mayor, una familia, otra persona. Sin embargo, existe la experiencia universal de que todas esas fuentes externas o proyectadas de seguridad emocional pueden ser removidas-Plutón. Esto significa que la seguridad emocional proyectada es ilusoria. Aun así, cuando esas fuentes de seguridad proyectada son removidas de formas plutonianas, el efecto común es que se produzca una intensa inseguridad, la cual se correlaciona con la Luna y con Plutón, Cáncer y Escorpio, la Casa IV y la Casa VIII.

Debido a que La Luna se correlaciona con la madre, y con la familia de nacimiento, este arquetipo se correlaciona con el impacto de las condiciones tempranas que existen en el entorno del niño, el entorno parental en que ocurre el desarrollo, en cómo se forma la personalidad.  Refleja los tipos de estados emocionales, basados en tipos de experiencias en el entorno temprano, a través de los cuales el individuo se ha subjetivado: tipos de experiencias a través de las cuales ha obtenido una sensación consciente de ser que están asociadas a imágenes de sí, y que en total constituyen una autoimagen y resultan familiares por los que proveen seguridad basada en la familiaridad.

A través de Cáncer, la Luna, la Casa IV, aprendemos auto-conocimiento emocional. Este aprendizaje se ve experiencialmente inducido por los estados internos emocionales, afectivos, y fisiológicos, que definen la naturaleza interna de la vida misma, momento a momento. Los estados internos que ocurren momento a momento – Luna – pueden tener grados relativos de intensidad, y el nivel de intensidad estará reflejado en la signatura natal a través del arquetipo de la Luna, la Casa IV, Cáncer, y/o Plutón, la Casa VIII, Escorpio.
Un ejemplo muy simple podría ser una conjunción Luna/Plutón. En algunos casos aquí existirá una intensidad máxima de estados emocionales, los cuales muchas veces son progresivamente ‘descubiertos’ por el propio nativo cuando ellos sean ‘gatillados’ en experiencias de la vida que amenazan, por lo menos desde un punto de vista subjetivo, su seguridad emocional y psicológica. Por ejemplo, es una signatura que implica potencialmente hiperactividad del sistema de memoria de la amígdala, basada en experiencias cataclísmicas emocionales o psicológicas de vidas anteriores y/o de la niñez en esta vida, ie. e entorno parental temprano, la madre. En algunos casos han pre-existido, y pueden recrearse en esta vida, experiencias de pérdida o abandono en relación con figuras maternas o cuidadores. En algunos casos no ha existido ‘pérdida’ o ‘abandono’ como tales, pero así lo ha experimentado la persona en su niñez, basado en la intensidad de sus estados internos preexistentes o memorias asociadas, incluso en casos en que la madre o la familia han sido acogedoras y han velado con amor por su bienestar. Otras veces la figura materna o alguien cercano han sido abusivas y así han amenazado el bienestar y el desarrollo del niño, produciendo intensa inseguridad emocional y afectando directamente la auto-imagen y el cuerpo emocional. Algunas veces la madre ha sido manipuladora, o haya sido experimentada como omnipotente. En algunos casos incluso, podrán existir abusos sexuales por parte de la madre. En muchos casos, ha existido una intensidad de estados emocionales-pensamientos, afectos, estados afectivos, niveles fisiológicos-en la madre, en la niñez y en la gestación. No es poco frecuente que a veces han existido emociones negativas, o pensamientos negativos en relación con el bebé o el niño, ya sea provenientes directamente de la madre, o de alguien más en la familia. Hay que tener presente que los bebés y los niños pequeños no tienen un ego formado, y no tienen un sentido de límites. Su ‘auto-imagen’ es dependiente del entorno emocional de la madre y la familia. Así, absorben los estados emocionales del entorno como si fueran propios. Los estados emocionales han sido internalizados por el individuo, pero no se encuentran resueltos, y por lo tanto, potencialmente serán asociados o gatillados por dinámicas de su propia vida, a fin de acceder conscientemente – Luna – a la intensidad de esos estados internos.

Debido a que esos estados emocionales internos no se encuentran resueltos, ellos pueden manifestarse a través de una necesidad de intensidad en ciertas dinámicas interpersonales, relaciones-la cuadratura natural entre Cáncer y Libra -a través de escenas, displays y ‘pataletas’, o toda clase de manipulaciones emocionales y psicológicas. A la vez, los individuos pueden atraer a otros individuos que manifiestan esas dinámicas para ellos. Por ejemplo, otros individuos que exijan una atención irrestricta, planteen una demanda de atención y nutrición que nunca se satisface ni se reconoce, o sean manipuladores o intenten controlar o herir emocional o psicológicamente al individuo. Esos individuos monitorean momento a momento su entorno emocional inmediato, como sea que este se defina para ellos, en busca de cualquier elemento que no esté ‘en su punto’ o que, de cualquier manera, desafíe o amenace sus proyecciones de seguridad o su auto-imagen.  Si eso es percibido, incluso de forma subconsciente, se activarán intensos estados emocionales en respuesta. De esa forma, estarán potencialmente en muchos casos, recreando estados emocionales no resueltos de la niñez.
Todos estos tipos de experiencias han creado intensas dinámicas emocionales que en algunos casos han alcanzado niveles extremos – dependiendo del simbolismo de la carta natal. Estos individuos necesitan ‘apagarse’ emocionalmente en forma cíclica para recargarse, y experimentar ‘muertes’ simbólicas para regenerarse.

Cuando existe una conexión de este tipo entre los arquetipos de Plutón y la Luna en la carta, como Plutón/Luna o Plutón en la Casa IV, etc., preexiste una intención evolutiva en curso que es hacer una metamorfosis – Plutón – de la estructura del ego o personalidad, en función de las necesidades de su Alma y la naturaleza interior de su Alma, en vez de que sea el ego quien pretende controlar las variables externas de las que depende su seguridad o su auto-imagen.  Este proceso involucra profundas dimensiones psicológicas porque lo que está siendo removido son fijaciones en la estructura del ego que están en pie porque directamente representan seguridad psicológica de fondo para el Alma. A la vez, puede involucrar aspectos muy dolorosos o difíciles psicológicamente. Muchas veces, los contenidos internos estarán periódicamente irrumpiendo o erupcionando en la psique consciente, a veces superando los recursos normales o conocidos del individuo para ‘vérselas’ con ellas, e induciendo o forzando necesarios, nuevos niveles de auto-conocimiento.

La intención evolutiva implícita en el arquetipo de Cáncer, la Casa IV, es que se desplace el foco de la conciencia en la búsqueda de seguridad o contención, hacia el interior del individuo, en vez de proyectarla en alguien o algo exterior. En el Zodíaco natural Cáncer – el ego/personalidad – está en trígono con Escorpio – el Alma – y en trígono con Piscis – la Fuente del Alma, el Creador de todas las Cosas. De una forma similar a como el Alma es creada por su Fuente, el ego encarnado es creado por el Alma en cada vida. Y a la vez, el individuo puede, conscientemente, abrazar los deseos de internalizar la conciencia dentro de si y satisfacer sus propias necesidades emocionales, integrando progresivamente el cuerpo emocional y así penetrando capas cada vez más profundas de autoconocimiento. Con el tiempo, la internalización y profundización del foco de la conciencia del ego en el Alma, permite integrar más del Alma en el ego o auto-imagen, lo cual a su vez conduce a su tiempo a percibir interiormente a la Fuente del Alma. Esto es lo que se llama en la AE, la Trinidad del Agua: Cáncer, Escorpio, Piscis. En térmicos de la seguridad emocional que alguien puede buscar, esta Trinidad enseña que en definitiva, cualquier seguridad proyectada es ilusoria. Por lo tanto, no existe realmente la seguridad emocional sobre una base realista. Sí puede existir en algunos casos, cuando la personalidad de un Alma se forma consistentemente de manera sana en un entorno nutritivo, una confianza básica de que las cosas tendrían que salir bien. Pero la seguridad como tal es ilusoria, y lo que es real es la inseguridad. Aceptar este hecho experiencial es necesario para buscar interiormente la Fuente de la conciencia, la Fuente del Alma, a fin de unirse – Escorpio – a esa Fuente – Piscis.

Como dije, las dinámicas emocionales y psicológicas de fondo simbolizadas en la conjunción o aspecto Plutón/Luna, serán en cada caso relativas a la configuración de la carta natal individual, y especialmente al eje evolutivo principal de la carta natal: Plutón y su punto de polaridad, los Nodos Lunares, los planetas regentes de los nodos, y los aspectos de estos y demás planetas al eje nodal. Esto se debe a que Plutón y el eje evolutivo principal de la carta se correlaciona con los tipos de deseos de fondo que han existido en todas las vidas pasadas que han llegado a la vida presente, y por ello reflejan cómo el individuo ha creado su propia realidad en total. Por poner un ejemplo simplificado, supongamos que existe una conjunción Plutón/Luna en la Casa X. El punto de partida, el primer bloque de significado para interpretar la carta natal, será el arquetipo de Plutón en la Casa X. Con Plutón en la Casa X, podemos saber que han existido en el Alma, en un ciclo evolutivo nuevo o reciente – arquetipo cardinal – deseos de fondo de establecer el propio sentido de autoridad en relación con un contexto social. Debido a los deseos de tener autoridad o liderazgo en los términos aceptados por la sociedad de nacimiento, el individuo puede muchas veces tomar para sí mucho de las formas de ser de esa sociedad. Debido a la existencia de tales tipos de deseos, muchos individuos pueden nacer a través de familias biológicas, en esa serie de vidas, en la cual su naturaleza emocional no será tomada en cuenta cuando niño. Esto se basa en que el individuo puede elegir nacer a través de familias que promuevan una disposición emocional que contribuya al ‘éxito’ del individuo en términos sociales, y que por lo tanto serán altamente represivas o enjuiciadoras respecto a la forma natural de ser del niño. Estos individuos, por estas razones, nacen en la vida presente con altos niveles de represión emocional. La vida emocional interior de estos individuos será altamente reprimida, y existirán profundos temores asociados a las dinámicas de enjuiciamiento. El individuo desarrollará una autoimagen de responsabilidad y auto-exigencia, consigo mismo y con otras personas muchas veces, incluso si no se permite pedir la ayuda de otros prefiriendo tener relaciones de naturaleza más bien jerárquica con otras personas. Será altamente exigente y muchas veces se castigará a si mismo o a otros si no están a la atura de sus estándares artificiales. A veces las dinámicas de enjuiciamiento pre-existentes pueden ser tan intensas, que el individuo pude totalmente rehuir cualquier potencial situación que represente la posibilidad de que sus dinámicas interiores reprimidas se hagan visibles. El temor se basa en el pensamiento ‘qué implicaría esto de mi’. Existirán dentro de las manipulaciones emocionales, intensas manipulaciones y/ o confrontaciones emocionales que van a involucrar a otras personas en el terreno de la carrera. Muchas veces esas confrontaciones reflejarán el impacto en el individuo de las formas de ser propias del consenso social de su sociedad de nacimiento. A través de esas confrontaciones y manipulaciones, de uno u otro lado, el individuo podrá devenir consciente e integrar estados emocionales y dinámicas que lo han orientado subconscientemente en sus deseos de avanzar, o que se han creado a través de su carrera. A la vez, el darse cuenta consciente de estas dinámicas permitirá la integración emocional si el individuo avanza en la intención de hacerse responsable de las consecuencias de sus propios actos y de sus estados internos – una intención fundamental de Plutón en la Casa X. Ello demandará que el individuo devenga consciente de cómo las dinámicas causales en tales confrontaciones o manipulaciones están asociadas a estados emocionales no resueltos provenientes de la niñez, al impacto de estos en la autoimagen, a las expectativas de corrección provenientes de la familia o la sociedad, o al impacto de dinámicas de enjuiciamiento basado en morales del consenso social. El individuo podrá comprender cómo todo esto ha condicionado los parámetros que definen las bases de sus juicios y su orientación a la carrera o a la realidad en general, al limitar su acceso a su propia realidad interior reprimida.

En la medida en que el individuo abrace la polaridad simbolizada en este caso por la Casa IV, y reflexione sobre el impacto del entorno parental temprano, y de la sociedad o la cultura por extensión, en cómo se ha construido emocional y psicológicamente a sí mismo, podrá reformular su autoimagen y devenir acogedor de si mismo y de otras personas. Al aprender que la seguridad emocional que buscan no depende en último término de su estatus o rol social, podrán avanzar hacia crear una autoimagen y un tipo de ego que sean consistente con lo que realmente son, en vez de cómo se supone que deben ser desde un punto de vista de los valores, estándares o creencias de su sociedad.

http://www.gonzaloromero.org

 

 

Como dijimos antes, la Luna se correlaciona con el tipo de ego o personalidad que el Alma necesita crear en cada vida. Ello es necesario a fin de que el Alma pueda tener una autoimagen, una imagen de sí, que le permita diferenciarse y atribuirse a sí la experiencia en curso.

De nuevo, la mayor parte del Alma – Plutón – es totalmente subconsciente para la mayoría de las personas, en tanto que la parte de la psique que es consciente para cada persona, el ego o personalidad, es sólo aquella parte del Alma que en cada caso resulta familiar y conocida para esa persona. Debido a que esa parte del Alma resulta familiar y conocida, representa seguridad emocional y psicológica para la persona debido a que esas son las formas en que la persona está acostumbrada a verse a sí misma. Verse a sí misma de una forma distinta, de una forma que amenace la consistencia de la autoimagen o ego, representa por el contrario, la posibilidad de inseguridad emocional y psicológica. Hay que tener presente que para la mayoría de las personas, la seguridad emocional es función de la auto-consistencia, es decir, de seguir viéndose a sí mismas de las formas en que están acostumbradas. La discontinuidad de ser implícita en dejar de reconocerse en las formas habituales, en el ya no ser como se ha sido o creído ser, pone en tela de juicio por así decirlo, la sensación de ser, y esa es la razón principal por la cual el cambio puede ser difícil.

La AE plantea, de acuerdo con las Leyes Naturales, que el ego es necesario por la función de integración que representa. Sin el ego, no podríamos ni siquiera decir nuestro propio nombre. No podríamos decir ‘esto lo hice yo’ o ‘esto no lo hice yo’. Hay sistemas espirituales que postulan la necesidad de desprenderse del ego. Eso simplemente no es posible.

A nivel anatómico, la energía que constituye del ego emana de un vórtice de energía/actividad que está situado a nivel del tronco cerebral, entre la medulla, la hipófisis y el hipotálamo. Es allí precisamente que se manifiesta primariamente el fenómeno de la conciencia individual, a nivel del Alma, y también a nivel del ego.  Esa energía emana, a nivel del sistema de chakras inherente del cuerpo astral, del chakra medulla, el cual se proyecta en Ajna.

Entonces, si no se trata de desprenderse del ego, entonces de qué se trata en términos de la evolución y dentro de esto, de la espiritualización de la conciencia? Se trata de que el ego se alinee progresivamente con el Alma, de manera que progresivamente cada Alma cree una autoimagen y un ego que sean más abarcativos respecto a su propia realidad interior. Esto requiere por supuesto de muchas vidas, debido a que en la medida que la conciencia individual deviene consciente de más dimensiones, contenidos o estados interiores, esos contenidos, estados, etc., requieren de elaboración consciente, de manera de poder ser integrados en la autoimagen/ego.

Existe a la vez el riesgo, cada vez, de que las nuevas formas de verse a sí mismo, resultantes de la evolución de cada cual, se constituyan a su vez en una fuente de seguridad emocional o psicológica, y generen apego y resistencia al cambio.

Por supuesto, los niveles de resistencia al cambio o la evolución a nivel de la estructura de personalidad son relativos a cada caso, yendo desde lo que sería una orientación a cooperar con el intento evolutivo en curso, a una resistencia al cambio que puede ser prácticamente absoluta  a veces. En cada caso, el grado de resistencia al cambio a este nivel estará reflejado en la carta natal en total, y específicamente, en el arquetipo de la Luna. Por poner un simple ejemplo, la Luna situada en un Signo mutable puede ser naturalmente adaptable y capaz de cambiar. Si la Luna está en un Signo fijo, entonces existirá mayor resistencia a cambiar. Cada caso debe, sin embargo, se analizado en detalle, comenzando por Plutón, los Nodos, sus regentes, etc., como dijimos al comienzo y como desarrollaremos más delante de forma detallada.

Como astrólogos, siempre debemos evaluar el nivel de resistencia al cambio, la resistencia del ego, y la fuerza y la flexibilidad del ego, del cliente. Esto es necesario para saber de qué forma puede impactar en el cliente la información que les entreguemos basada en la carta natal.

De dónde viene en último término la resistencia a cambiar, y la rigidez y resistencia del ego? La resistencia del ego y la dificultad emocional para abrazar la necesidad de cambio a nivel de la personalidad proviene en último término de la naturaleza dual de deseos del Alma. Plutón, el Alma, está definido interiormente por una dualidad de deseos. La naturaleza dual de deseos del Alma-Plutón, significa simplemente que el Alma naturalmente, a lo largo de su proceso evolutivo, genera deseos de todo tipo. Esos tipos de deseos externalizan la conciencia, la llevan hacia afuera para investir o cargar objetos externos de todo tipo: posesiones materiales, relaciones, estatus social, etc. Al mismo tiempo, existe en el Alma el deseo de la conciencia de encontrar su propia fuente interior, su propio origen dentro de sí misma. A lo largo del viaje evolutivo, a través de muchas muchas vidas, el Alma experimenta grados relativos de satisfacción al conseguir los objetos que persigue. Por ejemplo, un mejor trabajo, un nuevo amante, etc. Sin embargo, esa satisfacción no es total, permanente, o absoluta, sino sólo parcial, transitoria o efímera, y relativa. Cuando la conciencia obtiene sus objetos y experimenta esa satisfacción/insatisfacción relativas, en cierto punto deja ir esos deseos-ya nos desea- y comienza a desear algo más. Tal como un niño cuando quiere un juguete nuevo, y después cuando lo tiene, tras unos pocos días, comienza a desear otro. De la misma forma, cada vez que queremos algo, nos parece que ese algo realmente hará una diferencia, realmente nos dará satisfacción. Y sin embargo, como todos sabemos, esa satisfacción es muy limitada.

Así, a través de dejar ir sus objetos de deseo debido a la satisfacción relativa que estos entregan, en cierto punto comienza a dominar en la conciencia el único deseo que es de naturaleza distinta: el deseo de retornar a la Fuente, que es el único deseo que puede conducir a una satisfacción completa, absoluta, y permanente.
La naturaleza dual de deseos del Alma es intrínseca al arquetipo de Plutón. Existe en el Zodiaco natural una inconjunción natural entre Escorpio y Aries, y a la vez Aries está en cuadratura natural con Cáncer. Estos símbolos se correlacionan con la crisis-inconjunción- de la encarnación, y como el hecho de encarnarse y nacer pueden gatillar inseguridad emocional. Esto se llama en términos psicológicos ‘angustia de separación del vientre de la madre’. Aries se correlaciona como arquetipo con los deseos de separación conscientes que son causa de la presente encarnación. Aries se correlaciona a su vez con el sentimiento de ser especial, de tener algo especial que descubrir, el sentido de un destino extraordinario o fuera de lo común. La cuadratura inherente entre Aries y Cáncer en el Zodiaco se correlaciona a este nivel con la manera en que la crisis de la encarnación o el nacimiento, como experiencia de separación, puede gatillar inseguridad emocional que luego intensifique, como una defensa, el sentimiento de separación, o de ser totalmente especial y distinto de manera de no poder ver o sentir las conexiones naturales que existen con los demás. Esto ocurre así, y da lugar a la creación de egos más ‘separados’ que lo que es natural, debido a las dinámicas patriarcales – Capricornio – que crean inseguridad emocional durante el desarrollo temprano de los niños porque no son capaces de satisfacer las necesidades emocionales naturales que ellos tienen. En contextos naturales, matriarcales, los niños desarrollaban naturalmente personalidades/egos sanos y flexibles, y si bien cada persona tenía una auto-imagen individual, nadie se veía a sí mismo como alguien tan distinto o separado de todos y todo lo demás. En tiempos patriarcales, en cambio, existen egos que literalmente se creen dioses o diosas, y esta, de nuevo, es esencialmente, en primer lugar, una respuesta a la inseguridad y la angustia de separación.

A través de observar estos arquetipos en cualquier carta natal – la Luna, Marte, Escorpio, Capricornio – podemos evaluar la intensidad de los deseos de separación, los niveles de inseguridad emocional en el entorno de desarrollo temprano, y su impacto en el tipo de estructura de ego que el Alma ha creado para su vida presente, y por qué.

Me propongo comenzar este tópico en el que estaré hablando sobre el arquetipo de la Luna desde una perspectiva de AE, y específicamente sobre lo que se llama ego o personalidad. Qué es el ego? El primer punto a entender es que el ego es simplemente una parte del Alma, un vórtice concentrado de la energía del Alma, que posee una función de integración de la experiencia.

Tenemos que recordar que Plutón, el Alma, es de naturaleza fundamentalmente subconsciente. La mayoría de las personas no son conscientes de su Alma, o de los contenidos de su Alma, sino en un grado muy reducido.  Sólo a través del vehículo de la experiencia en cada vida, y vida tras vida durante muchas vidas, es que el Alma deviene progresivamente consciente de su propia realidad interior. En otras palabras, lo subconsciente deviene consciente en la medida en que los contenidos del Alma se van haciendo conscientes y así van siendo integrados en la auto-consciencia consciente que el Alma mantiene a nivel del ego. El ego es el vehículo a través del cual ocurre esta función de integración potencial de la experiencia momento a momento, y en forma progresiva. Así, el ego, la Luna, permite al Alma tener una auto-imagen, un auto-concepto, y un nombre propio. Así, cada uno puede decir: ‘yo soy Gonzalo’ o ‘yo soy José’, etc., y ‘yo soy así, a mí me gustan tales cosas, a mí me desagradan tales cosas, etc.’ De nuevo, este auto-concepto representa en cada caso un cierto grado de integración de la realidad interior de cada Alma, y según cada caso va a representar en mayor o menor medida aspectos de la realidad de la naturaleza de deseos de cada persona o Alma. Por ejemplo, supongamos una persona que por las razones que sean tiene un auto-concepto, una auto-imagen, de ser una ‘mala persona’.  Por ejemplo, una persona que en vidas anteriores ha sufrido intensas experiencias de persecución por las razones que sean; o alguien que en la vida actual ha nacido a través de una familia en la cual el niño ha sido enjuiciado o castigado de maneras que han afectado su autoimagen, debido al impacto emocional negativo de ese tipo de feedback en el entorno temprano. Esa persona puede tener un tipo de ego, una auto-imagen, un auto-concepto, que ha sido condicionado debido a ese tipo de experiencias, y que va a reflejar una porción de esa Alma de la persona: no la realidad total de lo que esa Alma es, sino una parte del Alma que está definida por esos sentimientos o esas dinámicas, y las cuales definen a su vez el tipo de ego o de personalidad de esa persona, debido al tipo de enfoque que existe en el Alma a través del foco concentrado de conciencia que representa al ego: la Luna. En cierto punto, esa persona podrá darse cuenta de que tales estados interiores, a través de los cuales se siente como una ‘mala persona’ sólo son una parte de su realidad interior, y descubrir por ejemplo, que interiormente abriga buenos sentimientos hacia otra gente y que, en realidad no es una ‘mala persona’. Al darse cuenta de ello, el individuo podrá integrar nuevas dimensiones de sí mismo, su Alma, en el auto-concepto. O supongamos el caso de una persona que por diversas razones, tiene un auto-concepto según el cual se define a sí misma como una persona ‘generosa, amable, bondadosa’ etc. Supongamos que interiormente también existen en el Alma de esa persona otro tipo de afectos o deseos, incluyendo por ejemplo intensos impulsos agresivos de los cuales no es consciente. Al igual que en el caso anterior, en cierto punto esta persona también podrá ‘darse cuenta’ conscientemente de estados interiores que no coinciden, o que contradicen incluso, el auto-concepto o auto-imagen que la persona tiene en pie. Así, por la vía de integración, la persona podrá redefinirse a sí misma, y llegar a decir, por ejemplo ‘sí, a veces tengo sentimientos amables hacia la gente, pero también soy capaz de enojarme mucho en ciertos casos porque hay cosas que no tolero, etc.’ De esa forma, se produce una evolución de la estructura del ego, y de la autoimagen, etc.

Este punto es muy importante de entender, porque aquellas dinámicas y estados internos que el Alma puede identificar conscientemente, e integrar en el foco consciente de consciencia del Alma sobre una base regular, tienen la posibilidad de evolucionar de forma más rápida a través de la dinámica de las decisiones conscientes que el Alma tome momento a momento. Esto es distinto de las dinámicas subconscientes que se mantienen como tales, y que como tales, siguen creando la realidad que cada persona crea para sí en su vida, de manera subconsciente.  Al hacerse conscientes, nuevos aspectos el Alma total pueden – potencialmente – evolucionar de manera acelerada.

Como hemos dicho, y de acuerdo a los principios de la AE basados en las Leyes Naturales, no sólo el Alma como tal se encuentra en un estado de devenir, o de evolución.  También el ego o personalidad evolucionan como tal, en función de las intenciones evolutivas de fondo que tiene cada Alma.

El punto es que podemos entender a través de la carta natal no sólo cómo es el tipo de ego/personalidad que cada Alma ha creado en su vida presente, sino también podemos entender exactamente las razones y los tipos de deseos debido a los cuales esa Alma ha creado ese tipo de ego. Esto significa que no es posible entender el tipo de ego de nadie, de forma personalizada, sin entender primero la naturaleza del Alma de esa persona. Plutón, el Alma, es el determinante de todos los factores de la carta natal. Por ello, en la AE siempre tenemos presente que para analizar el arquetipo de la Luna en la carta natal, tenemos que entender primero a Plutón.
A la vez podemos entender exactamente de qué forma está evolucionando el ego, en función de los deseos y necesidades del Alma en evolución – Plutón – a través de contemplar la naturaleza de los Nodos Lunares. El Nodo Sur de la Luna, en su posición por Casa y Signo, y la posición de su regente planetario, además de la misma Luna natal, simboliza los tipos de ego que el Alma ha tenido en vidas anteriores, como vehículo en esas vidas para integrar conscientemente su naturaleza subconsciente de deseos en evolución en esas vidas anteriores. Y el Nodo Norte de la Luna, y su regente planetario, también junto a la Luna natal, simboliza los tipos de ego que el Alma planea crear de cara al futuro, como vehículo de los deseos subconscientes que están siendo integrados en la consciencia en esta vida. El punto de polaridad de la Luna también es un vehículo arquetípico para la evolución de la función egocéntrica de la conciencia.

Todo esto es por supuesto, mucho más personalizado, rico y complejo, y mucho más útil que lo que pueden decir la mayoría de los estúpidos libros de astrología que sólo describen como se supone que son las posiciones lunares en los Signos. La AE permite a los astrólogos comprender exactamente la realidad de los clientes, y de cualquier persona.

En este tópico hablaremos de estos arquetipos en profundidad, y usaremos diversos ejemplos que demuestran estas ideas. Iremos paso a paso.