El 5/6 de Junio 2012 Venus transitará sobre la faz de nuestra Estrella, el Sol. Un evento astronómico muy raro, que sólo podemos observar una vez en la vida, o mejor dicho, dos veces, ya que ocurre ‘de a dos’, en pares, con un intervalo aproximado de  112 años entre cada par, y un intervalo de 8 años entre los dos eventos de cada par. La vez anterior de este par ocurrió el 2004. El par anterior fue en 1874 y 1882, y antes que esto, en 1761 y 1769. El tránsito de Venus, que se observa como un punto oscuro pasando sobre el Sol, marca una gran intensificación del arquetipo y la energía de Venus en forma colectiva, y para cada individuo sobre el planeta. Es un gran momento para todos nosotros. Este segundo evento del ciclo tendrá lugar con Venus retrógrado, en el grado 16° del Signo de Géminis. Venus estará formando aspecto con Neptuno-la octava superior de Venus- y con el asteroide Lilith, que estará conjunto a Neptuno. El asteroide Lilith se correlaciona con la naturaleza sexual femenina original, matriarcal, no condicionada por el patriarcado. Venus/Sol estarán además en trígono con el Nodo Sur de Neptuno, en Acuario, que se correlaciona con las raíces espirituales originales, matriarcales, de todas las Almas actualmente en el planeta. Estos símbolos en conjunto constituyen un hito en los procesos evolutivos fundamentales que están teniendo lugar para toda la humanidad sobre Gaia, cuya intención es producir una alineación con la Naturaleza, y con las formas de vida que colectivamente la humanidad terrestre necesita abrazar para restablecer el equilibrio con la Naturaleza quebrantado por el patriarcado, desde hace 8.500 años. La humanidad necesita volver a vivir de acuerdo con la Ley Natural, y estos son cambios que son condición de la posibilidad de supervivencia de la especie en este planeta. Venus se correlaciona con el instinto de supervivencia de la especie, y el instinto de supervivencia individual. Biológicamente, la especie humana está definida por la ley natural del dar, compartir, e incluir: es simplemente la forma en la que estamos hechos nivel biológico. Y sin embargo, esta ley natural ha sido vulnerada por  el patriarcado, que impone la ley artificial de competir en función del auto-interés exclusivo y excluyente. Esta ley artificial es causa del desequilibrio que el hombre ha creado en su relación con el hombre, como medio de mantener un sentido ilusorio de seguridad basada en el control y el poder, y un extensión de su desequilibrio respecto a la totalidad de la Naturaleza. El tránsito de Venus sobre nuestra Estrella marca una intensificación de estos requerimientos evolutivos, que se trasladan a nivel individual en una intensificación de los requerimientos evolutivos de cada Alma respecto a las formas en que necesita relacionarse: consigo mismo, con los demás seres, y con su Creador. Los aspectos que formará Venus al pasar sobre el Sol, con Neptuno, el nodo sur de Neptuno, y la Lilith original, se correlacionan con experiencias internas y externas ‘destinadas’, cuya intención es inducir estos requerimientos, incluyendo en algunos casos encuentros con otras Almas afines con quienes compartir este proceso. La Casa en que esta conjunción Sol/Venus cae en las cartas natales individuales, y sus aspectos con los planetas natales,  reflejarán en cada caso las áreas de la vida de cada persona en las que tendrá lugar esta intensificación y amplificación de esta energía. Es tiempo de aprovechar este potencial para evolucionar de regreso a lo que somos, para relacionarnos con nosotros mismos, los demás, y la Totalidad de Vida, de formas que manifiesten nuestra verdadera naturaleza, y nuestro origen sagrado.