Acuario se correlaciona con la necesidad y el deseo de liberarse y des-condicionarse. Liberarse y des-condicionarse de qué? De todo cuanto ha condicionado al Alma en el pasado: todo aquello con lo que Alma se ha identificado y que no pertenecía verdadera o inherentemente al Alma. Esto incluye el impacto de los valores, creencias, ideas, opiniones, estilos de vida, etc., de la familia, los amigos, y la sociedad en general. Corresponde con el concepto Jungeano de “individuación”. El ciclo de evolución representado por el Zodiaco se completa en Piscis. Justo antes de Piscis, tenemos a Acuario, el 11° de 12 arquetipos. Así, en Acuario, el ciclo se está aproximando a su culminación. Muchas cosas han ocurrido antes de llegar a este punto en el ciclo. A lo largo del proceso iniciado en Aries (el deseo de separación que da lugar al nuevo ciclo), y que ahora se prepara para culminar, el Alma, o cualesquiera dinámicas del Alma, han debido actualizarse necesariamente en una gran variedad de formas. Esta variedad de formas han involucrado la socialización del propósito evolutivo original.

Así, el Alma, o las dinámicas específicas del Alma que ahora se expresan a través del arquetipo de Acuario, se han abierto a los puntos de vista de muchas otras personas a través de relaciones de todo tipo, y al punto de vista de la sociedad en general: sus valores, creencias, ideas, formas de ser, etc. Este proceso ha sido necesario, en términos evolutivos, debido a que a lo largo de este proceso ha tenido lugar, potencialmente, una expansión de la conciencia. Así, el Alma ha tenido la posibilidad de expandir su conciencia sobre sí misma: sobre la naturaleza de sus deseos. Al mismo tiempo, este proceso ha determinado que el Alma tomara demasiado del afuera, que “comprara” mucho, por así decirlo, y ahora requiere liberarse de todo esto, a fin de recuperar su naturaleza original-su naturaleza tal como existía en el comienzo, en el origen. Como dice el I-Ching, “la verdadera naturaleza del hombre es originalmente buena, pero se enturbia por el contacto con las cosas mundanas”. Se trata de alcanzar, en último término, lo que los budistas llaman la “mente diamantina”-un largo proceso, sin duda.

Por qué este proceso tiene lugar, en Acuario, a través de un arquetipo yang, de aire, que aún sigue implicando la socialización? En primer lugar, porque gran parte de esta necesaria liberación es, la mayoría de las veces, una liberación respecto al consenso de la sociedad y la cultura (Capricornio). Así, se trata de un proceso de devenir minoritario dentro del todo social. Esto tiene lugar, o es facilitado, por la dinámica de llegar a formar parte e integrar grupos más reducidos, que existen en la sociedad, formados por individuos que son conscientes o se están volviendo conscientes de que son diferentes respecto a las definiciones del consenso. Este grupo menor proveerá apoyo mutuo para las nuevas asociaciones de identidad que están emergiendo en la conciencia. Así, el Alma deseará pertenecer y definirse por su relación con este grupo menor. Luego, en virtud de este arquetipo, en algún punto el proceso en curso de comparación y contraste inducirá en el Alma la concienciación de que también es diferente respecto a este grupo, y en consecuencia, deseará pertenecer a un grupo aún menor, en virtud de asociaciones de identidad más específicas. Una y otra vez, formando parte de grupos menores, y deseando luego liberarse de estas asociaciones de identidad, el Alma está en el proceso de devenir una minoría, lo cual la llevará, progresivamente, al punto en el cual el Ama deviene un “grupo de a uno”.

A la vez, esta dinámica, operando en el contexto del grupo social, servirá para que la sociedad en general evolucione, porque esta forma de operación del arquetipo está creando un movimiento de individuos de un lugar a otro al interior de la sociedad, y está creando una proliferación de pensamientos y signos dentro del contexto social. Cuando se están individuando, las personas dejan de ir a los lugares a que iban antes, dejan de comportarse de las formas habituales, cambian su forma de vestirse, comienzan a usar nuevas palabras. Hacen nuevos amigos, etc. Todo esto es observable para el resto de la gente, e induce sus propios procesos de pensamiento. “cuando una parte o un componente de un sistema cambia, todo el sistema cambia”.

En segundo lugar, es un arquetipo de aire porque constituye el grado máximo de objetividad. Opera como si la liberación respecto a algunos puntos de vista externos tuviera lugar mediante la exposición a todos los posibles puntos de vista externos con los cuales el Alma se encuentra conectada. La liberación es inducida por la objetividad, y la objetividad es inducida por el desapego. Esta exposición a todos los puntos de vista posibles ocurre en forma progresiva. El procesamiento de toda esta “información” requiere de un sistema bastante complejo. Acuario se correlaciona con la evolución del cerebro y la formación de la corteza cerebral. También se correlaciona con la formación de las redes neuronales, y con las sinapsis neuronales. Cada vez que tenemos un insight, y decimos “ahá!”, se está formando una conexión entre neuronas. Es la energía de Acuario y Urano operando en el cerebro.

Una tercera razón por la cual este proceso tiene lugar a través de un arquetipo de aire se encuentra en que la “naturaleza original” que se está liberando, es la “idea” del Alma que el Creador tenía en mente al proyectar la Creación. Acuario se correlaciona con la Mente Universal.

El arquetipo de Acuario se está aproximando al término del proceso evolutivo simbolizado por el Zodiaco. No es la conclusión en sí misma, la cual está representada por Piscis. En Piscis, el Alma retorna a la Fuente, o la dinámica o función específica de la conciencia que se encuentra determinada por el arquetipo de Piscis culmina un ciclo de desarrollo evolutivo y es experimentada por la conciencia como conectada a lo universal, cósmico, o absoluto, por lo menos en potencia.  La conciencia, o la función o dinámica planetaria específica se experimentan en su conexión con lo Desconocido, la Fuente. Acuario, ubicado entre el máximo de condicionamiento o el máximo de determinación (Capricornio) y el máximo de indeterminación para la conciencia, o el máximo de no-condicionamiento (Piscis), no representa lo Desconocido en Sí mismo. Como el título del libro de Jeffrey Wolf Green sobre Urano deja en claro, en Acuario se trata de la “libertad respecto a lo conocido” (Freedom From The Known). Así, es una liberación respecto a todo cuanto el Alma ha conocido, y que es externo al Alma.

Devenir una minoría implica una fragmentación (Acuario) de la sociedad, la cual, desde el punto de vista del consenso, es monolítica. Nosotros sabemos cómo y hasta qué punto el consenso de la sociedad se resiste a la evolución, y a la individuación. La represión social y la represión psicológica, son uno y el mismo arquetipo: Capricornio. La representación que el consenso tiene de la sociedad es un reflejo, y a la vez una causa, del estrechamiento de la conciencia (Capricornio) promovida y re-producida por el consenso mayoritario de la sociedad. Aún cuando Freud no lo vio exactamente de este modo, este estrechamiento de la conciencia, debido a la represión, crea el “consciente” Freudiano-la parte de la conciencia individual que es aceptable para el consenso de la sociedad. Todo el resto-la mayor parte-es empujada hacia debajo de la conciencia consciente, exactamente de la misma forma en que muchas cosas que están teniendo lugar al interior de la sociedad, que afectan a grupos enteros de personas (Acuario), simplemente no aparecerán en los medios, o aparecerán de formas distorsionadas, cada vez que no se encuadren en la representación que el consenso quiere mantener de la sociedad. Así, Acuario, se correlaciona con el inconsciente individual o individuado, y al mismo tiempo, con las minorías y los grupos que no se identifican a sí mismos con el consenso.

En realidad, son estos grupos, y las ideas que ellos promueven e intercambian, las que inducen la evolución de la sociedad. Son estas dinámicas Acuarianas las que mantienen a la sociedad viva y evolucionando. El tejido social (Acuario) se crea a través de la socialización y la amistad (Acuario). Sin estas dinámicas, la sociedad estaría congelada y estática (Capricornio). Sin embargo, el consenso social teme al cambio, y reprime y controla la vida social.

Así, la resistencia a la evolución deviene el factor causal de la creación de traumas. Acuario se correlaciona con los traumas, los cuales se almacenan, debido a la represión, en el inconsciente individuado. Almacenada en el subconsciente, la energía de los traumas tiene a capacidad, en algunos casos, para producir una fragmentación (Acuario) de la personalidad. Por qué?   Porque la intensidad de los traumas almacenados en el Alma puede producir un quiebre de la estructura del espacio-tiempo (Capricornio). El trauma no resuelto del pasado sigue ocurriendo “en el presente”. Así, la conciencia consciente puede dividirse entre distintos espacio-tiempos que están ocurriendo “al mismo tiempo”. Acuario se correlaciona con los traumas individuales y colectivos.

Existen distintas respuestas al propósito evolutivo representado por Acuario, que van desde una “extrema” cooperación con el impulso de liberación, hasta una total resistencia a este impulso. Si recordamos que Acuario en la astrología clásica estaba regido por Saturno, es fácil entender que una de las respuestas al arquetipo de Acuario, es generar una orientación aún más conservadora dentro del consenso, que se expresa en el intento de recuperar formas del pasado, totalmente obsoletas, y en base a ellas constituir una minoría-una minoría conservadora-dentro de las fuerzas conservadoras del consenso social.