En este artículo analizo algunas dimensiones del arquetipo de la Luna desde un punto de vista de Astrología Evolutiva, usando como ejemplo la carta natal de Charles Darwin.

Charles Darwin tenía la Luna en la Casa II en Capricornio, rigiendo a Cáncer en la cúspide de la Casa VIII. El Signo en cúspide de la Casa IV es Aries, regido por Marte en la Casa X en Libra formando una cuadratura con la Luna dentro de la fase Creciente.

La condición evolutiva observada del Alma de Charles Darwin es la 3ª subetapa del estado Individuado.

Esta es la carta natal de Charles Darwin:

Darwin - birthchart

Los símbolos dichos se correlacionan con una naturaleza emocional que llega a la vida actual fundamentalmente reprimida, y una estructura egocéntrica o de personalidad que no está en contacto con los estados internos que existen en el Alma, de naturaleza emocional. Existe una defensa pre-existente contra el dolor emocional, debido a que el Alma ha elegido levantar barreras para evitar el impacto de intensas emociones tales como dolor y aflicción, rabia y desilusión. La Luna en Capricornio y la ubicación del regente de la Casa IV estando en la Casa X, Casa natural de Capricornio refleja en este caso un estado interior de duelo que se origina fundamentalmente en experiencias de pérdida en relaciones familiares, y dentro de esto, específicamente pérdidas de hijos. Este estado interior de duelo define la forma en que el individuo se siente interiormente y su tono general y sus patrones de relación consigo mismo y con los demás-la Luna en la Casa II, Marte en Libra en la Casa X.

La personalidad o ego está saturada de sentimientos de culpabilidad. El fenómeno de la culpa se correlaciona con el arquetipo de Capricornio, y este arquetipo se correlaciona con lo que se llama culpa natural originada en la transgresión de leyes naturales, y con la culpa artificial o inducida, originada en enjuiciamiento o persecución en nombre de leyes o morales inventadas por los hombres. En estos símbolos, hay varias razones de que hayan sentimientos de culpa natural en el Alma de Darwin, provenientes de vidas anteriores. Entre las más importantes se cuentan:

* Culpa basada en experiencias de haber estado lejos del hogar familiar debido a viajes que el individuo deseó hacer en una serie de vidas anteriores. El Alma sentía en esas vidas que esos largos viajes eran muy importantes. Al regresar a casa, habría encontrado que las cosas habían andado muy mal durante su ausencia, algunas veces incluso encontrando que alguno de los seres queridos, un niño, había muerto. Esto está simbolizado en la carta natal de Darwin en Virgo en la Casa IX, donde está el punto de polaridad de Plutón, Júpiter, regente natural de la Casa IX, conjunto a Plutón en Piscis, el Nodo Sur de Quirón en la Casa V, Casa de los Hijos, en cuadratura con la Luna en la Casa II; también la Luna en biseptil con su propio NS en la Casa V y en septil con Plutón; Ceres en Piscis conjunta a Plutón y a Mercurio, que es el regente del punto de polaridad de Plutón en la Casa IX en Virgo; y también Neptuno/Saturno en la Casa XII en Sagitario formando una inconjunción con el Nodo Sur en la Casa V.

Viajar estaba conectado con los deseos naturales en el Alma de Darwin de expandir su horizonte de conocimiento. Sin embargo, esos deseos estaban combinados con varios otros deseos de naturaleza egocéntrica o narcisista, incluyendo deseos auto-interesados de recibir aclamación o reconocimiento por sentirse especial – el Nodo Sur (NS) de la Luna en la Casa V en Tauro, regido por Venus en Aries; o el sentimiento ilusorio de haber recibido una misión  ‘desde lo alto’ conectada con el saber, la cual justificaba varios privilegios – Lucifer en la Casa IX en Virgo en oposición a Mercurio/Plutón y Ceres en Piscis, y en trígono con el NS.

En otro nivel, podemos ver como estos tipos de crisis y traumas estaban basados en o condicionados por una estructura de conciencia que busca conocimiento o información fuera de sí mismo, en contraste a lo que podría ser una orientación a buscar las respuestas en el mundo interior o a través de la contemplación. Eso está reflejado en que el regente del NS, Venus, está en la Casa III en Aries, regido por Marte en la Casa X, con la Luna en Capricornio.

Charles y su esposa Emma tuvieron diez niños, y dos de ellos murieron en la infancia, recreando experiencias de pérdida como medio de acceder a los estados interiores de duelo no resueltos que en el caso de Charles definían su personalidad o foco egocéntrico de conciencia, y una serie de estados internos experimentados momento a momento-la Luna.

* Culpa conectada con otros tipos de experiencias de pérdida personal en traumas colectivos, muerte de grupos de gente por plagas o enfermedades. Esto está reflejado principalmente en la conjunción de Urano con el Nodo Norte (NN) de la Luna en Escorpio en la Casa XI, Quirón en la Casa II en Acuario en cuadratura a los Nodos de la Luna, con la Luna en la Casa II en Capricornio. En este caso la culpa se origina en haber querido en esas vidas ser un sanador, ayudar a otras personas a sanar, pero haber sentido que no poseía conocimientos necesarios para ser de ayuda al grupo o comunidad.  La culpa se basa en el sentimiento de la limitación del conocimiento o saber, y todas las dinámicas y razones interiores al Alma, que impidieron que el Alma tuviera más conocimiento o capacidades más desarrolladas.

* Culpa existente en el Alma por razones sexuales. Haya varias dinámicas que son una fuente de culpa natural proveniente de vidas anteriores que están conectadas a la sexualidad, basadas en una naturaleza sexual dominante a nivel instintivo o básico, con una orientación predominantemente masturbatoria, y en como la sexualidad natural del Alma ha sido condicionada por el patriarcado. Sintetizando, estas dinámicas incluyen:

(i) dinámicas que involucran una falta de discriminación suficiente sobre con quién ser sexual, y con quien no ser sexual, en relación a realidad actual de las personas involucradas. En esta dinámica no hay una evaluación suficiente de las ‘consecuencias’ porque el individuo se deja llevar por las atracciones instintivas glamorizadas-Venus en la Casa III en Aries, regente del NS en la Casa V en Tauro, Marte en la Casa X en Libra;

(ii) un capítulo en sí mismo es sobre la culpa originada en uniones incestuosas, y dentro de esto, uniones incestuosas que se tradujeron en embarazos o nacimientos, que resultaron traumáticas para la madre y la progenie, debido a enjuiciamiento, proyección o diversos grados de exclusión por parte de la sociedad patriarcal. Esto puede verse en muchos símbolos de esta carta natal, pero los esenciales en mi opinión son la cuadratura Luna/Marte con Marte estando en la Casa X en Libra, en recepción mutua con Venus en Aries en la Casa III conjunto a Vesta en Aries en la Casa IV – siendo Venus el regente del NS en la Casa V en Tauro, con Urano en Escorpio conjunto al NN, y también, de nuevo, Saturno/Neptuno en Sagitario en la Casa XII inconjuntos al NS. Las dinámicas incestuosas con hijas en vidas anteriores pueden verse en esta misma configuración, y también las consecuencias psicológicas en el desarrollo de esas hijas en esas vidas. El incesto con hermanas también puede verse en la Venus de Aries estando en la Casa III-Casa de los hermanos-conjunta a Vesta. En esencia, muchas de esas situaciones han involucrado una falta de preocupación por la otra persona con quien ser sexual, siendo ésta una dinámica de naturaleza narcisista, con un sentido de omnipotencia o de no reconocer o aceptar límites a sus propios deseos. Esto por supuesto está reflejado en el NS en la Casa V en Tauro, regido por Venus en Aries, en inconjunción con el NN/Urano en Escorpio. Ha existido amor en muchas de esas atracciones, incluso un amor profundo en algunos casos, sin embargo, ha sido expresado a través de una estructura narcisista basada en un ‘niño interior’ herido que continúa buscando ser reconocido y aclamado, y que es totalmente subjetivo.

(iii) debido a los altos niveles de represión sexual que han existido durante muchas vidas provenientes de la regulación sexual patriarcal, junto a los deseos de ‘reprimir’ han coexistido deseos extremos de liberación sexual. Esos deseos han dado lugar a experiencias de intensa inmersión en formas profanas de una absorbente sexualidad en algunas vidas. Más allá de eso, hay una orientación pre-existente a lo que se llama ‘Eros oscuro’ (‘Dark Eros’), o formas de ser sexual y deseos sexuales de explorar aquello que ha sido reprimido, que está prohibido o es tabú desde el punto de vista de la mayoría de la sociedad. Esto está simbolizado en Marte en la Casa X, regente de Venus en Aries que a su vez rige el NS, Urano Escorpio, Lilith Rx Casa V Tauro conjunta al NS, y Capricornio en la cúspide de la Casa II.

En conexión con la naturaleza sexual del individuo, y las dinámicas sexuales que son una fuente de culpa, una dinámica de fondo que subyace ha sido la proyección de necesidades emocionales no resueltas, afectos y sentimientos que han sido reprimidos y/o disociados – la Luna en la Casa II en Capricornio está regida por Saturno/Neptuno en la Casa XII en Sagitario en trígono con Venus. Estos símbolos se correlacionan con necesidades emocionales básicas que no han sido satisfechas en la niñez creando intensos estados internos de inseguridad los cuales han sido reprimidos. Experiencias traumáticas anteriores de pérdida han inducido una respuesta de disociación. Afectos y sentimientos que han sido disociados en relación con figuras maternas han sido proyectados o desplazados a relaciones o atracciones hacia mujeres. Así, la emergencia de la energía emocional y sexual, a la que se ha tenido acceso a través de figuras que encarnan su anima en términos Junguianos, ha creado distorsiones perceptuales e imágenes glamorizadas, fantasías y pensamientos que han alimentado las atracciones. Muchas veces las conexiones con esas mujeres han comprendido memorias subconscientes compartidas de vidas anteriores, o incluso una muy profunda y rica imprimación mutua basada en haberse relacionado en vidas más antiguas. Puede en esta carta natal trazarse la historia de los tipos de relaciones con mujeres que el Alma ha tenido desde los tiempos naturales, con las cuales ha vuelto a encontrarse en vidas durante el patriarcado, muchas veces involucrando una serie de temas no resueltos e intensos conflictos. La sexualidad patriarcal y la estructura familiar patriarcal, nada tienen que ver con la sexualidad natural y la estructura familiar natural o biológica de la especie. En la vida de Darwin, todo indica que estuvo más o menos totalmente comprometido con su esposa y su familia, y una vez que se casó estuvo todo el tiempo en casa. Al parecer mantuvo una vida sexual activa con su esposa durante dieciocho años o más.  Debido a que Darwin se casó con su prima hermana Emma, una manifestación del tema kármico del incesto fueron las intensas e incluso atormentados cuestionamientos sobre los inconvenientes del incesto o endogamia, que surgían cada vez que alguno de los niños se enfermaba.

* Culpa conectada con distorsiones de la verdad, o mentiras, o sesgos en la orientación al conocimiento o a la comunicación, y con el uso de palabras o formas de lenguaje o de pensamiento en general. Esto se ha basado por un lado en creencias o sistemas de creencias que el Alma tenía y que representaban mucho significado y seguridad, y por otro lado en una necesidad o auto-interés de preservar un sentido o una posición de autoridad, o a fin de obtener algo que deseaba desde un punto de vista subjetivo, egocéntrico. Esto está reflejado directamente por Plutón en la Casa III en Piscis, el punto de polaridad de Plutón en la Casa IX en Virgo, el NS en la Casa V en Tauro, y está confirmado de muchas maneras en la carta natal. Por ejemplo, Júpiter y Mercurio también están en la Casa III y ambos están conjuntos a Plutón en Piscis, Venus en la Casa III en Aries rige el NS. Así, un elemento de ilusión o delirio personal, un sentido ilusorio de auto-importancia o de grandeza, o una autoimagen glamorizada, han permitido en el pasado del Alma, ‘imprecisiones’ en la narrativa y la auto-narrativa, de formas auto-complacientes o egoístas, relativas al sistema de necesidades del individuo. El proceso de pensamiento ha operado en esas dinámicas en función de satisfacer necesidades instintivas o egocéntricas.

* Culpa basada en un estado interior de futilidad, que en algunas vidas se ha traducido en no hacer esfuerzos necesarios para evolucionar de las formas planeadas, a través de procrastinación, auto-sabotaje, y dinámicas de evitación y negación. Esto está reflejado en el punto de polaridad de Plutón en Virgo con la Luna en Capricornio en la Casa II, el NS en Tauro inconjunto a Saturno/Neptuno, Marte en la Casa X en Libra. La futilidad se origina últimamente en los estados interiores de duelo no resuelto, las heridas interiores del Alma resultado de traumas de muchas vidas, confusión sobre las conexiones causales entre las decisiones o elecciones y los resultados – Plutón en Piscis en la Casa III en cuadratura a Saturno/Neptuno en la Casa XII – y la fijeza o rigidez de la naturaleza de deseos y la estructura del ego y la resultante resistencia a hacer cambios necesarios. La futilidad es parte de un estado psicológico de depresión con rumiación y auto-reproche – la Luna en la Casa II en Capricornio conjunta a los Nodos Sur de Venus y Mercurio, con Venus y Mercurio en la Casa III, etc.

Junto a las razones de culpa natural en el Alma de Darwin, también hay culpa artificial o inducida, basada en morales represivas, doctrinas o religiones, provenientes del consenso social y de las familias de nacimiento en esas vidas, la cual en combinación ha incrementado los sentimientos de culpabilidad.

Sabemos que las dinámicas causales internas de los patrones de culpa han sido reprimidas – Capricornio. Sin embargo, estas dinámicas y memorias asociadas a ellas han estado irrumpiendo en la conciencia consciente durante una serie reciente de vidas pasadas. Esto está simbolizado en Urano en Escorpio conjunto al NN dentro de la fase Nueva.

Intensos estados no resueltos de duelo y PTS o estrés post-traumático existen en el Alma de Darwin, que provienen de muchas vidas anteriores, originadas en traumas de pérdida de familiares y de niños. Esto también está simbolizado en esta carta por Urano conjunto al NN en Escorpio, con la Luna en Capricornio en la Casa II, y está reafirmado por la conjunción a la Luna del asteroide Orfeo, y también por el asteroide Proserpina que está Rx en la Casa VIII en el 3° de Leo, conjunto a Isis, los dos en cuadratura a los Nodos Lunares. En esa vida actual como Charles Darwin el Alma re-experimentó pérdida emocional, incluyendo la devastadora muerte de una hija amada a los diez años. Darwin escribió en un diario personal: “Hemos perdido la alegría de la familia, y el solaz de nuestra vejez”. Antes de eso, ya había pasado por la muerte de un bebé. Y su madre murió cuando Charles tenía ocho.

La Luna en Capricornio en la Casa II en cuadratura a Marte en la Casa X se correlaciona en esta carta con la elección del Alma de nacer a través de una familia definida por valores y creencias del consenso en la cual sus necesidades emocionales de niño quedarían insatisfechas, y en la cual, en cambio, recibiría el impacto de juicios, incluyendo juicios religiosos, y una educación disciplinaria, todo esto como un reflejo externo del estado interior de represión emocional. Estos símbolos reflejan asimismo que se trataría de una familia de posición social o riqueza. Las razones por las cuales el Alma de Darwin eligió esa familia de nacimiento son variadas. Por un lado, la represión emocional de ese tipo de familia resonaría con el estado interior de represión, y con el duelo reprimido. Además existe la necesidad evolutiva de minimizar las expectativas emocionales respecto a otras personas o cualquier fuente externa, tal como está reflejado en Cáncer en la cúspide de la Casa VIII regido por la Luna en Capricornio en la Casa II.  A la vez, nacer a través de una familia inglesa, rica y educada, puso a disposición del joven Darwin tipos de información, conocimientos y también de experiencias, incluso el tener los contactos sociales indicados y la capacidad de financiar su viaje de cinco años en el Beagle. Todo esto era de cierta manera necesario a la luz de lo que el Alma intentaba lograr en términos de entregar un mensaje o un libro a la sociedad Victoriana y a todo el mundo, que impactaría profunda y masivamente en estructuras de creencias fundamentales del colectivo. Esto demandaba desde el punto de vista del Alma, ser capaz de validar las ideas presentadas desde la perspectiva de las disciplinas formales del consenso, como medio para ser ‘leíble’ pero también como medio para apelar a las comunidades científicas respectivas. A su vez esto requería tener el tipo ‘correcto’ de educación, las credenciales y las relaciones. Hacer entrega del resultado de muchas vidas de observación de la Naturaleza era un tema candente en el Alma de Darwin. En ese sentido, elegir a su familia en esa vida sirvió como un medio para esas intenciones. Esto está reflejado básicamente en Plutón en la Casa III con Marte, su octava inferior, en la Casa X en Libra, y Marte en cuadratura con la Luna en la Casa II en Capricornio.

Con estos símbolos, la madre sería más o menos emocional y sexualmente reprimida controlada, emocionalmente no disponible, o no nutritiva para el niño a nivel físico o emocional. Susannah Darwin, o Wedgwood, tenía ya cuarenta y tres cuando Charles nació. “[Ella] criaba palomas en su hogar, y le explicaba las plantas y las flores a Charles cuando era niño. Pero su salud nunca había sido buena, y a través de los años de matrimonio se debilitó y se volvió retraída de los niños”. Al parecer la causa de la muerte de la madre cuando Charles tenía ocho estuvo en “síntomas gastrointestinales que eran probablemente un signo o bien de úlcera severa o cáncer de estómago” – la Luna de Charles en cuadratura a Marte, conjunta al NS de Plutón en Capricornio – y él también manifestaría síntomas gastrointestinales severos, dentro de una serie de problemas crónicos de salud.

Al tiempo de la muerte de la madre, Ceres en tránsito estaba conjunta a la Luna natal de Charles. El NS de Ceres en tránsito estaba conjunto al Saturno natal, regente de la Luna en Capricornio, en la Casa XII natal. Marte en tránsito estaba conjunto al NS de la Luna, y más importante, Plutón en tránsito estaba aún en Piscis dentro de la Casa III, formando una inconjunción exacta al Marte natal en la Casa X que es el regente de las Casas IV y V que están en Aries. Los Nodos Lunares en tránsito estaban en los 25° de Tauro/Escorpio, formando una cuadratura al Sol natal de Charles en Acuario. Estos símbolos reflejan que se gatillaría una intensa inseguridad emocional en el Alma a través de la crisis de perder a la madre. Esto a su vez gatillaría memorias asociadas de pérdidas anteriores de naturaleza traumática.

Sin embargo, estando la Luna natal en la Casa II en Capricornio, ha existido el deseo o necesidad de controlar o reprimir la propia sensibilidad y restringir el foco de la conciencia egocéntrica, y también de ‘apagarse’. Darwin escribió en su autobiografía “Mi madre murió en Julio de 1817, cuando yo tenía sólo un poco más de ocho años, y es raro que yo difícilmente pueda recordar nada sobre ella excepto su lecho de muerte, su vestido de terciopelo negro, y su mesa de trabajo curiosamente construida. En sus Fragmentos Autobiográficos escritos mucho antes, escribió: “cuando mi madre murió yo tenía ocho años y medio y Catherine un año menos, sin embargo ella recuerda todos los particulares y eventos de cada día en tanto que yo escasamente recuerdo algo (y así en muchos otros casos) excepto el ser llamado, el recuerdo de entrar en su habitación, mi padre recibiéndome – y luego llorando. Recuerdo el vestido de mi madre y escasamente algo de su apariencia, excepto una o dos caminatas con ella. No tengo recuerdos claros de ninguna conversación, y esas sólo de una naturaleza muy trivial. La recuerdo diciendo “si ella me pidió que hiciera algo”, a lo que dije que sí lo había hecho, “era sólo por mi bien”.

En la carta natal de Darwin, Cáncer en la cúspide de la Casa VIII refleja la intensidad de los estados internos que han sido reprimidos, y la intención general de hacer una metamorfosis de la estructura del ego, lo que ocurriría a través de experiencias cíclicas de muerte y renacimiento, simbólicamente. La necesidad de tal intensidad ha sido creada por la fijeza de la orientación egocéntrica del pasado. La fijeza o rigidez de la orientación egocéntrica está simbolizada por el NS en la Casa V en Tauro y la Luna en la Casa II en Capricornio, y la misma cúspide de la Casa VIII en Cáncer. Esta ha permitido la represión de estados emocionales a fin de seguir avanzando en dirección a metas definidas por el ego a pesar del dolor emocional experimentado. Urano conjunto al NN en la Casa XI refleja que el Alma creó, ya en vidas anteriores, la necesidad de experimentar niveles traumáticos de intensidad a fin de destapar o desbloquear los estados emocionales que han sido reprimidos, y permitir que la estructura egocéntrica se pueda reestructurar de una nueva forma.

Cáncer en la cúspide de la Casa VIII, con el NS de la Luna en la Casa V en Tauro, regido por Venus en Aries, Marte en la Casa X siendo el regente de las Casas IV y V cuyas cúspides están en Aries, y la Luna en la Casa II en Capricornio, reflejan la intensidad del deseo hacia la madre a la que la ley del padre le niega acceso. Con ‘ley del padre’, quiero decir la estructura familiar patriarcal y la consiguiente regulación de la sexualidad, fenómeno que se correlaciona con el arquetipo de Capricornio. Esa ‘ley’ es internalizada y reproducida ya que constituye una base fundamental de la estructura de la sociedad patriarcal. Es una economía sexual, dado que señala los objetos que pueden ser investidos, o no, por el deseo sexual, en relación con la estructura familiar de nacimiento, independientemente de la naturaleza afectiva y sexual del niño. Esto incluye por supuesto la prohibición y tabú del incesto con la madre. Esto es lo que Freud llamó Complejo de Edipo. La regulación patriarcal de la familia y del deseo sexual frustra en diversos grados la capacidad de goce del niño. Se produce rabia o ira contra el padre porque el padre arquetípicamente representa las normas. Esta rabia hacia el padre es reprimida a fin de que pueda mantenerse y reproducirse el orden social. En la carta de Darwin, la cuadratura Creciente de la Luna con Marte demuestra una internalización de la ley del padre que conduce a un estado interior de carencia, que está simbolizada en que la Luna de la Casa II está en Capricornio. Dado que el regente del NS – Venus – está conjunto a Vesta en Aries en la Casa IV, y la Luna en la Casa II está conjunta al NS de Vesta, ambos en Capricornio, deseos naturales hacia madres comunales en tiempos matriarcales luego aparecieron en el patriarcado como deseos hacia ‘esta’ mujer que resulta ser ‘mi’ madre. Debido a que la madre comunal devino en el patriarcado una madre de familia nuclear, la palabra ‘madre’ que originalmente se refería a una serie de mujeres se convirtió en una palabra que designaba a sólo una mujer específica en cada caso. Así, el deseo sexual fue puesto en el conflicto de o bien desear a la madre contra la ley del padre, o bien aceptar la ley del padre y reprimir los deseos sexuales hacia la madre.

Con el NN de la Luna en la Casa XI en Escorpio conjunto a Urano y Chaos, regidos por Plutón en Piscis en la Casa III, el Alma ya ha intentado metamorfosear y subvertir las anteriores limitaciones de la estructura egocéntrica a través de revolucionar totalmente la organización existente en todos los niveles. Dado que el Sol está en Acuario en la Casa II, y la conjunción Urano/NN ocurre dentro de la fase Nueva, la intención de revolucionar el Self sigue en curso en la vida actual. Por qué, entonces, necesitó el Alma de Darwin crear para esa vida el tipo de estructura de personalidad ‘controlada’ o ‘reprimida’ y ‘deprimida’ simbolizada por la Luna en Capricornio? En pocas palabras, una razón de fondo se encuentra en que existe la necesidad del Alma  de proceder en ese punto con extrema prudencia y cautela. Este requerimiento puede verse como una consecuencia del nivel de represión y condicionamiento, en tanto coexiste con una intensidad de deseos de liberación. La intensidad de los deseos de metamorfosear y desarreglar dinámicas preexistentes de la personalidad, conlleva el peligro de destruir totalmente el sentido de identidad individual. Esto podría traducirse potencialmente, por ejemplo, en desorganización de la personalidad, disociación o psicosis, tal como indican la conjunción NN/Urano regida por Plutón en Piscis con todo el stellium de planetas en Piscis. En una situación evolutiva así, es sólo a través de un extremo cuidado que el Alma puede darse cuenta de qué es lo que necesita cambiar a nivel personal, y efectuar cada vez la transformación. La Luna en Capricornio en la Casa II como regente de la Casa VIII en Cáncer, en relación al NN en Escorpio en la Casa XI, implican la necesidad de un compromiso y dedicación a la transformación emocional, que se traduce en este caso en la necesidad de restricción en el campo de la experiencia en el cual la auto-conciencia está más o menos limitada o confinada a una conciencia de aquello que necesita decaer y últimamente morir en la personalidad, momento a momento.

La posibilidad de niveles de desorganización o disociación está implicado con los deseos a nivel del Alma de descubrir el universo interior, y de evolucionar la estructura del ego. Los deseos de fondo del Alma de descubrir el universo interior están por supuesto reflejados en Plutón y el stellium de Piscis. En esa vida como Darwin, se manifestaron a través de la internalización de la conciencia que estaba en curso, desde una percepción de la variedad en el mundo fenomenal y natural, a la captación inductiva o intuitiva de los patrones y leyes más generales sobre cómo han llegado a existir las especies, su origen. También se manifestó a través del necesario uso de la imaginación y la fantasía por Darwin para generar y operar modelos en su mente, que condujeron a la teoría evolutiva. Los deseos de conocer el universo interior también se manifestaron dentro de los estados de duelo como el querer interiormente comunicarse con las Almas de quienes habían partido demasiado pronto. “Hemos perdido la alegría de la familia y el solaz de nuestra vejez. Oh, que ella pudiese ahora saber cuán profundamente, cuán tiernamente amamos aún y amaremos por siempre su querida carita de alegría”. Según los símbolos de la carta, Darwin puede haber tenido sueños en el plano astral basados en esos deseos.

Debido a que la conjunción Plutón/Mercurio en Piscis tiene lugar dentro de la fase Balsámica, y dado que Urano está conjunto al NN, el proceso de formular la teoría tiene que haber involucrado crisis intelectuales cíclicas en la organización del material, el tener que partir de nuevo una y otra vez, y como resultado experimentar confusión. Debido a las dinámicas subyacentes de futilidad y auto-derrota, existía la tentación en cada vuelta de dejar la tarea incompleta, y de abandonarse a sí mismo a la futilidad y la confusión. El sentido de identidad personal puede afectarse por el impacto del material subconsciente que está irrumpiendo en la conciencia, dejando al individuo desintegrado y disociado. Así, podemos ver el tipo de estructura de ego representada por la Luna en Capricornio en la Casa II como un medio elegido por el Alma para restringir y concentrar el foco de la conciencia consciente, de enraizar el sentido de self en la experiencia encarnada, el cuerpo físico, incluso a través del dolor. Un tipo de estructura de ego que no da mucho lugar al escapismo, la evitación o la alienación, debido a que está interiormente en contacto con temas, dinámicas y estados muy incómodos y que amenazan, objetiva o subjetivamente, con crear crisis o traumas una y otra vez.

Esto se traduce en un tipo de ego que desea participar activamente en su vida o que desea ser responsable por su vida y por sus estados internos sucesivos. Esto es algo muy distinto de vivir en un mundo de pura teoría o exploración científica. Sin embargo, Darwin de hecho pospuso mucha exploración interior ‘en nombre’ de la ciencia y su enfoque en su carrera – Capricornio – basado en el sentimiento de tener una misión especial que cumplir. Al hacerlo, se vio a lo largo de todo el camino confrontado por su propia oscuridad interior y sus propias limitaciones, y traído de vuelta a sí mismo a través de la experiencia corporal del dolor y la enfermedad. Capricornio se correlaciona con la reflexión, y con el tiempo, la reflexión conduce al entendimiento. La reflexión involucra funciones cognitivas superiores y promueve el control de impulsos. La experiencia encarnada, y la experiencia del dolor físico y emocional, estaban siendo usados por el Alma a fin de crear un tipo de ego que otorgara al Alma una conciencia más realista, en relación con las potenciales consecuencias encarnadas y concretas de cada elección o cada acción, respecto a las dinámicas causales internas. También un tipo de ego que pudiera ser determinado y persistente frente a dificultades aparentemente insuperables – a lo menos desde su punto de vista subjetivo – y que viviría una vida muy simple la mayor parte de su vida en casa, a fin de concentrar los esfuerzos en la familia y en el trabajo.