Tag Archive: Evolución de la conciencia


Susannah

Si echamos una mirada rápida a la carta natal de la madre de Charles Darwin (sin hora de nacimiento), podemos ver que:

* Plutón está Rx en Capricornio en conjunción Balsámica con Venus en el 0° de Capricornio

* Venus está en cuadratura exacta o partil con Marte en el 0° de Aries dentro de la fase del Último Cuarto

* Plutón y Marte forman una cuadratura dentro de la fase Creciente

* El NS de la Luna está en Virgo, regido por Mercurio Rx en Acuario

* Mercurio forma una inconjunción con el NS y una cuadratura con Saturno en Tauro dentro de los últimos minutos de la fase Diseminante

* El NN de la Luna está en Piscis, regido por Neptuno en el 0° de Virgo, exactamente inconjunto al NS

* El NN forma una t-cuadrada con Plutón que involucra también los Nodos Sur y los Nodos Norte de Plutón, Saturno y Júpiter y el NS de Venus y Mercurio

* El Nodo Sur de Marte está en Sagitario conjunto al NS de Urano, y ambos cuadran exactamente el eje de los Nodos Lunares en Virgo/Piscis.

* Los asteroides Lilith, Eros y Amor están en Piscis, conjuntos al NN.

Esta es la carta natal de Susannah Darwin:

Susannah Darwin - birthchart.jpg

Hay escasa información biográfica sobre Susannah, por lo cual es difícil determinar la condición evolutiva de su Alma. Intuitivamente, estos símbolos se correlacionan con un Alma que ha deseado liberarse del anterior condicionamiento proveniente del consenso de la sociedad, incluyendo liberarse de asignaciones de roles de género-Plutón en Capricornio, Urano en Aries-y patrones de relación-Marte/Venus en la cuadratura del Último Cuarto.

Sin embargo, el Alma está aún preparándose para abrazar plenamente los deseos de liberación y no se siente preparada para rebelarse contra las expectativas sociales del consenso, como se refleja en la cuadratura de Plutón y Marte que tiene lugar dentro de la fase Diseminante, el NS en Virgo regido por Mercurio Rx en Acuario en cuadratura con Saturno también dentro de la fase Diseminante.

El Alma ha sido intensamente reprimida y condicionada en vidas anteriores a través de enjuiciamiento y persecución de su naturaleza inherente o natural, basados en morales patriarcales y doctrinas religiosas.

Una razón de fondo para que eso ocurriera de ese modo se encuentra en la estructura natural del Alma, y los tipos de estructura egocéntrica que el Alma ha creado. Con Plutón/Venus en Capricornio y Saturno- regente del NS de Plutón en Capricornio – en Tauro y formando un trígono con Plutón, el NS de Plutón y el NS de la Luna en Virgo, estamos hablando de una estructura de Alma que inherentemente desea contribuir a la supervivencia del todo mayor de la sociedad. El Alma ha estado definida por deseos de actualizarse a sí misma en el contexto de las estructuras sociales existentes, a través de tipos de roles socialmente definidos y en las formas permitidas por el consenso, y de posponer o sacrificar sus propias necesidades inherentes o sus deseos personales.

El Alma se siente interiormente alienada de la realidad social – Plutón Rx en Capricornio, y el regente del NS, Mercurio, Rx en Acuario. La persona o máscara social creada por el Alma está en contradicción con la naturaleza de los intensos impulsos que existen en el Alma reflejados en la cuadratura Plutón/Marte. Existe una crisis relativa a la integración de una intensa energía sexual que es natural o intrínseca al Alma, la cual ha sido reprimida a fin de crear una persona de apariencia ‘pura’ y desapegada. Han existido intensos traumas en vidas anteriores con las resultantes memorias que son una base fundamental de estos temas.

Debido a que la energía instintiva, sexual, y de agresión, es intensa, el Alma ha creado experiencias para inducir o forzar que ellas sean reconocidas e integradas conscientemente:

* Urano en Aries forma un biseptil con Plutón dentro de la fase del Primer Cuarto

* el NS de Urano está conjunto al NS de Marte, ambos en cuadratura al eje de los Nodos Lunares

* Marte está en cuadratura a Plutón y a Venus,

* el regente del NS es Mercurio Rx en Acuario.

El Alma es extremadamente sensitiva y además tiene altos niveles de stress internalizado. Tiene que haber sido muy difícil para Susannah vérselas con su propia intensidad instintiva y emocional, en el tipo de contexto social y familiar elegido por el Alma en esa vida, y una serie de vidas previas.

Las razones por las cuales el Alma ha elegido crear esos tipo de experiencias incluyen:

(i) de nuevo, los deseos inherentes a esta Alma de contribuir al todo social a través de roles socialmente validados, y de posponer las necesidades personales. En términos prácticos, esto resulta equivalente a deseos de conformarse o adaptarse al orden social existente, a pesar de la no-conformidad inherente de la naturaleza emocional, instintiva y sexual del Alma con el orden social patriarcal;

(ii) la internalización o introyección de creencias meramente humanas sobre la sexualidad, con sentimientos de impureza resultantes y culpa inducida o artificial. Estas se han traducido en deseos de no ser sexual a fin de ser ‘pura’. Es decir, represión y supresión de la sexualidad natural del Alma. Dentro de esto, existen memorias de haber sido severamente castigada por quebrantar leyes o reglas meramente humanas sobre la sexualidad. Esto puede verse en la carta natal en:

* Mercurio Rx en Acuario en inconjunción con el NS en Virgo y en cuadratura a Saturno,

* Plutón/Venus en cuadratura con Marte

* Marte en oposición a Pallas Rx en Virgo en cuadratura a Plutón/Venus.

Con Plutón en Capricornio, Urano en Aries y Plutón en cuadratura con Marte, el Alma ha llegado a un punto en el cual no puede seguir reprimiendo todos los impulsos/representaciones y la energía que ahora está irrumpiendo en la conciencia consciente. Sin embargo, la personalidad no está relacionándose directamente con esa energía y esos contenidos, por las razones dichas, a través de dinámicas de evitación, negación, intelectualización, etc., como reflejan el NS de la Luna en Virgo regido por Mercurio RX en Acuario, y el NN de la Luna en Piscis regido por Neptuno RX en Virgo, con la Luna opuesta a Neptuno. Aquí se encuentra la causa de la condición médica que afectó el estómago y sistema digestivo que habría sido la causa de la muerte de Susannah.

* Venus está conjunto a Plutón en Capricornio, con el NS de Venus también en Capricornio

* todos estos están regidos por Saturno en Tauro en trígono con Plutón

* El NN de Venus está en Piscis conjunto al NN de la Luna que también está conjunto a los asteroides Lilith, Eros y Amor en Piscis, regidos por Neptuno Rx en Virgo que forma un trígono perfecto con Plutón/Venus y una inconjunción con Marte en Aries.

Estos símbolos se correlacionan con diferentes tipos de roles abrazados por el Alma en vidas más antiguas en tiempos naturales, matriarcales. Debido a que el regente del NS, Mercurio Rx en Acuario, está regido por Urano en Aries y forma un sextil con Urano, con Mercurio también formando una inconjunción con Júpiter RX en Cáncer, algunos de estos roles involucraban la enseñanza de leyes naturales y ritos de pasaje en la comunidad o tribu. Con Vesta en Acuario y el NN de Vesta en el 0° de Cáncer exactamente en cuadratura con Marte en el 0° de Aries, y en oposición a Plutón/Venus, los tipos de roles incluyeron también roles naturales de Vesta en la iniciación sexual de los muchachos al llegar a la pubertad.

El rol natural del arquetipo de Vesta fue horriblemente distorsionado por los hombres durante el patriarcado (véase: Plutón II, La Evolución del Alma a través de las Relaciones de Jeffrey Wolf Green). Podemos ver en esta carta natal el impacto de algunas de esas distorsiones, y las creencias y doctrinas creadas para justificar esas distorsiones, en vidas anteriores del Alma de Susannah, que produjeron altos niveles de trauma. Por ejemplo, es sabido que en culturas como Grecia y Roma muchas mujeres Vesta – Vestales – eran forzadas a desempeñar el rol inventado por el hombre de ‘prostitutas sagradas’ en templos. Allí debían mantener actividad sexual con hombres seleccionados por los sacerdotes. Las vidas de estas mujeres se desarrollaban en los confines del templo, y estaba prohibida la salida. También estaba prohibido para ellas tener sexo con nadie que no hubiera sido designado por los sacerdotes. Las Vestales que traspasaban ese límite eran enterradas vivas. Podemos ver el potencial de ese tipo de castigo en los siguientes símbolos:

* Plutón/Venus en Capricornio en cuadratura con Marte en Aries

* el NS de Venus conjunto a los Nodos Sur de Vesta y de Plutón, todos en Capricornio, y todos estos en cuadratura con Urano en Aries

* el regente del NS de la Luna, Mercurio Rx en Acuario, en cuadratura con Saturno.

También debemos fijarnos en:

* Mercurio RX en Acuario sextil a Urano en Aries y en semicuadratura con Marte en Aries,

* los Nodos Sur de Urano y Marte en Sagitario en cuadratura al eje de los Nodos Lunares, regidos por Júpiter RX en Cáncer opuesto a Plutón/Venus

Estos símbolos se correlacionan con castigos como lapidación debido a supuesta ‘infidelidad’.

En la sinastría entre Susannah y Charles, podemos observar los siguientes símbolos:

Charles - Susannah - Sinastry

* el Mercurio RX de Susannah en Acuario, regente de su NS, está conjunto al Quirón de Charles en Acuario en su Casa II, en cuadratura a sus Nodos Lunares (pasos evolutivos saltados)

* la conjunción de Plutón/Venus en Capricornio cae en la Casa I de Charles, formando un trígono con el NS de la Luna de Charles en su Casa V en Tauro

* Plutón/Venus de Susannah están regidos por su Saturno en Tauro, que está en trígono con su Plutón

* este Saturno está conjunto al NS de Charles, regido por el Venus de Charles en Aries, el cual está en cuadratura al Plutón/Venus de Susannah dentro de la fase del Primer Cuarto, y en conjunción con el Marte en Aries de Susannah dentro de la fase Nueva.

* el Sol de Susannah en Acuario está en cuadratura con los Nodos Lunares de Charles

* el NN de Marte del Charles en Aries está conjunto al Urano de Susannah.

Estos símbolos se correlacionan con conexiones de vidas anteriores entre el Alma de Susannah y el Alma de Charles, y relaciones de iniciación sexual, las cuales crearon profundos lazos entre sus Almas. Este tipo de lazo ha sido un factor causal para volver a encontrarse muchas veces más en vidas posteriores.

Si echamos aunque sea un vistazo a la carta compuesta entre Charles y Susannah, es sorprendente encontrar un masivo stellium de planetas en Acuario, con el eje nodal de la Luna en los Signos de Cáncer y Capricornio:

Charles - Susannah - CompositeEncontrar este stellium es sorprendente porque, precisamente, Cáncer y Capricornio se correlacionan con la transición del Matriarcado al patriarcado. Simbólicamente, Cáncer se correlaciona con la madre, y Capricornio con el padre. La incepción del patriarcado tuvo lugar alrededor del 6.500 a.C., durante la sub-Era de Capricornio de la Era de Cáncer. A la vez, una correlación de Acuario es exactamente la anterior Era de Acuario, que fue un tiempo en este planeta en que la cultura Matriarcal alcanzó una época de máximo desarrollo y esplendor. También Acuario, Urano, la Casa XI, se correlacionan con los que se llaman ‘traumas’ individuales o colectivos. El stellium de Acuario en la carta compuesta de Susannah y Charles incluye a Plutón, la Luna, en Sol, Venus, Quirón, Saturno y Mercurio. Claramente vemos aquí una correlación con conexiones de vidas anteriores en tiempos naturales, y con conexiones posteriores en el tiempo de la transición del Matriarcado al patriarcado.

Como un ejemplo, esta carta compuesta es sincrónicamente muy similar a la conjunción de Plutón/Neptuno/Urano del año 5036 a.C. Esta triple conjunción de Plutón, Urano y Neptuno formó varias conjunciones exactas en varios puntos alrededor de los años 5042 a 5036. Una de las conjunciones exactas puede verse en la carta a continuación, levantada para el 10 de Marzo del año 5036 aC. Esta carta también muestra un stellium masivo en Acuario, con los Nodos Lunares en el eje Cáncer/Capricornio:

10 March 5036 bC - Event chart

 

Estas cartas hablan claramente a nivel colectivo de los tipos de traumas que la especie humana creó para sí durante la implementación de las estructuras familiares patriarcales que se impusieron sobre la estructura familiar natural. Leyes meramente humanas fueron impuestas violentamente a fin de reemplazar la memoria biológica de la especie – Acuario – y las estructuras familiares patriarcales que estaban alineadas con esa memoria biológica. También podemos ver en estas cartas el impacto específico de las cosmologías, doctrinas y creencias creadas por los hombres, en la sexualidad y los patrones de relación. En la carta compuesta, Marte en Capricornio está conjunto al NN de la Luna, y Neptuno en Libra está en cuadratura al eje nodal de la Luna. En la carta del 10 de Marzo de 5036 aC, Marte está en Escorpio conjunto a su propio NS y al NS de Urano en Escorpio, y forma una cuadratura con Plutón y Urano en Acuario, el NS de Plutón está Rx en Libra en cuadratura al eje nodal de la Luna y opuesto por Saturno y Vesta en Aries, también en cuadratura a los nodos.

El stellium compuesto de planetas en Acuario indica que el encuentro de las Almas de Susannah y Charles en esa vida como madre e hijo necesariamente gatillaría memorias subconscientes en cada uno de ellos. Estas serían memorias de una profunda conexión mutua y de una mutua conexión con la Naturaleza, y memorias de trauma, separación y pérdida.

In this article I look into some dimensions of the Moon archetype from an evolutionary perspective, using the birth chart of Charles Darwin’s as an example.

Moon Archetype – Case study – Charles Darwin

Charles Darwin had the Moon in the 2nd House in Capricorn ruling Cancer on the 8th House cusp. The Sign on the 4th House cusp is Aries, ruled by Mars in the 10th House in Libra forming a Crescent square to the Moon.

The observed evolutionary condition of Charles Darwin’s Soul was the 3rd stage of the Individuated state.

This is the birth chart of Charles Darwin:

Darwin - birthchart

These symbols reflect an emotional nature which comes into the current life fundamentally repressed, and an egocentric structure or personality which is not in contact with the inner emotional states existing within the Soul. There is a prior defense to emotional pain, in which the Soul has chosen to build barriers in order to avoid the impact of intense emotions including pain, grief, guilt, anger and disillusionment. The Moon in Capricorn and the 4th House ruler being in the 10th House reflect an inner state of mourning originating in experiences of loss within family relationships and also specifically children, defining how the individual inwardly feels and its overall tone and patterns of relatedness with self and others- Moon 2nd House, Mars Libra 10th House. The conscious self or ego – Moon – is permeated by feelings of guilt. Guilt correlates with Capricorn, and Capricorn correlates to natural guilt originating in transgression of natural laws, and to induced or artificial guilt, originating in judgement or persecution in name of manmade laws or morals. There are various reasons for natural guilt in Darwin’s Soul, coming from prior lifetimes into the current life. Some of the most important reasons or basis for natural guilt in the birth chart include:

* Guilt based on being away from the family home because of travels the individual desired to make in prior lifetimes. His Soul would have felt that those lengthy travels were very important. When coming back home he would have found that things had gone pretty bad while he was away, sometimes even finding that a loved one, a child, had died. This is reflected in Virgo in the 9th House, Jupiter conjunct Pluto in Pisces, SN in the 5th House square Chiron in the 2nd House, with the SN of Chiron in the 4th House Aries square the Moon in the 2nd House Capricorn; also the Moon forms a biseptile to its own SN in the 5th House, and a septile to Pluto;  Ceres in Pisces is conjunct Pluto and Mercury, and Mercury is the ruler of the Pluto polarity point in the 9th House; Neptune/Saturn 12th House Sagittarius inconjunct the SN.

Travelling was connected with the natural desires in Darwin’s Soul to expand the horizon of knowledge. However, those desires were compounded with various other desires of egocentric or narcissistic nature, including self-interested desires for acclaim or recognition of his own felt specialness-SN in the 5th House Taurus, Venus in Aries; or a delusive feeling of being given a mission ‘from on high’ in connection with knowledge that justified his privileges – Lucifer in the 9th House in Virgo opposed by Mercury/Pluto and Ceres in Pisces, and trine to the SN.

On another level, these types of crises and traumas were based on or conditioned by a consciousness that looks for knowledge or information outside the self, in contrast to what could be an orientation to look for answers in the inner world or through inner pondering. This can be seen in the SN ruler, Venus, being in the 3rd House in Aries, Pluto being in the 3rd House, with the stellium of planets in the 3rd House, and Mars in the 10th House with the Moon in Capricorn.

Charles and his wife Emma had ten children, and two of them died in infancy, recreating loss as a means to access the unresolved inner mourning that defined the current life personality and the inner states experienced on an ongoing basis-Moon.

* Guilt connected to other types of personal loss in experiences of collective trauma involving the death of groups of people through plague or disease. This is reflected in the NN/Uranus conjunction in Scorpio 11th House, Chiron 2nd House Aquarius square the Moon’s Nodes, the Moon in the 2nd House in Capricorn. Guilt originates in Soul desires to be a healer or to help other people heal, but inwardly felt that he did not have necessary knowledge in order to be of help to the group or community. The guilt is based on the feeling of limitation of the knowledge, and all the inner reasons that had prevented the Soul from having more knowledge or actualized capacities.

* Guilt existing in the Soul for sexual reasons. There are various dynamics that are a source of guilt coming from prior lifetimes that are connected to sexuality, based on a dominant sexual nature at an instinctive, basic level, with a predominant masturbatory orientation, and how the Soul’s sexuality has been conditioned by patriarchy. Synthesizing, these dynamics include:

(i) Dynamics involving a lack of discrimination about whom to be sexual with and whom not, relative to the actual reality of people involved. In this dynamic ‘consequences’ are not fully considered because of being carried away by glamourized instinctual attractions-Venus in the 3rd House Aries, as the ruler of the SN in the 5th House Taurus, Mars in the 10th House Libra;

(ii) A chapter of its own about guilt originating in incestuous unions, and within this, incestuous unions that resulted in children being conceived or born. This resulted in trauma for the offspring and the mother, because of judgement, projection or degrees of exclusion by patriarchal society. This can be seen in many symbols in the birth chart but to me the essential symbols to consider are the Mars/Moon square with Mars in the 10th House Libra, ruled by Venus in Aries 3rd House conjunct Vesta in Aries in the 4th House – Venus being the ruler of the SN 5th House Taurus, Uranus in Scorpio conjunct the NN, and also Saturn/Neptune Sagittarius 12th House inconjunct the South Node. Incestuous dynamics with daughters in prior lifetimes can be seen also in these same symbols, and the psychological consequences for development of those daughters in those lifetimes. Incest with sisters can also be seen in Venus in the 3rd House in Aries conjunct Vesta. In essence many of these dynamics involved a narcissistic lack of concern about the actual person to be sexual with, and a feeling of omnipotence or not acknowledging natural limits to the own desires. This is of course the SN in the 5th House Taurus, ruled by Venus in Aries, that inconjuncts NN/Uranus in Scorpio. Love exists in many of these attractions, even deep love in some cases, however, it is expressed through a narcissistic structure based on a wounded ‘inner child’ that continues to seek recognition or acclaim, and that is totally subjective.

(iii) Because of the intensity of sexual repression, coexisting extreme desires for sexual liberation have also created experiences of intense immersion into profane and consuming forms of sexuality in some lives. Further, there is a pre-existing orientation to what is called “dark Eros”, or forms of being sexual, sexual desires to explore that which has been repressed, or is forbidden or taboo from the point of view of society. This is symbolized in Mars 10th House, ruler of Venus in Aries that in turn rules the SN in Taurus, Uranus in Scorpio, Lilith Rx Taurus 5th House conjunct SN, and Capricorn in the 2nd House cusp.

In connection with the sexual nature of the individual, and the sexual dynamics that are a source of natural guilt, a core underlying dynamic has been one of projection of unresolved emotional needs, and affects and feelings that have been repressed and/or dissociated – Moon Capricorn 2nd House ruled by Saturn/Neptune 12th House Sagittarius trine to Venus. These symbols correlate with basic emotional needs that have not been met in childhood creating intense inner states of insecurity that have been repressed. Prior traumatic experiences of loss have induced a response of dissociation. Affects and feelings that have been dissociated in connection with mother figures have been projected or displaced into relationships or attractions to women. Thus, the emergence of the repressed/dissociated sexual and emotional energy, that is accessed through anima figures in Jungian terms, has produced perceptual distortions and glamourized images, fantasies and thoughts that have fueled the attractions. Many times the connections with women have involved shared memories from prior lifetimes at a subconscious level, including very deep and permeating mutual imprint from more ancient lifetimes. There is a traceable story in the types of relationships with women from natural times that then continued to meet in patriarchal times, many times involving a series of unresolved issues and intense conflicts. Patriarchal sexuality, and patriarchal family structure, have nothing to do with natural sexuality and natural family structure. In Darwin’s life, it appears that he was more or less totally committed to his wife and family, and after he married he was always at home. It appears he had an active sex life with his wife for eighteen years or more. Since Darwin married his first cousin Emma, one manifestation of the karmic theme of incest were Darwin’s intense or even excruciating inner questionings about the biological inconveniences of incest or inbreeding, whenever one of the children was sick. Again, Emma and Charles had ten children, and two of them died in infancy.

* Guilt connected with distortions of truth, or lies, or biases in the orientation to knowledge or to how knowledge is communicated, and with the use of words or language and thought forms in general. This has been based, on one side, on beliefs the Soul had which represented much meaning and security, and on the other side, on self-interest or a need to preserve a sense or position of authority, or in order to obtain something he wanted from a subjective, egocentric, point of view. This is reflected in Pluto 3rd House, Pluto polarity point 9th House Virgo, SN 5th House Taurus, and it is confirmed in many ways in the chart. Jupiter and Mercury are also in the 3rd House, both conjunct Pluto in Pisces, Venus 3rd House Aries rules the SN. Thus, an element of personal delusion, a delusory sense of self-importance or grandeur, or a glamourized self-image have allowed, in the past of the Soul, inaccuracies in the narrative and self-narrative in self-serving ways, relative to the individual’s need system. The thinking process has operated in these dynamics as a means to satisfy instinctive needs or egocentric drives.

* Guilt based on a psychological state of futility, which in some lifetimes has prevented doing necessary efforts for the Soul to evolve in the ways intended, through procrastination, self-undermining behavior, and dynamics of avoidance or denial. This is reflected in the Pluto polarity point in Virgo with the Moon in Capricorn in the 2nd House, the South Node in Taurus inconjunct Saturn/Neptune, Mars in the 10th House in Libra. The futility originates ultimately in the unresolved states of mourning, the inner wounding of the Soul resulting from many prior lives traumas, confusion about the causal connections between choices and outcomes – Pluto in Pisces 3rd House square Saturn/Neptune 12th House – and the fixity of the desire nature and the ego structure equaling resistance to necessary change. The futility is part of a psychological state of depression with ruminative self-reproach – Moon 2nd House Capricorn conjunct SNs of Venus and Mercury, with Venus and Mercury in the 3rd House, etc.

Together with the reasons for natural guilt within the Soul, there is also induced or artificial guilt, based on repressive morals, doctrines or religions, coming from the consensus of the society of birth, and the family of birth, which have intensified the feelings of guilt.

We know that the underlying inner causative dynamics of the guilt patterns have been repressed – Capricorn. However, these dynamics, and associated memories, have been erupting into conscious awareness during a series of recent prior lifetimes. This is symbolized by Uranus in Scorpio conjunct the NN within the New phase.

Intense unresolved states of mourning and unresolved PTS exist within the Soul, coming from many prior lifetimes, originating in trauma of loss of family relationships, and children. This is also symbolized by Uranus conjunct the NN in Scorpio, with the Moon in Capricorn in the 2nd House, and is restated by the Moon conjunct asteroid Orpheus, and asteroid Proserpina being Rx in the 8th House at 3° Leo, conjunct Isis, both squaring the Moon’s nodes. In his current life as Charles Darwin the Soul re-experienced emotional loss, including the devastating death of a beloved daughter when she was ten. Darwin wrote in a personal memoir “We have lost the joy of the household, and the solace of our old age”. Darwin had also gone through the loss of a baby son. Darwin’s mother Susannah died when Charles was eight.

The Moon being in Capricorn in the 2nd House square to Mars in the 10th House reflects that the Soul chose to be born through a family defined by consensus values and beliefs in which his emotional needs as a child would go unmet, and where, instead, he would receive the impact of judgments including religious judgments, and a disciplinarian education, all this as an outer reflection of the inner state of emotional repression. The reasons why Darwin’s Soul would choose to be born in this type of family are compound. On one hand, the emotional repression of that type of family would resonate with the inner state of repression and repressed mourning within Darwin’s Soul. Further, there is an evolutionary need to minimize emotional expectations from other people or any external source, as reflected by Cancer on the 8th House cusp ruled by the Moon in Capricorn 2nd House. Also, being born in a wealthy and educated English family allowed the young Darwin to access types of knowledge and experience, including having the right social contacts and funding capacity for his voyage on the Beagle. This was in some way necessary in light of what the Soul intended to accomplish in terms of delivering a message or a book to the Victorian society and to the world at large that would deeply and massively impact on fundamental collective belief structures. This demanded from the Soul’s point of view, to be able to validate the ideas to be presented from the point of view of formal consensus disciplines, as a means to be ‘readable’ but also to appeal to the scientific communities. In turn this demanded having the right type of education, credentials and relationships. Delivering the outcome of many lifetimes of observation of Nature was a pressing issue within Darwin’s Soul. In this sense, choosing his family in that lifetime served in that way for those intentions. This is reflected basically in Pluto in the 3rd House with Mars, its lower octave, in the 10th House Libra, Mars being square to the Moon in the 2nd House in Capricorn.

The mother would have been more or less emotionally and sexually repressed, controlled, emotionally unavailable and not nurturing for the child at a physical and emotional level. Susannah Darwin, or Wedgwood, was already forty-three or forty-four when Charles was born. “She breed doves at their home, and she explained plants and flowers to Charles when he was young. But her health had never been good, and through the years of the marriage she became increasingly weak, and withdrawn from the young children”. It appears that the cause of the mother’s death when Charles was eight related to “gastrointestinal symptoms that were probably a sign of either a severe ulcer or stomach cancer” – Charles’ Moon square Mars, Moon conjunct the SN of Pluto in Capricorn – and also Charles would manifest severe gastrointestinal symptoms, within a series of health issues Darwin faced during his life.

At the time of the mother’s death transiting Ceres was Rx conjunct Charles’ natal Moon; the transiting SN of Ceres was conjunct the natal Saturn, ruler of the Capricorn Moon, within the natal 12th House. Transiting Mars was conjunct the natal, Lunar SN, and most important, transiting Pluto was still in Pisces, within the 3rd House, forming an exact inconjunct to natal Mars in the 10th House which is the ruler of the 4th and 5th Houses. The transiting Nodes were at 25° Taurus and Scorpio, forming a square to Charles’ natal Sun in Aquarius. These symbols reflect that intense emotional insecurity would be triggered within the Soul through the crisis involved in the loss of the mother which in turn would trigger associated memories of prior-lives traumas.

However, with the natal Moon being in the 2nd House, in Capricorn, a need or desire has been in place to control or repress his own sensibility and to restrict the focus of the egocentric consciousness, and to ‘shut down’. Darwin wrote in his Autobiography “My mother died in July 1817, when I was a little over eight years old, and it is odd that I can remember hardly anything about her except her death-bed, her black velvet gown, and her curiously constructed work-table”. In his “Autobiographical fragments” written much earlier, he wrote: “when my mother died I was 8 ½ years old and Catherine one year less, yet she remembers all particulars and events of each day whilst I scarcely recollect anything (and so with very many other cases) except being sent for, the memory of going into her room, my father meeting me – crying afterwards. I recollect my mother’s gown and scarcely anything of her appearance, except one or two walks with her. I have no distinct remembrance of any conversation, and those only of a very trivial nature. I remember her saying “if she did ask me to do something”, which I said she had, “it was solely for my good”.

In Darwin’s chart, Cancer on the 8th House cusp reflects the intensity of the inner states that have been repressed, and the overall intention to metamorphose the egocentric structure, which would need to occur through cyclic experiences of death and rebirth. The need for such intensity of experiences has been created by the fixity of past egocentric orientation. The fixity of past egocentric orientation is symbolized by the SN in the 5th House in Taurus and the Moon in the 2nd House in Capricorn, and Cancer on the 8th House cusp. This has been a causal factor for repressing the emotional states in order to keep heading toward the ego defined goals despite experiencing emotional pain. Uranus conjunct the NN in the 11th House reflects the Soul created need to experience traumatic levels of intensity in order to unlock the emotional states existing within the Soul, and allow the egocentric structure to restructure itself in a new way.

Cancer being in the 8th House cusp, the SN being in the 5th House Taurus, ruled by Venus in Aries, Mars in the 10th House being the ruler of both the 4th and the 5th Houses, and the Moon being in Capricorn in the 2nd House, reflect the intensity of desires for the mother that is denied access by the law of the father. With ‘law of the father’, I mean the patriarchal family structure and sexual regulation thereof, correlating with the Capricorn archetype. It is internalized and reproduced since it constitutes a fundamental basis of patriarchal social structure. It is a sexual economy, since it tells where sexual desire can be placed, and where it cannot be placed, relative to the family structure in which any individual is born, despite the natural affective and sexual nature of the child. This includes of course the prohibition and taboo of incest with the mother. This is what Freud called the Oedipus complex. Patriarchal regulation of family and sexual desire frustrates to some degree the child’s capacity for joy. There is anger at the father because the father archetypically represents norms. Anger against the father is repressed for the sake of maintaining and reproducing the social order. In Darwin’s chart, the crescent square between the Moon and Mars demonstrates the internalization of the law of the father leading to being defined by a state of lack that is symbolized by the Moon in the 2nd House being in Capricorn. Given that the SN ruler Venus is conjunct Vesta in Aries in the 4th House, and the Moon in the 2nd House is conjunct the SN Vesta, both in Capricorn, natural sexual desire for the communal mothers in pre-patriarchal times now became desire for ‘this’ woman who happens to be ‘my’ mother. Because the communal ‘mother’ became a nuclear family ‘mother’, the word “mother” originally referring to a series of women, became a word referring to a specific individual female in each case. Thus, sexual desire was placed in the conflict of either desiring the mother against the law of the father, or accepting the law of the father and repressing sexual desires for the mother.

With the NN of the Moon being in the 11th House Scorpio conjunct Uranus and Chaos, ruled by Pluto in Pisces in the 3rd House, the Soul has already attempted to metamorphose and subvert the prior limitations of the ego structure by totally revolutionizing its existing organization on all levels. Given that the Sun is in Aquarius in the 2nd House, and the Uranus/NN conjunction occurs within the New phase, the intention to revolutionize self continues to be in place for the current lifetime. Why then, did the Soul of Darwin need to create for that lifetime the ‘controlled’ or ‘repressed’ and ‘depressed’ type of ego structure or personality symbolized by the Capricorn Moon? In a few words, I would say a reason lies in the Soul’s need to proceed with extreme caution and prudence. This requirement seems to be a consequence of the level of repression and conditioning, as it coexists with the intensity of desires for liberation. The intensity of the desires to metamorphose, and to disorganize prior personality dynamics, implies a danger of totally destroying the individual’s sense of self. This could translate potentially, for example, in personality disorganization, disassociation or psychosis, as reflected in Uranus Scorpio conjunct NN ruled by Pluto in Pisces with all the Pisces stellium. It is only by means of extreme caution that the Soul can become aware of what needs to change at a personal level, and effect the transformation. The Moon in Capricorn in the 2nd House ruling the 8th House Cancer, relative to the NN in Scorpio in the 11th House implies a Soul commitment to emotional transformation translating into a restricted sense of experience in which self-awareness is limited or confined to that which needs to decay and ultimately die in the personality on a moment to moment basis.

The potential for levels of disorganization or disassociation is implied because of the Soul desires to discover the universe within, and to evolve the egocentric structure. Bottom line Soul desires to discover the inner universe are reflected in the Pisces Pluto and stellium. In Darwin’s life, this would manifest in the ongoing internalization of consciousness from a perception of variety in the phenomenal and natural world, to the inductive and intuitive grasping of very general patterns and laws about how species have come to exist. It is further reflected in the necessary use of imagination and fantasy by Darwin to generate models that led to the evolutionary theory. Also, and in direct connection with the Moon in the 2nd House in Capricorn, these desires manifested within the mourning state as desires to inwardly communicate with the Souls of those who had departed too soon. “We have lost the joy of the household and the solace of our old age,” wrote Darwin, days after the death of her beloved daughter Annie. “Oh that she could now know how deeply, how tenderly we still do and ever shall love her dear joyous face.” Given the symbols in the chart, Darwin may have had dreams in the astral plane based on those Soul desires.

Because of the Mercury/Pluto conjunction in Pisces, 3rd House, is Balsamic, and given that Uranus is conjunct the North Node, the ongoing process of formulating his theory, must have involved cyclic intellectual crises in the organization of the material, needing to start over and over again, and experiencing confusion as a result. Because of the underlying dynamics of futility and self-defeat, the temptation existed at every point to leave the task unfulfilled, and to abandon himself to confusion and futility. The sense of personal identity can be affected through the impact of the subconscious material that is erupting into consciousness that may leave the individual unintegrated and disassociated. Thus, we can see the type of ego structure represented by the Moon in Capricorn 2nd House as a means chosen by the Soul to restrict the focus of conscious consciousness, to ground the sense of self in the embodied experience, even by means of physical pain. A type of ego structure that does not allow much for escapism, avoidance or alienation, because it is inwardly in contact with very uncomfortable issues, dynamics and states, that threaten to create chaos or trauma at every turn. This results in a type of ego that desires to be actively involved in its life or that desires to be responsible for its life and its ongoing inner states. This is quite different than living in a world of pure theory or scientific exploration. However, Darwin did in fact postpone much inner exploration ‘in the name’ of science and his focus in his career – Capricorn – based on his sense of having special mission to accomplish. While doing so, he was all along the way confronted by his own inner darkness, and his own limitations, and called back to himself by the bodily experience of illness. Capricorn correlates with reflection, and in time, reflection allows for understanding. Again, reflection involves higher cognitive functions and promotes impulse control. The embodied experience, and the experience of physical and emotional pain, was being used by the Soul to create a type of ego that allows the Soul for a more realistic consciousness, relative to the potential embodied and concrete outcomes of every choice or action, in connection with the causal inner dynamics. Also, a type of ego that could be determined and persistent in face of seemingly unsurmountable difficulties – at least from his subjective point of view – and that would live a very simple life most of its lifetime at home, in order to concentrate the efforts in both family and career.

En este artículo analizo algunas dimensiones del arquetipo de la Luna desde un punto de vista de Astrología Evolutiva, usando como ejemplo la carta natal de Charles Darwin.

Charles Darwin tenía la Luna en la Casa II en Capricornio, rigiendo a Cáncer en la cúspide de la Casa VIII. El Signo en cúspide de la Casa IV es Aries, regido por Marte en la Casa X en Libra formando una cuadratura con la Luna dentro de la fase Creciente.

La condición evolutiva observada del Alma de Charles Darwin es la 3ª subetapa del estado Individuado.

Esta es la carta natal de Charles Darwin:

Darwin - birthchart

Los símbolos dichos se correlacionan con una naturaleza emocional que llega a la vida actual fundamentalmente reprimida, y una estructura egocéntrica o de personalidad que no está en contacto con los estados internos que existen en el Alma, de naturaleza emocional. Existe una defensa pre-existente contra el dolor emocional, debido a que el Alma ha elegido levantar barreras para evitar el impacto de intensas emociones tales como dolor y aflicción, rabia y desilusión. La Luna en Capricornio y la ubicación del regente de la Casa IV estando en la Casa X, Casa natural de Capricornio refleja en este caso un estado interior de duelo que se origina fundamentalmente en experiencias de pérdida en relaciones familiares, y dentro de esto, específicamente pérdidas de hijos. Este estado interior de duelo define la forma en que el individuo se siente interiormente y su tono general y sus patrones de relación consigo mismo y con los demás-la Luna en la Casa II, Marte en Libra en la Casa X.

La personalidad o ego está saturada de sentimientos de culpabilidad. El fenómeno de la culpa se correlaciona con el arquetipo de Capricornio, y este arquetipo se correlaciona con lo que se llama culpa natural originada en la transgresión de leyes naturales, y con la culpa artificial o inducida, originada en enjuiciamiento o persecución en nombre de leyes o morales inventadas por los hombres. En estos símbolos, hay varias razones de que hayan sentimientos de culpa natural en el Alma de Darwin, provenientes de vidas anteriores. Entre las más importantes se cuentan:

* Culpa basada en experiencias de haber estado lejos del hogar familiar debido a viajes que el individuo deseó hacer en una serie de vidas anteriores. El Alma sentía en esas vidas que esos largos viajes eran muy importantes. Al regresar a casa, habría encontrado que las cosas habían andado muy mal durante su ausencia, algunas veces incluso encontrando que alguno de los seres queridos, un niño, había muerto. Esto está simbolizado en la carta natal de Darwin en Virgo en la Casa IX, donde está el punto de polaridad de Plutón, Júpiter, regente natural de la Casa IX, conjunto a Plutón en Piscis, el Nodo Sur de Quirón en la Casa V, Casa de los Hijos, en cuadratura con la Luna en la Casa II; también la Luna en biseptil con su propio NS en la Casa V y en septil con Plutón; Ceres en Piscis conjunta a Plutón y a Mercurio, que es el regente del punto de polaridad de Plutón en la Casa IX en Virgo; y también Neptuno/Saturno en la Casa XII en Sagitario formando una inconjunción con el Nodo Sur en la Casa V.

Viajar estaba conectado con los deseos naturales en el Alma de Darwin de expandir su horizonte de conocimiento. Sin embargo, esos deseos estaban combinados con varios otros deseos de naturaleza egocéntrica o narcisista, incluyendo deseos auto-interesados de recibir aclamación o reconocimiento por sentirse especial – el Nodo Sur (NS) de la Luna en la Casa V en Tauro, regido por Venus en Aries; o el sentimiento ilusorio de haber recibido una misión  ‘desde lo alto’ conectada con el saber, la cual justificaba varios privilegios – Lucifer en la Casa IX en Virgo en oposición a Mercurio/Plutón y Ceres en Piscis, y en trígono con el NS.

En otro nivel, podemos ver como estos tipos de crisis y traumas estaban basados en o condicionados por una estructura de conciencia que busca conocimiento o información fuera de sí mismo, en contraste a lo que podría ser una orientación a buscar las respuestas en el mundo interior o a través de la contemplación. Eso está reflejado en que el regente del NS, Venus, está en la Casa III en Aries, regido por Marte en la Casa X, con la Luna en Capricornio.

Charles y su esposa Emma tuvieron diez niños, y dos de ellos murieron en la infancia, recreando experiencias de pérdida como medio de acceder a los estados interiores de duelo no resueltos que en el caso de Charles definían su personalidad o foco egocéntrico de conciencia, y una serie de estados internos experimentados momento a momento-la Luna.

* Culpa conectada con otros tipos de experiencias de pérdida personal en traumas colectivos, muerte de grupos de gente por plagas o enfermedades. Esto está reflejado principalmente en la conjunción de Urano con el Nodo Norte (NN) de la Luna en Escorpio en la Casa XI, Quirón en la Casa II en Acuario en cuadratura a los Nodos de la Luna, con la Luna en la Casa II en Capricornio. En este caso la culpa se origina en haber querido en esas vidas ser un sanador, ayudar a otras personas a sanar, pero haber sentido que no poseía conocimientos necesarios para ser de ayuda al grupo o comunidad.  La culpa se basa en el sentimiento de la limitación del conocimiento o saber, y todas las dinámicas y razones interiores al Alma, que impidieron que el Alma tuviera más conocimiento o capacidades más desarrolladas.

* Culpa existente en el Alma por razones sexuales. Haya varias dinámicas que son una fuente de culpa natural proveniente de vidas anteriores que están conectadas a la sexualidad, basadas en una naturaleza sexual dominante a nivel instintivo o básico, con una orientación predominantemente masturbatoria, y en como la sexualidad natural del Alma ha sido condicionada por el patriarcado. Sintetizando, estas dinámicas incluyen:

(i) dinámicas que involucran una falta de discriminación suficiente sobre con quién ser sexual, y con quien no ser sexual, en relación a realidad actual de las personas involucradas. En esta dinámica no hay una evaluación suficiente de las ‘consecuencias’ porque el individuo se deja llevar por las atracciones instintivas glamorizadas-Venus en la Casa III en Aries, regente del NS en la Casa V en Tauro, Marte en la Casa X en Libra;

(ii) un capítulo en sí mismo es sobre la culpa originada en uniones incestuosas, y dentro de esto, uniones incestuosas que se tradujeron en embarazos o nacimientos, que resultaron traumáticas para la madre y la progenie, debido a enjuiciamiento, proyección o diversos grados de exclusión por parte de la sociedad patriarcal. Esto puede verse en muchos símbolos de esta carta natal, pero los esenciales en mi opinión son la cuadratura Luna/Marte con Marte estando en la Casa X en Libra, en recepción mutua con Venus en Aries en la Casa III conjunto a Vesta en Aries en la Casa IV – siendo Venus el regente del NS en la Casa V en Tauro, con Urano en Escorpio conjunto al NN, y también, de nuevo, Saturno/Neptuno en Sagitario en la Casa XII inconjuntos al NS. Las dinámicas incestuosas con hijas en vidas anteriores pueden verse en esta misma configuración, y también las consecuencias psicológicas en el desarrollo de esas hijas en esas vidas. El incesto con hermanas también puede verse en la Venus de Aries estando en la Casa III-Casa de los hermanos-conjunta a Vesta. En esencia, muchas de esas situaciones han involucrado una falta de preocupación por la otra persona con quien ser sexual, siendo ésta una dinámica de naturaleza narcisista, con un sentido de omnipotencia o de no reconocer o aceptar límites a sus propios deseos. Esto por supuesto está reflejado en el NS en la Casa V en Tauro, regido por Venus en Aries, en inconjunción con el NN/Urano en Escorpio. Ha existido amor en muchas de esas atracciones, incluso un amor profundo en algunos casos, sin embargo, ha sido expresado a través de una estructura narcisista basada en un ‘niño interior’ herido que continúa buscando ser reconocido y aclamado, y que es totalmente subjetivo.

(iii) debido a los altos niveles de represión sexual que han existido durante muchas vidas provenientes de la regulación sexual patriarcal, junto a los deseos de ‘reprimir’ han coexistido deseos extremos de liberación sexual. Esos deseos han dado lugar a experiencias de intensa inmersión en formas profanas de una absorbente sexualidad en algunas vidas. Más allá de eso, hay una orientación pre-existente a lo que se llama ‘Eros oscuro’ (‘Dark Eros’), o formas de ser sexual y deseos sexuales de explorar aquello que ha sido reprimido, que está prohibido o es tabú desde el punto de vista de la mayoría de la sociedad. Esto está simbolizado en Marte en la Casa X, regente de Venus en Aries que a su vez rige el NS, Urano Escorpio, Lilith Rx Casa V Tauro conjunta al NS, y Capricornio en la cúspide de la Casa II.

En conexión con la naturaleza sexual del individuo, y las dinámicas sexuales que son una fuente de culpa, una dinámica de fondo que subyace ha sido la proyección de necesidades emocionales no resueltas, afectos y sentimientos que han sido reprimidos y/o disociados – la Luna en la Casa II en Capricornio está regida por Saturno/Neptuno en la Casa XII en Sagitario en trígono con Venus. Estos símbolos se correlacionan con necesidades emocionales básicas que no han sido satisfechas en la niñez creando intensos estados internos de inseguridad los cuales han sido reprimidos. Experiencias traumáticas anteriores de pérdida han inducido una respuesta de disociación. Afectos y sentimientos que han sido disociados en relación con figuras maternas han sido proyectados o desplazados a relaciones o atracciones hacia mujeres. Así, la emergencia de la energía emocional y sexual, a la que se ha tenido acceso a través de figuras que encarnan su anima en términos Junguianos, ha creado distorsiones perceptuales e imágenes glamorizadas, fantasías y pensamientos que han alimentado las atracciones. Muchas veces las conexiones con esas mujeres han comprendido memorias subconscientes compartidas de vidas anteriores, o incluso una muy profunda y rica imprimación mutua basada en haberse relacionado en vidas más antiguas. Puede en esta carta natal trazarse la historia de los tipos de relaciones con mujeres que el Alma ha tenido desde los tiempos naturales, con las cuales ha vuelto a encontrarse en vidas durante el patriarcado, muchas veces involucrando una serie de temas no resueltos e intensos conflictos. La sexualidad patriarcal y la estructura familiar patriarcal, nada tienen que ver con la sexualidad natural y la estructura familiar natural o biológica de la especie. En la vida de Darwin, todo indica que estuvo más o menos totalmente comprometido con su esposa y su familia, y una vez que se casó estuvo todo el tiempo en casa. Al parecer mantuvo una vida sexual activa con su esposa durante dieciocho años o más.  Debido a que Darwin se casó con su prima hermana Emma, una manifestación del tema kármico del incesto fueron las intensas e incluso atormentados cuestionamientos sobre los inconvenientes del incesto o endogamia, que surgían cada vez que alguno de los niños se enfermaba.

* Culpa conectada con distorsiones de la verdad, o mentiras, o sesgos en la orientación al conocimiento o a la comunicación, y con el uso de palabras o formas de lenguaje o de pensamiento en general. Esto se ha basado por un lado en creencias o sistemas de creencias que el Alma tenía y que representaban mucho significado y seguridad, y por otro lado en una necesidad o auto-interés de preservar un sentido o una posición de autoridad, o a fin de obtener algo que deseaba desde un punto de vista subjetivo, egocéntrico. Esto está reflejado directamente por Plutón en la Casa III en Piscis, el punto de polaridad de Plutón en la Casa IX en Virgo, el NS en la Casa V en Tauro, y está confirmado de muchas maneras en la carta natal. Por ejemplo, Júpiter y Mercurio también están en la Casa III y ambos están conjuntos a Plutón en Piscis, Venus en la Casa III en Aries rige el NS. Así, un elemento de ilusión o delirio personal, un sentido ilusorio de auto-importancia o de grandeza, o una autoimagen glamorizada, han permitido en el pasado del Alma, ‘imprecisiones’ en la narrativa y la auto-narrativa, de formas auto-complacientes o egoístas, relativas al sistema de necesidades del individuo. El proceso de pensamiento ha operado en esas dinámicas en función de satisfacer necesidades instintivas o egocéntricas.

* Culpa basada en un estado interior de futilidad, que en algunas vidas se ha traducido en no hacer esfuerzos necesarios para evolucionar de las formas planeadas, a través de procrastinación, auto-sabotaje, y dinámicas de evitación y negación. Esto está reflejado en el punto de polaridad de Plutón en Virgo con la Luna en Capricornio en la Casa II, el NS en Tauro inconjunto a Saturno/Neptuno, Marte en la Casa X en Libra. La futilidad se origina últimamente en los estados interiores de duelo no resuelto, las heridas interiores del Alma resultado de traumas de muchas vidas, confusión sobre las conexiones causales entre las decisiones o elecciones y los resultados – Plutón en Piscis en la Casa III en cuadratura a Saturno/Neptuno en la Casa XII – y la fijeza o rigidez de la naturaleza de deseos y la estructura del ego y la resultante resistencia a hacer cambios necesarios. La futilidad es parte de un estado psicológico de depresión con rumiación y auto-reproche – la Luna en la Casa II en Capricornio conjunta a los Nodos Sur de Venus y Mercurio, con Venus y Mercurio en la Casa III, etc.

Junto a las razones de culpa natural en el Alma de Darwin, también hay culpa artificial o inducida, basada en morales represivas, doctrinas o religiones, provenientes del consenso social y de las familias de nacimiento en esas vidas, la cual en combinación ha incrementado los sentimientos de culpabilidad.

Sabemos que las dinámicas causales internas de los patrones de culpa han sido reprimidas – Capricornio. Sin embargo, estas dinámicas y memorias asociadas a ellas han estado irrumpiendo en la conciencia consciente durante una serie reciente de vidas pasadas. Esto está simbolizado en Urano en Escorpio conjunto al NN dentro de la fase Nueva.

Intensos estados no resueltos de duelo y PTS o estrés post-traumático existen en el Alma de Darwin, que provienen de muchas vidas anteriores, originadas en traumas de pérdida de familiares y de niños. Esto también está simbolizado en esta carta por Urano conjunto al NN en Escorpio, con la Luna en Capricornio en la Casa II, y está reafirmado por la conjunción a la Luna del asteroide Orfeo, y también por el asteroide Proserpina que está Rx en la Casa VIII en el 3° de Leo, conjunto a Isis, los dos en cuadratura a los Nodos Lunares. En esa vida actual como Charles Darwin el Alma re-experimentó pérdida emocional, incluyendo la devastadora muerte de una hija amada a los diez años. Darwin escribió en un diario personal: “Hemos perdido la alegría de la familia, y el solaz de nuestra vejez”. Antes de eso, ya había pasado por la muerte de un bebé. Y su madre murió cuando Charles tenía ocho.

La Luna en Capricornio en la Casa II en cuadratura a Marte en la Casa X se correlaciona en esta carta con la elección del Alma de nacer a través de una familia definida por valores y creencias del consenso en la cual sus necesidades emocionales de niño quedarían insatisfechas, y en la cual, en cambio, recibiría el impacto de juicios, incluyendo juicios religiosos, y una educación disciplinaria, todo esto como un reflejo externo del estado interior de represión emocional. Estos símbolos reflejan asimismo que se trataría de una familia de posición social o riqueza. Las razones por las cuales el Alma de Darwin eligió esa familia de nacimiento son variadas. Por un lado, la represión emocional de ese tipo de familia resonaría con el estado interior de represión, y con el duelo reprimido. Además existe la necesidad evolutiva de minimizar las expectativas emocionales respecto a otras personas o cualquier fuente externa, tal como está reflejado en Cáncer en la cúspide de la Casa VIII regido por la Luna en Capricornio en la Casa II.  A la vez, nacer a través de una familia inglesa, rica y educada, puso a disposición del joven Darwin tipos de información, conocimientos y también de experiencias, incluso el tener los contactos sociales indicados y la capacidad de financiar su viaje de cinco años en el Beagle. Todo esto era de cierta manera necesario a la luz de lo que el Alma intentaba lograr en términos de entregar un mensaje o un libro a la sociedad Victoriana y a todo el mundo, que impactaría profunda y masivamente en estructuras de creencias fundamentales del colectivo. Esto demandaba desde el punto de vista del Alma, ser capaz de validar las ideas presentadas desde la perspectiva de las disciplinas formales del consenso, como medio para ser ‘leíble’ pero también como medio para apelar a las comunidades científicas respectivas. A su vez esto requería tener el tipo ‘correcto’ de educación, las credenciales y las relaciones. Hacer entrega del resultado de muchas vidas de observación de la Naturaleza era un tema candente en el Alma de Darwin. En ese sentido, elegir a su familia en esa vida sirvió como un medio para esas intenciones. Esto está reflejado básicamente en Plutón en la Casa III con Marte, su octava inferior, en la Casa X en Libra, y Marte en cuadratura con la Luna en la Casa II en Capricornio.

Con estos símbolos, la madre sería más o menos emocional y sexualmente reprimida controlada, emocionalmente no disponible, o no nutritiva para el niño a nivel físico o emocional. Susannah Darwin, o Wedgwood, tenía ya cuarenta y tres cuando Charles nació. “[Ella] criaba palomas en su hogar, y le explicaba las plantas y las flores a Charles cuando era niño. Pero su salud nunca había sido buena, y a través de los años de matrimonio se debilitó y se volvió retraída de los niños”. Al parecer la causa de la muerte de la madre cuando Charles tenía ocho estuvo en “síntomas gastrointestinales que eran probablemente un signo o bien de úlcera severa o cáncer de estómago” – la Luna de Charles en cuadratura a Marte, conjunta al NS de Plutón en Capricornio – y él también manifestaría síntomas gastrointestinales severos, dentro de una serie de problemas crónicos de salud.

Al tiempo de la muerte de la madre, Ceres en tránsito estaba conjunta a la Luna natal de Charles. El NS de Ceres en tránsito estaba conjunto al Saturno natal, regente de la Luna en Capricornio, en la Casa XII natal. Marte en tránsito estaba conjunto al NS de la Luna, y más importante, Plutón en tránsito estaba aún en Piscis dentro de la Casa III, formando una inconjunción exacta al Marte natal en la Casa X que es el regente de las Casas IV y V que están en Aries. Los Nodos Lunares en tránsito estaban en los 25° de Tauro/Escorpio, formando una cuadratura al Sol natal de Charles en Acuario. Estos símbolos reflejan que se gatillaría una intensa inseguridad emocional en el Alma a través de la crisis de perder a la madre. Esto a su vez gatillaría memorias asociadas de pérdidas anteriores de naturaleza traumática.

Sin embargo, estando la Luna natal en la Casa II en Capricornio, ha existido el deseo o necesidad de controlar o reprimir la propia sensibilidad y restringir el foco de la conciencia egocéntrica, y también de ‘apagarse’. Darwin escribió en su autobiografía “Mi madre murió en Julio de 1817, cuando yo tenía sólo un poco más de ocho años, y es raro que yo difícilmente pueda recordar nada sobre ella excepto su lecho de muerte, su vestido de terciopelo negro, y su mesa de trabajo curiosamente construida. En sus Fragmentos Autobiográficos escritos mucho antes, escribió: “cuando mi madre murió yo tenía ocho años y medio y Catherine un año menos, sin embargo ella recuerda todos los particulares y eventos de cada día en tanto que yo escasamente recuerdo algo (y así en muchos otros casos) excepto el ser llamado, el recuerdo de entrar en su habitación, mi padre recibiéndome – y luego llorando. Recuerdo el vestido de mi madre y escasamente algo de su apariencia, excepto una o dos caminatas con ella. No tengo recuerdos claros de ninguna conversación, y esas sólo de una naturaleza muy trivial. La recuerdo diciendo “si ella me pidió que hiciera algo”, a lo que dije que sí lo había hecho, “era sólo por mi bien”.

En la carta natal de Darwin, Cáncer en la cúspide de la Casa VIII refleja la intensidad de los estados internos que han sido reprimidos, y la intención general de hacer una metamorfosis de la estructura del ego, lo que ocurriría a través de experiencias cíclicas de muerte y renacimiento, simbólicamente. La necesidad de tal intensidad ha sido creada por la fijeza de la orientación egocéntrica del pasado. La fijeza o rigidez de la orientación egocéntrica está simbolizada por el NS en la Casa V en Tauro y la Luna en la Casa II en Capricornio, y la misma cúspide de la Casa VIII en Cáncer. Esta ha permitido la represión de estados emocionales a fin de seguir avanzando en dirección a metas definidas por el ego a pesar del dolor emocional experimentado. Urano conjunto al NN en la Casa XI refleja que el Alma creó, ya en vidas anteriores, la necesidad de experimentar niveles traumáticos de intensidad a fin de destapar o desbloquear los estados emocionales que han sido reprimidos, y permitir que la estructura egocéntrica se pueda reestructurar de una nueva forma.

Cáncer en la cúspide de la Casa VIII, con el NS de la Luna en la Casa V en Tauro, regido por Venus en Aries, Marte en la Casa X siendo el regente de las Casas IV y V cuyas cúspides están en Aries, y la Luna en la Casa II en Capricornio, reflejan la intensidad del deseo hacia la madre a la que la ley del padre le niega acceso. Con ‘ley del padre’, quiero decir la estructura familiar patriarcal y la consiguiente regulación de la sexualidad, fenómeno que se correlaciona con el arquetipo de Capricornio. Esa ‘ley’ es internalizada y reproducida ya que constituye una base fundamental de la estructura de la sociedad patriarcal. Es una economía sexual, dado que señala los objetos que pueden ser investidos, o no, por el deseo sexual, en relación con la estructura familiar de nacimiento, independientemente de la naturaleza afectiva y sexual del niño. Esto incluye por supuesto la prohibición y tabú del incesto con la madre. Esto es lo que Freud llamó Complejo de Edipo. La regulación patriarcal de la familia y del deseo sexual frustra en diversos grados la capacidad de goce del niño. Se produce rabia o ira contra el padre porque el padre arquetípicamente representa las normas. Esta rabia hacia el padre es reprimida a fin de que pueda mantenerse y reproducirse el orden social. En la carta de Darwin, la cuadratura Creciente de la Luna con Marte demuestra una internalización de la ley del padre que conduce a un estado interior de carencia, que está simbolizada en que la Luna de la Casa II está en Capricornio. Dado que el regente del NS – Venus – está conjunto a Vesta en Aries en la Casa IV, y la Luna en la Casa II está conjunta al NS de Vesta, ambos en Capricornio, deseos naturales hacia madres comunales en tiempos matriarcales luego aparecieron en el patriarcado como deseos hacia ‘esta’ mujer que resulta ser ‘mi’ madre. Debido a que la madre comunal devino en el patriarcado una madre de familia nuclear, la palabra ‘madre’ que originalmente se refería a una serie de mujeres se convirtió en una palabra que designaba a sólo una mujer específica en cada caso. Así, el deseo sexual fue puesto en el conflicto de o bien desear a la madre contra la ley del padre, o bien aceptar la ley del padre y reprimir los deseos sexuales hacia la madre.

Con el NN de la Luna en la Casa XI en Escorpio conjunto a Urano y Chaos, regidos por Plutón en Piscis en la Casa III, el Alma ya ha intentado metamorfosear y subvertir las anteriores limitaciones de la estructura egocéntrica a través de revolucionar totalmente la organización existente en todos los niveles. Dado que el Sol está en Acuario en la Casa II, y la conjunción Urano/NN ocurre dentro de la fase Nueva, la intención de revolucionar el Self sigue en curso en la vida actual. Por qué, entonces, necesitó el Alma de Darwin crear para esa vida el tipo de estructura de personalidad ‘controlada’ o ‘reprimida’ y ‘deprimida’ simbolizada por la Luna en Capricornio? En pocas palabras, una razón de fondo se encuentra en que existe la necesidad del Alma  de proceder en ese punto con extrema prudencia y cautela. Este requerimiento puede verse como una consecuencia del nivel de represión y condicionamiento, en tanto coexiste con una intensidad de deseos de liberación. La intensidad de los deseos de metamorfosear y desarreglar dinámicas preexistentes de la personalidad, conlleva el peligro de destruir totalmente el sentido de identidad individual. Esto podría traducirse potencialmente, por ejemplo, en desorganización de la personalidad, disociación o psicosis, tal como indican la conjunción NN/Urano regida por Plutón en Piscis con todo el stellium de planetas en Piscis. En una situación evolutiva así, es sólo a través de un extremo cuidado que el Alma puede darse cuenta de qué es lo que necesita cambiar a nivel personal, y efectuar cada vez la transformación. La Luna en Capricornio en la Casa II como regente de la Casa VIII en Cáncer, en relación al NN en Escorpio en la Casa XI, implican la necesidad de un compromiso y dedicación a la transformación emocional, que se traduce en este caso en la necesidad de restricción en el campo de la experiencia en el cual la auto-conciencia está más o menos limitada o confinada a una conciencia de aquello que necesita decaer y últimamente morir en la personalidad, momento a momento.

La posibilidad de niveles de desorganización o disociación está implicado con los deseos a nivel del Alma de descubrir el universo interior, y de evolucionar la estructura del ego. Los deseos de fondo del Alma de descubrir el universo interior están por supuesto reflejados en Plutón y el stellium de Piscis. En esa vida como Darwin, se manifestaron a través de la internalización de la conciencia que estaba en curso, desde una percepción de la variedad en el mundo fenomenal y natural, a la captación inductiva o intuitiva de los patrones y leyes más generales sobre cómo han llegado a existir las especies, su origen. También se manifestó a través del necesario uso de la imaginación y la fantasía por Darwin para generar y operar modelos en su mente, que condujeron a la teoría evolutiva. Los deseos de conocer el universo interior también se manifestaron dentro de los estados de duelo como el querer interiormente comunicarse con las Almas de quienes habían partido demasiado pronto. “Hemos perdido la alegría de la familia y el solaz de nuestra vejez. Oh, que ella pudiese ahora saber cuán profundamente, cuán tiernamente amamos aún y amaremos por siempre su querida carita de alegría”. Según los símbolos de la carta, Darwin puede haber tenido sueños en el plano astral basados en esos deseos.

Debido a que la conjunción Plutón/Mercurio en Piscis tiene lugar dentro de la fase Balsámica, y dado que Urano está conjunto al NN, el proceso de formular la teoría tiene que haber involucrado crisis intelectuales cíclicas en la organización del material, el tener que partir de nuevo una y otra vez, y como resultado experimentar confusión. Debido a las dinámicas subyacentes de futilidad y auto-derrota, existía la tentación en cada vuelta de dejar la tarea incompleta, y de abandonarse a sí mismo a la futilidad y la confusión. El sentido de identidad personal puede afectarse por el impacto del material subconsciente que está irrumpiendo en la conciencia, dejando al individuo desintegrado y disociado. Así, podemos ver el tipo de estructura de ego representada por la Luna en Capricornio en la Casa II como un medio elegido por el Alma para restringir y concentrar el foco de la conciencia consciente, de enraizar el sentido de self en la experiencia encarnada, el cuerpo físico, incluso a través del dolor. Un tipo de estructura de ego que no da mucho lugar al escapismo, la evitación o la alienación, debido a que está interiormente en contacto con temas, dinámicas y estados muy incómodos y que amenazan, objetiva o subjetivamente, con crear crisis o traumas una y otra vez.

Esto se traduce en un tipo de ego que desea participar activamente en su vida o que desea ser responsable por su vida y por sus estados internos sucesivos. Esto es algo muy distinto de vivir en un mundo de pura teoría o exploración científica. Sin embargo, Darwin de hecho pospuso mucha exploración interior ‘en nombre’ de la ciencia y su enfoque en su carrera – Capricornio – basado en el sentimiento de tener una misión especial que cumplir. Al hacerlo, se vio a lo largo de todo el camino confrontado por su propia oscuridad interior y sus propias limitaciones, y traído de vuelta a sí mismo a través de la experiencia corporal del dolor y la enfermedad. Capricornio se correlaciona con la reflexión, y con el tiempo, la reflexión conduce al entendimiento. La reflexión involucra funciones cognitivas superiores y promueve el control de impulsos. La experiencia encarnada, y la experiencia del dolor físico y emocional, estaban siendo usados por el Alma a fin de crear un tipo de ego que otorgara al Alma una conciencia más realista, en relación con las potenciales consecuencias encarnadas y concretas de cada elección o cada acción, respecto a las dinámicas causales internas. También un tipo de ego que pudiera ser determinado y persistente frente a dificultades aparentemente insuperables – a lo menos desde su punto de vista subjetivo – y que viviría una vida muy simple la mayor parte de su vida en casa, a fin de concentrar los esfuerzos en la familia y en el trabajo.

Darwin

En este artículo echaremos una mirada a la carta natal de Charles Darwin a fin de mostrar de qué manera se expresa Marte en la vida de un individuo. Darwin está en una condición evolutiva Individuada. Como pueden ver, Plutón en Piscis en la Casa III refleja deseos de conocerlo todo o saberlo todo, y Marte en Libra en la Casa X en Libra refleja la actuación instintiva de sus deseos de conocer todo, de formas que están enfocadas en el plano material. Combinados con los deseos de conocer el todo, Plutón en Piscis en la Casa III se correlaciona con un sentimiento innato de inseguridad frente a lo desconocido, en tanto que Marte en la Casa X en Libra refleja deseos de obtener confirmación o validación de todo el conocimiento o los hallazgos, por parte de otros, y además refleja los deseos de presentar al público esos conocimientos o hallazgos como un cuerpo organizado de conocimiento.

Darwin - carta natal

carta natal de Charles Darwin

Marte (en Libra en la Casa X) como octava inferior de Plutón (en Piscis en la Casa III) refleja el impulso instintivo de buscar confirmación de parte de la figura ‘paterna’, figuras de autoridad, o de la sociedad en general. Podemos ver entonces que han estado instaladas una situación paradójica y una alternancia de dinámicas relativas a los siguientes arquetipos, teniendo en cuenta que:

  • Piscis y la Casa III son arquetipos duales o dobles
  • Libra se correlaciona con lo que se llaman ‘extremos’
  • En la condición evolutiva Individuada, Marte en la Casa X ha involucrado una sostenida rebelión, y rabia, contra los factores de condicionamiento provenientes del consenso social

Ha existido una alternancia entre una dinámica de buscar validación por la sociedad y una rebelión contra la necesidad de validación social. El deseo de validación está conectado con los tipos de estructura egocéntrica o de personalidad que han estado operativos en las vidas pasadas que llegan a la vida presente-el Nodo Sur de la Luna en la Casa V, en Tauro, regido por Venus en Aries en la Casa III: el Alma ha deseado acomodar o confinar el conocimiento o los hallazgos a parámetros socialmente válidos. Podemos ver, por otro lado, la rebelión extrema contra la validación externa, en relación con la conjunción del Nodo Norte de la Luna con Urano, en la Casa XI, en Escorpio, regidos por Plutón: deseos de buscar conocimiento de formas que están ´liberadas’ de esas limitaciones sociales.

La alternancia también ha jugado de otras maneras. Debido a que Libra se correlaciona con dar, y no dar o retener el dar, y con recibir y no recibir, ha existido una crisis sostenida – la inconjunción entre la Casa III y la Casa X, y entre Libra y Piscis – relativa a dar o no dar, o compartir, formas de conocimiento en un contexto social, y las expectativas de recibir o no recibir validación social o apoyo o de ser oído (Libra) por otros en la sociedad.

El tema de dar o compartir hallazgos o formas de conocimiento está también reflejado y respaldado en la carta natal por otros símbolos, por ejemplo:

  • Géminis-regido por Mercurio-en la cúspide de la Casa VII-Casa natural de Venus
  • Mercurio y Venus en la Casa III, de Mercurio
  • La relación Plutón/Marte está dentro de la fase Llena, ie. socializar el intento de Piscis en la Casa III

El tema potencial de que la libertad de exploración o de expandir el conocimiento, se vea condicionada por una necesidad de presentar los resultados en un medio social, y/o las expectativas proyectadas de validación por otros, está también reflejado en:

  • El Ascendente Sagitario en sextil con el MC en Libra
  • Marte en la Casa X está inconjunto a Júpiter
  • El Nodo Sur de Júpiter está en la Casa I-Casa natural de Marte-, y el Nodo Norte de Júpiter, está en la Casa VII
  • El Nodo Sur de Marte está en Sagitario, en la Casa I, conjunto al Nodo Sur de Urano
  • La oposición Mercurio/Lucifer en Piscis/Virgo, Casas III a IX, en cuadratura al eje Asc-Dsc, ie. las cúspides de las Casas I y VII

En estos símbolos, que involucran tan gráficamente las facultades cognitivas del Alma, podemos ver como el conflicto interior existente en el Alma de Darwin-el cual, de nuevo, gira en torno a compartir conocimientos que puedan ser valorados por la sociedad, versus ser totalmente libre para explorar y prescindir de alimentar demandas sociales, ha sido a la vez una crisis intelectual, filosófica, cognoscitiva, a través de dinámicas de duda, la cual ha condicionado tanto los grados de libertad para explorar nuevos territorios, y las formas de compartir o dar a los demás.

Los patrones de condicionamiento-Casa X-de la exploración, y de las formas de dar, han demandado que éstas ocurran dentro de parámetros sociales. Un ejemplo de estos tipos de parámetros podrían ser las disciplinas socialmente definidas- biología, botánica, zoología, geología- las reglas y metodologías propias de cada disciplina, sus límites. En el otro extremo, ha existido una rebelión tal contra los patrones condicionantes, que se ha creado una situación de no tener parámetros que definan el campo, el objeto, o la metodología-Plutón en Piscis en la Casa III-resultando en pérdida de perspectiva o enfoque, confusión, y dificultad de formular formas de conocimiento, pensamientos o formas lingüísticas articuladas, coherentes y relevantes, que permitan avanzar en la formación de un cuerpo de conocimiento, en la exploración de direcciones específicas de investigación, o en la creación de formas socialmente ‘presentables’. Para entender esto, y cuál es la intención específica o en otras palabras, qué es lo que Alma de Darwin ha intentado aprender o lograr, hay que tener presente, de partida, que el Plutón de la Casa III está en Piscis: es un arquetipo de ‘culminación’, relativo a una serie muy larga de vidas dedicadas a la observación de la naturaleza, a intentar comprender el mundo natural, a asumir creencias y luego descubrir la ´ilusión’ o el error, de tener muchos tipos de crisis en vidas anteriores basadas en la interface entre los deseos de conocer y la naturaleza de una orientación de personalidad egocéntrica, ie. poco objetiva, dependiente de la valoración o aclamación por otros-el Plutón en la Casa III con Marte en la Casa X en Libra-en relación con tipos de roles asumidos basados en ‘saber’.  Así, en relación a los Nodos Lunares-que reflejan la evolución que ha estado en curso durante toda esta serie de vidas de la estructura de personalidad-han existido a lo menos cuatro diferentes situaciones respecto a compartir o no compartir, o rebelarse/aceptar las limitaciones o parámetros:

  • En una dinámica preexistente, la limitación de buscar validación social ha limitado la orientación a conocer debido a querer ser una autoridad que se ajusta o conforma/confirma, a las reglas de las disciplinas sociales.
  • Otra situación ha sido una de querer ser una autoridad que entrega formas de conocimiento que no han sido aceptables por la sociedad o que han sido totalmente rechazadas.
  • Debido al rechazo social, ha existido un deseo predominante de reservarse o retener las formas de conocimiento y creencias ya adquiridas.
  • También gatillada o condicionada por la experiencia del rechazo-en relación con el contexto individual del Alma de Darwin-una liberación prematura de los parámetros en pie, que ha creado confusión, ilusiones, delirio, incoherencia-y diversos estados emocionales conectados con posturas filosóficas existencialistas, agnósticas, nihilistas, etc. como resultado de vidas anteriores de inmersión en otros tipos de doctrinas y creencias, de naturaleza religiosa.

El patrón de yod enfocado en el Nodo Sur con el Ascendente y el MC, refleja una intense crisis a nivel de la personalidad, que gira en torno a la cuestión de cuál es el rol personal, cómo actualizarlo (Casa V), y las necesidades en conflicto entre la deseada libertad para conocer, y el atender necesidades sociales. La t-cuadrada de Marte con los Nodos de Júpiter, Saturno y Plutón se correlaciona con stress evolutivo en torno a estos temas que el Alma necesita abordar antes de poder avanzar a otra cosa. Estos temas han estado crecientemente intensificados debido a las respuestas extremas a las demandas en conflicto-Libra.

Subyacente a la paradoja creada debido a estas dinámicas, existe una situación en la cual el Alma necesita entregar, en una presentación socialmente aceptable, formas de conocimiento que serán esencialmente ‘chocantes’ para la misma sociedad que debe recibirlos. Hay varias razones que han creado esta situación. Una razón específica se basa en la ley natural que demanda, a ciertos puntos, que el conocimiento existente sea compartido antes de que el individuo pueda obtener más o nuevos conocimientos-similar a como un contenedor que está lleno necesita ser vaciado antes de poder llenarse otra vez. Con el Plutón estando en Piscis, conjunto Balsámico con Mercurio, la mente de Darwin estaba queriendo estar ya en otra cosa, algo nuevo, estaba soñando interiormente con el nuevo ciclo, pero existía la tentación de no querer completar y ‘culminar’ el ciclo que se está cerrando, y la necesidad por lo tanto de resolver todo lo que está ‘pendiente’ o no-resuelto, a fin de poder efectivamente cerrar el ciclo. En términos de la ley natural del compartir, sería una aplicación de dar a fin de recibir-de manera que lo dado es liberado.

Con Marte en la Casa X, el Alma ha necesitado aprender qué dar, qué no dar, cómo dar, y qué forma de dar adoptar a fin de que lo dado sea de beneficio para la sociedad y la cultura-la Casa X y las cuadraturas de Marte a la Luna y los Nodos planetarios en Capricornio. El requerimiento de dar o compartir conocimientos socialmente es obviamente más imperativo que la necesidad de validación o apoyo social-Marte está regido por Venus en Aries, conjunto a la cúspide de la Casa IV o IC, con Venus siendo el regente del Nodo Sur en la Casa V, y el Nodo Norte de Marte estando en Aries en la Casa IV-lo cual refleja una intención/capacidad de no acomodarse a expectativas que condicionaran lo que debía presentar, sin depender emocionalmente de ser personalmente aceptado o valorado. No se trataba de una cuestión de intercambio, sino más bien de un requerimiento interno de procesar conocimiento dentro del Alma, debido a que mediante el acto de dar lo dado es objetivado, y asume una forma definida o definitiva.

En consecuencia, si acordamos que existe algo así como una búsqueda colectiva de comprender el lugar de la especie humana en la Naturaleza, y de evolucionar más allá, y ‘purgar’ las ilusiones, opiniones, y creencias sobre ese lugar -el Plutón natal en Piscis en la Casa III, el punto de polaridad de Plutón en la Casa IX, en Virgo- el Alma de Darwin deseaba contribuir a esa búsqueda a través de ‘escuchar’-Libra-qué es lo que la especie, la sociedad, la cultura, necesitaba saber para poder avanzar en esa búsqueda, y dedicar sus esfuerzos a presentar ese ‘bocado’ de una forma aceptable, que estuvieran dispuestos a tragar-ie. a escuchar esas ideas. La necesidad de emplear una forma aceptable está enfatizada debido al shock que este ‘trozo de verdad’ iba a crear-Urano conjunto al Nodo Norte. Aquí está en juego la rebelión y descondicionamiento necesarios respecto a creencias previas, y el impacto implicado en el hecho de que la especie humana -Casa X-a pesar de sentirse tan importante y especial, es sólo una especie más entre muchas otras, esencialmente co-iguales-Libra- con diferencias cuantitativas más que cualitativas, y que resulta de la evolución de especies ‘inferiores’. “Cómo decirles algo que necesitan pero no quieren oír, de una forma que puedan escuchar?”.

También Marte en cuadratura a los Nodos Sur de Plutón, Saturno y Júpiter, al tener lugar dentro de la fase del Último Cuarto, se correlaciona con deseos de liberación respecto a las obligaciones y parámetros sociales que limiten la libertad del Alma. La cuadratura de Marte con los Nodos Norte de Plutón y Saturno, al tener lugar dentro de la fase del Primer Cuarto, refleja la naturaleza de una crisis en torno a elegir una forma, escoger un vehículo adecuado para entregar el mensaje, el resultado de observaciones que el Alma ha estado haciendo durante vidas, una forma que, aun siendo altamente personal-la cuadratura del Primer Cuarto, Marte siendo el regente planetario de las Casas IV y V en Aries-necesita servir necesidades del colectivo. El Alma ha necesitado devenir altamente reflexiva sobre cómo cumplir con esta intención evolutiva-Marte en la Casa X en cuadratura creciente con la Luna en Capricornio en la Casa II. Y aun así, a pesar de la necesidad de contemplación interior, existe una necesidad de monitorear al mismo tiempo el entorno social a fin de evaluar qué es lo que se necesita entregar, y de qué forma. Está establecido que Darwin se sentía totalmente inseguro sobre la verdad, la corrección, o hasta la cordura de las teorías que presentó, y sobre su orientación a la ciencia en general.

Es interesante tomar nota de algunos tránsitos exactos a la carta natal de Darwin al tiempo en que El Origen de las Especies fue por primera vez publicado el 24 de Noviembre de 1859:

Darwin + OriginDarwin (carta natal por dentro) + tránsitos al publicar Origen (por fuera)

  • Plutón en tránsito Rx conjunto al Nodo Sur natal
  • El Nodo Norte en tránsito conjunto Balsámico a los ‘pasos evolutivos saltados’ representados por Quirón en cuadratura al eje de los Nodos Lunares natales
  • Júpiter en tránsito Rx en cuadratura exacta con el Marte natal, desde la Casa VIII natal, dentro de la fase Diseminante
  • Mercurio en tránsito en Sagitario, en conjunción de fase Nueva con el Nodo Sur de Marte

Estos símbolos reflejan una repetición o revisión de capítulos anteriores en la cual el Alma necesitó re-abrazar la importancia sentida de los conocimientos que había que entregar o diseminar, versus retraerse de la interacción, y una recreación de la experiencia de inducir un shock, un fuerte remezón, través de esa entrega, forzando la necesidad de una auto-confianza total. Al hacerlo, Darwin de hecho labró una nueva disciplina dentro de una disciplina existente, al establecer los fundamentos de la biología evolutiva.

Debido a la alta especificidad de estas intenciones de la ‘avanzada evolutiva’ representada por Marte, y las razones de ella, no existía para esa vida como Charles Darwin mucha libertad para una exploración aleatoria, y el enfoque necesario para esa vida están altamente condicionadas por el pasado. Sólo existía la libertad para hacer lo que el Alma necesitaba hacer. La naturaleza instintiva del Alma-Marte-está también restringida y estrechada por parámetros y requerimientos, incluyendo la necesidad de considerar las necesidades sociales, a fin de poder avanzar evolutivamente y resolver las condiciones de stress relativo a estas intenciones.

Otra dimensión contenida en el arquetipo de Marte se relaciona con la naturaleza del instinto sexual de cada Alma. Marte en la Casa X refleja una naturaleza sexual que ha sido intensamente reprimida a través del condicionamiento patriarcal. Habría que notar que el Marte progresado de Darwin entró en movimiento retrógrado cuando Darwin tenía 15/16 años, justo al entrar en la pubertad, y este es el tiempo en que Darwin señala que comenzaron los problemas de salud que lo acompañaron por el resto de su vida. Con el Nodo Sur de Marte en Sagitario en la Casa I, regido por Júpiter en Piscis en la Casa III inconjunto a Marte, hay en curso una crisis inherente relativa a cómo se ha aplicado el instinto sexual en el pasado, en relación a los cambios en estructuras sociales y tabúes, morales y religiones creadas.

Dentro de esta crisis ligada a los cambios en las estructuras sociales en el patriarcado, los símbolos siguientes se correlacionan en esta carta natal con la sexualización de relaciones en las que existían vínculos de parentesco, y también específicamente, la sexualización de relaciones entre hermanos:

  • Marte está en la Casa X en Libra es el regente de las Casas IV y V
  • Marte está en la Casa X en cuadratura a la Luna en Capricornio en la Casa II
  • Marte está regido por Venus en Aries en la Casa III conjunto a la cúspide de la Casa IV
  • Vesta está en Aries en la Casa IV

Los símbolos siguientes se relacionan en esta carta natal con cómo operaba el instinto sexual dentro de los grupos/familias pre-patriarcales, en los cuales la sexualidad era un vehículo natural de conocimiento, y conocimiento sagrado, y un medio para experimentar la unión con el todo:

  • El Nodo Sur de Marte en Sagitario en la Casa I regido por Júpiter en Piscis en la Casa III, Marte estando en la Casa X, Casa natural de Saturno
  • El Nodo Sur de Marte en conjunción con el Nodo Sur de Urano en Sagitario, con Urano en la Casa XI, en Escorpio, conjunto al Nodo Norte de Luna (un símbolo directo del trauma colectivo ligado a la transformación de la estructura familiar-de la familia comunal a la familia nuclear, ie. sólo una mamá y un papá, y el impacto en la sexualidad)
  • Neptuno en Sagitario en conjunción al Asc y en trígono a Venus/Vesta en Aries en las Casas III y IV
  • Quirón en Acuario, en la Casa II en cuadratura al Nodo Norte de la Luna en la Casa XI con Urano, en Escorpio, y el Nodo Sur de Quirón en Aries en la Casa IV, en oposición exacta con Marte, el cual está regido por, y en recepción mutua con, Venus en la Casa III en Aries, etc.

Así, existen memorias subconscientes de traumas que están basados en cómo los cambios en la estructura familiar debidos al patriarcado crearon la prohibición y el tabú de la sexualidad con ‘hermanas’ y con figuras maternas. Podemos ver asimismo que han existido vidas anteriores en la cual el Alma se ha rebelado contra estas prohibiciones:

  • Marte en la Casa X regido por Venus en la Casa III, de los hermanos, con Venus siendo regente de la Casa XI en Libra, ie. una rebelión respecto a los patrones de relación
  • Urano en Escorpio en la Casa XI, conjunto al Nodo Norte, regido por Plutón en la Casa III
  • Marte en cuadratura al Nodo Sur de Vesta

Y por supuesto que existen intensos traumas que han sido consecuencia de esas rebeliones, debido al impacto de juicios basados en morales patriarcales. También podemos ver en estos mismos símbolos el tema de la muerte de hijos engendrados a través de uniones ‘incestuosas’, abortos forzados, ese tipo de experiencias. Hay que tener en cuenta que esas relaciones no estaban basadas únicamente en una rebelión, sino por supuesto en intensas atracciones producto de anteriores conexiones entre las Almas, y el contexto compartido, que han sido causa de sentirse seguros emocionalmente a través de buscar esas uniones:

  • Venus conjunto a la cúspide de la Casa IV
  • Cáncer en la cúspide de la Casa VIII
  • La Luna conjunta al Nodo Sur de Vesta en la Casa II

En este contexto, el Marte en la Casa X refleja la represión y supresión resultantes de la naturaleza instintiva sexual del Alma, a través del sometimiento a estándares sexuales patriarcales, producto del impacto de estos tipos de traumas y de intensos y permeantes sentimientos de culpabilidad.

Los niveles de supresión o represión de la naturaleza de deseos sexuales han creado una serie de manifestaciones a lo largo de muchas vidas durante durante el patriarcado (el cual comenzó aproximadamente el 6.500 a.C.), incluyendo confusión sexual-el Nodo Sur de Marte en la Casa I regido por Júpiter en Piscis- y confusión sobre la identidad sexual de género. Una razón para esto se encuentra en que el Alma de Darwin es naturalmente receptiva-yin, y está interiormente definida por una apertura a una diversidad de exploraciones sexuales, lo cual sin embargo ha debido a ser ocultado debido a la imprimación patriarcal y la necesidad de presentar una apariencia-Libra- de conformidad o ‘normalidad’ respecto a los estándares sociales y culturales de masculinidad -Casa X- lo cual se ha traducido en una orientación de desempeño en la sexualidad, es decir, tener que funcionar de acuerdo con esos modelos, en la cual el Alma ha creado barreras al sentimiento y la sensualidad, y el individuo ha devenido más o menos ‘congelado’ sexualmente. Así, una represión de la energía sexual y una retentividad anal en términos Freudianos, que han sido fuente de todo tipo de distorsiones de la energía sexual y emocional, y que son una causa de las sensaciones extrañas que Darwin reportaba, la angustia, crisis de pánico, fibromialgia, etc, que están en su historial médico (otra causa fundamental de estas condiciones de salud se encuentra en el impacto de los distintos tipos de traumas creados en vidas anteriores, y también en la vida como Darwin, conectados con estas dinámicas y con otras).

Yo diría que las dinámicas de incesto, y específicamente de incesto con hermanas-aun cuando en esta carta natal hay símbolos claros de incesto con hijas y con figuras maternas en vidas anteriores-involucra dinámicas que están en la base de diversas dificultades intelectuales o cognoscitivas que el Alma de Darwin creó para si en su curso evolutivo. La Astrología Evolutiva es un paradigma único que permite comprender la sexualidad natural y la naturaleza del tabú del incesto desde un punto de vista evolutivo. La AE enseñada por Jeffrey Green provee el contexto necesario para comprender evolución de la sexualidad humana, y la estructura familiar natural o biológica de la especie, tal como operaban en los tiempos naturales, así como las distorsiones de la sexualidad creadas debido a la represión patriarcal a nivel individual y colectivo.

A nivel colectivo, la conjunción de Urano con el Nodo Norte de la Luna en la Casa XI, en Escorpio, con Quirón en Acuario en la Casa II en cuadratura a los Nodos, con el Nodo Norte de Quirón conjunto al Nodo Norte de la Luna y a Urano, y el Nodo Sur de Quirón en la Casa IV en Aries, opuesto por Marte en la Casa X, se correlaciona con trauma individual y del colectivo de la especie, implicado en la incepción de la familia patriarcal y su regulación de la sexualidad de los niños, y el rol de la prohibición del incesto. Urano en la Casa XI en Escorpio conjunto al Nodo Lunar refleja la fragmentación de las tribus para formar familias nucleares-la Luna en Capricornio en la Casa II-y el impacto psicológico, emocional y sexual que creará una total trasformación de los individuos y de la humanidad en su realidad interior y en los tipos de orden social que se manifestarán durante el patriarcado. La regulación del incesto implica que los deseos sexuales naturales hacia las figuras maternas (en la familia comunal no existía una madre única) o hacia las hermanas (en la familia comunal las hermanas eran simplemente las hermanas de la tribu) serán prohibidas, deviniendo tabú, y en consecuencia el individuo necesitará enfocar sus deseos sexuales fuera de la familia, casarse con alguien externo al grupo, y a la vez, deberá estar dispuesto a que hombres de otros grupos se casen con sus hermanas, implicando una alienación de las hermanas y de los hijos de éstas, de la familia de origen para convertirse en parte de la familia de los esposos. La privatización de las mujeres y de la fuerza reproductiva de la especie ha creado un estado de carencia para los niños al interior de la familia, y ha establecido así las bases para el intercambio. La familia nuclear se ha convertido en agente de transformación de la sociedad desde el inicio del patriarcado, debido a que está en la base del auto-interés-el Nodo Sur en la Casa V en Tauro regido por Venus en Aries-versus el interés de toda la comunidad. Cada familia tendrá ahora su propia economía, un ‘patrimonio’ que será heredado por el primogénito hombre, poniendo en marcha la acumulación primitiva de generación en generación, que servirá para crear desequilibrios sociales extremos a lo largo de los milenios que vendrán. Esto es muy distinto de los órdenes sociales naturales que existían en el Matriarcado en los cuales el grupo completo estaba definido por las leyes naturales de dar, compartir e incluir, y se consideraban las necesidades de todos y cada uno, y no sólo ‘mi’ interés, y en los cuales la sexualidad natural, biológica, era un vehículo que creaba una multiplicidad de conexiones libres al interior del grupo que servían para crear unión mediante el intenso bonding implicados en la unión sexual y la osmosis de contenidos de Alma, produciendo una serie de flujos genéticos nómades, y que también servía para experimentar participación o comunión con la Naturaleza y lo divino-Urano en Escorpio en la Casa XI, el punto de polaridad de Plutón en la Casa IX, Saturno/Neptuno en Sagitario en la Casa XII, conjuntos al Asc. Hay que recordar que la prohibición del incesto es una ley de origen humano, contraria a las leyes naturales biológicas del diseño humano, debido, en primer lugar, a que la familia nuclear es ajena a la biología humana. Por ello, el incesto no es algo que pudiera aprenderse o asimilarse de una vez por todas, sino en cambio, una regla que debía aprenderse de nuevo en cada vida, a través de la represión de deseos sexuales naturales al interior de la familia patriarcal (como decía Nietzsche, había que reemplazar la memoria biológica de la especie, por una memoria de palabras, a través de toda una pedagogía, todo tipo de castigos, etc.). Por supuesto que el resultado indirecto de evitar la exo-actuación de deseos incestuosos puede alcanzarse por otros medios, como el impacto de memorias de traumas, y la evolución total de la naturaleza emocional y de deseos sexuales del individuo. Estas son razones por las cuales Jung consideraba al incesto un símbolo del Self, o la naturaleza total de la psique individual que integra la conciencia y lo subconciente, y como un arquetipo de individuación. En la carta natal de Darwin, el Urano conjunto al Nodo Norte en Escorpio, regido por el Plutón en Piscis: un sendero hacia el Misterio de la Gran Madre, en el cual la estructura del ego (el Nodo Sur en la Casa V) del ‘héroe’ debe sumergirse y perecer, guiada a tal misterio por una Soror (hermana) Mystica.

La imagen distorsionada del deseo sexual creada a través de la persecución basada en construcciones sociales y culturales y doctrinas religiosas sobre la sexualidad, ha sido introyectada-Urano-con un profundo impacto en la autoimagen-Nodo Lunar. Esta conjunción de Urano con el Nodo Norte, regida por Plutón en la Casa III, refleja que el impacto de las memorias pertenecientes a estos temas ha sido por sí misma re-traumatizante, como queda demostrado en los niveles de ansiedad y de depresión auto-acusatoria que Darwin experimentaba en relación con haberse casado con Emma, su prima de primer grado, y respecto a la salud de la progenie.

De nuevo, la prohibición del incesto no puede aprenderse de una vez y para siempre, porque en sí misma no existe (las posiciones dentro del esquema parental ‘legal’ no inhieren a los cuerpos o las Almas, sino que les son ajenos). Sin embargo la misma prohibición devino un medio para forzar una evolución desde una experiencia del amor guiada por lo instintivo a una experiencia de amor consciente, a nivel de las Almas. La integración del arquetipo de la sombra (Urano en Escorpio conjunto al Nodo Norte de Luna), y la progresiva resolución de la culpa, han estado promoviendo la individuación.

Podemos ver en esta carta natal que los deseos incestuosos han creado complicaciones en la relaciones con mujeres en la evolución del Alma de Darwin, y han moldeado estos patrones de relación, Plutón en la Casa III en cuadratura a la cúspide de la Casa VII en Géminis, Libra en la cúspide de la Casa XI que contiene al Urano/Nodo Norte en Escorpio, el Nodo Norte de Urano en la Casa VII, y los planetas de Piscis en la Casa III en cuadratura a los Nodos de Urano en las Casas I/VII, Mercurio conjunto a Plutón, también los Nodos Sur de Venus y Mercurio en conjunción en la Casa II en Capricornio, Juno y su Nodo Sur en Piscis también en la Casa III, etc., reflejan, en lo central, que debido a los cambios impuestos por el orden social y familiar patriarcal, las atracciones originales hacia hermanas han derivado en una serie de conflictos con la realidad, basados en la contradicción entre las conexiones originales entre las Almas y la imprimación original de esas relaciones, provenientes de vidas en los tiempos naturales, y las situaciones externas, condicionadas patriarcalmente, en las cuales las Almas han vuelto a encontrarse, una y otra vez, y en las cuales se han creado y recreado esas complicaciones.      El individuo ha creado traumas en vidas anteriores en relaciones con mujeres, a través de carecer de suficiente discriminación y objetividad sobre la realidad de sus propios deseos y los de otras personas en sus relaciones íntimas. La individuo ha tenido una representación difusa y glamorizada de las motivaciones propias y de otros para estar en relación, lo cual ha permitido la exo-actuación de una serie de atracciones, y su sexualización, dando lugar a toda una serie de relaciones  muchas de las cuales han sido totalmente esporádicas u ocasionales, en las cuales muchas veces han existido separaciones abruptas, en las cuales muchas cosas han quedado sin resolución, incluyendo relaciones de las cuales han resultado hijos. El Alma ha necesitado encontrarse nuevamente con Almas que han sido ‘hermanas’ de vidas anteriores-Urano conjunto al Nodo Norte es el regente de la Casa III, y está regido por Plutón en la III Casa que está conjunto Balsámico con Mercurio, etc., a fin de abordar y eventualmente resolver las dinámicas anteriores.

Con Mart en Libra el Alma intenta integrar en la conciencia la polaridad femenina natural-y el Alma está en un proceso de integrar de vuelta la emoción en la experiencia sexual-Nodo Norte de Luna en Escorpio, Nodo Norte de Marte en la Casa IV, Marte en cuadratura los Nodos de Plutón/Saturno en Cáncer, etc.-y esto ha debido ocurrir dentro de parámetros socialmente aceptables-Marte en la Casa X. Dentro de las relaciones socialmente aceptables, y en la relación consigo mismo, el individuo intenta tener mayores niveles de libertad para explorar, y liberarse de las fijaciones existentes en la energía sexual-Marte en Libra está en trígono con el Sol en Acuario en la Casa II, el punto de polaridad de Marte, y su Nodo Norte, en la Casa IV, en Aries. Así, la relación con Emma, su prima de primer grado. Los primos de primer grado son una situación límite en la mayoría de las regulaciones del parentesco/incesto, el primer grado aceptado de parentesco en el cual se permite el matrimonio, y por ello, una situación de infrecuente ocurrencia por ser ‘casi’ tabú.

Emma Darwin.jpg

Emma Darwin (carta natal levantada para el mediodía)

Emma también tenía a Venus en Aries, como regente de su Nodo Sur en Tauro, y su Venus está regido por Marte en Tauro, con lo cual podemos saber que su naturaleza era altamente sexuada y sexualmente auto-afirmativa-Venus també rige su Sol en Tauro, conjunto a Marte. Además:

  • La Vesta natal de Emma está en Piscis, y cae en la Casa III natal de Charles
  • El Nodo Sur de la Vesta de Emma está en Acuario, conjunta a Juno, y conjunta al Quirón de Charles
  • La Venus compuesta de Emma y Charles está en Aries, conjunta al Sol en Aries y en trígono con Marte en Leo, y Venus/Sol y Marte forman un Gran Trígono con Neptuno en Sagitario, regido por Júpiter en Piscis en conjunción de fase Nueva con la Vesta compuesta.

Así, en relación con una condición evolutiva Individuada de Emma (que podemos deducir del hecho de que a lo menos aceptara las ideas de Charles), podemos ver aquí la posibilidad de conexiones de vidas anteriores a través del arquetipo de Vesta-el cual se correlaciona con la sexualidad sagrada y la iniciación sexual sagrada de los tiempos antiguos. Vemos también aquí el propósito compartido de la relación de crear un intenso flujo de energía sexual natural entre sus Almas, sirviendo como un medio para Charles en la sanación de las heridas sexuales del pasado, y para promover integración y ‘conocimiento’. Gráficamente, el día que Charles le propuso matrimonio a Emma, Neptuno, planeta regente del stellium de Piscis en la Carta natal de Charles, transitaba por Acuario en cuadratura a los Nodos Lunares natales de Charles y en conjunción con su propio Nodo Sur de Acuario; su regente, Urano, transitaba por Piscis y hacia conjunción al Mercurio natal de Charles; Venus transitaba en conjunción exacta con el Urano natal en Escorpio; Juno transitaba por Capricornio en cuadratura a los Nodos Lunares en tránsito de Libra a Aries.

Dentro de las dinámicas emocionales y psicológicas que han estado en vías de integración consciente, existen intensos temores, y terror, originados en traumas de vidas anteriores. A nivel del cerebro, esto involucra hiperactividad de la amígdala-Urano/Nodo Norte en Escorpio en la Casa XI-activando el hipotálamo (Urano, Luna) y el locus cerúleo en el tallo cerebral-Urano, Plutón; Neptuno-induciendo la liberación de hormonas del stress en el cerebro y el torrente sanguíneo-adrenalina o epinefrina, noradrenalina o norepinefrina, cortisol (Venus en Aries en inconjunción con Urano, y regido por Marte en Libra), impactando en el hipocampo-Urano, Casa XI-el núcleo del lecho de la stria terminalis-Urano, Júpiter-y la corteza prefrontal dorsolateral-Urano, Mercurio, Saturno- en sus conexiones con los sistemas de respuesta al stress-Urano-gatillando no sólo respuestas de lucha/huida, sino también respuestas de inmovilidad o congelamiento y niveles de disociación-el Urano en Escorpio regido por Plutón en Piscis, el stellium de Piscis-con desesperanza y desesperación.

La conjunción de Urano con el Nodo Norte en Escorpio, Casa XI, se correlaciona de hecho con una relevancia del procesamiento neuronal entre dos sistemas de memoria: los sistemas de la amígdala y del hipocampo. El sistema de memoria de la amígdala está fundamentalmente involucrado con memorias emocionales intensas, y tiene la capacidad de gatillar respuestas defensivas que permitan adaptativamente enfrentar amenazas en el entorno inmediato mediante asociaciones de memoria de eventos nocivos anteriores. Este sistema de memoria es básicamente subconsciente, aun cuando sus contenidos pueden devenir conscientes a través de conexiones corticales.

Por otra parte, el hipocampo posee una capacidad neural evolucionada para organizar las memorias de una manera ordenada que permite discriminar en términos de las coordenadas espacio/temporales, de la cual la amígdala carece debido a su necesidad de responder en base a semejanza y movilizar recursos defensivos que se asociaron a experiencias anteriores. Pareciera que el rol del hipocampo en la navegación espacial se desarrolló tempranamente en la evolución de los vertebrados, y las capacidades para organizar la percepción del espacio han otorgado a este complejo sistema de memoria la capacidad de, más que detectar semejanzas con experiencias anteriores, detectar y organizar también aquello que es diferente o específico en cada evento a través de mapas del espacio de la memoria. Además, se ha demostrado que el hipocampo crea una serie de memorias de los eventos que registra, con diversos grados de resolución y precisión. Estas memorias del sistema hipocampal son archivadas e indexadas, lo cual quiere decir que el hipocampo almacena información sobre las vías neuronales en las cuales tuvo lugar la experiencia original que se registra con diversos niveles de definición, y crea un índice ordenado de esas memorias que va del pasado al presente (y al futuro, ya que este mismo sistema está operativo cuando nos ponemos a imaginar el futuro). Las memorias del sistema hipocampal están más cerca de la conciencia consciente, y participa directamente en el recuerdo consciente de todo tipo de memorias declarativas a lo menos. Por ello, permite acceder a memorias con distintos niveles de detalle, y así, permite un desapego psicológico respecto a la intensidad emocional de la experiencia original. Existen importantes conexiones entre la amígdala y el hipocampo, y estas conexiones, junto a sus conexiones mutuas con áreas corticales, parecen permitir una serie de procesos de la memoria, como el re-almacenamiento de memorias. Las memorias del sistema de la amígdala pueden mutar mediante el procesamiento desapegado que el hipocampo permite. Este tipo de trabajo de la memoria permite al individuo contemplar su experiencia anterior de formas más objetivas y así, sirve de base para una comprensión objetiva sobre por qué se ha creado cualquier experiencia, y a la vez captar una mayor riqueza de diferencias con los eventos anteriores, en vez de tener que cada vez quedar inmerso o consumido en la intensidad de una reacción emocional que puede no ser relevante, necesaria o adecuada, en el contexto de la experiencia y la vida presente.

En la carta natal de Darwin, como sabemos, ha estado en curso durante muchas vidas una necesidad fundamental de objetividad (el Nodo Norte de la Luna en la Casa XI), basada últimamente en los deseos de su Alma de conocer, necesidad cuyo logro ha sido promovido, debido a la resistencia y fijeza de la naturaleza de deseos y la estructura del ego (el Nodo Sur en Tauro en la Casa V)-a través de experiencias de crisis y traumas. En este contexto, Marte en la Casa X en Libra refleja una necesidad de un mayor control de impulsos a través del desarrollo de estructuras prefrontales, como las que existen entre la corteza orbitofrontal y la amígdala, a fin de considerar suficientemente las variables personales y sociales, y las consecuencias potenciales de sus actos más allá de una recompensa inmediata que pudiera proporcionar el sólo seguir los impulsos instintivos o de gratificación a nivel del ego.

Marte se correlaciona directamente con el cerebro primario, del cual emanan los deseos sexuales básicos y la conducta sexual básica a través de sistemas neuroquímicos que la especie heredó de sus ancestros reptiles. La Casa X tiene correlaciones directas con el cortex, el cortex prefrontal y el orbitofrontal, estructuras cerebrales altamente desarrollados en los primates, y aun mucho más, en la especie humana.  Poseen la capacidad de modular y en cierto grado ejercer un control inhibitorio de los impulsos primarios emanados del cerebro reptil o primario, y de estructuras mamíferas como la amígdala, y permite así evaluaciones cognitivas complejas para dar respuestas consideradas. Las reglas sociales y las situaciones sociales complejas son procesadas en estas estructuras, proveyendo capacidades mejoradas para responder a las demandas del entorno interior y exterior, en vez de simplemente actuar los impulsos.

Júpiter entra en Cáncer.

Bienvenido Júpiter al Signo de Cáncer. Júpiter recorre el Zodiaco cada doce años aproximadamente, y así, pasa un año en cada Signo. El tránsito de un año de Júpiter en el Signo de Cáncer representa una oportunidad de crecimiento, expansión y aprendizaje en términos de nuestra experiencia interior. Representa una posibilidad de integración interior y auto-descubrimiento, a través de las cuales podemos llegar a tener una mayor certeza, y una mayor seguridad, sobre quienes somos. Si has estado durante estos años buscando conocerte a ti misma(o), descubrir tu propia naturaleza inherente, y has gravitado por este deseo a una serie de experiencias, y de perspectivas y formas de comprensión y de interpretación de tu experiencia y de explicaciones filosóficas, metafísicas, o espirituales, de por qué estás aquí y cómo te conectas con todo esto, el tránsito de Júpiter por el Signo de Cáncer representa  una potencial integración a través de la cual estas búsquedas del pasado pueden dar un fruto interior de auto-conocimiento, en el cual el significado de todas las experiencias y perspectivas que han promovido este proceso te revelen un sentido auténticamente personal. Júpiter en Cáncer simboliza la oportunidad de alcanzar una comprensión personal basada en la propia experiencia, sin tener que depender de creencias. A su vez, la comprensión personal basada en la experiencia interior de cada persona, que Júpiter en Cáncer puede promover, equivale a tener una perspectiva más amplia y completa no sólo del proceso que ha llevado hasta este punto en la propia vida, sino que también deviene un vehículo de consistencia y honestidad sobre la propia naturaleza, que se traduce en el deseo y la necesidad de querer vivir y crear una realidad personal que sea un reflejo de la verdad interior. Júpiter en Cáncer refleja deseos que surgen en la conciencia de conocer la verdad sobre uno mismo, y de alinearse interiormente con esta verdad intuida o experimentada.

Solar Fire - Chart Page

Debido a que este arquetipo simboliza la posibilidad de crecer a través del auto-conocimiento, refleja también la posibilidad de cambiar y evolucionar. Para explicar este punto, hablaré un poco de la perspectiva de la Astrología Evolutiva de Jeff Green sobre cómo se produce la evolución de la conciencia. Este paradigma explica que la evolución del Alma tiene lugar a través del cuerpo emocional. El cuerpo emocional se correlaciona directamente con Cáncer, la Luna y la Casa IV. En sí mismo, desde un punto de vista más abstracto, la evolución del Alma es función de la naturaleza de deseos de cada individuo. Esta naturaleza de deseos se correlaciona con el arquetipo de Escorpio, Plutón, y la Casa VIII. El Alma, Plutón, Escorpio, tiene una naturaleza dual de deseos. Por una parte, cada conciencia tiene una capacidad casi ilimitada de crear deseos hacia objetos, situaciones, o personas externas-un nuevo auto, un nuevo trabajo, un nuevo amor, etc. Estos deseos llevan la energía de la conciencia hacia afuera, y se denominan deseos de separación respecto a la fuente interior de la conciencia del ego. A la vez, existe en el Alma el deseo de internalización, deseos de encontrar la fuente de la que emanan los deseos-el Alma- y la Fuente del Alma. Tal como describen diversos sistemas de conocimiento espiritual, y como confirma la experiencia individual de las personas, la naturaleza de deseos evoluciona a través de la experiencia de la insatisfacción relativa que ocurre cada vez que cualquier deseo de separación logra su satisfacción: después de algún tiempo, descubrimos que el gozo experimentado al obtener el objeto o situación  deseados, es incompleto, limitado, y transitorio. Tal como un niño que clama a sus padres para que le compren el nuevo juguete que cree le hará tan feliz, y que después de un par de días queda arrumado con los juguetes viejos, para desear otra vez una nueva adquisición. A través de esta experiencia de insatisfacción, el Alma progresivamente va desprendiéndose de deseos, debido a que ha verificado que no le satisfacen, y de esta forma comienza, de forma progresiva, a lo largo de muchas vidas, a dominar la conciencia el deseo único de internalizar la conciencia y retornar a la Fuente del Alma, que los grandes Maestros espirituales de la humanidad han revelado como la única fuente de una satisfacción completa y definitiva. La internalización de la conciencia permite una progresiva captación interior de la realidad del Alma, el Self, y la energía/conciencia del Alma es una parte de la energía/conciencia de la Fuente, por lo cual la experiencia interior del Alma se traduce progresivamente en un descubrimiento y realización de la Fuente del Alma. Astrológicamente, la Fuente del Alma-también llamada Dios o la Diosa, o el Espíritu, etc., se correlaciona con el arquetipo de Piscis, que a la vez se correlaciona con la función de la conciencia individual que crea los deseos de conocer lo desconocido, y lo ‘Desconocido’.

Este proceso gradual, progresivo, natural, del Alma, a través del cual cada individuo va desprendiéndose, a lo largo de muchas vidas, de los deseos de separación, se ve demorado por una dinámica de la conciencia por la cual la conciencia individual puede quedarse atascada o ‘pegada’ en los tipos de deseos pre-existentes, incluso después de haber experimentado la insatisfacción que está ligada al logro de esos deseos. Esto es lo que en términos psicoanalíticos se denomina la “compulsión a la repetición”, que consiste en una compulsión subconsciente a repetir experiencias insatisfactorias o incluso desagradables, en vez de simplemente dejar ir los deseos de crear estas experiencias. Este factor de repetición y de ‘quedarse pegado’ en deseos cuya limitación y cuya insatisfacción resultante ya ha sido comprobada por el individuo, se correlaciona también con Plutón y Escorpio. En cada carta natal, la posición de Plutón por Casa y por Signo, la posición de Escorpio por Casa, el Signo en la Casa VIII, demuestran los tipos de deseos y dinámicas en los que cada individuo ha experimentado o puede experimentar esta compulsión a repetir o a quedarse ‘pegado’. Desde un punto de vista psicológico, esta dinámica o compulsión de ‘repetir’ se basa en la seguridad emocional que lo conocido representa para la conciencia. Esa dinámica de querer repetir tipos de experiencias insatisfactorias se basa en que estas experiencias son conocidas y familiares. Para la mayoría de las personas, la seguridad emocional y psicológica es resultante de la auto-consistencia: seguir siendo lo que se es, seguir viéndose a sí mismo de las formas habituales. Astrológicamente, la seguridad emocional y psicológica se correlacionan con los arquetipos de Cáncer, la Luna y la Casa IV, y Escorpio, Plutón y la Casa VIII. El arquetipo de Cáncer, la Luna y la Casa IV se correlacionan específicamente con las formas en que cada individuo se ve a sí mismo, en función de los aspectos de su naturaleza de los cuales es consciente y que le resultan conocidos y familiares. Debido a que estos aspectos son conocidos y familiares, el individuo se identifica conscientemente con ellos, y constituyen su auto-imagen, y su personalidad o ego, esto es, una parte de la energía del Alma que está conscientemente enfocada y que constituye un vehículo necesario para que el individuo puede atribuirse personalmente su experiencia. El Nodo Sur de la Luna representa los tipos de ego que el Alma ha tenido en las vidas pasadas que llegan a esta vida, que han servido como vehículo para los deseos emanados de Plutón, el Alma. El Nodo Norte de la Luna, por su parte, refleja los tipos de identidad del ego en formación-la dirección de la evolución de la personalidad consciente- que sirven al Alma como vehículo de los tipos de deseos nuevos que conducen al futuro evolutivo de cada individuo, simbolizados en general por el punto de polaridad de Plutón-la Casa y Signos opuestos a Plutón (la excepción es el caso de que el Plutón natal esté en conjunción con el Nodo Norte de la Luna; hay algunos casos en son un poco más complejos en algunos aspectos, pero no es este el lugar para entrar en mayores precisiones sobre el paradigma de Plutón).

En tanto, Escorpio Plutón, y la Casa VIII, reflejan aspectos del Alma individual-tipos de deseos y dinámicas-de los cuales la mayoría de las personas no son conscientes-que son la base de dinámicas y experiencias que representan lo conocido, el pasado, y que son por lo tanto las bases más profundas del sentido de seguridad emocional y psicológica para el individuo.  Así, en combinación, los arquetipos de Cáncer, la Luna,  y la Casa IV, y Escorpio, Plutón y la Casa VIII, en la carta natal individual, representan los tipos de deseos y dinámicas de fondo, y tipos de experiencias, a través de los cuales la conciencia individual obtiene una sentido relativo de seguridad emocional y psicológica, por cuanto representan aquello que resulta familiar y conocido para la conciencia. El lector puede detenerse un momento y simplemente reflexionar sobre estos arquetipos de su carta natal, y verificar esto por sí mismo.

El paso siguiente en esta explicación es comprender que la dinámica de fondo a través de la cual Plutón, el Alma, evoluciona, en función de su naturaleza dual de deseos, demanda que los deseos subconscientes emanados de Plutón devengan conscientes a través de la Luna o personalidad consciente. La evolución de la conciencia no demanda desprenderse del ego-ello no es posible, ni siquiera recomendable-sino que demanda que la identidad consciente devenga progresivamente más profunda y abarcadora respecto a la realidad psicológica interior, de manera que el ego consciente se identifique progresivamente con niveles más y más profundos de la psique. En otras palabras, que la realidad subconsciente devenga consciente. Como ejemplo, supongamos a un individuo con Plutón natal en la Casa IV y la Luna en la Casa VII. Supongamos que en este ejemplo el individuo se ve a sí mismo-Luna en la Casa VII-como orientado a las relaciones con los demás, y como una persona generosa y orientada a escuchar a los demás y a dar a los demás lo que ellos necesitan en términos emocionales. El individuo se ve a sí mismo como nutritivo y empático. Ahora bien, en este ejemplo el Plutón natal en la Casa IV demuestra a un individuo que es fundamentalmente inseguro en términos emocionales, cuyas necesidades emocionales naturales no han sido atendidas de las formas necesarias en la niñez por la familia biológica o la madre. En el ejemplo, una posibilidad es la de un individuo cuyas necesidades emocionales no fueron atendidas por la madre, y que en cambio se orientó a satisfacer las demandas emocionales insatisfechas de esa madre. Como resultado, el individuo está definido interiormente por intensos estados emocionales subconscientes que crean un estado de intensa inseguridad, y por expectativas emocionales insatisfechas que serán desplazadas a las relaciones adultas: expectativas subconscientes de ser cuidado, nutrido, y amado por ser quien es-expectativas naturales de todo niño. El individuo ha creado una personalidad –la Luna en la Casa VII-en la cual la expectativa de recibir de los demás lo que emocionalmente necesita ha derivado en una necesidad emocional de ser necesitado por los demás, como medio para recibir lo que desea. Así, en este ejemplo simplificado, la personalidad orientada a dar, se basa en deseos de recibir y de tener a otras personas cerca que provean a su necesidad de seguridad no resuelta. Debido a que la naturaleza de Plutón es subconsciente, el individuo normalmente no será consciente de esta dinámica más profunda-la necesidad proyectada de recibir cuidados de los demás-que está en la base de su personalidad consciente orientada a dar-la Luna en la Casa VII. Debido a que, en términos evolutivos, y también en términos psicoanalíticos, lo subconsciente está destinado a volverse consciente, el individuo creará las necesarias experiencias a través de las cuales pueda -o se vea forzado a hacerlo- integrar y volver conscientes la dependencia y la inseguridad emocional que ha proyectado en otras personas. Así, el individuo del ejemplo creará relaciones con otras personas que estarán esencialmente desequilibradas, con otros individuos que sólo desearán tomar, y no dar nada a cambio, o que no van a valorar lo que el individuo les entrega, o que plantean demandas imposibles de satisfacer, y que se traducen no sólo en un estado potencial de agotamiento emocional y psicológico, sino que impactan directamente en la auto-imagen del individuo debido a no sentirse valorado en estas relaciones, y recrear una y otra vez la frustración de las expectativas emocionales tempranas. En algún punto se generará una crisis necesaria para el individuo, a través de la cual podrá volverse consciente, producto de la experiencia, de que en realidad no sólo ha deseado dar a los demás-la autoimagen pre-existente-sino que también han existido en su Alma deseos de recibir cuidados y afecto, y de tener compañía. El individuo podrá darse cuenta de naturaleza de las expectativas emocionales que ha tenido respecto a las relaciones que ha querido formar con otras personas, y de la naturaleza de su necesidad de ser necesitado, y podrá luego descubrir de que formas estas dinámicas están enraizadas en su experiencia del entorno familiar temprano. De esta forma, el individuo podrá, a través de hacer consciente lo subconsciente-Plutón, crear un tipo de personalidad, una auto-imagen, que sea más realista y más profunda en términos psicológicos. Esto permitirá que el individuo pueda asumir responsabilidad por sus estados emocionales interiores, en vez de tener que proyectar estas necesidades vía expectativas en las relaciones que crea con otras personas, y aprender progresivamente a encontrar seguridad dentro de sí mismo. A la vez, el individuo podrá aprender a dar y a recibir de formas nuevas, en función de necesidades de personas adultas y equilibradas, y no demandas infantiles o injustificadas, y también permitirá que el individuo pueda sentirse emocionalmente seguro incluso estando en medio de otras personas que no son empáticas o emocionalmente positivas para el individuo. De esta forma, a través de un proceso de cambio emocional, asociado a un descubrimiento de la propia naturaleza emocional subconsciente-Plutón-el individuo podrá definirse a sí mismo y verse a sí mismo de formas nuevas, que sean consistentes con quien realmente es. Mientras esta redefinición  no ocurra, y a pesar de la insatisfacción, el individuo continuará gravitando compulsivamente a las mismas dinámicas, creando crisis cada vez más intensas en sus relaciones, basadas en sus expectativas emocionales sin resolver –Plutón en la Casa IV- que no están integradas en la identidad consciente –la Luna en la Casa VII.

La principal dificultad para que ocurra el cambio o la evolución se basa en que el cambio requiere vernos a nosotros mismos de formas nuevas. Esto implica una pérdida de consistencia de la identidad del ego. Significa que necesitamos ‘soltar’ aquello que nos proveía de seguridad, lo conocido y familiar, para que luego pueda formarse una auto-imagen que sea una manifestación de una realidad interior más amplia, rica y profunda, que sea vehículo de los deseos del Alma que necesitan ser traídos a la evolución consciente. En el ejemplo simplificado que usé, el individuo con Plutón en la Casa IV y la Luna en la Casa VII, necesitará a fin de cambiar y evolucionar, dejar de verse a sí mismo sólo como orientado a dar, a fin de poder integrar cuáles han sido los deseos y las dinámicas psicológicas y emocionales subconscientes por los cuales su Alma ha creado este tipo de personalidad. El cambio produce temor para el individuo, porque deberá pasar de verse como alguien que quiere dar, a verse como alguien que espera recibir, de alguien que sólo desea nutrir, a alguien que en realidad está desnutrido emocionalmente; de alguien que desea representar seguridad para otros, a alguien que en su realidad interior es intensamente inseguro. Sin embargo, este cambio de la auto-imagen, y esta metamorfosis de la personalidad, es necesario, y es necesaria también la integración de las dinámicas psicológicas que antes del proceso de cambio no eran conscientes, pero que creaban intensos estados emocionales en el individuo cuyas causas el individuo no comprendía.

Es necesario tener presente que en términos generales esta dinámica de los procesos de cambio es una dinámica natural e inherente. Sin embargo, debido al condicionamiento patriarcal, que consiste esencialmente en una represión de las formas naturales de ser en todos los niveles, y específicamente de la naturaleza emocional de los niños, ha creado, durante varios miles de años, una mayor dificultad para el cambio. Esta dificultad adicional creada por el condicionamiento patriarcal ocurre porque los individuos, en estas vidas patriarcales, han aprendido a desconectarse en distintos grados de su experiencia emocional interior, a través de proyectar un sentido de seguridad en fuentes o situaciones externa, reflejo del sometimiento a los valores patriarcales: una orientación a los logros sociales, a la seguridad material, al poder. A la vez, esta desconexión de la naturaleza emocional resultante de la supresión patriarcal ha creado una mayor rigidez de la estructura egocéntrica, esencialmente desnutrida, lo cual equivale a una mayor dificultad para abrazar nuevas formas de ser. Así, la desconexión respecto a lo que sentimos perpetúa la insatisfacción, porque no nos atrevemos a ir más adentro para poder definirnos de formas más completas y profundas.

Por esto es que la Astrología Evolutiva de Jeff Green explica que el cambio y la evolución de la conciencia ocurren o se integran a través del cuerpo emocional: sólo una vez que logramos estar en contacto con lo que sentimos, podemos abrazar el cambio; y sólo una vez que conseguimos sentirnos seguros con las nuevas formas de ser, estas formas de ser se vuelven parte de nosotros, y los deseos y dinámicas que han creado las nuevas formas de ser pueden evolucionar de formas conscientes porque nos vemos de formas que reflejan nuestra realidad interior en un nuevo nivel de integración.

Júpiter transitando por Cáncer nos provee de la posibilidad de una comprensión natural y compasiva que nos da el valor necesario para sumergirnos en lo que simplemente somos, para obtener desde dentro un sentido de identidad enriquecido y renovado. Júpiter en Cáncer nos propone: qué tal si todo dentro de ti, en último término, estuviera bien? Qué tal si tu propia naturaleza inherente fuera intrínsecamente sana? De esta forma, Júpiter en Cáncer nos alienta a abrazar la realidad de lo que somos, más allá de las preconcepciones que queremos mantener para sentirnos seguros. Es una invitación a realmente vernos a nosotros mismos otra vez, en vez de querer mantener una auto-imagen desactualizada. Al mismo tiempo, es una oportunidad de crecer emocionalmente, y de sanar heridas emocionales. Para que esto ocurra, Júpiter demanda una total auto-honestidad, demanda simplemente abrazar los deseos del Alma de conocer la verdad personal, para dar nuevas respuestas a la pregunta “quién soy yo?” sean cuales sean las nuevas respuestas que empezaremos en encontrar, como partes de una verdad total de la cual vamos descubriendo porciones mayores, como en círculos concéntricos.

Júpiter se correlaciona también con los sistemas de creencias. Sin embargo, la naturaleza inherente de Júpiter es no necesitar de creencias: basta con la experiencia, en realidad no hay nada que creer, y mucho, mucho que saber. Debido a que Cáncer es de naturaleza esencialmente emocional, y debido a que Cáncer es la Casa VIII de Sagitario-el Signo regido por Júpiter-la naturaleza experiencial de Júpiter está enfatizada en este tránsito, y representa la oportunidad de que ‘creencias’ cedan el puesto a la experiencia personal. Esto requiere, muchas veces, de una comprensión y una sanación de las experiencias de la niñez, y de la naturaleza emocional en general, que han condicionado al individuo a orientarse a tales o cuales ‘creencias’ en general o sobre sí mismo. Esta necesidad está enfatizada en este tránsito de Júpiter, debido a que al Ingreso de Júpiter en Cáncer, también están en Cáncer Venus, Mercurio, Vesta y el Sol, y apenas ocurrido el ingreso de Júpiter, Mercurio entró en movimiento retrógrado en el mismo Signo, lo que refleja una necesidad en curso de revisar asuntos sin resolver de naturaleza emocional o ligadas a dinámicas familiares. A la vez, Júpiter garantiza la recompensa del descubrimiento y el crecimiento, y estimula el deseo de descubrir y experimentar a través de darnos valor y de inducir perspectivas intuitivas en la conciencia, no lineales, de quienes somos realmente más allá de lo que hayamos querido creer. El autodescubrimiento será impulsado a través de una experiencia interior de plenitud emocional, o la intuición de vías de exploración interior que conducen a esta plenitud.

Por supuesto, existirán distintas respuestas a las intenciones arquetípicas de este tránsito. Júpiter en Cáncer representa al mismo tiempo la posibilidad de un intenso fanatismo ideológico o religioso, debido a que la ideología o la religión también es un medio potencial de seguridad emocional para muchas personas que dependen de creencias. Como ejemplo, recordemos que al tiempo de los atentados del 11/09 del año 2001, Júpiter transitaba también por el Signo de Cáncer. Otro ejemplo podría ser la carta natal del ministro Hinspeter, con un stellium de planetas natales en Sagitario, regidos por Júpiter en Cáncer, lo que refleja a un individuo intensamente definido por ‘convicciones’ absolutas e inamovibles. Esta es también una respuesta potencial al arquetipo que está enfatizada en el actual Ingreso de Júpiter en Cáncer, debido a que, aún en los primeros grados de Cáncer, Júpiter forma una oposición a Plutón Rx en Capricornio, pasando a integrarse con el patrón planetario dominante de este tiempo, que es la cuadratura en tránsito de Plutón y Urano, la cual, como ha sido explicado por tantos astrólogos, simboliza a la vez la necesidad de metamorfosis de los ‘sistemas sociales’ actuales, y la resistencia de los sistemas al cambio. Así, el sustento ideológico o religioso-Júpiter-de quienes desean promover los cambios, y de quienes los resisten, y las confrontaciones resultantes-Plutón-puede intensificarse o radicalizarse. Más adelante este año Júpiter formará de hecho una oposición a Plutón, y una cuadratura a Urano, y Marte en Cáncer se unirá a este tensa configuración en Julio del 2013. Un poco más tarde, en Diciembre del 2013, Marte estará en Libra (que se correlaciona con los extremos) y formará una Gran Cruz Cardinal con Júpiter, Plutón y Urano. Estos son patrones de tensión ideológica y confrontación de ‘visiones’, potencialmente violentas debido al fundamentalismo que puede manifestarse con estos símbolos en algunos de los grupos-Urano-que son actores de estos procesos. Al entrar en Cáncer, Júpiter forma una cuadratura exacta con el asteroide Lucifer en el primer grado de Aries, que en su aspecto negativo, refleja también el potencial de violencia, y de violencia motivada por el auto-interés, y en esta configuración reitera la intensidad potencial del uso de la violencia por motivos de creencias y de ‘falsas verdades’.

En este ingreso de Júpiter en Cáncer, Júpiter forma un Gran Trígono de Agua con Neptuno en Piscis, y Saturno en Escorpio. Esta es una configuración planetaria muy especial. Estos tres planetas han estado en estas posiciones respectivas sólo dos veces antes en la era Cristiana, y sólo una vez antes formaron el patrón actual de aspectos de ‘Gran Trígono’, el año 543. La otra vez, el año 1041, no llegaron a formar este patrón de aspectos, aún cuando estaban dentro de un Gran Trígono en términos mundanos. Esta configuración por supuesto que también puede tener y tendrá distintas manifestaciones arquetípicas. En un nivel mundano, y al nivel de la crisis masiva de las sociedades de consenso, refleja la intensidad de los esfuerzos del consenso social por hacer que la gente siga creyendo en la viabilidad del sistema, y en los discursos de justificación de lo injustificable, lo que en lenguaje chileno se llama hacer ‘comulgar con ruedas de carreta’: querer seguir vendiendo lo que ya no sirve. Júpiter representa aquí la desmesura de lo que se quiere hacer tragar (Cáncer se correlaciona con la boca). Esto se traducirá en una cada vez mayor ‘propaganda basura’, sin ningún relación de la realidad. Como una anticipación de este efecto, podemos ver la campaña presidencial de Longueira con su slogan ‘Por un Chile más justo’, que por supuesto, es una abierta contradicción a los tipos de ideales que en realidad han sido promovidos, e impuestos, en este país, por su grupo político. Podemos ver la alienación de este tipo de orientaciones propagandísticas respecto a la realidad que vive la mayoría de la sociedad chilena-en la cual hay gente que muere de frío en las calles, en un país con una de las mayores brechas en la distribución de los ingresos a nivel mundial, con ingresos mínimos que no cubren las necesidades mínimas de las familias, etc.- en el hecho de que, al ingresar Júpiter en Cáncer, está regido por la Luna en Acuario, en cuadratura a los Nodos Lunares que van de Tauro a Escorpio: la gente sin hogar, sin territorio, los marginados que simplemente no cuentan como parte de la ‘verdad’ que estos políticos del consenso quieren seguir contando para justificar sus posiciones, y los privilegios de quienes los respaldan.

En un lado mucho más positivo, si tomamos en cuenta lo antes dicho sobre la naturaleza de la evolución del Alma a través del cuerpo emocional, este Gran Trígono de Agua-el Agua es el elemento que se correlaciona con la emoción- refleja un potencial de avance evolutivo a través de una sanación e integración emocional que permita una metamorfosis de los patrones de juicios y de condicionamiento, y de la dependencia emocional respecto a juicios, creencias e ilusiones preexistentes, a fin de poder experimentar directamente nuestra propia naturaleza inherente, como medio para descubrir niveles de seguridad que se basen en lo que simplemente ‘es’.

MERCURIO EN LA CASA V, O LEO

Mercurio en la Casa V, o en Leo (o Mercurio conjunto al Sol), refleja a un individuo que ha deseado auto-actualizarse creativamente a través de las dinámicas intelectuales, y que ha deseado crear un foco concentrado de la función mental en el sentido de propósito del Alma y su sentimiento de poseer un destino especial que alcanzar. Debido a este foco auto-centrado, existirá el deseo de desarrollar intensamente las funciones del pensamiento, el lenguaje, y la comunicación. Mercurio en la Casa V, o Leo, refleja deseos de integrar la experiencia mediante la creación de un orden lineal, intelectual, y de que este orden lineal altamente personal refleje el sentido de propósito y de destino especial del individuo. Por esta razón, las personas con Mercurio en la Casa V, o Leo, pueden ser extremadamente creativas y prolíficas en cuando a producir un tremendo volumen de pensamientos, lenguaje, y formas de comunicación. El individuo le dará importancia a sus propios pensamientos, y estos pensamientos respaldarán su sentido individual de propósito, por lo que resultará energizado o vitalizado por el acto del pensamiento, y podrá sentir la motivación de proyectarse a sí mismo a través de la creación de formas de pensamiento y de lenguaje. La persona con esta posición de Mercurio, naturalmente tendrá la expectativa de que esta importancia atribuida a sus propias creaciones intelectuales, sea también percibida, reconocida, y aclamada por los demás. En algunos casos, se trata de un narcisismo necesario, debido a que en vidas pasadas recientes el Alma no ha tenido, por razones que pueden ser distintas en cada caso, la capacidad de expresar sus pensamientos, o incluso de crear un orden lineal de su propia realidad en función de su propio punto de vista personal. En estos casos, este énfasis en la función intelectual a través de la creación de formas personales de pensamiento y de lenguaje, y su expresión creativa, debe ser alentada por el astrólogo evolutivo en la situación de consulta.

Debido a la relación existente entre el orden lineal que el individuo con Mercurio en la Casa V, o Leo, está creando, y su propio sentido de propósito y de tener un destino especial que alcanzar, esta posición de Mercurio refleja en algunos casos la posibilidad de que individuo piense ‘lo que quiere pensar’ desde un punto de vista subjetivo o egocéntrico. Es decir, la posibilidad de que la selección de los aspectos de la realidad fenomenal que el individuo utiliza en su proceso de pensamiento, y aquellos que descarta, sea dictada por su foco egocéntrico o narcisista de propósito personal, y que el individuo sólo haga las conexiones que quiere hacer desde el punto de vista de subjetividad de su ego. En otras palabras, existe la posibilidad de que el individuo simplemente descarte aquellos aspectos de la realidad, o aquellos tipos de información, que no respalden sus propias construcciones intelectuales pre-existentes.

En la comunicación con las demás personas, Mercurio en la Casa V, o Leo, se traducirá muchas veces en la expectativa de ser escuchado, de decir a los demás lo que el individuo quiere decir desde su propio punto de vista personal, con la expectativa de que sus pensamientos sean escuchados, reconocidos y considerados importantes y especiales, y sin que exista como contrapartida, el deseo de considerar los puntos de vista de las demás personas. En algunos casos, esto puede llegar al extremo en el cual el individuo con Mercurio en la Casa V o Leo tiene la expectativa subconsciente de que los demás simplemente escuchen su monólogo. También es posible en este caso que el individuo con esta posición de Mercurio se sienta desafiado por las construcciones intelectuales o de otras personas, y que manifieste intensos y concentrados ataques intelectuales respecto a los tipos de ideas, y de personas, que no respalden o aclamen, o que contradigan sus propias ideas o puntos de vista. Por el contrario, estos individuos pueden ser intelectualmente muy generosos y cálidos, y prodigar validación, apoyo, y elogios, a quienes respalden y no desafíen sus propias elaboraciones intelectuales. En estos casos, la inseguridad emocional subyacente, traducida en el deseo de obtener confirmación y validación externa de los propios arreglos intelectuales, alimentará el deseo de elaborar construcciones intelectuales que pueden ser altamente creativas, y que a la vez serán altamente subjetivas. El arquetipo de Leo y la Casa V, reflejan el nivel máximo de subjetividad de la conciencia ego-centrada.

El arquetipo de Mercurio en la Casa V, o Leo, se correlacionan con el deseo y la necesidad de crear un orden intelectual, lineal, que permita la actualización creativa en función del sentido de propósito personal. El individuo desea y necesita ser capaz de enfocarse intelectualmente en aquellos aspectos que subjetivamente define como importantes y conducentes a desarrollar sus capacidades, objetivos y propósitos personales. Al mismo tiempo, en algunos casos en que esta posición de Mercurio refleja deseos de recibir reconocimiento o aclamación por la creación de estas formas intelectuales, y debido a la naturaleza esencialmente mutable y adaptable de Mercurio, puede generarse una situación en la cual el tipo de pensamientos que el individuo crea y comunica a los demás se vea condicionada o dirigida por los tipos de feedback que recibe de los demás. Esto se traduce en un individuo que piensa y se comunica en los términos que le acarreen el máximo de aclamación, o un auditorio más amplio, etc.

Mercurio en la Casa V, o Leo, refleja el deseo y la necesidad de crear una comprensión lineal del propio sentido de propósito y del destino especial del individuo. Esto implica asimismo el deseo y la necesidad de discriminar, entre toda la variedad de posibilidades que el individuo puede crear intelectualmente, cuáles son las vías actualmente conducentes a desarrollar y alcanzar ese propósito y destino personales. En algunos casos, Mercurio en la Casa V, o Leo, puede manifestar esta necesidad de discriminación en forma de dudas sobre el propósito personal, o la capacidad personal, a través de pensamientos de naturaleza crítica o de falta de preparación para llevar a cabo ese propósito personal, o pensamientos que dificulten o interrumpan la manifestación egocéntrica del sentido de propósito personal, o incluso llegar a crear un bloqueo o estancamiento de los necesarios impulsos y propósitos creativos del individuo inducido por la multiplicación de perspectivas potencialmente en conflicto, o por un análisis excesivo en que siempre es posible percibir aquellos aspectos que no son suficientemente ‘perfectos’ en cualquier idea o proyecto, o en sí mismo.

A fin de promover su evolución, Mercurio en la Casa V, o Leo, necesita abrazar su polaridad: Acuario y la Casa Once. Esto significa crear un foco intelectual que permita abstraerse del sentido de propósito egocéntrico e importancia personal, a fin de crear una comprensión lineal desapegada de naturaleza esencialmente objetiva. Significa abrazar la multiplicidad inherente de los puntos de vista, y orientarse a tomar en cuenta los puntos de vista de otras personas, en vez de tener que promover únicamente su propio punto de vista y sentirse amenazado por los puntos de vista, las ideas, o las capacidades intelectuales de otras personas. Al mismo tiempo, requiere que el individuo oriente la actualización de sus capacidades intelectuales a metas sociales relevantes, sin depender de la aclamación o reconocimiento. De esta forma, la persona con Venus en Leo o la Casa V podrá participar en relaciones de colaboración con otras personas, en las cuales sus propias formas de pensar manifestarán su auténtica riqueza al poner las capacidades intelectuales a operar en beneficio de los demás, en dinámicas en las cuales el individuo podrá enriquecer y objetivar sus propias construcciones a través del feedback que reciba de muchas otras personas.

Mercurio en la Casa V o Leo en las distintas etapas evolutivas naturales

Las manifestaciones de cualquier arquetipo de Mercurio, o de cualquier arquetipo en general, son distintas en las diferentes etapas evolutivas naturales. Si alguien necesita saber más sobre estas etapas evolutivas, puede leer sobre esto aquí:  https://eachile.wordpress.com/2012/09/07/la-astrologia-evolutiva-breve-esquema-del-paradigma/

En la condición evolutiva de Consenso, Mercurio en la Casa V o Leo refleja a un individuo que ha deseado crear un intenso foco de desarrollo y actualización de sus capacidades intelectuales, en función de sus deseos de avanzar socialmente, o mejorar su posición dentro de la sociedad de consenso. Muchas veces existirá un intento sentido de propósito personal ligado a la función intelectual, que puede manifestarse como competitividad. El individuo puede ser muy auto-centrado respecto a sus formas de pensamiento, y tener expectativas de ser reconocido o admirado por sus capacidades intelectuales y por su creatividad. El narcisismo de Mercurio en la Casa V o Leo se traduce en la expectativa de poder ordenar su realidad personal, y la realidad en general, desde un punto de vista propio, en el cual el individuo se posiciona al centro de sus construcciones y tiene la expectativa de que la realidad, y las demás personas, se subordinen a sus propios esquemas mentales. El individuo puede ser muy prolífico en la creación de sus propias construcciones intelectuales, y al mismo tiempo existirá una rigidez en cuanto a integrar puntos de vista distintos, o información que contradiga o amenace sus construcciones intelectuales en vigor. Existirá una tendencia a querer forzar la información contradictoria o de distinta naturaleza, dentro de las propias elaboraciones preexistentes, de formas en que la lógica cede a la fuerza de la voluntad del individuo. Esto se basa en que existe una intensa identificación con los pensamientos que el individuo crea, y un fuerte sentido de propósito personal que está ligado a la capacidad de ordenar la realidad de una forma personal en general, y a desarrollar y expandir al máximo las formas de pensamiento que el individuo considera como propias. La intensidad de este foco intelectual de naturaleza egocéntrica dará lugar a distintos tipos de crisis dentro de la etapa evolutiva de Consenso. El primer tipo de crisis consiste en la dificultad de integrar la creatividad del individuo en dinámicas de colaboración con otros individuos, debida a la necesidad de aclamación y subordinación de los demás, y a la inseguridad que la creatividad de otros individuos produce en Mercurio en la Casa V o Leo, lo cual se traduce en una dificultad potencial para integrar las capacidades intelectuales en dinámicas grupales y sociales. Este tipo de crisis puede ser menos aparente a partir de los estadios avanzados de la segunda sub-etapa de la condición de consenso, y en la tercera sub-etapa, cuando se trata de individuos que han conseguido moldear un tipo de realidad personal, en los término del consenso, que está relativamente controlada y en la cual tienen un cierto poder social, en el cual el punto de vista personal, y la forma de pensar del individuo, son aceptadas o aclamadas por otros individuos que se encuentran más ’abajo’ dentro de los esquemas jerárquicos del consenso social. Este tipo de crisis podrá manifestarse de todos modos cuando el individuo intente expandir su órbita de influencia, o la órbita de reconocimiento de su forma de pensar, más allá de estos límites. Un segundo tipo de crisis se origina directamente en la confrontación con la realidad, que excede los parámetros de las formas de pensamiento y de conocimiento que el individuo ha logrado desarrollar en su evolución dentro del consenso. Esta crisis se traduce generalmente en que el individuo lucha por mantener la realidad ajustada a sus parámetros de comprensión, hasta que su voluntad y sus deseos egocéntricos se ven inevitablemente superados por la fuerza de los hechos, que reflejan aspectos de la realidad que el individuo no ha querido tomar en cuenta. Un tercer tipo de crisis potenciales inherentes a este arquetipo en esta etapa evolutiva se basa en la creatividad natural de Mercurio en la Casa V o Leo, y la dificultad que este foco intelectual experimenta para aceptar las limitaciones impuestas por las formas de pensamiento que dominan en la sociedad de nacimiento. El individuo, incluso en esta etapa evolutiva, puede ser muy creativo, y sin embargo necesita vincular sus capacidades intelectuales a posibilidades de desarrollo ligadas a las estructuras existentes, lo cual implica la necesidad de aceptar los parámetros que definen a su sociedad. Si el individuo se rehúsa a aceptar estas limitaciones dentro de esta etapa evolutiva, se genera una crisis de no-reconocimiento que limita sus posibilidades de desarrollo intelectual, y la posibilidad de aplicar sus capacidades a la realidad social. Además, si el individuo, en función de sus deseos de avanzar socialmente, omite la consideración de las reglas y parámetros de su sociedad de nacimiento, estas reglas y parámetros pueden ser impuestas o aplicadas forzadamente al individuo. Esta limitación está condicionada por la rigidez y la inercia de las construcciones intelectuales en vigor en la sociedad de consenso, y los intereses de los grupos en el poder que se benefician del orden existente. Por ejemplo, un individuo puede producir una forma altamente creativa y original dentro del ámbito de cualquier área del mercado. Sin embargo, esta forma no podrá ser integrada dentro de la realidad de ese ámbito del mercado, aunque en sí misma sea una muy buena idea, si no se ajusta a las formas, estructuras e intereses existentes dentro de dicho mercado. Arquetípicamente, estos tipos de crisis reflejan la intención evolutiva de que el individuo pueda aceptar la existencia de esquemas imperantes más allá de sus propias construcciones, y que pueda integrar su sentido de propósito personal más allá de su esfera subjetiva inmediata. En esta etapa evolutiva, esta intención se traduce en la necesidad de ligar el sentido de propósito personal, y las capacidades del individuo, a la esfera social. Estos individuos necesitan encontrar información que les permita actualizarse creativamente de formas a través de las cuales puedan ligar su sentido individual de propósito, y de ser especiales, a posibilidades de desarrollo existentes dentro de la esfera social. En la tercera sub-etapa de la condición evolutiva de Consenso, Mercurio en la Casa V refleja muchas veces formas de pensamiento de orientación autoritaria, que respaldan intelectualmente las estructuras de poder existentes. Jaime Guzmán, jurista de Pinochet, tenía Mercurio en Leo, conjunto a Plutón en Leo, con el Nodo Sur en Sagitario regido por Júpiter en Libra, y el Nodo Norte en Géminis conjunto a Urano en Géminis regido por el Mercurio de Leo. Crítico de la democracia liberal desde su época de estudiante, y activista contra el movimiento de reforma universitaria en los años 1960’, luego del golpe de estado proveyó de sustento ideológico y jurídico a la dictadura de extrema derecha, justificando las atrocidades cometidas por ese gobierno, y fue autor de la constitución con la que se intentó dotar de legitimidad a un gobierno antidemocrático. La “creatividad” del arquetipo de Mercurio en Leo puede verse en este caso en que Guzmán hizo una mezcla o bricolage de ideas de distinta naturaleza, incluyendo el catolicismo fundamentalista, el neoliberalismo de la escuela de Chicago, y las teorías políticas de Carl Schmitt, jurista de Hitler. Carl Schmitt por su parte tenía a Mercurio en la Casa V, en Cáncer, con Plutón y Neptuno en la Casa III en Géminis, opuestos a Júpiter en Escorpio en la Casa IX, el Nodo Sur en la Casa XII en Acuario, regido por Urano en la Casa VIII en Libra, y el Nodo Norte en la Casa VI en Leo, regido por el Sol en la Casa V, en Cáncer, conjunto a Mercurio. A pesar de que antes del ascenso de Hitler sostuvo la importancia del aparato administrativo del Estado como sustento del orden social, luego desarrolló conceptos jurídicos para respaldar la autoridad ilimitada del Führer, manifestándose contrario a las complicaciones de los procesos democráticos y burocráticos para abordar las necesidades sociales. Fundó la idea de soberanía en el concepto de ‘estado de excepción’, es decir, en la facultad de suspender la vigencia de las garantías constitucionales. Más tarde desarrolló una ‘teología política’ en la que quiso demostrar que los conceptos políticos se originaban en la teología, dándole un carácter religioso a la autoridad dictatorial de Hitler.

En la condición evolutiva Individuada, Mercurio en la Casa V o Leo refleja a un individuo que ha deseado actualizar sus capacidades intelectuales de formas altamente creativas y que no admiten ningún tipo de restricción en cuanto a las formas de pensamiento que desea crear y desarrollar. Existe un alto sentido de propósito personal que está ligado a la creación de formas intelectuales, lo cual se va a traducir en una gran profusión de formas de pensamiento y lenguaje de naturaleza altamente individualizada. La riqueza de la producción intelectual podrá tomar elementos de formas pre-existentes de naturaleza transcultural, pero el individuo moldeará estos elementos recibidos en nuevas creaciones que tendrán una naturaleza personal reflejo del punto de vista del individuo. El individuo deseará ser totalmente independiente en sus formulaciones, y se rebelará abiertamente contra cualquier restricción impuesta por las formas de pensamiento dominantes en su sociedad o cultura. El individuo no sólo deseará crear sus propias formas intelectuales de formas totalmente independientes, y expandirlas y desarrollarlas al máximo desde un punto de vista totalmente personal sino que además deseará desafiar directa o indirectamente las formas de pensamiento, y a las autoridades, tradiciones, creencias y valores establecidos, que intenten restringir su foco intelectual creativo. El individuo se sentirá lleno de sí mismo y plenamente identificado con sus construcciones personales para desafiar estas limitaciones, y sentirá que sus formas de pensamiento son superiores a aquellas de las demás personas. De esta forma, la libertad y la rebelión de Mercurio en la Casa V o Leo, contra cualquier restricción externa, estarán muy enfatizadas. Algunos de estos individuos, especialmente en la tercera sub-etapa de la condición Individuada, tendrán la capacidad de recoger una gran cantidad de información o conocimiento existente, dentro de un área o áreas de conocimiento, y transformar creativamente este conocimiento y ordenarlo y presentarlo de una forma nueva, altamente personal. Por ejemplo, Ken Wilber, investigador y teórico de la psicología transpersonal, con Mercurio retrógrado en la Casa V en Acuario, ha recogido los enfoques de una multiplicidad de campos del conocimiento y de distintas tradiciones espirituales, creando un enfoque y distintas teorías altamente personales sobre la totalidad de la realidad en general, y sobre la evolución de la conciencia específicamente, en las cuales asigna un ámbito de validez a las distintas tradiciones y enfoques que recoge.

En determinado punto, se producirá la necesidad de una crisis, debida a que el individuo ha estado definiendo su sentido de propósito personal en base a una construcción intelectual que es altamente subjetiva. Una intención de Mercurio en la Casa V o Leo es generar un foco de análisis que permita identificar linealmente el propósito personal del individuo, y esta intención requiere discriminar y diferenciar este propósito, que inherentemente está determinado y es dependiente de las dinámicas evolutivas de fondo existentes en el Alma, de los deseos e intenciones egocéntricas o narcisistas. En muchos casos, esta crisis también ocurrirá debido a que el foco auto-centrado o narcisista, esencialmente subjetivo, se ha traducido en formas de pensamiento que carecen de suficiente objetividad. En muchos casos también, esta crisis será una crisis basada en el relativo fracaso de la intención evolutiva representada por la polaridad de la Casa XI, o Acuario, de integrar las propias formas de pensamiento, o el propósito individual ligado a estas formas intelectuales, en un contexto social o de integración con otros individuos, y otras formas de pensamiento, lo cual se ha debido, de nuevo, a que el individuo es dependiente de ser considerado especial o superior, y de recibir reconocimiento o aclamación por sus capacidades desarrolladas, y la inseguridad de integrarse como un igual con otros individuos que también son ‘especiales’ o intelectualmente evolucionados. En algunos casos, un cuarto elemento de esta crisis necesaria se basa en que el individuo ha identificado su sentido de propósito personal con un énfasis excesivo en las dinámicas intelectuales, o en el desarrollo de formas de pensamiento que sean correctas, en vez de sólo utilizar estas formas de pensamiento como una ‘guía’ que apunta en direcciones experienciales. Este énfasis en las dinámicas del pensamiento, unida a la subjetividad arquetípica de Mercurio en la Casa V o Leo, se ha traducido algunas veces en la ilusión egocéntrica, incluso en esta etapa evolutiva, de el propio punto de vista es superior al de los demás, en vez de aceptar la validez de múltiples sistemas de pensamiento cada uno de los cuales tiene la capacidad, para distintos individuos, de servir como una guía que permite ordenar la realidad y apuntar la conciencia en las direcciones experienciales que distintas personas necesitan comprender o realizar. Una vez que esta crisis se resuelve, el individuo se orientará a generar un sentido de propósito personal que permita integrar sus capacidades intelectuales desarrolladas en beneficio de la sociedad. Llegado cierto punto, se producirá la comprensión de que las formas de pensamiento del individuo, aún cuando estén muy bien desarrolladas y sean realmente muy buenas ideas, poseen un poder limitado para beneficiar a la sociedad o ayudar a la sociedad a evolucionar, y que su aporte personal sin embargo producirá un efecto en el largo plazo, unido a los aportes de una multiplicidad de otras personas.

En la condición evolutiva Espiritual, Mercurio en la Casa V refleja el deseo y la necesidad de comprender linealmente la naturaleza del propósito o rol del individuo, y el individuo estará buscando información, técnicas y formas de conocimiento que le permitan actualizarse creativamente, en términos de una realidad que se está volviendo progresivamente espiritual. El individuo puede sentir que el sentido del descubrimiento y la expansión de conciencia que está experimentando están ligados a sistemas de conocimiento de naturaleza espiritual, o incluso al desarrollo de su capacidad intelectual. El propósito evolutivo fundamental subyacente en la condición Espiritual será en todos los casos la espiritualización de la conciencia. El deseo fundamental de espiritualizar la conciencia creará progresivamente experiencias en las cuales la conciencia individual se expanda mucho más allá de los límites de lo que resultaba conocido para el individuo, en dirección hacia lo infinito, lo absoluto, lo eterno. La condición evolutiva Espiritual está definida por el arquetipo de Neptuno. De hecho han sido este tipo de experiencias las que han permitido al individuo evolucionar desde la condición Individuada, y entrar en la condición Espiritual, y ellas seguirán produciéndose dentro de la condición Espiritual. Más adelante dentro de la primera sub-etapa de esta condición evolutiva, el individuo comenzará a tener experiencias de conciencia no-dual. En la etapa evolutiva previa, en la tercera sub-etapa de la condición evolutiva Individuada, todos los individuos se encuentran en una relativa condición de fruición intelectual, debido que el proceso de individuación ha requerido un tremendo desarrollo de las capacidades intelectuales a fin de elaborar una gran cantidad de conocimiento e información de naturaleza trans-cultural, lo cual ha situado al individuo en una posición de ‘superioridad’ intelectual respecto a la mayoría de las personas. Al entrar en la condición evolutiva Espiritual, la primera sub-etapa de esta condición está definida arquetípicamente por Virgo, debido a que las experiencias que han comenzado a ocurrir de aspectos mucho mayores de la existencia y del sentido último de la vida (Neptuno), inducen naturalmente, y progresivamente en la conciencia, el sentimiento de pequeñez, el sentimiento arquetípico de ser ‘como un granito de arena en una playa inmensa’. Esta experiencia induce al mismo tiempo humildad (Virgo) en la conciencia. Esta pequeñez experimentada por el Alma individual puede traducirse en pensamientos de no ser suficientemente bueno, o no estar preparado para abrazar el sentido de propósito personal. En sí mismo, el deseo de espiritualizar la conciencia estimulará el funcionamiento de la glándula pineal, la cual secreta una hormona llamada melatonina, la cual induce todo tipo de estados alterados de conciencia, como sueños, visiones, etc. y que producen generalmente confusión, debido a que se han diluido los límites anteriores de lo que se consideraba ‘real’. Estas experiencias de la conciencia están llevando al Alma a conocer progresivamente lo Desconocido, y de servir a lo Desconocido, para lo cual el individuo muchas veces gravitará hacia sistemas de conocimiento de naturaleza Espiritual. En este proceso, el individuo explorará una variedad de sistemas, y los combinará de formas personales. El individuo se ha convertido en un buscador espiritual. Es posible que el individuo en esta etapa no sea capaz de diferenciar entre conocimiento y sistemas de conocimiento auténticamente Espirituales, ie. dados por Dios o sus agentes, y otros sistemas de conocimiento existentes, los cuales, de distintas formas, reflejen puntos de vista y comprensiones de origen meramente humano combinados con elementos y comprensiones culturales o transculturales, incluyendo ‘sistemas’ y ‘síntesis’ personales, y en algunos casos distintos tipos de elementos religiosos, culturales o étnicos. Una razón por la cual esto ocurre se encuentra en que las religiones, propias del consenso, se basan muchas veces en la irradiación de enseñanzas espirituales originales, que posteriormente han servido para que consenso de las sociedades creara sus religiones. Así, estas religiones del consenso social contienen dentro de su acerbo cultural símbolos, rituales, textos que en sí mismos son de naturaleza espiritual, hacia los que pueden verse atraídos individuos en un estado evolutivo Espiritual. Debido a la potencial confusión que define arquetípicamente este estado evolutivo, es posible que el individuo no discrimine suficientemente los elementos originales que constituyen auténticas enseñanzas espirituales, de otros elementos existentes en el contexto general de la religión o del grupo religioso hacia las que puede haber gravitado, por distintas razones, que estarán relacionadas con el contexto cultural e histórico y específico de su vida o de vidas pasadas.

En algunos casos, el individuo puede experimentar sentimientos de humildad respecto a tener un propósito personal, ya que ha surgido el deseo de purgar cualquier forma de manifestación egocéntrica y un sentimiento de imperfección que genera el deseo de querer mejorar. El individuo tendrá en algún punto la realización de que existe una naturaleza de la realidad que existe en sí misma, y que es independiente de sus arreglos intelectuales. El individuo estará tomando conciencia de que los arreglos intelectuales son esencialmente subjetivos, y surgirá el deseo de evitar la arbitrariedad. Deseará que estos arreglos intelectuales reflejen la naturaleza de una realidad independiente y transcendente, en vez de querer crear estos arreglos como manifestación de sus capacidades subjetivas. Este deseo generará dudas necesarias sobre las propias formas de pensar sobre las cosas. En otros casos, el individuo puede intentar compensar o denegar los sentimientos de imperfección mediante el énfasis de una orientación intelectual, el intento de recuperar el pasado.

Progresivamente, se producirá una evolución natural en la cual esta orientación hacia una variedad de sistemas evolucionará hacia la referencia a un solo sistema de conocimiento como medio para entender espiritualmente el sentido de la propia experiencia en general, y del propósito individual en un contexto espiritual específicamente. En algunos casos, a la elección de ‘un’ sistema único sigue una necesidad posterior de diversificación, si es que la gravitación hacia tal sistema no refleja las necesidades naturales del individuo, y sus requerimientos evolutivos. En este proceso, en tiempos como los actuales en que existe una proliferación interminable de información de todo tipo sobre formas de pensamiento espiritual, y otras relacionadas, esta puede ser un factor adicional de confusión que complique la intención evolutiva implícita a nivel de la función de Mercurio de encontrar el tipo de información y de conocimiento, o de crear el tipo de construcción intelectual, que promueva las intenciones evolutivas de fondo.

Según cuál sea la signatura general de la carta natal, y el eje evolutivo principal, Mercurio en la Casa V o Leo puede manifestar distintas combinaciones de los temas generales antes mencionados. La intensidad del foco de pensamiento, se experimentará también como una resistencia a perder el control egocéntrico, en la forma de la creación de muchos tipos de pensamiento lineal que dificultan al individuo entrar en los estados profundos de meditación que su Alma desea y necesita experimentar: los deseos del Alma de entregarse al llamado de Neptuno- expandir su conciencia más allá de los límites de lo conocido, y más allá de cualquier referente exterior. El individuo necesita abrazar interiormente la intención evolutiva de identificar linealmente y formas objetivas su sentido de propósito personal. Esto se traduce en la necesidad de discriminar entre las vías de auto-actualización intelectual y las formas y sistemas de pensamiento de que son consistentes con la espiritualización de su conciencia- en las formas determinadas por la signatura de su carta natal, y el eje evolutivo principal- y aquellas que no lo son. Al mismo tiempo, en los distintos tipos de pensamiento que surgen momento a momento en su conciencia, el individuo necesitará establecer cuál es el origen de estos pensamientos, esto es, quién es el autor: pensamientos de origen meramente humano, pensamientos originados en el ego, y pensamientos emanados del Alma, o de la Fuente del Alma y sus agentes, etc.

Dentro de la segunda sub-etapa de la condición Espiritual, y a partir de estadios avanzados dentro de la primera sub-etapa, Mercurio en la Casa V o Leo puede manifestar también ilusiones egocéntricas en las cuales el individuo confunde su nivel de realización interior, con formas de conocimiento o de información que no se encuentran realizadas.

Famosos con Mercurio en la Casa V o Leo

Juan Calvino

Jaime Guzmán

Carl Schmitt

Mozart

Steve Jobs

Rudolf Steiner

La Astrología Evolutiva es un paradigma completo de interpretación de la carta natal. Interpretar una carta natal desde la perspectiva evolutiva requiere familiarizarse con este enfoque específico, con una forma específica de comprender los arquetipos astrológicos, y requiere aplicar una metodología de análisis propia. Esta metodología puede ser desglosada con fines didácticos en partes, aún cuando en el momento de la lectura de la carta natal sean aplicadas en forma integrada y sintética. Mencionaremos muy brevemente estas partes o capítulos del paradigma de la Astrología Evolutiva, siguiente un orden lineal ideal de acuerdo a como se presentan en la situación de consulta. Aquí me referiré sólo al análisis individual de la carta natal, y no a la metodología de la astrología  evolutiva de relaciones, ni al timing de los procesos evolutivos (tránsitos, progresiones, etc.). Debido a que este es un esquema general, tampoco me referiré aquí a las aplicaciones médicas de la Astrología Evolutiva, que incluyen las correlaciones con el sistema de órganos y la fisiología, y el sistema de los chakras.

1) Determinación de la Condición Evolutiva Natural

En la situación de consulta, el astrólogo evolutivo necesita determinar en primer lugar cuál la Condición Evolutiva Natural del cliente. Esta condición evolutiva natural no aparece en la carta natal, y ella debe ser determinada mediante observación, y a través de la naturaleza de las preguntas que plantea el cliente, las cuales son una manifestación de los tipos de deseos que existen en el Alma. Recordemos que dos individuos distintos pueden tener una carta natal idéntica. Esto sin embargo no significa que los individuos sean idénticos, y en consecuencia, esto implica que los símbolos de la carta natal contienen distintas posibles manifestaciones, que están contenidas dentro de los mismos arquetipos, ie. Mercurio en la Casa II en Virgo. Esto es válido para todos los símbolos de la carta natal. Es necesario comprender, desde una perspectiva evolutiva, que estas distintas manifestaciones contenidas dentro de un  mismo arquetipo natal son dependientes de la condición o estado evolutivo natural del Alma individual cuya carta natal queremos comprender. Las condiciones o estados evolutivos, y sus sub-etapas, están descritos en el segundo volumen de Plutón, de Jeffrey Wolf Green. Además están tratados en Pluto and Your Karmic Mission, de Deva Green. Los tipos de deseos fundamentales que promueven la evolución del Alma, específicos de cada individuo, están condicionados o dependen arquetípicamente las etapas naturales de la evolución. Existen cuatro condiciones evolutivas naturales: la Condición del Consenso, la Condición Individuada, la Condición Espiritual, y la Condición Difusamente Evolucionada.

La Condición Evolutiva Natural de Consenso: En la condición evolutiva del Consenso, que comprende aproximadamente un 75% de cualquier sociedad, los individuos están definidos por deseos fundamentales de pertenencia al consenso o la mayoría de su sociedad, y de lograr mejorar su posición dentro de las estructuras del consenso de su sociedad. Esta condición evolutiva está condicionada por el arquetipo de Saturno. En la primera sub-etapa del Consenso, domina el deseo de formar parte de la sociedad, y estos individuos, que componen la base de todas las economías, aceptan sin cuestionar las condiciones que se les imponen. Son como las abejas obreras de la colmena. En la segunda sub-etapa, se manifiestan junto a los deseos de pertenencia, los deseos de ganar un relativo y progresivo control sobre su realidad, a través del desarrollo de capacidades para operar al interior de la sociedad o el ‘sistema’, mediante la educación. Estos individuos se orientan así a conseguir mejorar sus condiciones de vida, en los términos y dentro de los parámetros de su sociedad. A través de la dinámica de la educación y el progresivo conocimiento sobre las formas de operar de la sociedad, estos individuos van expandiendo su conciencia: así evolucionan. En la segunda sub-etapa se encuentran la mayoría de los profesionales, empresarios, profesores universitarios, etc. En la tercera sub-etapa de la condición de Consenso, los individuos han logrado aprender cómo funciona la sociedad, y pueden utilizar a la sociedad en su propio beneficio. Estos individuos están definidos por deseos de tener el mayor grado posible de control sobre la realidad a nivel social, y de ocupar posiciones de poder, prestigio, status, riqueza, autoridad o liderazgo, en términos del consenso social. Estos individuos ocupan los altos cargos políticos, o dirigen las grandes corporaciones. Estos individuos están intensamente definidos por su auto-interés exclusivo y excluyente, y tienen la pretensión de que todo el resto del sistema social debe servir a sus necesidades. Por ello, están dispuestos a manipular el sistema a su favor, y a operar ‘con las reglas del sistema’: “si los demás lo hacen, entonces está bien”, o “si yo no lo hago, otro lo hará”. Todos los individuos que están al interior del Consenso, están definidos por un sentido estrecho de pensamiento único, creen que existe sólo una forma correcta de pensar, y que los demás están equivocados. Este grado de identificación con sus creencias sobre la realidad, sus formas de ser, y sus valores, y el auto-interés de los individuos en el tercer sub-estadio, so las causas del nacionalismo, las luchas religiosas, y las guerras. Esto se basa en considerar que “nosotros tenemos la razón, los demás están equivocados”.

Los individuos que están evolucionando dentro de la Condición Evolutiva Natural Individuada componen en total un 20% aproximadamente de cualquier sociedad. Esta condición evolutiva está condicionada por el arquetipo de Urano, y estos individuos están definidos por deseos fundamentales de encontrar y actualizar su individualidad original y única, a través de una liberación de los factores de condicionamiento del Consenso social. Esta liberación ocurrirá a través de un devenir minoritario, que conduce progresivamente a ser un ‘grupo de uno’. En la primera sub-etapa de la condición evolutiva Individuada, los límites del condicionamiento social y cultural que ha definido las formas de ser y de pensar del individuo en el pasado han comenzado a resquebrajarse, de manera que han comenzado a manifestarse en la conciencia orientaciones que cuestionan el orden existente o que son divergentes respecto a la sociedad de nacimiento. Sin embargo, el sentido de seguridad del individuo aún está definido por el pasado: la pertenencia al consenso-lo conocido y familiar. Por ello, estos individuos pueden manifestar una dualidad o duplicidad entre las orientaciones interiores que tienen y la forma en que se presentan exteriormente: una apariencia de normalidad, en la cual, sin embargo, se sienten fundamentalmente alienados. En la segunda sub-etapa de la condición Individuada el individuo está avanzando en la intención arquetípica de descondicionarse y liberarse respecto a las asociaciones de identidad provenientes del consenso. A nivel intelectual, esto se traduce en una intensa rebelión contra las formas de ser propias del consenso. Estos individuos se sienten muy alienados respecto a la sociedad ‘normal’ y experimentan rabia porque sienten que no pueden integrarse en las dinámicas sociales porque ello implicaría perder su individualidad. Muchos de estos individuos manifiestan intensos deseos de cambiar o revolucionar la sociedad, o de destruir el sistema. Al alcanzar la tercera sub-etapa de la condición evolutiva Individuada, ha tenido lugar una tremenda expansión de la conciencia a través de la cual, en términos intelectuales, el individuo ha conseguido desarrollar sus propias formas de pensamiento sobre sí mismo, y sobre la realidad en general, yendo más allá de su propia sociedad para abarcar otras sociedades, y otras culturas. En esta expansión el individuo generalmente ha estado expuesto y ha explorado a lo largo de muchas vidas una gran variedad de formas de pensamiento de naturaleza transcultural, y desde esta diversidad de perspectivas ha conseguido actualizar su propia individualidad única: han devenido un ‘grupo de uno’. Estos individuos también han llegado a comprender que los cambios sociales ocurren lentamente, y surgen en ellos deseos naturales de ayudar a la sociedad a evolucionar, haciendo su aporte a mejorar la sociedad a través de sus capacidades altamente evolucionadas. Estos individuos no necesitan demostrar que son distintos: internamente se sienten superiores a los demás, y por ello no les importa que haya muchas personas que no los comprender. En esta sub-etapa evolutiva se manifiestan los ‘genios’.

Los individuos que están evolucionado dentro de la Condición Evolutiva Espiritual, componen en total un 3% o 4% aproximadamente de cualquier sociedad. Esta condición evolutiva está definida por el arquetipo de Neptuno. Los individuos en esta condición están definidos por deseos fundamentales de conocer la totalidad de su Alma, y la Fuente del Alma. Estos deseos fundamentales de espiritualizar la conciencia, se traduce en deseos de abrazar formas de vida, prácticas y sistemas de pensamiento de naturaleza espiritual. Es necesario recordar que esto es distinto de las religiones, que pertenecen al Consenso de la sociedad. Las religiones del consenso social forman parte de sistemas de creencias que sirven al Consenso como un medio para obtener una sensación de seguridad ante lo desconocido, que permanece desconocido. Debido a que las religiones forman parte de las definiciones que sostienen el sentimiento de pertenencia, se constituyen en la base de juicios dogmáticos excluyentes, ya que cada religión se postula como la única verdadera religión, con exclusión de las demás, lo cual se traduce en las persecuciones religiosas. La vida espiritual en cambio no pertenece al Consenso, sino que se manifiesta en la condición evolutiva Espiritual, después de lograda la Individuación. La espiritualidad es de naturaleza experiencial, en vez de basarse en la dinámica de la creencia, y ninguna vía auténticamente espiritual se postula como única o excluyente de las demás, sino que existe en esta etapa la comprensión natural de que existen muchos caminos y sistemas distintos para espiritualizar la conciencia. A partir de los deseos de conocer a la Fuente del Alma, surgen también deseos de alinear la propia conciencia y la propia vida con esta realidad superior, lo que se traduce en deseos de servir al Todo a través de la dinámica del karma yoga. Dentro de la condición Espiritual, la primera sub-etapa está condicionada por el arquetipo de Virgo, debido a que la conciencia ha comenzado a expandirse más allá de los parámetros que definen la realidad normal, lo cual induce en el individuo el sentimiento arquetípico de ser muy pequeño, como un grano de arena en una playa inmensa, lo cual induce a su vez el sentimiento de devoción, y junto con este, una profunda humildad en la conciencia. De esta forma se manifiestan en el Alma los deseos de servir a los demás, y al Todo. La segunda sub-etapa Espiritual está definida por el arquetipo de Leo. El Alma ha comenzado desde la sub-etapa anterior a experimentar los primeros tipos de conciencia no-dual o conciencia cósmica, y el centro de gravedad de la conciencia comienza a oscilar entre el Alma y el ego. Debido a que el ego aún no está purificado, se manifiesta el potencial arquetípico de que el individuo genere ilusiones o delirios de grandeza espiritual de naturaleza egocéntrica, identificando su ego con Dios de cierta forma. Así, el individuo puede creer desde una perspectiva egocéntrica que tiene un nivel de realización espiritual superior al que ha alcanzado en realidad. En esta sub-etapa se manifiestan los falsos gurúes o maestros, como Rajneesh, o Claire Prophet. El individuo se mantendrá en esta situación hasta que, en determinado punto, se vuelva consciente de la inflación que ha manifestado, agote los deseos de naturaleza egocéntrica y abrace nuevamente los deseos que existen su Ama de retornar a la Fuente. Esto llevará al individuo a que desee purgar todas las impurezas del ego a través de la creación de una serie de crisis, y finalmente se desplazará el centro de gravedad de la conciencia de ego al Alma de forma definitiva, lo cual determina la transición entre la segunda sub-etapa Espiritual y la tercera sub-etapa Espiritual. Al comienzo de la tercera sub-etapa de la condición Espiritual se manifiestan los verdaderos maestros espirituales y Gurúes, y al término de esta etapa se manifiestan las Almas totalmente realizadas en Dios, o Avatares, como Jesús, Budha, Lao-Tse, Yogananda, etc.

La condición Difusamente o Recientemente Evolucionada comprende a individuos que han comenzado hace muy pocas vidas, o en la vida actual, a evolucionar al interior de la forma de la conciencia humana, muchas veces provenientes de otras estructuras de conciencia, como los animales y otras. Debido a que estas Almas aún no están habituados a la forma humana, presentan algunas dificultades o limitaciones. Muchas veces son identificados a través de nombres como retraso mental, síndrome de Down, cretinismo, etc. Domina en estas Almas el deseo de ser aceptados y considerados parte de la normalidad. Estas Almas son naturalmente inocentes, bondadosas, y su conciencia se extiende a abarcar apenas su entorno circunstancial más inmediato. También están en una situación similar Almas que han de-evolucionado desde una condición más evolucionada, debido a razones kármicas que están ligadas a consecuencias graves de dinámicas sádicas. Es el caso de Hitler. A diferencia de las anteriores, estas Almas permean una intensa rabia que es producto de encontrarse limitadas, sintiendo que han tenido en el pasado un mayor poder que el que tienen ahora. Generalmente las Almas de este segundo tipo crean muchas dificultades para sus padres y cuidadores, y manifiestan actitudes violentas y destructivas.

2) El Eje Evolutivo Principal

Una vez identificada la Condición Evolutiva Natural del Alma de cliente, a través de la observación de su realidad por medio de la conversación, el astrólogo evolutivo se encuentra ahora en condiciones de interpretar correctamente la carta natal y comprender que significan específicamente los símbolos astrológicos de la carta natal para esta persona en particular. Este proceso de interpretación que debe hacer el astrólogo evolutivo, debe comenzar por comprender detalladamente el Eje Evolutivo Principal de la carta natal. Debido a que la evolución del Alma se produce a través de dinámica del deseo, debemos comprender cuáles han sido los deseos fundamentales que han existido y que existen en el Alma individual, los cuales están reflejados en el Eje Evolutivo principal, leído desde el punto de vista de la condición evolutiva natural del individuo.

En la Astrología Evolutiva de Jeffrey Wolf Green, Plutón representa al Alma en su viaje evolutivo. Los arquetipos de la posición natal de Plutón, por Casa y por Signo, demuestran cuáles han sido los tipos de deseos que el Alma ha tenido a lo largo de todas las vidas que han creado la necesidad de la presente encarnación. Así, Plutón es el símbolo del pasado del Alma: los deseos que ha tenido, las dinámicas psicológicas y emocionales que estos han producido, y las experiencias que estos deseos y estás dinámicas han creado. Debido a que estos deseos, dinámicas y experiencias han definido el pasado del Alma, en la presente encarnación el Alma se sentirá compulsivamente atraída a mantener esta orientación arquetípica de la conciencia: aquello que resulta conocido y familiar constituye para la mayoría de las personas su sentido de seguridad. En la mayoría de las personas, el Alma-Plutón- no es consciente de sí misma. En este sentido, Plutón representa el inconsciente, los deseos que determinan las dinámicas y las experiencias que el Alma crea para sí misma, independientemente de la voluntad egocéntrica y del darse cuenta consciente del individuo. Por ello, Plutón se correlaciona también con la naturaleza de los temores más profundos, compulsiones, fobias, y los estados emocionales de mayor intensidad que puede experimentar el individuo.

En cada encarnación, el Alma, Plutón, crea una identidad egocéntrica –el ego- a través del cual el individuo puede atribuirse la experiencia a sí mismo y tener una auto-imagen, una imagen de sí mismo con la cual se identifica conscientemente. En la carta natal, la Luna simboliza esta identidad egocéntrica y esta auto-imagen, que el Alma ha necesitado crear en la presente encarnación en función de sus requerimientos evolutivos. El Nodo Sur de la Luna-su posición en la carta natal por Casa y Signo- simboliza el tipo de identidad egocéntrica que el Alma ha creado en todas las vidas pasadas que conducen a la vida presente. La posición del regente planetario del Nodo Sur, por Casa y Signo, ha operado en el pasado como facilitador de las necesarias experiencias que el Alma, a través de las estructuras egocéntricas simbolizadas por el Nodo Sur, ha creado para sí. Estos tres símbolos, Plutón, el Nodo Sur de la Luna, y el regente planetario del Nodo Sur de la Luna, constituyen la “trinidad” del pasado.

Junto con los tipos de deseos que han condicionado al Alma en el pasado, y que la condicionan en el momento presente, existen en el momento presente, en cada momento, deseos que no provienen del pasado, sino que son ‘nuevos’ y tienen la capacidad de expandir el foco de conciencia del Alma hacia su futuro evolutivo. El punto de polaridad de Plutón, por Casa y Signo, simboliza los tipos de deseos que están surgiendo en el Alma que apuntan hacia el futuro. El Nodo Norte de la Luna, por Casa y Signo, demuestra los deseos que tienen la capacidad de modelar un nuevo tipo de identidad egocéntrica, al servicio de los deseos evolutivos reflejados en el punto de polaridad de Plutón. Y el regente planetario del Nodo Norte, por Casa y Signo, refleja tipos de dinámicas y experiencias que el individuo puede abrazar conscientemente para promover su evolución. Estos tres símbolos constituyen la “trinidad del futuro”.

Comprender correctamente el Eje Evolutivo Principal de la carta natal requiere analizar también los aspectos que Plutón, los Nodos Lunares, y sus regentes planetarios, forman entre sí, y los demás planetas que forman aspecto con los Nodos. Existen diversas situaciones especiales que  deben considerarse (Plutón en conjunción con el Nodo Sur, Plutón en conjunción con el Nodo Norte, o Plutón en cuadratura a los Nodos Lunares; el regente del Nodo Sur conjunto al Nodo Norte, el regente del Nodo Norte conjunto al Nodo Sur, el regente del Nodo Sur conjunto al Nodo Norte y el regente del Nodo Norte conjunto al Nodo Sur, otros planetas formando cuadratura al eje de los Nodos) las cuales están tratadas en detalle en los libros de Jeffrey Wolf Green, Plutón I y II. Hay otros casos especiales que se enseñan en la Escuela de Astrología Evolutiva.

Sólo una vez analizado el eje evolutivo de la carta natal, es posible abordar y comprender cabalmente el significado de cualquier otro símbolo de la carta natal, por ejemplo, Venus en Escorpio en la Casa IV. Es el eje evolutivo el que determina qué parte del espectro total de significados arquetípicos posibles de cualquier símbolo de la carta natal está actualmente reflejado y existe realmente en el caso individual.

3) El sistema de las Fases y los Aspectos

Desde el punto de vista de la Astrología Evolutiva, el Alma-Plutón-crea tipos de deseos que están en evolución. Estos deseos están reflejados en la carta natal en la posición de Plutón, los Nodos Lunares, y los demás planetas. Por ejemplo, supongamos que el Alma de un individuo con Plutón en la Casa X, ha estado definida por deseos fundamentales de lograr un relativo y progresivo control sobre su realidad, a través de alcanzar posiciones de prestigio, poder, o autoridad dentro de su sociedad, lo cual ha generado una orientación muy determinada a alcanzar este tipo de logros. Supongamos que este individuo tiene a Marte en  la Casa I. Esto indica que, a fin de satisfacer los deseos fundamentales simbolizados por Plutón en la Casa X, este individuo ha generado deseos de ser fundamentalmente independiente y libre para actualizar un tipo de rol que conduzca a lograr estos objetivos, por lo cual este individuo no aceptará restricciones de otras personas en sus intentos de actualizar estos deseos a través de la profesión, por ejemplo. En este ejemplo, es posible que debido a la intensidad de los deseos simbolizados por Plutón en la Casa X, manifestados a través de Marte en la Casa I, la independencia del individuo y la determinación de sus esfuerzos encaminados a satisfacer los deseos de logros sociales, generen un relativo nivel de conflicto con la voluntad de otros individuos, o con las formas de ser de la sociedad en que el individuo opera. Ahora bien, el punto a comprender aquí es que estos deseos reflejados por cualquier planeta, en relación con Plutón, y con otros planetas, han estado y están evolucionando. Y esta evolución de cualquier función planetaria, como manifestación de deseos que emanan del Alma, significa que, en relación con las intenciones evolutivas de fondo representadas por Plutón, estos deseos necesitan manifestarse de distintas formas a lo largo de muchas vidas, a fin de lograr la intención original. Así es como ocurre con cualquier intención evolutiva: la intención evolutiva, la naturaleza de los deseos, atraviesa por etapas arquetípicas de desarrollo. Muy brevemente, estas etapas siguen el siguiente curso. Inicialmente los deseos o la intención arquetípica se gatillan de forma espontánea, y el individuo no es consciente de cuál es esta intención: sólo tiene la sensación de que hay algo especial que debe descubrir, lo cual genera direcciones espontáneas y aleatorias de acción exploratoria que por la vía de las reacciones a esta acción van induciendo una conciencia de que existe un propósito. “Quiero hacer algo, no sé que es, pero instintivamente me muevo en direcciones variables”. Luego el individuo, como consecuencia de estas reacciones y consecuencias a la exploración aleatoria, requiere concentrarse e internalizar su conciencia a fin de establecer interiormente la realidad y consistencia de lo que sea que ahora comienza a volverse significativo en términos personales, descubierto en las direcciones de exploración que siguió en la etapa anterior, mediante la creación de asociaciones personales de significado de aquello que ha descubierto con la propia realidad subjetiva. “No me interesan nuevas vías de exploración, ahora deseo realmente saber si lo que ya he encontrado tiene sentido y puede crecer y desarrollarse”. Una vez que el individuo ha establecido interiormente la consistencia de las nuevas formas que fueron desarrolladas previamente, enfrenta la necesidad de contrastar estas formas personales con la realidad de sus circunstancias externas inmediatas. “Quiero saber si estas formas que interiormente se han vuelto significativas y se han desarrollado internamente, pueden manifestarse exteriormente como reflejo de mi individualidad”. Posteriormente, luego de expandir la individualidad a través de la manifestación de estas formas, la intención original comienza a orientarse a necesidades objetivas existentes externas a la subjetividad del individuo. “Estas formas deben servir para algo más allá de mí mismo”. Esto requiere que el individuo considere la naturaleza del entorno social. Esto llevará luego a que el individuo comience a socializar la intención original, a través de relaciones y asociaciones con otros individuos, y más adelante, con la totalidad del entorno social existente. Una vez que esta integración social ha tenido lugar, el individuo comienza a percibir las formas desde otros puntos de vista, que exceden su función social. “Tiene que haber algo más allá de esto”. Las formas comienzan a liberarse de las determinaciones que impuso la socialización de la intención, y a descondicionarse progresivamente en marcos de referencia progresivamente cósmicos, intemporales, o absolutos, mientras que, al mismo tiempo, comienzan a manifestarse las semillas de nuevas intenciones y deseos que darán lugar al nuevo ciclo. “Qué voy a hacer después”.

Estas distintas manifestaciones arquetípicas de cualquier deseo o intención evolutiva tienen lugar en un proceso cíclico, reflejado en los 360°. Todo ciclo de desarrollo va desde la conjunción original con Plutón o conjunción de fase Nueva, y culmina nuevamente en la conjunción con Plutón en la fase Balsámica. Dentro de este ciclo completo, existen ocho fases primarias. Desde los 0° a los 360° existe un ciclo completo de desarrollo evolutivo. Dentro de este ciclo, existen ocho fases primarias, de 45° cada una, cada una de las cuales está definida arquetípicamente por formas específicas de manifestación de las intenciones evolutivas originales. Entre los 0° y los 45° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Nueva. Entre los 45° y los 90° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Creciente. Entre los 90° y los 135° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase del Primer Cuarto. Entre los 135° a 180° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Gibosa. Entre los 180° y los 225° ° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Llena. Entre los 225° y los 270° ° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Diseminante. Entre los 270° y los 315° la relación entre los planetas se encuentra en la Fase del Último Cuarto. Entre los 315° y los 360°  la relación entre los planetas se encuentra en la Fase Balsámica. Para calcular la fase en que se encuentran los planetas, simplemente hay que contar los grados de separación que existen entre la posición natal de Plutón, o del planeta más lento, en la dirección de la progresión natural del Zodiaco (en el sentido del reloj), hasta la posición natal del planeta más rápido. La fase de la relación entre los dos planetas define arquetípicamente la forma de manifestación de las funciones planetarias de que se trata, y de los tipos de deseos fundamentales que están manifestando. Esto ocurre independientemente de que los dos planetas formen aspecto entre sí. A la vez, los aspectos que formen, están comprendidos dentro de la fase en la que se forman, y su significado está condicionado por el arquetipo de la fase. Naturalmente, distintos tipos de deseos, y distintas funciones planetarias, evolucionan en cada caso a distintas velocidades, y se encuentran en consecuencia en distintas etapas de desarrollo.

Las dinámicas arquetípicas creadas por los distintos tipos de deseos, reflejadas en la relación de los planetas entre sí, unida a los arquetipos de sus posiciones por Casa y Signo, interpretadas en relación con los deseos de fondo simbolizados por el Eje Evolutivo Principal de la carta natal, interpretado a su vez de forma específica según la condición evolutiva natural del individuo, permiten al astrólogo evolutivo comprender la carta natal de forma precisa. De esta forma, el astrólogo evolutivo se encuentra en condiciones de responder las preguntas que plantea el cliente de formas muy precisas, debido a que puede comprender cómo ha sido la evolución de la naturaleza de deseos del Alma del cliente, cómo ha sido el pasado evolutivo y qué tipos de experiencias el Alma ha creado en vidas pasadas, cómo se manifiesta este pasado, y estos deseos, en la vida actual, que aspectos del pasado se encuentran sin resolver, y buscan resolución en esta vida, y de qué formas su Alma tiene planeado y preparado evolucionar hacia el futuro.

Neptuno se correlaciona con el fenómeno de la conciencia, en todas sus posibles formas y manifestaciones. La conciencia es análoga al agua: puede adoptar cualquier forma, dependiendo del contenedor en que se encuentre. La forma de la conciencia, o estructura de la conciencia, astrológicamente hablando, se correlaciona con Capricornio, y Saturno. Para el ser humano, la conciencia-Neptuno, Piscis-adopta la forma de la conciencia humana. La forma de la conciencia humana es distinta, por ejemplo, de la forma de conciencia que tiene una planta. La forma de la conciencia humana implica, entre otras cosas, que normalmente sólo podemos conocer aquello que se encuentra enmarcado dentro de la realidad espacio-temporal-Capricornio. También implica que normalmente sólo conocemos aquello que podemos percibir a través de los sentidos.

Piscis es el último arquetipo del Zodiaco. Representa la culminación del viaje evolutivo, iniciado en Aries-la separación original. Representa, en consecuencia, el anhelo y el deseo de retornar a la Fuente de la Creación. El retorno a la Fuente de la Creación se produce como consecuencia de agotamiento de los deseos de separación. Los deseos de separación emanan del Alma. El Alma-Plutón, Escorpio-posee una naturaleza dual de deseos: por una parte, el deseo de separarse y constituirse como algo distinto e independiente de todo lo demás. Por otra parte, el deseo de retornar a la Fuente de la Creación. Los deseos de separación, representados por Aries-la causa de la encarnación en primer lugar, dan lugar al sentido de separación e independencia de naturaleza egocéntrica, y el carácter extremo del sentimiento de separación que se manifiesta a través del Ego-la Luna, Cáncer. Debido al condicionamiento patriarcal que define estos tiempos-Capricornio, este sentido de separación del Ego, alcanza un punto extremo-Libra, en que el individuo se identifica totalmente, y únicamente, con su existencia a nivel egocéntrico, y sus deseos de naturaleza egocéntrica. Piscis, y Neptuno, representan lo que se ha llamado el “anhelo de trascendencia”. Trascendencia de qué? Trascendencia de los confines determinados por la realidad espacio-temporal-Capricornio. En el Zodiaco existe este trígono natural entre Cáncer, Escorpio, y Piscis: el Ego (Cáncer), el Alma (Escorpio, la fuente del Ego), y la Fuente del Alma (Piscis). Este trígono natural refleja que el deseo de trascendencia, que se traduce en la progresiva espiritualización de la conciencia a lo largo de muchas vidas, se traduce a la vez en el proceso a través del cual el Ego-la porción consciente  de la individualidad propia con la que el Alma se identifica-se va redefiniendo a sí mismo, de manera de identificarse progresivamente con aspectos mayores del Alma.

Jeffrey Wolf Green solía usar la metáfora de la ola y el océano para ilustrar este punto. La ola se eleva progresivamente sobre la superficie del océano, coge momento, y desde el punto de vista de la ola, llega a experimentarse a sí misma como distinta y separada de su fuente-el océano. Y, sin embargo, el destino de la ola es: volver al Mar. Igualmente, el destino del Ego es volver a su fuente-el Alma-y el destino de Alma es volver a la Fuente que la creó.

A través de la evolución del Alma, a lo largo de muchas, muchas vidas, el foco de la conciencia-el Ego- se va situando cada vez más profundamente al interior del Alma, y de la Fuente del Alma, hasta identificarse finalmente con la Fuente-el Océano-Piscis, Neptuno.

El arquetipo de Piscis, y Neptuno, entonces, refleja el anhelo inherente de la conciencia de retornar a la Fuente, y por derivación, el anhelo de trascender los confines espacio-temporales y los parámetros que definen la existencia separada. Cualquier persona que realmente esté familiarizada con la vida espiritual, o la meditación, estará de acuerdo en que esto implica un largo proceso. Desde un punto de vista último, no dual, el camino de retorno a la Fuente consiste en la progresiva eliminación de la ilusión de separación- la ilusión de la dualidad. Y sin embargo, es un largo camino para llegar a realizar conscientemente esta Verdad Última. Como Piscis representa el anhelo de volver a Casa, representa también la ilusión de ya encontrarnos allí, antes de haber recorrido este largo camino. Esta ilusión fundamental, fruto de un anhelo fundamental, se manifiesta potencialmente en todo tipo de ilusiones, delusiones, y delirios. Por ello es que Piscis, y Neptuno, se correlacionan con todo tipo de psicosis, y esquizofrenias, como reflejo del rechazo de las condiciones que definen la existencia mundana, y a la vez, de la resistencia a abrazar conscientemente el “impulso trascendente”. Neptuno se correlaciona anatómica y fisiológicamente, con la glándula pineal, la cual secreta una substancia que se llama melatonina. La melatonina posee la capacidad de desdibujar los límites de nuestra percepción ordinaria, y por ello es que induce todo tipo de estados “anormales” de conciencia, como los que experimentamos en los sueños, las visiones, etc.

En el Zodiaco, Piscis está naturalmente opuesto a Virgo, regido por Mercurio, y en cuadratura con Géminis, también regido por Mercurio. Frente a la totalidad de la experiencia posible de la conciencia en cualquier nivel-Piscis, Neptuno, Virgo y Géminis, se correlacionan con la necesidad adaptativa de la conciencia de operar en términos lineales, paso a paso, A-B-C, al interior de la dualidad, para purgar progresivamente el error, la ignorancia, y la ilusión: para establecer la realidad-Virgo-en contraste con la ilusión. Sin duda, un rol  mucho más modesto en la conciencia, en comparación con Neptuno, pero sin embargo, totalmente necesario: por ello es que existe. Esto se denomina purgar la dualidad con la dualidad.

Como ejemplo de lo que es la ilusión, cuántas personas albergan actualmente la ilusión de que, aquello que llamamos “el mal”, no existe? Si bien esto es cierto en términos últimos, sin embargo, al interior de la Creación manifestada, dentro de la ilusión de dualidad  en que vivimos por determinadas razones, esto no es verdad. Más bien es cierto exactamente lo contrario: que el mal existe, y es una fuerza destructiva y muy poderosa cuya influencia podría dañar nuestras  vidas si no somos capaces de establecer de qué maneras actúa en nuestras circunstancias; y que, además, es una fuerza que se enseñorea por el mundo y es la causa de guerras, violencia, enfermedades, y desequilibrios ecológicos y sociales creados por el hombre condicionado por la influencia de esa energía.

Por qué no podemos simplemente vivir en la no-dualidad? Porque la existencia dual en que vivimos ha sido creada por cada uno de nosotros por los propios deseos duales de cada individuo. Como primer punto, es necesario disipar la ilusión de haber llegado a la no-dualidad, siendo capaces de conocer cuáles son nuestros deseos de separación, los cuales han creado nuestra propia realidad dual. Sólo a través de la función del pensamiento lineal-Mercurio-, como antídoto perfecto para el deseo y la ilusión de haber llegado a donde todavía no llegamos, podemos ver claramente cuál es la relación entre los deseos de separación y cada una de las experiencias que creamos para nuestras vidas.

Desde un punto de vista alquímico, Neptuno y Piscis representa la necesidad de refinar nuestra naturaleza de deseos-Tauro, la Casa II, Venus. Neptuno es la octava superior de Venus, y Piscis está en sextil con Tauro, y en inconjunción con Libra. La inconjunción de Piscis con Libra representa la proyección de ideales en otras personas, a quienes podemos ver como perfectos, y convertir de facto en dioses o diosas. Experiencia, sin duda, destinada a crear necesarias desilusiones. El sextil de Piscis con Tauro representa el proceso de progresiva espiritualización de nuestra naturaleza de deseo, y representa el hecho de que, finalmente, la realidad última que anhelamos, hemos de encontrarla en nuestro interior. Representa también el hecho de que la vida nos ha de dar todo lo que necesitamos para vivir, si buscamos mejor “el Reino de los Cielos”.

En la carta natal, Piscis, y Neptuno, -así como los aspectos de Neptuno, la Casa XII etc.  van a reflejar:

a) Las áreas de nuestras vidas en las cuales nos conviene trabajar para espiritualizar nuestra conciencia. Por ejemplo, si tengo Neptuno en Escorpio, puedo trabajar por espiritualizar mi sexualidad, y por refinar mis motivaciones. Si tengo Neptuno en la Casa IV, puedo expandir mi conciencia a través de espiritualizar mi vida emocional, y mi vida familiar, etc.

b) Las áreas de nuestras vidas en que podemos albergar ilusiones, delusiones, o delirios. Por ejemplo, Neptuno en la Casa IV puede demostrar que existen o han existido ilusiones sobre nuestra familia biológica, y expectativas ilusorias basadas en estas ilusiones, que han expresado el deseo de ser cuidados, nutridos, apoyados, de las formas que necesitamos; también puede reflejar que hemos creado ilusiones, o expectativas ilusorias, para nuestras propias familias. Neptuno en Escorpio puede demostrar que han existido ilusiones sobre nuestras motivaciones, que luego han sido la base de expectativas que tenemos respecto a otras personas, basadas en estas ilusiones sobre nuestras propias motivaciones.

c) Consecuencia de lo anterior, Neptuno también va a reflejar las áreas de nuestras vidas en las cuales podemos crear para nosotros experiencias fundamentales de desilusión. La experiencia de la desilusión es muy dolorosa, y sin embargo, se trata simplemente del medio que hemos elegido para pasar de la ilusión, a la verdad. Por ejemplo, las expectativas ilusorias reflejadas por Neptuno en la Casa IV pueden hacer necesario que creemos experiencias fundamentales de desilusión respecto a nuestras familias biológicas-que nos permitan establecer la realidad concreta de las personas de quienes hemos tenido expectativas ilusorias, de manera que, en definitiva, dejemos de proyectar la necesidad de seguridad emocional en otras personas, y la busquemos allí donde ésta puede únicamente encontrarse: dentro de uno mismo. Neptuno en Escorpio puede reflejar experiencias fundamentales de desilusión creadas mediante experiencias de traición, abandono, o pérdida emocional, que a la vez estarán motivadas, o se habrán hecho necesarias, debido a la proyección de las ilusiones que tenemos sobre nuestras propias motivaciones, deseos, y agendas. A la vez, este tipo de experiencias, pueden crear toda una psicología de desconfianza basada en la proyección de nuestros propios temores fundamentales, basados en las experiencias que han existido de traición, abandono, y pérdida emocional, que pueden ser reflejo, de nuevo, de las ilusiones que hemos albergado sobre nuestras propias motivaciones.

Probablemente todos quienes se encuentran inmersos en el mundo de la astrología, de una u otra manera, desde un punto de vista espiritual, hemos albergado grandes esperanzas sobre el ingreso de Neptuno en Piscis. Sin duda, Neptuno en Piscis se correlaciona efectivamente con importantes posibilidades de avance espiritual-expansión de la conciencia-a través de las distintas prácticas que naturalmente estemos realizando con verdadera dedicación, en forma regular-Virgo.

Sin embargo, es necesario tener presente, de manera insistente, que Neptuno y Piscis se correlacionan con la ilusión, y la desilusión, individuales y colectivas. Si consideramos con un mínimo de objetividad que la vasta mayoría de la población humana sobre el planeta-alrededor de un 95%- no se encuentra en un estado de conciencia espiritual, el ingreso de Neptuno en Piscis requiere de quienes sí están comprometidos con la evolución de la conciencia, una gran cautela. No olvidemos el contexto en que este tránsito está teniendo lugar: un cambio de Eras, la transición de la Era de Piscis a la Era de Acuario. La transición de Eras implica que todo aquello que no se encuentre resuelto de la Era anterior, está siendo traído a colación para su urgente resolución-a lo menos eventual. Al momento del ingreso de Neptuno en Piscis, Plutón-los deseos colectivos inconscientes-se encuentra en Capricornio, y Urano está en Aries, en cuadratura con Plutón. Estos deseos inconscientes que definen al colectivo consisten básicamente en el deseo de los poderes establecidos de tener un control absoluto sobre la totalidad de la realidad conocida por el consenso de nuestras sociedades-Capricornio. Se trata de una situación extrema, como estos solos símbolos demuestran, en el contexto  actual. Con Urano en Aries, en cuadratura con Plutón, estamos hablando de tremendos niveles de violencia masiva, y de guerra y destrucción, a través de distintos medios. Aún cuando las felices posturas New Age resultan muy cómodas para la mayoría de las personas, no se trata sino de una ilusión-Neptuno. Los tiempos actuales son realmente difíciles para enormes grupos de gente sobre el planeta, cuyas realidades personales y grupales están siendo literalmente aplastadas por los grupos que se encuentran en el poder. Neptuno, y Piscis, se correlacionan con la victimización, y la martirización. Grupos enteros de gente están siendo realmente victimizados y martirizados por el auto-interés exclusivo y excluyente de las minorías que se encuentran en posiciones de privilegio, y que no quieren dejar estas posiciones de privilegio. Al ingresar Neptuno en Piscis, los Nodos Lunares en tránsito se encuentran en el eje Géminis-Sagitario: la naturaleza de las comunicaciones, y la información que el sistema-Capricornio-está difundiendo, y las distorsiones, omisiones, y  falsificaciones de esta información, relativa a qué es lo que realmente está ocurriendo en el planeta, Gaia. Para qué? Para mantener a la población en el error, la ilusión, y la delusión sobre cual es la realidad, como medio para mantener a la gente dormida, y sin capacidad de respuesta-Neptuno, Piscis. Basta con encender la TV, y ver las noticias que están dando, y todo lo que no se esta informando.

Nada de esto es muy grato de tener en cuenta. Y sin embargo, es mejor vivir en la realidad, que vivir en la ilusión, porque, a lo menos, existe la posibilidad de entender lo que está pasando, y de reaccionar, individual y colectivamente.

Acuario se correlaciona con la necesidad y el deseo de liberarse y des-condicionarse. Liberarse y des-condicionarse de qué? De todo cuanto ha condicionado al Alma en el pasado: todo aquello con lo que Alma se ha identificado y que no pertenecía verdadera o inherentemente al Alma. Esto incluye el impacto de los valores, creencias, ideas, opiniones, estilos de vida, etc., de la familia, los amigos, y la sociedad en general. Corresponde con el concepto Jungeano de “individuación”. El ciclo de evolución representado por el Zodiaco se completa en Piscis. Justo antes de Piscis, tenemos a Acuario, el 11° de 12 arquetipos. Así, en Acuario, el ciclo se está aproximando a su culminación. Muchas cosas han ocurrido antes de llegar a este punto en el ciclo. A lo largo del proceso iniciado en Aries (el deseo de separación que da lugar al nuevo ciclo), y que ahora se prepara para culminar, el Alma, o cualesquiera dinámicas del Alma, han debido actualizarse necesariamente en una gran variedad de formas. Esta variedad de formas han involucrado la socialización del propósito evolutivo original.

Así, el Alma, o las dinámicas específicas del Alma que ahora se expresan a través del arquetipo de Acuario, se han abierto a los puntos de vista de muchas otras personas a través de relaciones de todo tipo, y al punto de vista de la sociedad en general: sus valores, creencias, ideas, formas de ser, etc. Este proceso ha sido necesario, en términos evolutivos, debido a que a lo largo de este proceso ha tenido lugar, potencialmente, una expansión de la conciencia. Así, el Alma ha tenido la posibilidad de expandir su conciencia sobre sí misma: sobre la naturaleza de sus deseos. Al mismo tiempo, este proceso ha determinado que el Alma tomara demasiado del afuera, que “comprara” mucho, por así decirlo, y ahora requiere liberarse de todo esto, a fin de recuperar su naturaleza original-su naturaleza tal como existía en el comienzo, en el origen. Como dice el I-Ching, “la verdadera naturaleza del hombre es originalmente buena, pero se enturbia por el contacto con las cosas mundanas”. Se trata de alcanzar, en último término, lo que los budistas llaman la “mente diamantina”-un largo proceso, sin duda.

Por qué este proceso tiene lugar, en Acuario, a través de un arquetipo yang, de aire, que aún sigue implicando la socialización? En primer lugar, porque gran parte de esta necesaria liberación es, la mayoría de las veces, una liberación respecto al consenso de la sociedad y la cultura (Capricornio). Así, se trata de un proceso de devenir minoritario dentro del todo social. Esto tiene lugar, o es facilitado, por la dinámica de llegar a formar parte e integrar grupos más reducidos, que existen en la sociedad, formados por individuos que son conscientes o se están volviendo conscientes de que son diferentes respecto a las definiciones del consenso. Este grupo menor proveerá apoyo mutuo para las nuevas asociaciones de identidad que están emergiendo en la conciencia. Así, el Alma deseará pertenecer y definirse por su relación con este grupo menor. Luego, en virtud de este arquetipo, en algún punto el proceso en curso de comparación y contraste inducirá en el Alma la concienciación de que también es diferente respecto a este grupo, y en consecuencia, deseará pertenecer a un grupo aún menor, en virtud de asociaciones de identidad más específicas. Una y otra vez, formando parte de grupos menores, y deseando luego liberarse de estas asociaciones de identidad, el Alma está en el proceso de devenir una minoría, lo cual la llevará, progresivamente, al punto en el cual el Ama deviene un “grupo de a uno”.

A la vez, esta dinámica, operando en el contexto del grupo social, servirá para que la sociedad en general evolucione, porque esta forma de operación del arquetipo está creando un movimiento de individuos de un lugar a otro al interior de la sociedad, y está creando una proliferación de pensamientos y signos dentro del contexto social. Cuando se están individuando, las personas dejan de ir a los lugares a que iban antes, dejan de comportarse de las formas habituales, cambian su forma de vestirse, comienzan a usar nuevas palabras. Hacen nuevos amigos, etc. Todo esto es observable para el resto de la gente, e induce sus propios procesos de pensamiento. “cuando una parte o un componente de un sistema cambia, todo el sistema cambia”.

En segundo lugar, es un arquetipo de aire porque constituye el grado máximo de objetividad. Opera como si la liberación respecto a algunos puntos de vista externos tuviera lugar mediante la exposición a todos los posibles puntos de vista externos con los cuales el Alma se encuentra conectada. La liberación es inducida por la objetividad, y la objetividad es inducida por el desapego. Esta exposición a todos los puntos de vista posibles ocurre en forma progresiva. El procesamiento de toda esta “información” requiere de un sistema bastante complejo. Acuario se correlaciona con la evolución del cerebro y la formación de la corteza cerebral. También se correlaciona con la formación de las redes neuronales, y con las sinapsis neuronales. Cada vez que tenemos un insight, y decimos “ahá!”, se está formando una conexión entre neuronas. Es la energía de Acuario y Urano operando en el cerebro.

Una tercera razón por la cual este proceso tiene lugar a través de un arquetipo de aire se encuentra en que la “naturaleza original” que se está liberando, es la “idea” del Alma que el Creador tenía en mente al proyectar la Creación. Acuario se correlaciona con la Mente Universal.

El arquetipo de Acuario se está aproximando al término del proceso evolutivo simbolizado por el Zodiaco. No es la conclusión en sí misma, la cual está representada por Piscis. En Piscis, el Alma retorna a la Fuente, o la dinámica o función específica de la conciencia que se encuentra determinada por el arquetipo de Piscis culmina un ciclo de desarrollo evolutivo y es experimentada por la conciencia como conectada a lo universal, cósmico, o absoluto, por lo menos en potencia.  La conciencia, o la función o dinámica planetaria específica se experimentan en su conexión con lo Desconocido, la Fuente. Acuario, ubicado entre el máximo de condicionamiento o el máximo de determinación (Capricornio) y el máximo de indeterminación para la conciencia, o el máximo de no-condicionamiento (Piscis), no representa lo Desconocido en Sí mismo. Como el título del libro de Jeffrey Wolf Green sobre Urano deja en claro, en Acuario se trata de la “libertad respecto a lo conocido” (Freedom From The Known). Así, es una liberación respecto a todo cuanto el Alma ha conocido, y que es externo al Alma.

Devenir una minoría implica una fragmentación (Acuario) de la sociedad, la cual, desde el punto de vista del consenso, es monolítica. Nosotros sabemos cómo y hasta qué punto el consenso de la sociedad se resiste a la evolución, y a la individuación. La represión social y la represión psicológica, son uno y el mismo arquetipo: Capricornio. La representación que el consenso tiene de la sociedad es un reflejo, y a la vez una causa, del estrechamiento de la conciencia (Capricornio) promovida y re-producida por el consenso mayoritario de la sociedad. Aún cuando Freud no lo vio exactamente de este modo, este estrechamiento de la conciencia, debido a la represión, crea el “consciente” Freudiano-la parte de la conciencia individual que es aceptable para el consenso de la sociedad. Todo el resto-la mayor parte-es empujada hacia debajo de la conciencia consciente, exactamente de la misma forma en que muchas cosas que están teniendo lugar al interior de la sociedad, que afectan a grupos enteros de personas (Acuario), simplemente no aparecerán en los medios, o aparecerán de formas distorsionadas, cada vez que no se encuadren en la representación que el consenso quiere mantener de la sociedad. Así, Acuario, se correlaciona con el inconsciente individual o individuado, y al mismo tiempo, con las minorías y los grupos que no se identifican a sí mismos con el consenso.

En realidad, son estos grupos, y las ideas que ellos promueven e intercambian, las que inducen la evolución de la sociedad. Son estas dinámicas Acuarianas las que mantienen a la sociedad viva y evolucionando. El tejido social (Acuario) se crea a través de la socialización y la amistad (Acuario). Sin estas dinámicas, la sociedad estaría congelada y estática (Capricornio). Sin embargo, el consenso social teme al cambio, y reprime y controla la vida social.

Así, la resistencia a la evolución deviene el factor causal de la creación de traumas. Acuario se correlaciona con los traumas, los cuales se almacenan, debido a la represión, en el inconsciente individuado. Almacenada en el subconsciente, la energía de los traumas tiene a capacidad, en algunos casos, para producir una fragmentación (Acuario) de la personalidad. Por qué?   Porque la intensidad de los traumas almacenados en el Alma puede producir un quiebre de la estructura del espacio-tiempo (Capricornio). El trauma no resuelto del pasado sigue ocurriendo “en el presente”. Así, la conciencia consciente puede dividirse entre distintos espacio-tiempos que están ocurriendo “al mismo tiempo”. Acuario se correlaciona con los traumas individuales y colectivos.

Existen distintas respuestas al propósito evolutivo representado por Acuario, que van desde una “extrema” cooperación con el impulso de liberación, hasta una total resistencia a este impulso. Si recordamos que Acuario en la astrología clásica estaba regido por Saturno, es fácil entender que una de las respuestas al arquetipo de Acuario, es generar una orientación aún más conservadora dentro del consenso, que se expresa en el intento de recuperar formas del pasado, totalmente obsoletas, y en base a ellas constituir una minoría-una minoría conservadora-dentro de las fuerzas conservadoras del consenso social.

Hawking declara que Dios no es necesario para que exista el Universo

La declaración de Stephen Hawking es consistente con sus declaraciones anteriores según las cuales se considera a sí mismo ateo. Hay que recordar que Hawking también ha declarado que la astrología es una pseudo-ciencia. Es posible que Hawking se esté resistiendo a evolucionar? Ambas declaraciones, contra la existencia de Dios, y contra la astrología, son relativamente incompatibles para un Alma que se está individuando. Cuando Hawking ha hablado contra la existencia de Dios, ha dejado en claro que se refiere a la religión, versus la ciencia. Y la religión no tiene nada que ver con Dios, puesto que no es más que un elemento de sistema de creencias que define al consenso de la sociedad, para inducir sentimientos de pertenencia y de conformidad, y para integrar lo desconocido dentro de lo conocido, como si lo desconocido fuera conocido. De este modo, la religión sirve generar un sentimiento ilusorio de seguridad frente a lo desconocido. Cuando un Alma se rebela contra la religión, significa que se está liberando del condicionamiento social, porque desea pensar por sí misma. Se trata de una rebelión necesaria en el progreso evolutivo. Entonces, si Hawking desea pensar por sí mismo, ¿por qué niega también la validez de la astrología (una negación que caracteriza al consenso, precisamente a quienes creen en la religión)? Quien desea pensar por sí mismo asume que, para poder negar la validez de  la astrología, antes tiene que conocerla.

Stephen Hawking – carta natal

Hawking padece de esclerosis amiotrófica. Esta enfermedad degenerativa consiste en un endurecimiento de las motoneuronas que produce la muerte progresiva de estas fibras nerviosas, y que conduce a la atrofia muscular porque los músculos dejan de recibir señales nerviosas. En su carta natal, esta condición está reflejada en su Mercurio, que se encuentra en Capricornio, en oposición a Plutón en Leo y en cuadratura con Marte  que está en Aries (una cuadratura en T entre Plutón, Mercurio y Marte, que está en el foco de la configuración). Mercurio se correlaciona con el sistema nervioso en general. La esclerosis corresponde con el arquetipo de Capricornio, y Saturno-rigidez, endurecimiento. Mercurio en Capricornio en este caso se correlaciona con la esclerosis a nivel de sistema nervioso. Esto está indicado además  en la conjunción Urano/Saturno en Tauro, ambos retrógrados. Urano se correlaciona también con el sistema nervioso, y específicamente con la transmisión del impulso nervioso en las neuronas. La cuadratura de Mercurio con Marte, en la oposición de Plutón, muestra que la esclerosis afecta a las motoneuronas, esto es, a las neuronas que transmiten el impulso nervioso a nivel muscular (Marte). El carácter degenerativo y progresivamente deshabilitante de la condición médica de Hawking está reflejado en la inconjunción de Marte con Neptuno en Virgo, retrógrado. Esta inconjunción, junto con la sesquicuadratura del Nodo Norte con Marte, y la sesquicuadratura del Nodo Norte con Mercurio-regente del Nodo Norte, indican una situación de humillación (esta configuración se conoce como el “martillo de Dios”).

Estos mismos símbolos se correlacionan con la declaración de Hawking de que Dios es innecesario. En la carta natal de Stephen Hawking, el Nodo Sur está en Piscis, y el regente, Neptuno, está en Virgo. El Nodo Norte está en Virgo, y el regente, Mercurio, está en Capricornio. Esta configuración de los nodos refleja su necesidad evolutiva de pensar por sí mismo, y de pensar cuidadosamente en términos analíticos, y deductivos, paso a paso. Esta necesidad se origina en experiencias pasadas (nodo Sur) de haber estado definido por la fe (Piscis), y haber aceptado, desde la perspectiva de la fe, creencias erróneas, de origen meramente humano (Neptuno en Virgo, Mercurio en Capricornio, Júpiter en Géminis). Esta configuración también refleja la necesidad de enfrentar de cierta manera las consecuencias generadas por haber  actuado de este modo (Mercurio en Capricornio, en oposición a Plutón en Leo, y la T cuadrada que forma Marte). Como Mercurio está en trígono con la conjunción Saturno/Urano en Tauro, estas circunstancias involucraron a muchas otras personas (además, la conjunción Saturno/Urano está en cuadratura con Venus en Acuario). Júpiter en Géminis está en cuadratura con el eje de los Nodos Lunares, y está retrógrado. En su necesidad de evaluar racionalmente  cualquier creencia, y de pensar de forma analítica y deductiva, Hawking ha perdido no sólo la fe (que significa creer lo que no se sabe), sino que también está bloqueada su intuición (saber de forma directa, sin necesariamente saber cómo se sabe): con el Nodo Norte, Neptuno y la Luna en Virgo, el regente Mercurio en Capricornio, Júpiter en Géminis en cuadratura con el Eje Nodal refleja una necesidad compulsiva de ordenar linealmente (Géminis) todos lo aspectos de la realidad, ejerciendo un discernimiento crítico, también compulsivo, destinado a purgar cualquier elemento que no sea explicable desde a perspectiva analítica lineal. En esta configuración de los Nodos, la cuadratura de Júpiter en Géminis indica que esto llega al punto de crear un desequilibrio a nivel de los hemisferios cerebrales, en que el hemisferio izquierdo (analítico/deductivo) está sobrecargado, y “comprimido”. La cuadratura de Plutón con Marte, y la cuadratura de Mercurio con Marte, indican que, respecto a su condición médica, Hawking no sabe qué pensar: son símbolos de una crisis en la conciencia. También son símbolos de la necesidad de pensar de otro modo, de dejar atrás formas de pensamiento definidas por el consenso.

La pregunta obvia frente a esta nueva declaración de Hawking sería: si Dios no creó el Universo, porque la naturaleza de la ley de gravitación posee la capacidad de engendrar el cosmos desde la nada, entonces ¿quién creó la ley de gravitación universal, capaz de engendrar el cosmos desde la nada? Una pregunta de Piscis, que Hawking no puede responderse desde la perspectiva de Virgo, de su Mercurio en Capricornio, o de su Júpiter en Géminis.

Esto explica por qué Hawking puede, junto con declararse no creyente en Dios, declararse no creyente en la astrología. La respuesta sin embargo, se encuentra en esa “nada”. Virgo, el signo de su Nodo Norte, y de Neptuno (regente del Nodo Sur) se correlaciona con la experiencia del vacío, la nada interior: la necesidad de estar vacío para poder descubrir que ese vacío está lleno (Mercurio, regente del Nodo Norte, en Capricornio, se correlaciona con la ley de gravedad). La pregunta entonces deviene: ¿quién creó ese vacío, esa nada, que sin embargo contiene la virtualidad del cosmos entero? Y la condición de esta enfermedad invalidante, simbolizada por Neptuno en Virgo, indica también un medio como encontrar, dentro de sí, la respuesta que su Alma anhela.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores