Hoy conjunción Plutón/Venus en Capricornio.

La intención de este tránsito es permitir una metamorfosis de los patrones de relación con uno mismo y con las demás personas. Genera la posibilidad de un profundo foco de reflexión sobre qué es lo que necesita cambiar en los sistemas de necesidades y las dinámicas que estas dinámicas crean en las relaciones. Este tránsito induce preguntas como ¿estoy recibiendo lo que necesito en esta o estas relaciones? ¿hay un equilibrio entre lo que doy y lo que recibo? ¿existen expectativas proyectadas en las relaciones de las que cada parte necesita hacerse cargo por sí misma?

Solar Fire - Chart Page

Estos símbolos reflejan que algo necesita cambiar. Desde una dinámica interior, a una relación, a un patrón de relación. Hay que tener en cuenta que Plutón y Venus son los planetas regentes de los Nodos Lunares en tránsito que están en el eje Tauro/Escorpio, lo que implica que es el pasado y el futuro en sí  mismos, los que están siendo traídos a colación y procesados evolutivamente en el momento presente, con la intención de iniciar un nuevo ciclo de dinámicas y patrones de relación: la conjunción Plutón/Venus. Los Nodos Lunares estando con el Nodo Sur en Tauro y el Nodo Norte en Escorpio -desde Agosto del 2012, y hasta febrero del 2014. Este eje nodal manifiesta colectiva e individualmente la necesidad de confrontación con el pasado. Esta confrontación con el pasado ha sido necesaria en cada caso respecto de cualquier área en la cual haya existido en el pasado una resistencia a cambiar: el Nodo Sur de Tauro. Dentro de esto, el Nodo Sur de Tauro manifiesta que ha existido en el pasado una resistencia y una limitación en las dinámicas de asignación de sentido, valor y significado, a sí mismo, a la vida, y a las demás personas, que por supuesto luego se ha traducido en el tipo de vibración con que se atrae a otras personas, y por qué estas personas. Debido a que el Nodo Norte de Escorpio está regido por Plutón en Capricornio, la confrontación con el pasado se refiere directamente a la forma en que el pasado, y la orientación  a las relaciones-Venus- han estado condicionados por la ‘realidad’, el condicionamiento por las formas de pensar, creencias, religiones, etc. de la sociedad, cultura o la familia. Esto se ha traducido en muchos casos en una supresión o supresión-Capricornio-debido a deseos de conformidad con las normas sociales, de necesidades naturales o de la propia naturaleza de deseo en algunos casos. Esto se ha traducido a la vez en una limitación y rigidez de las formas de dar y recibir-Venus-basadas en una limitación de las dinámicas de asociación de significado y valor y una orientación al auto-interés-Tauro).  La resistencia del pasado a cambiar estos patrones ha dictado la necesidad simbolizada en este eje nodal de crear confrontaciones interiores y exteriores que induzcan o fuercen una metamorfosis de las limitaciones existentes. Dentro de este ciclo, los regentes nodales Plutón/Venus están ahora formando esta conjunción, que es la primera conjunción de estos planetas con estos nodos, la siguiente y última antes de que los nodos cambien a Libra/Aries, será en Noviembre 2013. La conjunción Plutón/Venus refleja la emergencia instintiva de deseos y necesidades emanadas de niveles más profundos del Alma, asociados a relaciones, que pueden ser de distinto tipo, y que muchas veces han sido reprimidos, suprimidos, o condicionados en el pasado. Estos deseos o necesidades que se están manifestando instintivamente, pueden trasladarse a relaciones existentes o generar atracciones compulsivas o incluso ‘hipnóticas’  hacia otras personas que representan la posibilidad de metamorfosis. Con Plutón/Venus estando en Capricornio, existe la posibilidad de sentirse atrapado por la realidad existente en las relaciones personales e íntimas. Plutón/Venus están conjuntos también a Juno, Diosa de las relaciones comprometidas. Además, Plutón/Venus/Juno en Capricornio forman un sextil con Saturno, que está en Escorpio, regido a su vez por Plutón. Esto refleja la necesidad de un empoderamiento interior del propio sentido de autoridad personal de cada persona sobre su propia realidad, y la realidad de las relaciones que ha creado o atraído en su vida. Esto requiere honrar su propia naturaleza, y sus deseos y necesidades. También implica que se necesita una orientación que sea consistente con sus propios límites. El énfasis de Capricornio  refleja que se trata de lecciones fundamentales de responsabilidad respecto a cualquier realidad que el Alma ha creado como resultado de sus propias dinámicas, y decisiones. Capricornio y Saturno implican por supuesto la posibilidad de reprimir o suprimir la necesidad de reflexión debido al temor de ver afectada cualquier realidad existente, o la propia auto-imagen: qué puede implicar esto respecto a mí, o a mi vida?  Para algunas Almas, los deseos de conformarse a  la realidad existente de sus relaciones, pueden resultar de deseos de sacrificar las propias necesidades o deseos, por distintas razones (Venus en Capricornio, nodo norte de Venus en Piscis). Saturno está conjunto al asteroide Perséfone que también está en Escorpio. En el mito, Perséfone es la hija de Ceres, doncella que fue raptada por Plutón, llevada al inframundo y convertida en su esposa. Para muchas personas estos procesos de auto-conocimiento ligados a las relaciones, y a las poderosas energías evolutivas que éstas pueden movilizar, pueden experimentarse como dolorosas, e incluso aterradoras, pero en definitiva son conducentes al crecimiento y la integración.

About these ads