Este primer ejemplo del fenómeno de las inflaciones espirituales del ego es un caso bastante extremo. Es el caso triste y horrible del falso gurú que se hizo llamar “Antares de la Luz”. Antares de la Luz lideró una secta de pocos integrantes en Chile en la cual sacrificó y quemó vivo a un bebé de dos días a quién llamó ‘Jesús’ – su propio hijo – y que más tarde huyó a Perú y se suicidó ahorcándose.

En la carta natal, Plutón está en Libra conjunto al Nodo Norte en Libra en la Casa VII. Una correlación de Libra, la Casa VII, son los “extremos” de cualquier dinámica psicológica. El Nodo Sur de la Luna está en Aries en la Casa I, y está regido por Marte Rx en Leo, que forma un trígono con el Nodo Sur, y ambos forman un Gran Trígono de Fuego con Neptuno en Sagitario. Marte Rx está conjunto al Nodo Norte de Neptuno. Estos símbolos grafican directamente la inflación egocéntrica. Los delirios de grandeza espiritual estaban en este caso totalmente desatados y fuera de control. El tipo decía ser nada menos que ‘Dios’, el único creador.

Antares de la Luz

Antares exigía obediencia absoluta a los miembros de la secta. La orientación autoritaria es propia del arquetipo de Leo, que se ve a sí mismo como el centro de su realidad, y espera que los demás actúen como extensiones vicarias de su voluntad personal. Les decía a sus seguidores que su salvación dependía de renunciar a sus egos y seguir su voluntad. Esto está simbolizado a la vez en la oposición de la Luna/Quirón en Tauro, Casas I y II, con Urano/Vesta en Escorpio en la Casa VIII regido por Plutón en la Casa VII. Estaban obligados a trabajar y el dinero que obtenían era para los bolsillos del líder.

Antares de la Luz - foto 2

También en estos símbolos está todo un tema con la glorificación de su propio falo -Marte Rx en la Casa V, Leo, en trígono con Neptuno en Sagitario. Las mujeres de la secta debían ser ‘esposas’ del líder, y tener sexo con él y con nadie más. Esto es un complejo de Adonis, y un complejo de ‘macho alfa’. De hecho el asteroide Adonis está conjunto a Urano/Vesta en Escorpio en la Casa VIII. La relación del pene o falo con la boca está aquí significada en la conexión de Marte con los Nodos Lunares, y a la vez en la ya referida oposición Luna/Quirón en Tauro con Urano/Vesta en Escorpio. Marte en Leo es el foco de una t-cuadrada con la Luna de la Casa II y Urano en Escorpio. La boca se correlaciona con la Luna, el pene se correlaciona con Marte y con Escorpio, mientras que el ‘falo’ como símbolo se correlaciona con Leo, la Casa V, el Sol. Con el trígono de Marte en Leo con los planetas de Sagitario, el tipo normalmente tenía un pene de tamaño más bien grande. Las mujeres debían beber su esperma para obtener sanación y la salvación de sus Almas. El asteroide Dionisio está conjunto al Sol. El asteroide Lust (lujuria) está en Aries, Casa I, conjunto al Nodo Sur.

Si alguien se resistía a sus exigencias u órdenes, Antares le decía que debían pagar sus karmas, desprendiéndose de sus egos, y que se quemarían en el infierno si desobedecían. Ejercía intensas manipulaciones psicológicas y emocionales, incluyendo dinámicas de aislamiento forzado de algún miembro si eso era necesario. Las dinámicas de abuso de poder y maltrato psicológico están reflejas también en que Nessus está Rx en cuadratura a los Nodos Lunares, y opuesto al asteroide Narciso en Capricornio, también cuadrando a los Nodos.

Las prácticas rituales de la secta estaban intensificadas con el uso de alucinógenos – Neptuno, Sagitario.

Este es un caso de inflación espiritual del ego que se manifestó en combinación con una intensa influencia de la energía del mal. La influencia del mal se correlaciona astrológicamente con Escorpio, la Casa VIII, y con Lucifer. Aquí Lucifer en Sagitario está conjunto al Nodo Sur de Marte, y ambos forman un trígono con Marte Rx en Leo. Lucifer está opuesto al asteroide Samadhi Rx en Géminis. Lucifer está de hecho exactamente conjunto a la estrella fija Antares, de la constelación de Escorpio!

Al momento de nacer su hijo, que Antares sacrificó al segundo día de nacer, Lucifer en tránsito estaba exactamente conjunto al Sol natal de Antares. Había identificado a su propio hijo como el anticristo. El Sol natal está conjunto a Mercurio Rx en Capricornio, el cual forma un Gran Trígono de Tierra con Saturno Rx en Virgo y con la Luna/Quirón en Tauro, y está opuesto a Júpiter Rx en Cáncer, Casa III, que es el regente de los planetas de Sagutario. Tener un hijo significaba tener que asumir responsabilidades, y perder su sentido de libertad irrestricta- el Nodo Sur de la Luna en Aries, regido por Marte Rx en Leo en la Casa V, etc. Habría implicado ‘traer a tierra’ su delirio, e insertarse en la sociedad de alguna manera relevante y real, en función de la ley natural de los hijos y las dinámicas familiares. Habría implicado tener que poner a la mujer en primer lugar, antes que a sí mismo, y habría demandado volverse responsable de sus propias acciones-una lección no aprendida en el pasado, con Saturno Rx en Virgo y Mercurio Rx en Capricornio. En suma, asumir la paternidad habría demandado alinearse de vuelta con leyes naturales, en vez de seguir creyendo su propia cosmología delirante. Llamó Jesús a su hijo, y lo mató, en virtud de su identificación egocéntrica con el Dios, único creador’ – Marte en Leo, Casa V, etc. Al hacerlo, reprimió todo resto de ternura o de amor que aún podían existir en su conciencia en ese punto. Evadió su responsabilidad como padre, como esposo, y luego evitó la acción de la justicia y del juicio público al quitarse la vida, dejando tras de sí una profunda huella de sufrimiento y trauma para el pequeño grupo de sus seguidores. Con la oposición de la Luna en la Casa II en Tauro a Urano en Escorpio en la Casa VIII, y Plutón conjunto al Nodo Norte de la Luna, la muerte por ahorcamiento parece ser una repetición de experiencias de vidas anteriores.