Tag Archive: Astrología Mundana


Conjunción Plutón Marte.jpg

Mañana miércoles 19 de Octubre a las 7:22 am tendrá lugar la conjunción de Marte con Plutón en Capricornio. El tránsito de Júpiter y Mercurio por Virgo implicó distintos niveles de crisis en las verdades personales de cada uno, y en las epistemologías y metodologías de cada cual para establecer su propia verdad o para dar cualquier cosa por cierta.

Luego del ingreso de Júpiter y Mercurio en Libra, hemos querido ir al encuentro de otros, a compartir nuestros hallazgos y aprender mas de la vida junto a otros. Esto ha demandado socializar de maneras que tomen en cuenta las formas de ser de esos otros, y equilibrar nuestros deseos con lo que esos otros desean.

El tránsito de Júpiter por Libra puede crear extremos en un sentido o el otro en la diada relacional: o bien una excesiva inmersión en las formas de ser y las visiones o creencias de alguien más, o bien una independencia radical que no permita una real socialización.

Al cerrarse el ciclo de Júpiter/Mercurio en Virgo, supimos interiormente que no sería posible generar mayor claridad en ese ciclo, antes de que nuevas experiencias, nuevos errores, nos ilustraran: era necesario iniciar acciones, y cosechar conocimiento a través de nuevas experiencias.  Con Júpiter/Mercurio en Libra, un nuevo ciclo de experiencia fue iniciado en el área de las relaciones. Un problema potencial inherente del arquetipo de Libra es su deseo de evitar el conflicto, de querer mantener todo ‘lindo y limpio’.

La Luna Llena en el eje Libra/Aries con la Luna conjunta a Urano Rx en Aries, está trayendo a un intenso foco de conciencia todo aquello que no haya sido tomado en cuenta por las razones que fueran, lo cual estará, de formas bastante literales, ‘explotando en la cara’, en el terreno de las relaciones que hemos querido formar o continuar. Todo aquello que alguien haya querido ‘bancarse’ a propósito del nuevo ciclo relacional, habrá ya creado desequilibrios que estarán haciéndose evidentes incluso de maneras que pueden resultar violentas o hasta chocantes.

luna-llena-libra-aries

Dentro de esto, estarán saliendo a colación temas pendientes relativos a equilibrio en las relaciones, equilibrio yo-tú, equilibrio hombre-mujer.

La intención de esto es que el nuevo ciclo reflejado en la conjunción Plutón/Marte pueda iniciarse limpiamente, y permita acción consistente y responsable – Capricornio – para que el nuevo ciclo avance, y sea realmente nuevo.

Sólo tres días antes de la conjunción tuvo lugar la Luna Llena con el Sol en Libra y la Luna en Aries conjunta a Urano. Y al momento mismo de la conjunción Plutón/Marte la Luna estará en oposición exacta con Saturno.  Estos son símbolos de polarización en la conciencia. Saturno y la Luna se correlacionan directamente con los arquetipos jungueanos de Anima y Animus, la imagen de la mujer y la imagen del hombre que existe en la psique, como resultado del condicionamiento sobre identidad y roles de género. Existe entonces, reflejado en estos símbolos, el potencial de intensa polarización entre hombres y mujeres.

Muy gráficamente tiene lugar, en este contexto, la importante manifestación ‘Ni Una Menos’. Comienza siendo una manifestación de mujeres, a la que se unen también algunos hombres, contra el femicidio y las violaciones. Sin embargo, en las redes sociales la temática se expande a incorporar todas las formas de violencia de hombres contra mujeres.

ni-una-menos

Nótese que los Nodos Lunares se encuentran en el eje Piscis/Virgo, con el Nodo Norte en Virgo regido por Mercurio en Libra, conjunto a Júpiter en Libra. En Libra también está el Sol. Como saben, el arquetipo del Zodíaco que se correlaciona con lo que se llama igualdad de género, y con todo tipo de igualdad, es precisamente Libra. Entonces necesariamente aparecen algunos hombres, y también algunas mujeres, que pretenden expandir el motivo de la manifestación a toda forma de violencia, incluyendo la violencia contra los hombres. Esto suena un tanto estúpido, debido a que las violaciones y los asesinatos de género no afectan a los hombres sino a las mujeres, mayoritariamente.

Ahora bien, si uno reflexiona sobre el porqué de tales reclamos, no es tan estúpido si se considera que Chile es un país de ‘huachos’ donde los hombres son criados por mujeres.

Es posible que en este país exista violencia contra los hombres proveniente de las mujeres?

Hay que tener en cuenta de entrada que la población de este país proviene de la mezcla de los indios con los españoles, cierto? Nop, en realidad no es cierto. La población de este país proviene de la mezcla de los españoles, con las indias. Las mujeres de esta tierra fueron usadas por los españoles para reproducirse y satisfacer sus deseos sexuales, en tanto que los hombres de esta tierra fueron esclavizados o muertos por los españoles. Esto tiene un impacto fuerte en los patrones de relación arquetípicos entre hombres y mujeres. La mujer ha tenido que traicionar a su hombre, ha extendido el linaje del enemigo, del invasor; el hombre ha perdido a su mujer ante un enemigo más poderoso, o en el caso Mapuche, ha perpetuado una guerra y ha sido derrotado en cada vuelta. Se ha dividido por género la lucha contra un enemigo común, que ha dejado así de ser un enemigo común, porque también es un proveedor y un protector. Hay que pensar en el impacto de esto en la psique de esos hijos.

Como recuerda Armando Uribe, y como elabora Rafael Jiménez, está esa escena crucial en La Araucana donde Fresia, la mujer de Caupolicán, arroja al hijo común a los pies de Caupolicán, cautivo de los españoles, que está siendo empalado por el ano con una pica. Indignada, la altiva mujer repudia “al infame hijo del infame padre”. No soporta la debilidad de su hombre. En este escenario, el violador de la mujer – y también del hombre – es una agente externo a la familia original. Desde un punto de vista del inconsciente colectivo de la nación, el mito refleja una herida de la masculinidad y de los patrones de relación entre hombres y mujeres en los que el hombre está desvalorizado. Aquí se encuentra una de las causas del ‘huachismo’ de una sociedad en que los hombres abandonan a sus esposas y sus familias, tantas veces para buscar cómo hacer más dinero, o porque no toleran la impotencia de no poder hacerlo porque se sienten de poco valor (véanse los estudios sobre el ‘huachismo’ de Gabriel Salazar y de Sonia Montecinos).

Existe el asteroide Caupolicán, cuya carta de descubrimiento podemos usar como la carta natal del héroe, y de ese arquetipo de la psique colectiva chilensis:

Caupolicán asteroide descubrimiento.jpg

En esa carta natal, el Nodo Sur está en Libra y el Nodo Norte en Aries, y Marte, regente del Nodo Norte, está en Cáncer, en cuadratura a los Nodos Lunares. El Nodo Sur de Caupolicán está en Aries, conjunto a Quirón Rx en Aries, inconjunto al Nodo Norte del miso asteroide en Virgo: si uno entiende astrología no puede no ver aquí una herida y una crisis de la masculinidad, no sólo sexual, sino también de la paternidad. Vemos aquí explicito el tema relacional, la rabia de la mujer ante la debilidad del hombre, la vulnerabilidad del cacique penetrado con una estaca hasta morir, la impotencia, el abandono. El regente del Nodo Sur, Venus, está en Leo – el hijo – en trígono con Quirón Rx en Aries. Quirón Rx en Aries forma un triseptil con Ceres y una inconjunción con Juno, con Juno y Ceres estando conjuntos en Libra. El mito queda perfectamente simbolizado, y puede verse una profunda herida en patrones de relación hombre/mujer y en las formas de hacer familia.

Varias cosas necesitarían decirse, desde un punto de vista de la salud psíquica colectiva,  sobre dinámicas de violencia de mujeres contra hombres. En general pueden ser bastante más sutiles que una violación. Hay que decir en todo caso que hay agresiones que no requieren superioridad física, y que pueden ser tanto o más devastadoras que una violación. Cuando existen tales tipos de dinámicas, los hijos serán los hijos de esas madres, y de esos padres desvalorizados, despreciados por sus mujeres. A quienes responder fácilmente a eso que las Almas de esos hombres tienen ese karma, hay que recordarles que el karma no obliga a nadie a ser un agente de retribución, y que quien oficia ese papel lo hace por sus propias razones y a través de sus propias dinámicas, y actuando y creando su propio karma.

En base a mis observaciones, y las observaciones de colegas en el área terapéutica y en el área legal, sí existe en este país un fenómeno de odiosidad bastante permeante de las mujeres hacia los hombres.

En lo personal, valoro el motivo original de la Manifestación. Es algo muy importante, fundamental. A la vez, no estoy de acuerdo con la promoción hipócrita del odio de género, ni de la exo-actuación de dinámicas histéricas (no me gusta que los hombres hablen de la histeria femenina, y sólo lo acepto como válido cuando esos hombres han asumido su propia histeria, y esos hombres son una minoría).

En la carta natal de Chile, es evidente la polarización en esta sociedad de los principios femenino/masculino, hombre/mujer, anima/animus:

Chile - natal con Caupolicán.jpg

Plutón está en la Casa IV, Casa de la Luna, el regente del Nodo Sur está en la Casa X, Casa de Saturno. Estos símbolos son fundacionales de la psique colectiva. Saturno y la Luna están en oposición directa. El asteroide Caupolicán está Rx en Acuario, conjunto al Nodo Sur de Neptuno, conjunto a Quirón y a Eros. Además está exactamente conjunto a Caupolicán en su carta de descubrimiento. Neptuno y su Nodo Sur se correlacionan directamente con el inconsciente colectivo, y por ello estos son símbolos que no pueden ignorarse.

Yo diría que a lo menos hay que tener suficiente claridad para ver la ilusión pretender que sean los hombres en sí mismos el origen del odio, y que si los hombres fueran removidos, reinaría la paz y el amor. En lo personal, creo que también sería tiempo de entender también otras cosas, como los niveles de odiosidad de mujeres hacia mujeres: de madres hacia hijas, de hijas hacia madres, de una amiga con otra amiga, de mujeres con las parejas de sus amigos, de mujeres con las amigas de sus parejas.

La lucha que hay que dar, la lucha que inevitablemente habrá que dar dentro de pocos años por venir contra un sistema depredador e inhumano, sólo podrá ganarse con la unión de todos.

La conjunción Plutón/Marte en Capricornio refleja un nuevo ciclo de deseos a nivel de todo el colectivo, que necesita tomarse con seriedad.

Anuncios

Para entender un poco de la situación entre EEUU. y Rusia estoy usando los siguientes datos natales para la Federación Rusia:

“En la noche del 25 de Diciembre de 1991, a las 7:32 pm hora local, después de que el anterior Presidente Gorbachev dejara el Kremlin y las autoridades rusas tomaran control del complejo de autoridades de la ahora – ex Union Soviética, se bajó la bandera soviética por última vez en el Kremlin, y la bandera tricolor rusa fue izada en su lugar. Este evento histórico  marcó el fin de la Unión Soviética a los ojos del mundo”.

Ésta sería la ‘carta natal’ de la Rusia actual:

rusia-carta-natal

Creo que esta carta es bastante informativa. La caída de la Unión Soviética ocurrió por distintas razones. Una de las razones de fondo se relaciona con problemas estructurales de su propio sistema: esto podemos verlo reflejado claramente en el Nodo Sur en la Casa XI en Cáncer regido por la Luna en Virgo, inconjunta a Saturno en Acuario en la Casa VI, que es el regente del Nodo Norte con Neptuno y Urano en Capricornio.  Estos son símbolos evidentes que también reflejan el colapso de los ‘ideales’ de una sociedad utópica, en la cual esos ideales, y sus bases filosóficas o ideológicas sin embargo, han estado en contradicción con la realidad de esa sociedad: Neptuno/Urano conjuntos al Nodo Norte, y la Luna, regente de la Casa XII, en Virgo, y Júpiter en Virgo en la Casa I.

Con Plutón estando en la Casa IV en Escorpio, en cuadratura al Ascendente, el Nodo Sur en la Casa XI regido por la Luna en la Casa I y Júpiter en la Casa I – de Marte – en el Signo de Virgo, en trígono con Marte en la Casa V en Sagitario, la anterior estructura se mantuvo en funcionamiento como una ‘máquina de guerra imperial’, es decir, a través de la confrontación permanente de otros poderes mayores basada ideológicamente en términos de ‘blanco-negro’, sin matices de gris, y la diseminación ideológica mediante la invasión de otros países.

El hecho de que el colapso de la ex Unión Soviética condujo aun a nuevos traumas sociales a través de los tipos de políticas económicas que se impusieron al país – esto es, una ‘terapia de shock’, está indicado en los mismos símbolos citados. “Esas políticas se basaron en el consenso neoliberal de Washington a través del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Departamento del Tesoro de Washington (Wikipedia)”. Esto ocurrió durante el gobierno de H.W. Bush en 1991. Estas políticas fueron implementadas por economistas rusos, especialmente Yegor Gaidar, sin embargo, se recibió asesoría directa de agencias de EEUU. a comienzos de los 90’.

Gráficamente, el Nodo Sur en Cáncer regido por la Luna en Virgo, está conjunto al Júpiter, Venus y el Sol de EEUU. en Cáncer en la Casa II de EEUU., en tanto que el Nodo Sur de EEUU. en Acuario en la Casa IX de EEUU. está conjunto al Saturno natal de Rusia, y en cuadratura al MC en Tauro.

Esta es la carta de sinastría con la carta natal de Rusia al centro y la de EEUU. por fuera:

rusia-usa-sinastria

Los tipos de consecuencias de esas políticas económicas fueron esencialmente los mismos que ellas han tenido en cada país en que se ha aplicado una ‘terapia de shock’. En el caso de Rusia: ‘una crisis económica mayor, caracterizada por una caída del 50% en el GDP y la producción industrial entre 1990 y 1995. La privatización desplazó ampliamente el control de las empresas de las agencias estatales a las manos de individuos con contactos internos con el gobierno. Muchos de los ‘nuevos ricos’ llevaron billones en dinero efectivo y bienes afuera del país en lo que fue una enorme fuga de capital. La depresión de la economía condujo al colapso de los servicios sociales; la tasa de natalidad se fue a pique y la tasa de mortalidad se elevó rápidamente. Millones cayeron en la pobreza, de un 1.5% en la era soviética tardía, a un 39_49% a mediados de 1993. Los años 1990 vieron una extrema corrupción e ilegalidad, y el alza de las mafias criminales y del crimen violento”

“Los resultados parciales de la liberalización (remoción de los controles de precios) incluyeron un empeoramiento de la hiperinflación que ya era aparente (…) Esto resultó en llevar casi a la quiebra a gran parte de la industria soviética. El proceso de liberalización crearía ganadores y perdedores, dependiendo de como se posicionaran las industrias particulares, clases, grupos de edad,  grupos étnicos, regiones y otros sectores de la sociedad rusa. Algunos se beneficiarían con la apertura de la competencia; otros sufrirían. Entre los ganadores se encontraban la nueva clase de empresarios y traficantes del mercado negro que emergieron con la perestroika de Gorbachev. Pero la liberalización de los precios significó que los de más edad y otros que dependían de ingresos fijos sufrieran una severa caída en su estándar de vida, en tanto la gente vio como perdían sus ahorros de toda una vida. Con una inflación mensual en una tasa de dos dígitos alcanzada vía impresión, se intentó una estabilización macroeconómica para detener esa tendencia. La estabilización, también llamada ajuste estructural, consiste en un duro régimen de austeridad en la economía (apretadas políticas monetarias y fiscales) (…).  Bajo el programa de estabilización el gobierno permitió una mayoría de precios flotantes, tasas de interés elevadas a alturas record, recortes drásticos de los subsidios del gobierno a la industria y la construcción, y en los gastos de bienestar del estado. Estas políticas han causado amplias dificultades …(Wikipedia)”.

A fin de obtener soporte para sus planes de expansión, control regional e influencia global, Putin ha estado apelando no solo al nacionalismo ruso – de forma similar a lo que hizo Hitler en Alemania – sino que también ha promovido directamente el sentimiento de que su nación se encuentra enfrentando obstáculos creados por el Oeste y especialmente por EEUU. La dinámica de buscar chivos expiatorios es también muy similar a lo que hizo Hitler.

Los símbolos de sinastría entre Rusia y EEUU. que ya mencionamos demuestran que el resentimiento está también relacionado directamente con la influencia ideológica que EEUU. ejerció sobre Rusia. Esto por sí mismo involucre una manipulación y duplicidad de parte de Putin, puesto que sus propias políticas no son sino esencialmente neoliberales.

Esta es la carta compuesta entre Rusia y EEUU.:

rusia-usa-carta-compuesta

En esta carta compuesta, no es muy auspicioso en el contexto actual considerar que el Plutón compuesto en la Casa VI es el foco de una T-cuadrada con Urano en Piscis y Marte en Virgo, con Marte siendo el regente del Nodo Sur compuesto que se encuentra en Aries. Plutón en tránsito está ahora en la Casa VII compuesta, conjunto a Pallas, reflejando que se producirán cambios de fondo en la relación entre las potencias, con un nivel máximo de intensidad potencial. En sinastría, los Martes natales están en oposición directa … Plutón en tránsito está conjunto al Urano/Neptuno de Rusia en la Casa V de Rusia, siendo los regentes de las Casas VII y VIII. Estos símbolos en conjunto pueden correlacionarse con el potencial de una escalada de violencia que conduzca a una conflagración mayor y una victimización creciente que afecte a grandes grupos de población.

Júpiter entra en Cáncer.

Bienvenido Júpiter al Signo de Cáncer. Júpiter recorre el Zodiaco cada doce años aproximadamente, y así, pasa un año en cada Signo. El tránsito de un año de Júpiter en el Signo de Cáncer representa una oportunidad de crecimiento, expansión y aprendizaje en términos de nuestra experiencia interior. Representa una posibilidad de integración interior y auto-descubrimiento, a través de las cuales podemos llegar a tener una mayor certeza, y una mayor seguridad, sobre quienes somos. Si has estado durante estos años buscando conocerte a ti misma(o), descubrir tu propia naturaleza inherente, y has gravitado por este deseo a una serie de experiencias, y de perspectivas y formas de comprensión y de interpretación de tu experiencia y de explicaciones filosóficas, metafísicas, o espirituales, de por qué estás aquí y cómo te conectas con todo esto, el tránsito de Júpiter por el Signo de Cáncer representa  una potencial integración a través de la cual estas búsquedas del pasado pueden dar un fruto interior de auto-conocimiento, en el cual el significado de todas las experiencias y perspectivas que han promovido este proceso te revelen un sentido auténticamente personal. Júpiter en Cáncer simboliza la oportunidad de alcanzar una comprensión personal basada en la propia experiencia, sin tener que depender de creencias. A su vez, la comprensión personal basada en la experiencia interior de cada persona, que Júpiter en Cáncer puede promover, equivale a tener una perspectiva más amplia y completa no sólo del proceso que ha llevado hasta este punto en la propia vida, sino que también deviene un vehículo de consistencia y honestidad sobre la propia naturaleza, que se traduce en el deseo y la necesidad de querer vivir y crear una realidad personal que sea un reflejo de la verdad interior. Júpiter en Cáncer refleja deseos que surgen en la conciencia de conocer la verdad sobre uno mismo, y de alinearse interiormente con esta verdad intuida o experimentada.

Solar Fire - Chart Page

Debido a que este arquetipo simboliza la posibilidad de crecer a través del auto-conocimiento, refleja también la posibilidad de cambiar y evolucionar. Para explicar este punto, hablaré un poco de la perspectiva de la Astrología Evolutiva de Jeff Green sobre cómo se produce la evolución de la conciencia. Este paradigma explica que la evolución del Alma tiene lugar a través del cuerpo emocional. El cuerpo emocional se correlaciona directamente con Cáncer, la Luna y la Casa IV. En sí mismo, desde un punto de vista más abstracto, la evolución del Alma es función de la naturaleza de deseos de cada individuo. Esta naturaleza de deseos se correlaciona con el arquetipo de Escorpio, Plutón, y la Casa VIII. El Alma, Plutón, Escorpio, tiene una naturaleza dual de deseos. Por una parte, cada conciencia tiene una capacidad casi ilimitada de crear deseos hacia objetos, situaciones, o personas externas-un nuevo auto, un nuevo trabajo, un nuevo amor, etc. Estos deseos llevan la energía de la conciencia hacia afuera, y se denominan deseos de separación respecto a la fuente interior de la conciencia del ego. A la vez, existe en el Alma el deseo de internalización, deseos de encontrar la fuente de la que emanan los deseos-el Alma- y la Fuente del Alma. Tal como describen diversos sistemas de conocimiento espiritual, y como confirma la experiencia individual de las personas, la naturaleza de deseos evoluciona a través de la experiencia de la insatisfacción relativa que ocurre cada vez que cualquier deseo de separación logra su satisfacción: después de algún tiempo, descubrimos que el gozo experimentado al obtener el objeto o situación  deseados, es incompleto, limitado, y transitorio. Tal como un niño que clama a sus padres para que le compren el nuevo juguete que cree le hará tan feliz, y que después de un par de días queda arrumado con los juguetes viejos, para desear otra vez una nueva adquisición. A través de esta experiencia de insatisfacción, el Alma progresivamente va desprendiéndose de deseos, debido a que ha verificado que no le satisfacen, y de esta forma comienza, de forma progresiva, a lo largo de muchas vidas, a dominar la conciencia el deseo único de internalizar la conciencia y retornar a la Fuente del Alma, que los grandes Maestros espirituales de la humanidad han revelado como la única fuente de una satisfacción completa y definitiva. La internalización de la conciencia permite una progresiva captación interior de la realidad del Alma, el Self, y la energía/conciencia del Alma es una parte de la energía/conciencia de la Fuente, por lo cual la experiencia interior del Alma se traduce progresivamente en un descubrimiento y realización de la Fuente del Alma. Astrológicamente, la Fuente del Alma-también llamada Dios o la Diosa, o el Espíritu, etc., se correlaciona con el arquetipo de Piscis, que a la vez se correlaciona con la función de la conciencia individual que crea los deseos de conocer lo desconocido, y lo ‘Desconocido’.

Este proceso gradual, progresivo, natural, del Alma, a través del cual cada individuo va desprendiéndose, a lo largo de muchas vidas, de los deseos de separación, se ve demorado por una dinámica de la conciencia por la cual la conciencia individual puede quedarse atascada o ‘pegada’ en los tipos de deseos pre-existentes, incluso después de haber experimentado la insatisfacción que está ligada al logro de esos deseos. Esto es lo que en términos psicoanalíticos se denomina la “compulsión a la repetición”, que consiste en una compulsión subconsciente a repetir experiencias insatisfactorias o incluso desagradables, en vez de simplemente dejar ir los deseos de crear estas experiencias. Este factor de repetición y de ‘quedarse pegado’ en deseos cuya limitación y cuya insatisfacción resultante ya ha sido comprobada por el individuo, se correlaciona también con Plutón y Escorpio. En cada carta natal, la posición de Plutón por Casa y por Signo, la posición de Escorpio por Casa, el Signo en la Casa VIII, demuestran los tipos de deseos y dinámicas en los que cada individuo ha experimentado o puede experimentar esta compulsión a repetir o a quedarse ‘pegado’. Desde un punto de vista psicológico, esta dinámica o compulsión de ‘repetir’ se basa en la seguridad emocional que lo conocido representa para la conciencia. Esa dinámica de querer repetir tipos de experiencias insatisfactorias se basa en que estas experiencias son conocidas y familiares. Para la mayoría de las personas, la seguridad emocional y psicológica es resultante de la auto-consistencia: seguir siendo lo que se es, seguir viéndose a sí mismo de las formas habituales. Astrológicamente, la seguridad emocional y psicológica se correlacionan con los arquetipos de Cáncer, la Luna y la Casa IV, y Escorpio, Plutón y la Casa VIII. El arquetipo de Cáncer, la Luna y la Casa IV se correlacionan específicamente con las formas en que cada individuo se ve a sí mismo, en función de los aspectos de su naturaleza de los cuales es consciente y que le resultan conocidos y familiares. Debido a que estos aspectos son conocidos y familiares, el individuo se identifica conscientemente con ellos, y constituyen su auto-imagen, y su personalidad o ego, esto es, una parte de la energía del Alma que está conscientemente enfocada y que constituye un vehículo necesario para que el individuo puede atribuirse personalmente su experiencia. El Nodo Sur de la Luna representa los tipos de ego que el Alma ha tenido en las vidas pasadas que llegan a esta vida, que han servido como vehículo para los deseos emanados de Plutón, el Alma. El Nodo Norte de la Luna, por su parte, refleja los tipos de identidad del ego en formación-la dirección de la evolución de la personalidad consciente- que sirven al Alma como vehículo de los tipos de deseos nuevos que conducen al futuro evolutivo de cada individuo, simbolizados en general por el punto de polaridad de Plutón-la Casa y Signos opuestos a Plutón (la excepción es el caso de que el Plutón natal esté en conjunción con el Nodo Norte de la Luna; hay algunos casos en son un poco más complejos en algunos aspectos, pero no es este el lugar para entrar en mayores precisiones sobre el paradigma de Plutón).

En tanto, Escorpio Plutón, y la Casa VIII, reflejan aspectos del Alma individual-tipos de deseos y dinámicas-de los cuales la mayoría de las personas no son conscientes-que son la base de dinámicas y experiencias que representan lo conocido, el pasado, y que son por lo tanto las bases más profundas del sentido de seguridad emocional y psicológica para el individuo.  Así, en combinación, los arquetipos de Cáncer, la Luna,  y la Casa IV, y Escorpio, Plutón y la Casa VIII, en la carta natal individual, representan los tipos de deseos y dinámicas de fondo, y tipos de experiencias, a través de los cuales la conciencia individual obtiene una sentido relativo de seguridad emocional y psicológica, por cuanto representan aquello que resulta familiar y conocido para la conciencia. El lector puede detenerse un momento y simplemente reflexionar sobre estos arquetipos de su carta natal, y verificar esto por sí mismo.

El paso siguiente en esta explicación es comprender que la dinámica de fondo a través de la cual Plutón, el Alma, evoluciona, en función de su naturaleza dual de deseos, demanda que los deseos subconscientes emanados de Plutón devengan conscientes a través de la Luna o personalidad consciente. La evolución de la conciencia no demanda desprenderse del ego-ello no es posible, ni siquiera recomendable-sino que demanda que la identidad consciente devenga progresivamente más profunda y abarcadora respecto a la realidad psicológica interior, de manera que el ego consciente se identifique progresivamente con niveles más y más profundos de la psique. En otras palabras, que la realidad subconsciente devenga consciente. Como ejemplo, supongamos a un individuo con Plutón natal en la Casa IV y la Luna en la Casa VII. Supongamos que en este ejemplo el individuo se ve a sí mismo-Luna en la Casa VII-como orientado a las relaciones con los demás, y como una persona generosa y orientada a escuchar a los demás y a dar a los demás lo que ellos necesitan en términos emocionales. El individuo se ve a sí mismo como nutritivo y empático. Ahora bien, en este ejemplo el Plutón natal en la Casa IV demuestra a un individuo que es fundamentalmente inseguro en términos emocionales, cuyas necesidades emocionales naturales no han sido atendidas de las formas necesarias en la niñez por la familia biológica o la madre. En el ejemplo, una posibilidad es la de un individuo cuyas necesidades emocionales no fueron atendidas por la madre, y que en cambio se orientó a satisfacer las demandas emocionales insatisfechas de esa madre. Como resultado, el individuo está definido interiormente por intensos estados emocionales subconscientes que crean un estado de intensa inseguridad, y por expectativas emocionales insatisfechas que serán desplazadas a las relaciones adultas: expectativas subconscientes de ser cuidado, nutrido, y amado por ser quien es-expectativas naturales de todo niño. El individuo ha creado una personalidad –la Luna en la Casa VII-en la cual la expectativa de recibir de los demás lo que emocionalmente necesita ha derivado en una necesidad emocional de ser necesitado por los demás, como medio para recibir lo que desea. Así, en este ejemplo simplificado, la personalidad orientada a dar, se basa en deseos de recibir y de tener a otras personas cerca que provean a su necesidad de seguridad no resuelta. Debido a que la naturaleza de Plutón es subconsciente, el individuo normalmente no será consciente de esta dinámica más profunda-la necesidad proyectada de recibir cuidados de los demás-que está en la base de su personalidad consciente orientada a dar-la Luna en la Casa VII. Debido a que, en términos evolutivos, y también en términos psicoanalíticos, lo subconsciente está destinado a volverse consciente, el individuo creará las necesarias experiencias a través de las cuales pueda -o se vea forzado a hacerlo- integrar y volver conscientes la dependencia y la inseguridad emocional que ha proyectado en otras personas. Así, el individuo del ejemplo creará relaciones con otras personas que estarán esencialmente desequilibradas, con otros individuos que sólo desearán tomar, y no dar nada a cambio, o que no van a valorar lo que el individuo les entrega, o que plantean demandas imposibles de satisfacer, y que se traducen no sólo en un estado potencial de agotamiento emocional y psicológico, sino que impactan directamente en la auto-imagen del individuo debido a no sentirse valorado en estas relaciones, y recrear una y otra vez la frustración de las expectativas emocionales tempranas. En algún punto se generará una crisis necesaria para el individuo, a través de la cual podrá volverse consciente, producto de la experiencia, de que en realidad no sólo ha deseado dar a los demás-la autoimagen pre-existente-sino que también han existido en su Alma deseos de recibir cuidados y afecto, y de tener compañía. El individuo podrá darse cuenta de naturaleza de las expectativas emocionales que ha tenido respecto a las relaciones que ha querido formar con otras personas, y de la naturaleza de su necesidad de ser necesitado, y podrá luego descubrir de que formas estas dinámicas están enraizadas en su experiencia del entorno familiar temprano. De esta forma, el individuo podrá, a través de hacer consciente lo subconsciente-Plutón, crear un tipo de personalidad, una auto-imagen, que sea más realista y más profunda en términos psicológicos. Esto permitirá que el individuo pueda asumir responsabilidad por sus estados emocionales interiores, en vez de tener que proyectar estas necesidades vía expectativas en las relaciones que crea con otras personas, y aprender progresivamente a encontrar seguridad dentro de sí mismo. A la vez, el individuo podrá aprender a dar y a recibir de formas nuevas, en función de necesidades de personas adultas y equilibradas, y no demandas infantiles o injustificadas, y también permitirá que el individuo pueda sentirse emocionalmente seguro incluso estando en medio de otras personas que no son empáticas o emocionalmente positivas para el individuo. De esta forma, a través de un proceso de cambio emocional, asociado a un descubrimiento de la propia naturaleza emocional subconsciente-Plutón-el individuo podrá definirse a sí mismo y verse a sí mismo de formas nuevas, que sean consistentes con quien realmente es. Mientras esta redefinición  no ocurra, y a pesar de la insatisfacción, el individuo continuará gravitando compulsivamente a las mismas dinámicas, creando crisis cada vez más intensas en sus relaciones, basadas en sus expectativas emocionales sin resolver –Plutón en la Casa IV- que no están integradas en la identidad consciente –la Luna en la Casa VII.

La principal dificultad para que ocurra el cambio o la evolución se basa en que el cambio requiere vernos a nosotros mismos de formas nuevas. Esto implica una pérdida de consistencia de la identidad del ego. Significa que necesitamos ‘soltar’ aquello que nos proveía de seguridad, lo conocido y familiar, para que luego pueda formarse una auto-imagen que sea una manifestación de una realidad interior más amplia, rica y profunda, que sea vehículo de los deseos del Alma que necesitan ser traídos a la evolución consciente. En el ejemplo simplificado que usé, el individuo con Plutón en la Casa IV y la Luna en la Casa VII, necesitará a fin de cambiar y evolucionar, dejar de verse a sí mismo sólo como orientado a dar, a fin de poder integrar cuáles han sido los deseos y las dinámicas psicológicas y emocionales subconscientes por los cuales su Alma ha creado este tipo de personalidad. El cambio produce temor para el individuo, porque deberá pasar de verse como alguien que quiere dar, a verse como alguien que espera recibir, de alguien que sólo desea nutrir, a alguien que en realidad está desnutrido emocionalmente; de alguien que desea representar seguridad para otros, a alguien que en su realidad interior es intensamente inseguro. Sin embargo, este cambio de la auto-imagen, y esta metamorfosis de la personalidad, es necesario, y es necesaria también la integración de las dinámicas psicológicas que antes del proceso de cambio no eran conscientes, pero que creaban intensos estados emocionales en el individuo cuyas causas el individuo no comprendía.

Es necesario tener presente que en términos generales esta dinámica de los procesos de cambio es una dinámica natural e inherente. Sin embargo, debido al condicionamiento patriarcal, que consiste esencialmente en una represión de las formas naturales de ser en todos los niveles, y específicamente de la naturaleza emocional de los niños, ha creado, durante varios miles de años, una mayor dificultad para el cambio. Esta dificultad adicional creada por el condicionamiento patriarcal ocurre porque los individuos, en estas vidas patriarcales, han aprendido a desconectarse en distintos grados de su experiencia emocional interior, a través de proyectar un sentido de seguridad en fuentes o situaciones externa, reflejo del sometimiento a los valores patriarcales: una orientación a los logros sociales, a la seguridad material, al poder. A la vez, esta desconexión de la naturaleza emocional resultante de la supresión patriarcal ha creado una mayor rigidez de la estructura egocéntrica, esencialmente desnutrida, lo cual equivale a una mayor dificultad para abrazar nuevas formas de ser. Así, la desconexión respecto a lo que sentimos perpetúa la insatisfacción, porque no nos atrevemos a ir más adentro para poder definirnos de formas más completas y profundas.

Por esto es que la Astrología Evolutiva de Jeff Green explica que el cambio y la evolución de la conciencia ocurren o se integran a través del cuerpo emocional: sólo una vez que logramos estar en contacto con lo que sentimos, podemos abrazar el cambio; y sólo una vez que conseguimos sentirnos seguros con las nuevas formas de ser, estas formas de ser se vuelven parte de nosotros, y los deseos y dinámicas que han creado las nuevas formas de ser pueden evolucionar de formas conscientes porque nos vemos de formas que reflejan nuestra realidad interior en un nuevo nivel de integración.

Júpiter transitando por Cáncer nos provee de la posibilidad de una comprensión natural y compasiva que nos da el valor necesario para sumergirnos en lo que simplemente somos, para obtener desde dentro un sentido de identidad enriquecido y renovado. Júpiter en Cáncer nos propone: qué tal si todo dentro de ti, en último término, estuviera bien? Qué tal si tu propia naturaleza inherente fuera intrínsecamente sana? De esta forma, Júpiter en Cáncer nos alienta a abrazar la realidad de lo que somos, más allá de las preconcepciones que queremos mantener para sentirnos seguros. Es una invitación a realmente vernos a nosotros mismos otra vez, en vez de querer mantener una auto-imagen desactualizada. Al mismo tiempo, es una oportunidad de crecer emocionalmente, y de sanar heridas emocionales. Para que esto ocurra, Júpiter demanda una total auto-honestidad, demanda simplemente abrazar los deseos del Alma de conocer la verdad personal, para dar nuevas respuestas a la pregunta “quién soy yo?” sean cuales sean las nuevas respuestas que empezaremos en encontrar, como partes de una verdad total de la cual vamos descubriendo porciones mayores, como en círculos concéntricos.

Júpiter se correlaciona también con los sistemas de creencias. Sin embargo, la naturaleza inherente de Júpiter es no necesitar de creencias: basta con la experiencia, en realidad no hay nada que creer, y mucho, mucho que saber. Debido a que Cáncer es de naturaleza esencialmente emocional, y debido a que Cáncer es la Casa VIII de Sagitario-el Signo regido por Júpiter-la naturaleza experiencial de Júpiter está enfatizada en este tránsito, y representa la oportunidad de que ‘creencias’ cedan el puesto a la experiencia personal. Esto requiere, muchas veces, de una comprensión y una sanación de las experiencias de la niñez, y de la naturaleza emocional en general, que han condicionado al individuo a orientarse a tales o cuales ‘creencias’ en general o sobre sí mismo. Esta necesidad está enfatizada en este tránsito de Júpiter, debido a que al Ingreso de Júpiter en Cáncer, también están en Cáncer Venus, Mercurio, Vesta y el Sol, y apenas ocurrido el ingreso de Júpiter, Mercurio entró en movimiento retrógrado en el mismo Signo, lo que refleja una necesidad en curso de revisar asuntos sin resolver de naturaleza emocional o ligadas a dinámicas familiares. A la vez, Júpiter garantiza la recompensa del descubrimiento y el crecimiento, y estimula el deseo de descubrir y experimentar a través de darnos valor y de inducir perspectivas intuitivas en la conciencia, no lineales, de quienes somos realmente más allá de lo que hayamos querido creer. El autodescubrimiento será impulsado a través de una experiencia interior de plenitud emocional, o la intuición de vías de exploración interior que conducen a esta plenitud.

Por supuesto, existirán distintas respuestas a las intenciones arquetípicas de este tránsito. Júpiter en Cáncer representa al mismo tiempo la posibilidad de un intenso fanatismo ideológico o religioso, debido a que la ideología o la religión también es un medio potencial de seguridad emocional para muchas personas que dependen de creencias. Como ejemplo, recordemos que al tiempo de los atentados del 11/09 del año 2001, Júpiter transitaba también por el Signo de Cáncer. Otro ejemplo podría ser la carta natal del ministro Hinspeter, con un stellium de planetas natales en Sagitario, regidos por Júpiter en Cáncer, lo que refleja a un individuo intensamente definido por ‘convicciones’ absolutas e inamovibles. Esta es también una respuesta potencial al arquetipo que está enfatizada en el actual Ingreso de Júpiter en Cáncer, debido a que, aún en los primeros grados de Cáncer, Júpiter forma una oposición a Plutón Rx en Capricornio, pasando a integrarse con el patrón planetario dominante de este tiempo, que es la cuadratura en tránsito de Plutón y Urano, la cual, como ha sido explicado por tantos astrólogos, simboliza a la vez la necesidad de metamorfosis de los ‘sistemas sociales’ actuales, y la resistencia de los sistemas al cambio. Así, el sustento ideológico o religioso-Júpiter-de quienes desean promover los cambios, y de quienes los resisten, y las confrontaciones resultantes-Plutón-puede intensificarse o radicalizarse. Más adelante este año Júpiter formará de hecho una oposición a Plutón, y una cuadratura a Urano, y Marte en Cáncer se unirá a este tensa configuración en Julio del 2013. Un poco más tarde, en Diciembre del 2013, Marte estará en Libra (que se correlaciona con los extremos) y formará una Gran Cruz Cardinal con Júpiter, Plutón y Urano. Estos son patrones de tensión ideológica y confrontación de ‘visiones’, potencialmente violentas debido al fundamentalismo que puede manifestarse con estos símbolos en algunos de los grupos-Urano-que son actores de estos procesos. Al entrar en Cáncer, Júpiter forma una cuadratura exacta con el asteroide Lucifer en el primer grado de Aries, que en su aspecto negativo, refleja también el potencial de violencia, y de violencia motivada por el auto-interés, y en esta configuración reitera la intensidad potencial del uso de la violencia por motivos de creencias y de ‘falsas verdades’.

En este ingreso de Júpiter en Cáncer, Júpiter forma un Gran Trígono de Agua con Neptuno en Piscis, y Saturno en Escorpio. Esta es una configuración planetaria muy especial. Estos tres planetas han estado en estas posiciones respectivas sólo dos veces antes en la era Cristiana, y sólo una vez antes formaron el patrón actual de aspectos de ‘Gran Trígono’, el año 543. La otra vez, el año 1041, no llegaron a formar este patrón de aspectos, aún cuando estaban dentro de un Gran Trígono en términos mundanos. Esta configuración por supuesto que también puede tener y tendrá distintas manifestaciones arquetípicas. En un nivel mundano, y al nivel de la crisis masiva de las sociedades de consenso, refleja la intensidad de los esfuerzos del consenso social por hacer que la gente siga creyendo en la viabilidad del sistema, y en los discursos de justificación de lo injustificable, lo que en lenguaje chileno se llama hacer ‘comulgar con ruedas de carreta’: querer seguir vendiendo lo que ya no sirve. Júpiter representa aquí la desmesura de lo que se quiere hacer tragar (Cáncer se correlaciona con la boca). Esto se traducirá en una cada vez mayor ‘propaganda basura’, sin ningún relación de la realidad. Como una anticipación de este efecto, podemos ver la campaña presidencial de Longueira con su slogan ‘Por un Chile más justo’, que por supuesto, es una abierta contradicción a los tipos de ideales que en realidad han sido promovidos, e impuestos, en este país, por su grupo político. Podemos ver la alienación de este tipo de orientaciones propagandísticas respecto a la realidad que vive la mayoría de la sociedad chilena-en la cual hay gente que muere de frío en las calles, en un país con una de las mayores brechas en la distribución de los ingresos a nivel mundial, con ingresos mínimos que no cubren las necesidades mínimas de las familias, etc.- en el hecho de que, al ingresar Júpiter en Cáncer, está regido por la Luna en Acuario, en cuadratura a los Nodos Lunares que van de Tauro a Escorpio: la gente sin hogar, sin territorio, los marginados que simplemente no cuentan como parte de la ‘verdad’ que estos políticos del consenso quieren seguir contando para justificar sus posiciones, y los privilegios de quienes los respaldan.

En un lado mucho más positivo, si tomamos en cuenta lo antes dicho sobre la naturaleza de la evolución del Alma a través del cuerpo emocional, este Gran Trígono de Agua-el Agua es el elemento que se correlaciona con la emoción- refleja un potencial de avance evolutivo a través de una sanación e integración emocional que permita una metamorfosis de los patrones de juicios y de condicionamiento, y de la dependencia emocional respecto a juicios, creencias e ilusiones preexistentes, a fin de poder experimentar directamente nuestra propia naturaleza inherente, como medio para descubrir niveles de seguridad que se basen en lo que simplemente ‘es’.

Hoy 5 de Octubre 2012 Saturno entra en el Signo de Escorpio, y estará transitando por Escorpio los próximos dos años y medio aproximadamente. La vez anterior que Saturno ingresó en Escorpio fue el 29 de Noviembre de 1982. Esta vez Saturno transita por Escorpio al mismo tiempo que Plutón transita por Capricornio, formando una recepción mutua entre Plutón y Saturno, lo cual acentúa los temas arquetípicos y las energías que estos símbolos representan en la conciencia colectiva e individual.

Una intención arquetípica fundamental del tránsito de Saturno por Escorpio es promover una metamorfosis de las estructuras existentes, a nivel colectivo, social, e individual. El arquetipo de Saturno se correlaciona con la naturaleza estructural de la realidad, y con todo tipo de estructuras, y Escorpio se correlaciona con lo que se denomina metamorfosis, y con lo que se denomina evolución. Desde un punto de vista evolutivo, existe la intención de que la metamorfosis de la estructuras existentes sea el reflejo de necesidades colectivas, es decir, que las estructuras existentes cambien en el sentido de servir de mejor manera a las necesidades colectivas e individuales. Evidentemente, junto a esta intención evolutiva, existe también una resistencia a cambiar. Saturno en Escorpio se correlaciona al mismo tiempo con la resistencia del consenso social-Saturno-, y de los grupos de poder dentro de las distintas sociedades, a que tengan lugar estos cambios. Debido a esta resistencia, Saturno en Escorpio se correlaciona a la vez con la confrontación de las estructuras sociales debido a esta naturaleza dual de deseos –aceptar el cambio, o resistirlo tratando de conservar el pasado que no sirve-manifestándose a nivel del colectivo, en las distintas sociedades.

Desde el punto de los grupos que están en el poder, y su resistencia a los cambios estructurales necesarios, Saturno en Escorpio refleja también los deseos de estos grupos de derribar las estructuras sociales que aún constituyen una limitación a sus ambiciones. Durante el anterior tránsito de Saturno por Escorpio existieron esfuerzos muy intensos de establecer formas radicales de neoliberalismo, a través de la desregulación de los mercados, la disminución del tamaño del Estado, los recortes presupuestarios, y las rebajas de los impuestos directos a las empresas e inversionistas, en países como EEUU. (con Reagan), y el Reino Unido (con Thatcher). Y en general la crisis de la deuda externa que comenzó en 1982 con el caso de México dio lugar en Latinoamérica a los procesos de renegociación de la deuda en los distintos países a través de la cual las ideas neoliberales fueron implementándose en estos países. También en el caso de Chile, 1982 marca el inicio del proceso en que las ideas neoliberales consiguieron finalmente ‘funcionar’ luego de haberse destruido gran parte de la institucionalidad económica y social anterior. Al mismo tiempo, es el período en que el descontento social contra la dictadura de Pinochet comenzó a manifestarse, nueve años después de su inicio, de formas suficientemente masivas como para que tuviera que producirse su salida negociada.

Desde el punto de vista del consenso social, Saturno en Escorpio se correlaciona con los niveles más intensos de corrupción política que pueden manifestarse, en función de establecer por medios abiertos o encubiertos las agendas de los grupos en el poder. Respecto a los individuos que forman parte del consenso de las distintas sociedades, y que representan entre el 75 y 80% de las personas en cada sociedad, Saturno en Capricornio refleja la resistencia de estos grupos a aceptar los cambios estructurales y su dependencia fundamental a nivel psicológico y emocional respecto a estructuras y figuras autoritarias, por la seguridad que estas estructuras o figuras representan (en términos arquetípicos, Saturno se correlaciona con el “padre” y con el patriarcado).

Saturno se correlaciona al mismo tiempo con el rol o función social que cada individuo puede tener. Saturno transitando por Escorpio se correlaciona con la necesidad de metamorfosis del rol social de los individuos, a fin de que este refleje sus requerimientos evolutivos, y las necesidades sociales existentes. Implica la intención de que los deseos colectivos sean presentados y canalizados a través de vías institucionales existentes en cada sociedad (lo cual obviamente es una intención muy difícil de lograr debido a la resistencia de la sociedad a integrar puntos de vista distintos, y también debido a los niveles de desempleo y sub-empleo existentes en este tiempo). Esto significa que los distintos individuos dentro de la condición evolutiva individuada (individuos que se están liberando y rebelando contra el consenso social, y que representan alrededor del 20% de las personas en cada sociedad) enfrentan la demanda evolutiva de abrazar los deseos de cambio colectivo a través de la redefinición de los roles individuales, e intentar que esto ocurra a través de vías las estructuras existentes, en vez de sentir la necesidad de destruir estas estructuras, lo cual conducirá idealmente, en forma progresiva, a la posibilidad y al poder de generar cambios en estas estructuras.

En general, Saturno transitando por Escorpio contiene la posibilidad de permitir niveles más profundos de autoconocimiento. Esto se basa en que el arquetipo de Escorpio, Plutón, y la Casa VIII, se correlaciona con el Alma, y con lo que se llama subconsciente o inconsciente, y Saturno se correlaciona con la estructura de la conciencia, con la represión, y con el consciente en términos psicoanalíticos, el cual queda determinado por los límites de lo que es aceptable para el individuo representarse de acuerdo al condicionamiento social y la represión resultante. Saturno en Escorpio contiene arquetípicamente la posibilidad de penetrar o de metamorfosear estos límites estructurales, de manera que cada individuo pueda representarse y ser consciente de sí mismo, y de sus dinámicas psicológicas y emocionales de fondo, en niveles más profundos, lo cual implica el potencial de crear niveles más profundos de integración. Por supuesto que el mismo arquetipo contiene la posibilidad contraria, de intensificar las defensas y la resistencia contra aquello que el individuo no quiere aceptar de sí, y que en consecuencia se constituye en una amenaza para el sentido estructural del individuo, que gatilla una defensa y un rechazo compulsivos. Escorpio y Saturno se asocian con el arquetipo jungeano de la ‘sombra’ y Saturno en Escorpio se asocia al conflicto psicológico de integrar esta dimensión amenazadora de la propia realidad psíquica, o permitir que esta siga operando fuera de los límites conscientes del individuo.

Este es un archivo de audio con algunas palabras sobre la cuadratura en tránsito de Plutón con Urano.

Para escuchar el audio, usen el siguiente link:

http://yourlisten.com/channel/content/16915877/Pluto_Uranus_transit?rn=juzojmnihgjk

Plutón y Urano en tránsito formarán esta cuadratura exacta un total de siete veces. Dos de ellas ya han ocurrido, el 26 de Junio 2012 y el 19 de Septiembre 2012. Las cinco veces restantes ocurrirán entre el próximo año y el año 2015.  Esta cuadratura se produce en el ciclo Plutón/Urano iniciado en los años 65/66 del siglo pasado (1965-66) en el signo de Virgo. En el audio hay un análisis del significado de este tránsito, y también se hace referencia al ingreso de Saturno en Escorpio que ocurrirá dentro de dos semanas.

La segunda cuadratura exacta de Plutón y Urano – 19 / 09 / 2012

Plutón y Urano transitando la carta natal de Chile